HO´OPO BOLETÍN DE FEBRERO 2017

Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento de la ley?  Y Él le dijo: AMARÁS AL SEÑOR TU DIOS CON TODO TU CORAZÓN, Y CON TODA TU ALMA, Y CON TODA TU MENTE.

 Este es el gran y primer mandamiento.  Y el segundo es semejante a éste: AMARÁS A TU PRÓJIMO COMO A TI MISMO.  De estos dos mandamientos dependen la ley y los profetas.

                                                                                                       Mateo 22

 Los mandamientos, el Evangelio y todas las enseñanzas espirituales nos hablan del Amor.   Nosotros creemos conocer lo que es el amor y lo comparamos con ese pequeño sentimiento lleno de apego que es el que sentimos por quienes conocemos, por nuestros familiares y quizá hasta por aquellos que no nos son tan allegados.

La verdad es que aquello que nososotros llamamos amor es un forma de apego.

La manera muy simple de comprobarlo es el miedo que tenemos a perder a un ser querido.

Donde hay miedo no hay amor verdadero.

 

El amor y el miedo no pueden coexistir, es como la luz y la oscuridad.

El AMOR es la ausencia total del miedo.

 

Si verdaderamente pudieramos entender el AMOR en toda su magnitud, seríamos seres invencibles.

 

Tú y yo existimos gracias al amor, el Amor crea, esa es su naturaleza, el Amor lo contiene todo y lo que crea es verdadero es decir el Amor es el continente y la Verdad es el contenido.

La verdad es aquello que no tiene variación, como lo es nuestra existencia, somos seres eternos en completo estado de serenidad que habitamos cuerpos perecibles y llenos de miedo.

Es ese miedo el que nos impide ver la verdadera naturaleza de nuestro Ser.

 

Es cierto que mientras estemos encarnados nuestra tarea será llegar a comprender nuestra verdadera naturaleza y puede ayudarnos mucho entender cómo es que el miedo nos aparta de esa naturaleza.

 

¿Alguna vez te has puesto a pensar que detrás de todo aquello que criticas o juzgas en tu hermano hay mucho miedo?

 

No es la primera vez que te digo que las personas agresivas son las más temerosas.

 

En el encabezado de este artículo el evangelista Mateo dice, que son dos los más grandes mandamientos y los dos hablan del amor.

Un ejemplo un poco simple nos puede hacer entender su contenido. De niños cuando dependíamos totalmente de nuestros padres, ellos nos daban seguridad, los amábamos y confiábamos y con ellos nada malo podría suceder. Más adelante fuimos perdiendo esa certeza.

 

Si pudiéramos confiar en Dios como si fueramos niños en brazos de su madre, el miedo no tendría cabida en nuestra vida.

Y por consiguiente ya no tendríamos tampoco ningún conflicto con nuestros hermanos.

 

Hoy sólo te pido que analices qué es lo que está trayendo sufrimiento a tu vida; ¿no es acaso el miedo a perder la salud, el prestigio, la pareja, las comodidades, etc.?

 

Muchas veces nos enfrascamos en discusiones interminables con nuestros hijos, ya sea por horarios, salidas, permisos, y tal vez ellos comprendieran mejor si les decimos que tenemos miedo que les pase algo o que al equivocarse en sus elecciones ellos sufran.

Es inevitable que aquellos a quienes amamos pasen por momentos de prueba, pero lo que sí podemos evitar es de llenarnos de miedo.

 

El miedo créeme, es como una bola de nieve, va creciendo y creciendo y a su paso arrasa con tu fe, tu confianza y con tu buen criterio.

 

El miedo estará siempre presente en nuestra vida pero podemos aminorarlo poco a poco y el único ancla que tenemos para asegurar la nave de nuestra vida es Dios.

 

Alimentar, afinar, perfeccionar, afianzar nuestra comunicación con Dios es el camino.

¿Cómo lo hacemos?

 

Contactando con nuestra propia Divinidad. Tú y yo somos gotas de Dios.

 

Cuando a Sai Baba, mi Maestro, le preguntaban ¿Tú eres Dios?, Él contestaba:

“ Sí, pero tú también eres Dios, la diferencia entre tú y yo es que yo lo sé y tú todavía no lo sabes”…

 

“Tu visión, que ahora está enfocada en el universo fenoménico, debe ser orientada hacia adentro, hacia el Espíritu Interior. Debes manifestar la Consciencia Divina que es inherente en ti. Debes someterte a esa Consciencia, como una disciplina espiritual. Esto se llama «Percepción Consciente de la Divinidad Interior». La primera tarea es desarrollar el conocimiento de la Divinidad dentro de ti. La etapa siguiente es darse cuenta de esta verdad: que la Divinidad interior está igualmente presente en todos los demás. Debes reconocer que el velo o barrera que parece separarte de los demás nace de la ilusión, y que se deben hacer todos los esfuerzos necesarios para eliminarlo. Sólo entonces será posible experimentar la unidad de todos los seres vivos. Gradualmente comenzará en ti la comprensión «Yo soy ciertamente divino, y este mundo está contenido en mí”.                  Sai Baba

 

Febrero será un buen mes para comenzar a reencontrarnos con nuestra propia divinidad, y descubrir el verdadero AMOR.

 

Que tengamos paz más allá de todo entendimiento.

 

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como sólo UNO. Te entrego todos mis temores, mis rabias, mis conflictos para que Tú, los transmutes en luz.

Enséñame a confiar en Ti, como confía el recién nacido en brazos de su madre.

¡Y así se ha hecho!




Lo siento, por favor perdóname




Te Amo


Gracias
 



Ana María

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

AMA HASTA…

“Ama hasta convertirte en lo amado, es más, ama hasta
convertirte en el amor”
Facundo Cabral

Esta frase se apareció en mi camino de manera sorpresiva cuando me disponía
a escribir el artículo de esta semana, y cuando la leí me conmovió.
Es cierto que de tanto amar nos convertimos en lo amado, pero siempre y
cuando lo amado sea verdaderamente amado con el amor que crea, sostiene y
nos llena de luz.

Amor no es lo mismo que apego, amor es la energía que sostiene el universo,
creadora, incondicional, inconmensurable, limpia, regocijante, musical.

Cuando ese amor toca nuestras vidas el gozo es un estado constante.

Si hay amor no hay miedo.

El amor crea, redime, el amor completa, el amor vibra en sintonía con el
universo.

