ESCALONES A LA PAZ

…La madera de sándalo da más y más fragancia cuando es sometida a más y más molienda; la caña de azúcar también da más jugo a medida que es masticada más y más. El oro se vuelve más puro cuando es calentado y fundido en el fuego… SSSB

 Llegar a tener una paz duradera es el producto de la paciencia y la constancia. Es como si esa paz duradera fuera el tope de una escalera muy alta, que comenzaremos a subir escalón por escalón.

 Muchas veces cuando se han juntado e intensificado la pruebas, me he sentido tentada a abandonar.

 Pero luego de analizar la situación me digo a mi misma: Te sientes así porque estás tratando de controlarlo todo, acepta entrega y espera…

 El control es resistencia, y es agotador.

 Invariablemente vuelvo a mi estado de tranquilidad, con mucho mayor claridad para ver en que estoy fallando, qué caminos estoy eligiendo que me conducen a la “no paz”. Subo un escalón…

 Seguramente al corregir los errores uno tendrá que alejarse de personas y situaciones que no convienen o tal vez tendremos que renunciar a alguna comodidad, pero lo importante, es seguir avanzando…otro escalón…

 Todo esto implica sacrificio, no en el sentido de victima, sino más bien con el sentido de “entrega hecha con amor”.

 La palabra sacrifico ha sido muy mal interpretada, porque generalmente cuando la utilizamos, no lo hacemos con su verdadero sentido.

 Sacrificio es una ofrenda voluntaria y respetuosa, generalmente en busca de un bien mayor, la palabra proviene del latín “sacro” y “facere”, (hacer sagradas las cosas).

 Algo sorprendente es que cuando dejamos de resistirnos:

¡nos hacemos más resistentes¡

 ¿Cómo es eso?, es que, al dejar de resistirnos a las pruebas que vamos generando en nuestro camino, somos menos vulnerables, identificamos los errores para no repetirlos , purificamos nuestra visión y vamos dándole a las cosas su justo valor, ya no hay desesperación…Un escalón más…

 Por eso hay que seguir limpiando las memorias que traen situaciones de dolor a nuestra vida. Todo lo que está en nuestra realidad es simplemente lo que estamos atrayendo nosotros mismos.

 Hace poco conversaba con una amigo sobre la astrología, esa ciencia que estudia la influencia de los planetas en el universo.

 Y es cierto que los planetas ejercen una influencia sobre nosotros, por ejemplo, la luna afecta las mareas y también a nosotros los seres humanos que somos en más de un setenta por ciento agua,  si  es cierto, somos afectados por los movimientos planetarios.

El 27 de setiembre último,  tuvimos un eclipse de luna que ha movido mucho. Según los expertos es una eclipse que acelera los finales.

 Lo que probablemente no sepamos es que a mayor avance espiritual, es decir mientras más conscientes estemos de nuestro verdadero SER, menos expuestos estamos a la influencia negativa de los planetas…seguimos subiendo…

 Todo en nuestra existencia es energía en vibración, y somos atraídos por las frecuencias de vibración afines. Esa es la verdadera ley de atracción.

Si vibramos en miedo, envidia, rabia etc. atraeremos la vibración de la misma frecuencia.

 Para poner un ejemplo simple, Marte es el planeta de la “guerra”, cuando Marte esta muy activo en nuestro cielo, puede suceder que si nosotros vibramos bajo,  seremos influenciados por su vibración mas densa: peleas

Pero si por el contrario nuestra vibración es alta ¿que atraeremos? Actividad, mucho trabajo, etc.

 Yo no soy astróloga y se muy poco sobre astrología, pero si he aprendido mucho sobre el poder ilimitado de la Divinidad…un escalón más…

 Cuando nos movemos en armonía interna, lo hacemos en armonía con lo Divino que siempre está enviándonos lo que es mejor para nosotros.

 No resistirse, esa es la forma menos dolorosa de pasar las pruebas, y saber siempre que como todo en la vida: “eso también pasará”…seguimos subiendo…

 Si aprendemos a sincronizarnos adecuadamente, con la salud, la abundancia y el amor, nuestro camino será siempre ascendente hacia la paz duradera.

 Todo sucede primero dentro de nosotros y luego se manifiesta fuera. Lo pensamos o lo decimos y lo estamos creando.

 ¿Sabias que mayor a la velocidad de la luz es la velocidad del pensamiento?

 Pensemos positivo, hablemos positivo y creemos una realidad positiva para nosotros y para el mundo entero…seguimos subiendo escalones…

 Hace poco veía en la televisión un especial sobre Stephen Hawkins, y explicaba el orden del universo con una simplicidad tal , que cualquiera con un poquito de interés y concentración podría entenderlo.