Ama hasta convertirte en lo amado…

Nosotros confundimos al amor con ese pequeño sentimiento que solemos
experimentar lleno de apego y condicionamientos, “Te amo, porque…”

El amor es una vibración sutil, gigantesca en la cual existimos y que podemos
invocar a cada instante.

En Ho´oponopono repetimos “Te amo, gracias” y se nos enseña que ese “Te
amo, gracias” debe ser expresado simplemente con la palabra, que no
tratemos de ponerle sentimiento porque entonces lo limitamos.

Al decir “Te amo, gracias”, suceden cosas sorprendentes. Con el solo hecho de
nombrar al amor, llamamos a la energía del amor universal, ese amor que es el
que sostiene el universo, en el amor está implícito el perdón y la gratitud, sin
embargo también decimos gracias, que es como decir doblemente amor.

La gratitud es ese estado de regocijo en el que nos sumerge el amor.

Tampoco es necesario el sentimiento, porque al igual que el amor, lo que
conocemos como gratitud es también condicionada al “Gracias porque…”

La Gratitud como energía, es una estado sin condicionamiento, es alegría y
aceptación.

Mientras más unidos nos sentimos al todo, el amor y la gratitud se manifiestan
más y más en nosotros.

“Gracias”, es la primera palabra que pronuncio al despertar, y esa palabra me
levanta.

Como todos, tengo pérdidas, desencuentros, enfermedades y muchas otras
experiencias que no son precisamente las que me gustaría tener.

Pero también soy una convencida de que todo es perfecto, que no existen
equivocaciones en la creación, por lo tanto ese “Gracias”, significa que estoy
comenzando un día en el que seré parte de esa perfección aunque muchas
veces no sea lo que a mí me gusta.

Tengo muchos, muchos años de práctica espiritual, y en estos años han habido
momentos de dudas y caídas, pero invariablemente esas caídas siempre han
sido cuando me he resistido al amor.

En otras oportunidades te he hablado de la depresión como “rabia congelada”.

Si en estos momentos estás viviendo momentos de depresión, por favor tómate
un momento para observarte, y date cuenta que te estás resistiendo, que lo
tuyo es un reclamo constante por lo que no tienes, por lo que no te dan, por lo
que no te reconocen, por no ser amado etc.

Sientes que no tienes nada por qué agradecer. Quizá, estés en un estado en el
que crees que ¡ya no hay nada más que perder!

Perfecto, entonces si ya no tienes nada que perder, intenta decir “Te amo, gracias”,
todas las veces que puedas, ¿qué puedes perder?

Más bien si lo intentas puedes ganar mucho!!!

Si las cosas no salieron como quieres, si todo parece estar envuelto de un
manto gris, ¡Ilumínalo! Con un “Te amo, gracias”.

Estamos viviendo momentos muy especiales para la humanidad, tenemos hoy
más que nunca todas las enseñanzas que fueron reservadas para unos
cuantos iluminados, a nuestra disposición, todo depende de querer ponerlas en
práctica.

Porque una enseñanza que no se practica se queda como simple información.

El día es hoy, el amor está rodeándonos y sólo tenemos que aceptarlo con un
“Te amo, gracias” y convertirnos en Lo amado.

Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como sólo Uno. Te
entrego todas mis memorias de condicionamiento, egoísmo, duda y
separación para que Tú, las transmutes en luz.

Permíteme amar hasta convertirme en lo amado. O sea hasta convertirme
en Ti.

Y Asi se ha hecho


Lo siento, por favor perdóname
 


Te amo, Gracias



Ana Maria


Aloha Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


HO´OPO BOLETÍN DE SETIEMBRE 2016

“Allí donde va mi atención va mi energía”

Muchas veces he tratado este tema por este medio y en los talleres, hoy lo
vuelvo a tratar porque repetirlo me despierta.

¿En dónde estoy poniendo mi atención?

Sin quererlo muchas veces alimento aquello que no deseo tener en mi vida,
según la atención que yo pongo en ello.

Antes, cuando se me presentaba un problema, mi atención estaba totalmente
puesta en el problema, es cuestión de enfoque, esto no quiere decir que no me
ocupe del problema, una cosa es ocuparse y otra pre- ocuparse, lo primero es
tomar acción luego de haber entregado la situación a la Divinidad para que sea
transmutada, luego con la seguridad que ya está en Sus manos me dejo guiar
por la inspiración, y la inspiración me llevará poner mi atención en la solución,
ya no en el problema. Pre-ocuparme es divagar en situación de víctima y
simplemente dar vueltas sobre lo mismo. Algo por demás inútil.

Mi vida es como un juego y existen por así decirlo “las reglas del juego” y estas
reglas funcionan inexorablemente, así las conozca o no, no importa mi edad,
situación social, laboral o económica, igual funcionan y están activas.

Yo he sido creada para ser feliz y todo está a mi alcance, sólo tengo que estirar
la mano y allí está.

Si conozco las reglas me será más fácil. Acá va el repaso:
-Como es dentro es fuera

Mi mundo exterior refleja mi mundo interior, si quiero cambiar algo de mi
realidad, tengo que cambiar yo, si cambia mi actitud, cambiaran las condiciones
externas de mi vida, para eso comienzo tomando el 100% de responsabilidad,
lo que sea que esté viviendo es una creación mía, por lo tanto yo también
puedo cambiarlo.

Recuerda que “Responsabilidad es la capacidad de generar cambios”.

-La ley de la atracción

Todo en el universo es aparentemente sólido, pero no es así, todo es un
conjunto de moléculas, partículas y átomos, que son energía, todo es energía y
mi pensamiento también es energía.

Pero mis pensamientos están basados en mis memorias y ellas son tantas, tan

variadas y ancestrales que nunca podré saber de dónde vienen. Es allí donde
el Ho´oponopono trabaja, siempre y cuando me mantenga en una limpieza
constante. ¿Cómo limpio? Sólo diciendo “Te Amo” “Gracias” a todos y a todo.

-Ley del Reflejo

Observo lo interior y cambio lo exterior. Las personas que me desagradan me
están mostrando aspectos de mi interior que no me agradan y que no me gusta
reconocer. Cuando siento que soy incompatible con alguna persona es bueno
reconocer que somos maestros mutuos nos estamos mostrando uno a otro
aquellos aspectos que están allí, aún sin resolver y listos para ser limpiados.

-Ley del desapego

Puedo tener lo que quiera en mi vida, primero tiene que ser pensado y luego ¡me
desapego del resultado!

Un maestro es una persona sin apegos, que tiene paz interior. No es fácil
lograr el desapego y es normal y motivador tener metas, pero he aprendido a
dejar la puerta abierta para que la Divinidad me sorprenda. He dejado de
empuñar desesperadamente mis deseos, ahora abro la mano y la dejo en
libertad.

-Ley del esfuerzo mínimo

Cuando acepto cada reto como un paso adelante en mi camino espiritual y la
expansión de mi consciencia, dejo la “lucha en contra de”, y por consiguiente
dejo de sentir rabia y frustración.

Aceptación no es resignación. La resignación viene desde el estado de
victimización y la aceptación desde la responsabilidad.

Me amo, acepto mi luz y acepto mi sombra y ese amor que siento por mí, el
Universo me lo devuelve con amor y aceptación.

-La ley de la Gratitud

Al universo le gusta que yo agradezca y por eso me da cada vez más motivos
para expresar mi gratitud.

Cada día me pregunto ¿qué tengo hoy para agradecer? Y en ese estado de
gratitud inmediatamente cambia mi punto de enfoque, mi vibración de carencia
desaparece y estoy abierta a recibir.

El desaliento ya no forma parte de mi vida, porque sé que es una vibración muy

baja y sólo trae carencias de todo tipo.

Hoy sólo digo ¡GRACIAS!

-La ley de dar y recibir

Soy lo que doy en pensamientos, obras y acciones. De aquello que más quiero
recibir, eso mismo doy. Dar es recibir.
Esta ley nunca falla, es una ley exacta, lo mismo que yo pienso, digo o te hago a ti, eso mismo recibiré yo.
Si falta amor en mi vida es que no estoy dando amor, si falta alegría o comprensión, es
igual… todo vuelve a mí y muchas veces no vendrá de la misma dirección a
donde yo lo envié, por eso no espero retribución, sólo estoy abierta a recibir.

Saber recibir es un don y requiere humildad, es parte de tener conciencia de
merecimiento.
He aprendido que la frase “No me lo merezco”, no es humildad es soberbia
enmascarada.

Lo que creo: crea.

-La ley del Dharma

Dharma es una palabra sánscrita que significa RECTITUD, en este caso es
hacer lo correcto en mi vida: cumplir mi misión.
Cuando practico el Ho´oponopono la claridad llega y entonces reconozco mi pasión, los dones que he recibido y las habilidades que puedo poner en práctica.
Esa guía que me da la inspiración, me empuja a seguir mi verdadero camino. Elijo entre la inspiración o mis memorias, aquellas memorias dolorosas las entrego a la
Divinidad para ser transmutadas y las memorias positivas las combino con la
inspiración para poner en práctica lo que he venido a hacer.
Cuando tomo el camino correcto todo fluye, el universo me apoya, mis pensamientos se
materializan más rápido y vivo en un constante estado de sorpresa y gratitud.

-Ley de la vibración

Todo en el universo vibra y atraigo lo que tiene mi misma vibración, por eso no
es casual que si vibro en temor, crítica, rencor y preocupación, en pocas
palabras CARENCIA, atraeré más de lo mismo, incluyendo personas de baja
vibración.

En cambio si mi vibración es tan alta como el amor y la aceptación, será eso
lo que llene mi vida y las personas que estén en mi realidad tendrán esa alta
vibración.

-La ley de los milagros

San Agustín dice:” El milagro no acontece en contradicción con la naturaleza,
sino en contra de cuanto nosotros sabemos de la naturaleza”.

Y la verdad es que sé tan poco, todo lo que ocurre en mi vida tiene una causa y
es casi imposible saber cuál es la causa de cada efecto, pero cuando practico
el Ho´oponopono muchas veces ocurre algo que me permite deslizarme por la
senda de la energía Divina y conectarme con el universo y sus infinitas
posibilidades y es allí en donde ocurren los milagros en mi vida.

Y en la tuya…

(Diez leyes- Fuente: Libro Ho´oponopono de M.J. Cabanillas)

Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

Divino Creador Padre, Madre, Hijo, te entrego mi tendencia a vibrar en baja
frecuencia para que Tú la transmutes y me devuelvas la capacidad de
vibrar en Tú frecuencia de amor y creatividad.
.
Y así se ha hecho
Lo Siento, por favor perdóname
Te amo
Gracias
Ana María


Aloha Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


Para lograr cualquier cosa en la vida…

(…)Para lograr cualquier cosa en la vida, dos cosas son esenciales: fe
firme, y amor puro. Para experimentar el amor puro y divino, ustedes
tienen que estar preparados a abandonar el egoísmo y el interés personal.
Deben desarrollar pureza y constancia.
Con fe firme en la Divinidad, deben fomentar el amor a Dios, sin prestar
atención a obstáculos ni a sufrimientos. Nunca deben pensar que el
placer y el dolor son causados por alguna causa externa; no es así. Son
resultado de sus propios pensamientos. No tiene objeto culpar a los
demás. Si ustedes desarrollan amor a Dios, ese amor abolirá todo pesar y
toda mala tendencia, como son el apego, la ira y la envidia… SSS

Esta fórmula de poder no fallará si la entendemos y practicamos con
honestidad. Fe firme y amor puro.
La fe , es algo que inicialmente logramos de manera intelectual, para luego
convertirse en algo que será parte de nosotros a nivel emocional y espiritual.

Te doy un ejemplo muy simple: …sales de tu trabajo y te diriges a tu casa, al
hacerlo tienes la certeza absoluta de que tu casa está en su lugar…, no lo
dudas ni por un momento, ni tampoco hay emoción en esa certeza.
¿Lo entiendes? La certeza es intelectual no emocional.

Cada vez que hacemos uso de la emoción, ésta viene acompañada de otras
emociones, por ejemplo: la duda

La duda es una energía de muy baja vibración y nos debilita.

Entonces se trata de comenzar teniendo la certeza absoluta de que no
estamos solos, de que tenemos a la Divinidad en nosotros y con nosotros.
Esta certeza poco a poco se irá introduciendo más y más profundo, hasta
convertirse en FE.

El amor puro como bien lo dice el texto, es abandonar el egoismo, eso es un
poco más difícil, porque requiere de un proceso de maduración del ser
humano.

El egoismo está presente cuando creemos que nosotros somos nuestro cuerpo
con sus sentidos.
Allí nos quedamos atrapados, entonces buscamos en todo, tener una
satisfacción sensorial.

Es cierto que nosotros tenemos un cuerpo al que hay que cuidar, ya que es
nuestro vehículo en este plano de existencia.
Pero la meta es casualmente ENTENDER eso, el cuerpo es el vehículo del
espíritu que es lo que somos.

Somos eternos, perfectos y principalmente somos una parte de Dios.
Pero entenderlo y vivirlo, es el trabajo que hemos venido a hacer, por lo tanto
nos tomará algún tiempo, que a veces podría durar ¡toda una vida!

Esto me recuerda algo que mi Maestro siempre decía: “Yo les doy todo lo
que me piden, para que después me pidan lo que les he venido a dar”.

Esta misma frase se aplica al Ho´oponopono…
Comenzamos haciendo Ho´oponopono esperando conseguir para nosotros
tranquilidad emocional, económica, social, familiar, etc.

Cuando lo practicamos por algún tiempo ya no esperamos nada, sólo
disfrutamos de lo que verdaderamente se nos ha venido a dar: Paz.
Pero esa paz no está condicionada a que las situaciones cambien, ¡no!

Esa paz ya es parte de nosotros y es entonces cuando comenzamos a dar en
vez de recibir. Y sin desearlo el milagro ocurre, mientras más sincera y
desinteresadamente damos: el universo abre sus puertas y comenzamos a
recibir lo que nunca hubieramos imaginado.

Algo más que nos sugiere el texto inicial es pureza y constancia.

La pureza es la sinceridad, no es necesariamente la perfección, porque
muchas veces podremos equivocarnos, pero si lo que hacemos lo hacemos
creyendo que es verdadero, se nos dará una oportunidad de corregir.

La constancia es lo que nos lleva a perfeccionar nuestra práctica, con
paciencia y tolerancia.

Finalmente el texto que no pertenece al Ho´oponopono, pero que sin embargo
nos menciona el fundamento del Ho´oponopono, y eso es que nada sucede
afuera sino que es generado desde dentro de nosotros, entonces nos está
hablando de tomar el cien por cien de responsabilidad, y entregarle todo a
Dios para que sea transmutado, liberándonos de las memorias negativas que
nos llevan al apego a los sentidos, la ira, la envidia, etc.

Amor y fe… comencemos a desarrollarlos y lo demás llegará por añadidura…

Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como sólo Uno. Te
entrego todas mis memorias de apego, ira y envidia para que Tú, las
transmutes en luz.

Enséñame el camino que me lleve a la identificación de mi verdadero YO.

Y Asi se ha hecho


Lo siento, por favor perdóname
 


Te amo, Gracias



Ana Maria


Aloha Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


ESTAMOS SEGUROS…

(…)”En el camino de la devoción basada en el esfuerzo propio, también
llamado «camino del monito», el cachorro tiene que confiar en su propia
fuerza para protegerse: dondequiera que la madre salte, el cachorro tiene
que sujetarse fuertemente al vientre de la madre, y no soltarse aunque se
lo trate de separar. Así también, el devoto tiene que superar las pruebas a
manos del Señor”… SSS

Esto significa que el esfuerzo que hacemos no es para ser conductores sino
más bien para ser pasajeros en el carro de Dios.

El Ho´oponopono es la herramienta perfecta, cada vez que repetimos “Te amo,
gracias” es como si nos sujetáramos fuertemente de la Divinidad para ser
conducidos con seguridad por la vida.

Utilizarlo como una herramienta de entrega es lo más práctico, el
Ho´oponopono que yo practico y que comparto contigo difiere de otros
enfoques que puedes encontrar, es que lo utilizamos como herramienta de
avance espiritual, y al hacerlo cada vez nos acercamos más a la paz duradera.

No se trata de repetir las frases y vivir desconectados de ellas.
Todo lo contrario se trata de hacer de esas frases una forma de vida.

Hay tres elementos en la enseñanza védica que te conducen por el camino de
la realización y esos elementos son el Mantra o la palabra con poder, el Yantra
o el instrumento físico y el Tantra, que es cuando tanto el mantra como el
yantra ya son parte de ti, y juntos tienen una poderosa fuerza de
transformación y transmutación.
Cuando repetimos las palabras “Te amo, gracias” estamos haciendo uso del
mantra, el yantra sería cualquiera de las herramientas, el agua solarizada, las
palabras gatillo, los stickers de ceeport, cualquiera de ellas…
Y al tantra se llega cuando el mantra que repetimos y las herramientas físicas
que usamos están completamente integradas a nosotros, y nuestra vida se
transforma en amor y gratitud constante.

Entonces estamos unidos con todo y con todos, es cierto que ese estado no es
constante, son chispazos al comienzo y más adelante son largos momentos de
disfrutar de esa unión.

Entonces la sensación de soledad y abandono desaparece, podemos ver
claramente los juegos y las trampas de nuestra mente y aprendemos a
entregarlos sin rechazar, sólo aceptación y entrega.

Recuerdo un hermosa película que te recomiendo ver, se llama “El pequeño
Buda”, es una película americana que tiene pasajes sobre la iluminación de
Buda y se ve claramente como antes de llegar a la iluminación, su mente trata
de convencerlo de que él es su cuerpo físico, sus posesiones o sus apegos.

Aprender a reconocer nuestras memorias y los movimientos que estas
memorias producen en nuestros pensamientos, sentimientos, palabras y
acciones es la tarea a la que estamos dedicados.

Todos estos años en los que comparto contigo mis experiencias y los talleres,
significan para mí un recordatorio constante de dónde quisiera llegar, y eso
es a ese estado de entrega absoluta en donde el lema “que se haga Tú
voluntad y no la mía” sea la base de mi realidad.

Cada taller compartido es un alimento, mi espíritu resplandece, y me obligo a
mi misma a ser coherente, y muchas veces me cuesta, pero ya no tengo la
excusa de decir, “no lo sabía” o “no me acordaba”…

Cuando las personas que vienen a los talleres están más atentas en cómo
hacer que su familia sepa sobre esta técnica, recuerdo en mis inicios cuando
antes de terminar de leer un libro ya estaba tratando de recomendarlo, o
repetía los pensamientos que me emocionaban sin haberlos practicado.

La mejor forma de ayudar es ayudarnos a nosotros mismos a avanzar ya que
cuando uno está bien no son necesarias las palabras, todo en nosotros
expresa paz y es entonces cuando aquellos que quieran avanzar nos seguirán,
en cambio si nos detenemos a tratar de convencer a alguien de hacer aquello
que aún no pusimos en práctica, lo único que conseguiremos es detenernos
con él.

Cuando no experimentamos en nosotros mismos simplemente somos teóricos,
sólo la experiencia propia te capacita a transmitir algo verdadero.

Llenarnos de información sin práctica, puede convertirnos en personas muy
bien informadas pero no necesariamente en personas felices, porque el exceso
de información alimenta nuestro ego.

Al poner en práctica las enseñanzas, seguramente cometeremos errores, pero
esos errores a su vez irán fortaleciéndonos.

El monito que va sujeto a su madre, seguramente se soltará y caerá, pero con
cada caída aprenderá que es mejor estar bien sujeto y no soltarse y asi evitar
las caídas.

Emprendamos el camino, bien sujetos a lo Divino, nada nos puede pasar,
viajamos bien seguros…

Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como sólo Uno. Te
entrego todas mis inseguridades para que Tú las transmutes en luz.

Enséñame a sujetarme fuertemente de tu mano y no soltarme nunca más.

Y Asi se ha hecho

Lo siento, por favor perdóname

Te amo, Gracias

Ana Maria


Aloha Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


La luz que todos tenemos

(…)El Amor es Dios, el Amor es el medio y es el fin. Por eso no hay ateos,

ya que ningún ser carece de amor, de uno u otro tipo. Y el amor de

cualquier clase, en cualquier medida, no es más que una chispa de la

Divinidad.   SSSB

 

El amor es la chispa divina y está en cada uno de nosotros, esa chispa puede

encender un fuego inmenso, ya depende de nosotros para que eso suceda.

 

Algo que me gusta del Ho´oponopono, es esa actitud de aceptación ante todo.

 

No va en contra de nada, todo lo acepta y una vez aceptado recién se puede

entregar a ese poder superior que hace que el universo se mantenga

funcionando; ¿Cómo llamas tú a ese Poder Superior?… no hace ninguna

diferencia: Divinidad, Dios, Alá, Yahvé, Fuerza Universal o simplemente Amor.

 

El amor es la fuerza creadora y como dice el Maestro, basta que tengas una

chispa de amor orientado a lo que sea, y ya estás conectado.

 

Hay una historia que me hizo comprender el amor inmenso de Dios…

 

En la religión védica se dice que cuando el mundo está en peligro Dios mismo

toma una forma humana y viene para salvarlo, una de esas formas fue la

encarnación del Avatar Rama.

Desde que Rama nació, su tío Ravana lo persiguió, él era un poderoso rey,

que había conseguido tener poderes increíbles a fuerza de austeridades y

disciplinas, odiaba profundamente a Rama y orientó su vida a destruirlo.

 

En el momento culminante de su enemistad con Rama, se enfrenta a él, en

una batalla y Rama lo mata, y al momento de morir ¡su alma se integra a

Rama!… todos le preguntan a Rama ¿cómo es que esto sucedió?, y Rama

contesta,:

 

“Toda su vida no hizo otra cosa que pensar en Mí”…

 

¿No es esto una prueba máxima de aceptación?

 

No hay pensamiento más sagrado que pensar en Dios.

 

Y puede que existan muchas personas que pasan su vida tratando de

convencernos de que Dios no existe y ese solo pensamiento:

¡ya los está purificando!.

 

Sabemos que las memorias se activan por todo lo que entra por nuestros

sentidos, pero también podemos hacer una activación desde dentro con

nuestros pensamientos puestos en lo bueno: hablar lo bueno, ver lo bueno y

decir lo bueno, sólo puede traernos lo bueno a nuestras vidas.

 

Todos tenemos amor en nuestra vida, y ese amor aunque sea una chispa

insignificante, puede ser una antorcha inmensa.

 

Un ejemplo clásico es el amor que sentimos por nuestros animales. Muchas

personas son temerosas de mostrar su afecto y sin embargo cuando tienen una

mascota se desbordan en ternura.

 

Puede ser que esas personas tengan miedo al rechazo o a ser lastimadas y

cuando ven el amor incondicional de un animalito dan rienda suelta a sus

emociones.

 

¿Cómo saber qué hay en los corazones?, sólo podemos saber qué hay en

nuestros corazones, y desde allí purificar nuestra visión, un corazón temeroso,

ve el peligro en todas partes, y se encierra.

 

“Buddha practicó por seis largos años el desarrollo de la buena visión.

Solía sentarse sobre una loma y concentrarse sólo en una estrella durante

toda la noche. La visión es muy preciosa. Si la visión se echa a perder, la

vida entera estará arruinada. Así, debemos cultivar nuestra visión como

algo sagrado, viendo sólo las cosas buenas…. “ Sai Baba

 

El amor universal está presente para nosotros cada vez que repetimos “Te

amo, gracias”, no es necesario que carguemos las palabras poniéndoles

sentimiento, porque si así lo hacemos estaremos tratando de expresar el amor

mundano que es un amor lleno de apegos y condicionamientos.

 

Cuando decimos “te amo, gracias” sólo con la palabra creadora, ésta, atrae el

amor universal, aquel que se da sin ningún condicionamiento y que se reparte

a todo lo existente de manera pareja y constante.

 

Tú y yo somos seres rodeados de amor, impregnados de amor, respiramos

amor y nuestra tarea es aprender a reconocer ese amor en nuestra realidad.

Nadie escapa al amor y el amor es Dios.

 

Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

 

 

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como sólo Uno. Te

entrego todas mis memorias de desamor para que Tú las transmutes en

luz.

 Enséñame a ver tu amor en todos y en todo y ser parte de ello.

 
¡Y así se ha hecho!
 

 
Lo siento, por favor perdóname
 


 Te amo,  Gracias

  
Ana Maria
 

 Aloha  Ke Akua




“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


Lo Absoluto, y el Maestro

 Siempre he admirado a quienes no necesitan de una forma para conectarse

con Dios.

 

Hay personas capaces de hacer esa conexión sin necesidad de un maestro

que las conduzca por ese camino.

 

Yo siempre necesité de uno, y hoy que escribo este artículo lo hago

como un homenaje a mi Maestro Bhagawan Sri Sathya Sai Baba.

 

Desde muy temprana edad busqué al maestro y entre lo que encontraba, nada

me completaba, siempre había una pieza que faltaba y que me dejaba una

sensación de vacío, cuando en mayo de 1992 supe de la existencia de Sai

Baba, y recibí sus primeras enseñanzas, mi vida nunca volvió a ser la misma.

 

Con él aprendí a reconocer a Dios en todo lo creado, él me enseñó que todas

las religiones son verdaderas porque todas creen en el mismo Dios pero con

diferentes nombres, con él aprendí que la humanidad es una sola y que no

existe diferencia entre nosotros, todos somos miembros del mismo cuerpo.

 

Muchas veces escuché decir a Sai Baba, “No me sigas a mí, encuéntrate a ti

misma y realiza tu propia divinidad”.

 

Y en eso estoy, en el descubrimiento cotidiano de mi propia divinidad, y para

eso el Ho´oponopono me ha servido como una herramienta efectiva y simple

de utilizar.

 

Cuando entendí lo que verdaderamente significaba el Ho´oponopono, me aferré

a él, es la mejor herramienta de aceptación y entrega y también es el método

más efectivo para llegar a la unidad.

 

SI no tienes un maestro terrenal, puedes considerar al Ho´oponopono como un

maestro. Cuando entendemos que todo se genera en nosostros mismos, que

nunca es afuera sino adentro donde suceden las cosas, entonces encontramos

la unidad y con ella entenderemos un poco más el principio Divino.

 

Aquello que llamamos Dios, es realmente incomprensible para nosotros,

podremos tener un atisbo de Él, pero con nuestra mente limitada, siempre será

imposible conocer lo ilimitado.

 

Dios lo contiene todo, es una existencia constante es el UNO sin un segundo,

eso quiere decir que nada existe fuera de Dios, nosotros, Tú y Yo somos parte

de Él.

 

Esa idea infantil de Dios y el demonio como dos fuerzas encontradas, no

existe, si existiera algo fuera de Dios, este no sería absoluto.

 

Lo que nosotros vemos como negativo o perverso es simplemente fruto de

nuestra mente dualista, dentro de un cuerpo que se cree separado, en donde

siempre tendemos a elegir entre dos caminos.

 

Cuando el cuerpo es abandonado, ya no hay libre albedrío, porque ya no hay

en dónde elegir, sólo existe el Amor, como realidad única.

 

El amor crea, es la fuerza creadora y toda su creación es perfecta.

 

Cada experiencia vivida es perfecta, obedece a un orden perfecto pero que

nosotros, no somos capaces de ver en su totalidad.

 

Nuestra visión es parcial, como lo relata esta historia:

 

“El Buda les pidió que se sentaran tranquilamente a su lado, y habló así:

 Ahora os contaré un suceso de los tiempos antiguos. Había un maharajá

que mandó reunir a todos los ciegos que había en Sabathi y pidió que los

pusieran ante un elefante y que contasen, al ir tocando al elefante, qué les

parecía. Unos dijeron, tras tocar la cabeza: “Se parece a un cacharro”;

los que tocaron la oreja, aseguraron: “Se parece a un cesto de

aventar”; los que tocaron el colmillo: “Es como una reja de arado”; los

que palparon el cuerpo: “Es un granero”. Y así, cada uno convencido de

lo que declaraba, comenzaron a querellarse entre ellos.

  El Buda hizo una pausa y rompió el silencio para concluir:

  Monjes, así son esos ascetas disidentes: ciegos, desconocedores de la

verdad, que, sin embargo, sostienen sus creencias”.

 

Es cierto que el propósito de la vida es descubrir nuestra propia divinidad y ese

descubrimiento nos da paz, también es cierto que nos mantenemos en una

suerte de sube y baja, porque la visión no es constante, si fuera así estaríamos

totalmente iluminados.

 

Pero lo importante es seguir trabajando en ello y conseguir cada vez más

serenidad.

 Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

 Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como sólo Uno. Te

entrego toda memoria de separación para que Tú, la transmutes en luz.

 Enséñame a ver la unidad en la diversidad.

 


¡Y así se ha hecho!
 

 
Lo siento, por favor perdóname
 


 Te amo,  Gracias

 
Ana Maria
 

Aloha  Ke Akua




“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


SALUD, DINERO Y AMOR

“Entiende que obtenemos lo que hablamos, lo que pensamos y sentimos, 

habla, piensa y siente en positivo, estás creando tu vida con cada

palabra”.   Joe Vitale

 

Siempre escuché la frase “Salud, dinero y amor” y nunca la había

experimentado tan real como en estos últimos días en que las tres han sido

sumamente importantes en mi realidad.

 

Es cierto que nuestro valor primordial es la existencia: “Valgo porque existo”.

Pero en este plano de existencia necesito de la salud, del amor y hago uso del

dinero.

 

Es con salud que puedo llevar a cabo mis actividades en su totalidad, cuando

alguna parte de mi cuerpo falla, estaré limitado para determinadas actividades.

 

El amor es fundamental, el amor lo puede todo y lo sana todo, ese amor es

manifiesto cuando llega una prueba de salud y encontramos que quienes están

a nuestro lado son las personas con quienes hemos creado y alimentado lazos

de amor verdadero.

 

Finalmente el dinero, es pieza también fundamental.

En los talleres de Abundancia, hacemos todo lo posible por sanar la relación

con el dinero, es con dinero que elegimos en dónde viviremos, comeremos, nos

educaremos y nos atenderemos en caso de enfermedad.

¿No te parece que es importante?

 

Bueno mantener la armonía entre estas tres energías es lo ideal.

 

No siempre sucede, pero se desarmonizan, y para eso es el entrenamiento

y la aplicación de todo lo que vamos aprendiendo.

 

Los momentos difíciles en la vida son como tamices que nos ayudan a limpiar

purificar y mejorar nuestra vida.

 

En los momentos de prueba nos aferramos a lo verdadero, y son buenos esos

momentos para hacer un balance de cuánto de verdadero hay en nuestra

vida, todo lo demás hay que desecharlo.

 

Lo importante es saber que SIEMPRE, estamos siendo guiados por la mano de

Dios. SIEMPRE estamos siendo escuchados, y SIEMPRE tendremos lo mejor

para nuestro desarrollo espiritual.

 

Cuando hacemos el Taller de Sincronización de la Abundancia les recuerdo y

comparto que estas tres energías se complementan.

 

Equivocadamente se nos enseña a desdeñar el dinero como de menos

importancia, pero no es así. Agradezcamos y démosle la bienvenida a la

energía del dinero.

 

Junto con el amor, está la amistad como valor, la amistad es una de las

expresiones más elevadas del amor.

Siempre escuché decir a mi querida amiga Lili:

“Al amigo siempre lo encontrarás a la mitad del camino, porque cuando tú estes

yendo a pedir su ayuda, el ya estará viniendo para dártela”.

 

Esa es la verdadera amistad y siempre es recíproca, es como toda memoria

que se activa en nuestra realidad, si somos buenos amigos, también

tendremos buenos amigos.

 

¿Entonces cuál sería nuestro trabajo?  

 

La respuesta es la misma de siempre: reconocer, aceptar y corregir.

 

Reconocer cuáles son las fallas, admitir que son generadas por nosotros

mismos y corregirlas.

 

Lo que lastima es la resistencia, el no aceptar que sea lo que sea, es algo que

yo misma he generado: ¿Cómo? Es probable que no lo sepa con exactitud ya

que estarán involucradas muchas cosas, errores, memorias activas y karma.

 

Nunca olvidemos que somos una célula de la humanidad, y cuando vemos que

el mundo está convulsionado, quiere decir que toda nuestra realidad también lo

estará. Guerras, matanzas, asaltos, inseguridad, pobreza, no sucede afuera

siempre sucede dentro de nosotros, porque basta que podamos re- conocerlos,

es porque esas memorias están activas en nosotros y eso las atrae a nuestra

realidad.

 

Lo importante es entender que si vivimos las pruebas en paz, es el primer paso

a sanarlas y transmutarlas.

 

Termino este artículo con un pensamiento que me acompaña desde que tenía

diez años y que ya en esa epoca me conmovió profundamente:

 

“Ningún hombre es una isla entera por sí mismo. Cada hombre es una

pieza del continente, una parte del todo. Si el mar se lleva una porción de

tierra, toda Europa queda disminuida como si fuera un promontorio, o la

casa de uno de tus amigos, o la tuya propia.

Ninguna persona es una isla; la muerte de cualquiera me afecta, porque

me encuentro unido a toda la humanidad; por eso, nunca preguntes por

quién doblan las campanas; doblan por ti”.     JOHN DONNE

 Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

 

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como sólo Uno. Te

entrego todas las memorias que he activado negativamente sobre salud,

dinero y amor para que Tú las transmutes en luz.

 

Enséñame a reconocer que mi verdadero valor es la existencia y que mi

vida es eterna.

 ¡Y así se ha hecho!
 

 Lo siento, por favor perdóname
 


 Te amo,  Gracias

 Ana Maria
 

Aloha  Ke Akua


“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 

RECOMPENSAS

El amor no exige recompensa, el amor en sí mismo es la recompensa.


Sathya Sai Baba

Hoy reflexionaba sobre las expectativas que tenemos. Es muy difícil no tenerlas, dentro de las expectativas está,  el esperar recompensas.

Se dice que en Ho´oponopono no se pide sino que se entrega, si pedimos esperamos recibir algo en concreto, si entregamos dejamos abiertas todas las posibilidades , es decir:  ¡dejamos el control¡.

Creo que mi  expectativa mayor es la paz,   pero, ¿ eso es totalmente cierto?, porque aun después de tantos años de trabajo espiritual,  a veces me descubro esperando que las  cosas, personas y situaciones  me den grados de paz.

Me descubro esperando recompensas por lo que hago…

Intelectualmente y racionalmente, he entendido que no es así, pero aun me falta poder vivirlo con todo mi ser, hacerlo parte de mí.

Hay un largo camino de auto indagación, para ir tamizando mis intenciones y así purificarlas de lo que me  aparta del camino de la entrega total.

Llegar finalmente al “Que se haga Tú voluntad y no la mía”

Hablar del desapego es fácil, practicarlo  ya no lo es tanto.

 ¡Desapegarnos del fruto de nuestras obras!, no esperar amor en reciprocidad al amor que damos.

Amamos a nuestra pareja, a los hijos y amigos y familiares, pero los amamos porque representa algo para nosotros, nuestro amor siempre esta condicionado a un “porqué”:  te amo porque eres mi hijo, te amo porque eres mi madre, te amo porque me complaces, te amo porque te necesito, te amo porque…, etc.

Por lo tanto,  !ámame tú también a mí¡

Y cuando no hay un “ te amo porque..” , hay ese estado de separación que hace que veamos como extraños a todos los demás.

¿Como llegar al amor sin porqués,  ni recompensas?

Mientras más cultive la coherencia, es decir que mi palabra, mi pensamiento y lo que hago, estén en la misma dirección estaré cultivando la rectitud, y la rectitud me llevará a cultivar la verdad y la verdad es la esencia del amor, y si hay amor  verdadero, ya no hay separación y por lo tanto tampoco expectativa de recompensa.

Solo en el egoísmo y en ese amor apegado a los porqués es que esperamos la recompensa, en cambio cuando se trata de ese amor verdadero, es tan basto que el solo experimentarlo nos mantiene totalmente plenos.

El esperar ser recompensados por el “amor que damos”, o por  lo que hacemos  por los demás, es en realidad una necesidad de llenar el  vacío interno.

El servicio en todas sus formas es un acto de amor, y es una fuente de paz, el servicio no tendría porqué estar separado del trabajo que hacemos.

Podemos cobrar por el trabajo que hacemos, y aun así el servicio puede estar inmerso en el,  se trata de hacer lo que hacemos con nuestro mejor esfuerzo, sentirnos instrumentos y no hacedores.

El instrumento sirve, el hacedor espera recompensa.

La recompensa no solo es esperar algo a cambio de, es también considerar que no recibimos lo suficiente, o sentirnos especiales y que no nos merecemos tal o cual trato, es en pocas palabras no aceptar nuestro cien por ciento de responsabilidad, en todo lo que esta en nuestra realidad.

Hace unos días deje mi carro mal estacionado, mientras asista a un reunión. Cuando salí  del lugar, ¡mi carro ya no estaba en donde lo había dejado!.

Rápidamente me di cuenta que se lo había llevado la grúa y lo comprobé cuando encontré el papel que habían dejado en el lugar en donde había estado estacionado.

Algo que pude reconocer y que fue extraordinario, fue que en el momento que me di cuenta de lo que había pasado, no me resistí, acepte humildemente mi total responsabilidad.

 Desde ese momento las cosas se desarrollaron con tal fluidez que fue totalmente notorio como es que la no resistencia hace que las cosas sucedan de diferente manera.

Estaba con mis dos hijas, y tomamos un taxi, al decirle al señor que manejaba el taxi que mi carro se lo había llevado la grúa, él inmediatamente dijo, “yo se donde queda el depósito”, y nos condujo inmediatamente al lugar donde quedaba,   que estaba bastante escondido,  y que hubiera sido muy difícil de llegar.

Luego en el lugar, fuimos atendidas con  amabilidad y todo se nos facilitó, cierto es que tuve que pagar una multa (disminuida en un 50%) y en quince minutos estaba ya en mi carro rumbo a mi casa.

Lo que pudo haber sido en otro tiempo, motivo de lamentación y resistencia, fue una experiencia aleccionadora, si, porque no vuelvo a dejar mal estacionado mi carro, pero también fue sorprendente ver como todo fluyó.

Todos fueron amables y colaboradores, sin importar que era la hora de almuerzo, sin ponerse en el papel de jueces ante quien ha cometido una falta, todo lo contario lo que sucedió en los minutos que duró fue una total armonía entre seres humanos.

¡Que agradable!

Con la aceptación, viene la entrega, y con ésta desaparece la expectativa de recompensa,  hasta llegar a vivir en un constante :

“Que se haga tu voluntad y no la mía”

Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno, Te entrego todas mis memorias de soberbia, apego y expectativa, para que Tú, las transmutes en luz.

Enséñame a no pedir, sólo entregar sin esperar nada a cambio.

¡Y así se ha hecho!

Lo siento, por favor perdóname

Te amo,  Gracias

Ana Maria

Aloha  Ke Akua


“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


MILAGROS

La definición de milagro sería algo que ocurre fuera de las leyes naturales o algo que no se puede explicar.

 

¿Podríamos explicarnos el misterio de la vida?

 ¡Será que experimentamos un milagro a cada instante y no nos

damos cuenta!

 Somos milagros vivientes, muchas veces no sabemos cuán

protegidos y amparados estamos, cuando nos quejamos por alguna

experiencia desagradable sin darnos cuenta que tal vez esa

experiencia nos desvió, para no llegar a otro lugar: fue “en vez de”.

 

En el transcurso de nuestra existencia vamos generando karma, el

karma es la ley de causa y efecto, no es bueno ni malo, sólo acción,

y en física se dice que a toda acción corresponde una reacción igual y de sentido contrario.

 

Sin embargo muchas veces hacemos cosas que van “más allá” y

nos generan un ahorro en positivo, a mi Maestro le gustaba

llamarle el “Banco de la Gracia”, estos ahorros muchas veces nos

acreditan para aminorar nuestras deudas kármicas, entonces puede

que tengamos una prueba de salud, o un ‘impasse’ económico y nos lamentamos amargamente sin saber que tal vez ese ‘impasse’

fue en vez de una gran prueba, o la enfermedad de nuestro hijo,

fue en vez de perderlo, etc, etc.

 

¿Cómo saber?, sólo podemos y es bueno agradecer y ser pacientes, clementes, compasivos y tolerantes.

 

Cada día de nuestra vida es para estar llenos de gratitud, la gratitud

no deja espacio para el descontento o la rabia.

 Pero así como podemos tener ahorros en el “Banco de la Gracia”, tú y yo también hemos cometido muchos errores, hemos lastimado

voluntaria o involuntariamente a muchas personas, a nuestros seres

queridos y a quienes quizá no lo sean, entonces no nos ensañemos

con quienes pueden haber cometido un error, exigiendo

acaloradamente que sean castigados o humillados.

“El que no tenga error, que arroje la primera piedra”.

 

La rabia que sentimos hacia nuestros semejantes, nos delata, ya

que es la misma rabia que sentimos hacia nosotros mismos.

 

Todos cometemos errores, y los errores se pueden reparar, pero

cuando por alguna razón guardamos amarguras y frustaciones,

podríamos descargar esos sentimientos negativos en la crítica y

juzgamiento que hacemos con quienes han caído en el error.

 

Por alguna razón que nunca sabré, pero que agradezco

profundamente, me ha tocado ser testigo de milagros maravillosos,

esos que aparentemente no tienen explicación, pero si tuviera que

escoger entre todos ellos , me quedaría siempre con el milagro del

amor, ese milagro que es capaz de transformar el corazón del ser

más duro y más equivocado de la tierra.

 

Todos los demás pueden ser hechos fenoménicos, anécdotas para

contar, relatos para escribir un libro: no más…

 

En cambio el amor puede transformar una vida y enseñarnos a

dejar, confiar y aceptar.

 

Muchas veces esperamos que una mano mágica llegue y solucione

nuestros problemas, que cure la enfermedad, que nos salve de la

ruina, que regrese el ser amado…

 

Pero cuando hemos encontrado el verdadero amor, ese amor

universal, ese que se nos da sin restricciones, ese que sólo

encontraremos en el contacto con nuestro YO SOY

entonces sucede, ¡El milagro está allí! y se manifiesta con el contento y la aceptacion de “Que se haga Tú voluntad y no la mía”.

 Ya no hay soledad, desaparece el vacío, volvemos al hogar, a la

cuna, al puerto seguro.

 

Muchas veces trato de transmitir esta forma de amor y me doy

cuenta que es algo que cada quien encuentra a su momento, que

es el adecuado, pero si no buscamos no encontraremos, si no

tocamos no se nos abrirá y si no entregamos no recibiremos aquello

que ni siquiera habíamos imaginado.

 

Los milagros están sucediendo a cada momento en nuestra vida,

sólo tenemos que estar despiertos par verlos suceder.

 

Cada vez que entregamos una memoria, con un “te amo, gracias”,

estamos despertando un poquito más y nuestra mirada interna se

va aclarando hasta mostrarnos: Lo Verdadero.

 Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

 Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo

Uno. Te entrego mi oscuridad para que Tú la transmutes en

Luz.

 

Enséñame a verte en todo y en todos y sentirme parte de Ti.

 

¡Y así se ha hecho!

 Lo siento, por favor perdóname

 Te amo, Gracias

 

Ana Maria

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”