Pero  lo que me  dejó asombrada,  fue cuando dijo:

 “la mirada del observador, modifica lo observado”

En ho´oponopono se dice “Tu vecino se comportará de la forma como tú esperas que se comporte”,  todo concuerda, recibimos aquello que esperamos recibir, somos nosotros quienes modificamos todo ¿Necesitamos mas explicación que esta?… sigamos subiendo que ya casi llegamos…,

 Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento

 Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como sólo Uno, Concédeme la serenidad de ACEPTAR las cosas que no puedo cambiar. VALOR
 para cambiar aquellas que puedo, y SABIDURÍA
 para reconocer la diferencia.

 ¡Y así se ha hecho!
 

 Lo siento, por favor perdóname
 


 Te amo,  Gracias

  
Ana Maria
 

 

Aloha  Ke Akua


“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


SERENIDAD

“Haz de tu vida una rosa, que hable silenciosamente, con el lenguaje de la fragancia” SSB

Esta frase de mi maestro me acompaña siempre, me da serenidad, me centra y me recuerda SER y no PARECER

¿Qué es la serenidad? La serenidad es un estado calmo de contento, de gratitud silenciosa, es la verdadera felicidad.

Siempre confundí la felicidad con la euforia, creía que mientras mas bulliciosa estaba,  mas feliz era, sin embargo después de mis estados eufóricos venia el bajón,  el vacío, la falta de “no se qué”. 

A veces cuando estamos en medio de un taller, en donde se puede sentir la unidad entre todos, en paz, me gusta hacerlo notar y siempre digo “esto que estamos sintiendo ahora, es la felicidad, no hay mas”  … veo sus expresiones de sorpresa al darse cuenta que están siendo felices y no lo habían notado.

Cuando  “Aloha” el quinto principio huna, dice que “amor, es estar feliz”, se refiere a la serenidad, si estoy serena, no hay pensamientos ni  emociones negativas atormentándome. 

Entonces, en ese estado, no hay victimización. La victimización es sinónimo de manipulación, un arma poderosamente peligrosa. Podemos conseguir muchas cosas haciendo sentir culpables a los demás, pero también podemos quedar atrapados, como tantas personas que usan alguna enfermedad como anzuelo para ser el centro de atracción y que con el tiempo quedan atrapados en la enfermedad que al comienzo fue tan solo una molestia y que ellas exageraron deliberadamente y al darle tanta atención , la hicieron crecer.

La felicidad es lo natural, me refiero a la verdadera felicidad, sinónimo de serenidad, es tan natural que nadie te pregunta, por ejemplo, si  llegas a una reunión tranquila ¿Porque estas tranquila?,  pero si llegas con mala cara, invariablemente te preguntan: ¿qué te pasa?.

Si en medio de una reunión grande, llega una sola  persona y en silencio deja caer una lagrima en actitud de victima, activa la culpa en todos aquellos que aun no la han superado y la reunión se parte.

Eso no quiere decir que me he vuelto dura y fría, todo lo contrario, cuando alcancé la serenidad, también encontré la compasión que es autentica, es la capacidad de sentir lo que tu prójimo siente, siempre y cuando el sentimiento sea verdadero.

 La manipulación no me conmueve porque yo,  ya deje de manipular. Es un camino de doble vía. Solo puedo ser manipulada si yo sigo siendo manipuladora.

La actitud tanto de “pobrecita yo”, como de “que mala que soy”, ya no es parte de mi vida desde el momento que acepte el 100% de responsabilidad. Entonces la culpa desapareció. La responsabilidad viene desde el amor y la culpa desde el miedo y la rabia.

Hay una palabra que yo utilizaba mucho, esa palabra era “me da pena”, “fulanito me da pena”, “esa situación me da pena”… 
Si consideramos la tristeza como una emoción autentica, la pena es la imitación, la pena, es culpa. Yo puedo sentir tristeza autentica por una perdida, por una situación dolorosa, pero si esa emoción autentica y repentina se convierte en algo descolorido y constante como la pena, ya estoy pisando otro terreno. Estoy contactando con la culpa y la victimización en cualquiera de sus matices. Hay mucho que trabajar sobre el tema de la emociones pero seguramente,  lo haré en otro momento.

La serenidad es dadora, la victimización:  demandante y culposa.

Lee este párrafo de la primera carta de San Pablo a los corintios y disfruta conmigo de esta descripción maravillosa de lo que es el amor-serenidad

“El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no es jactancioso, no se engríe; es decoroso; no busca su interés; no se irrita; no toma en cuenta el mal; no se alegra de la injusticia; se alegra con la verdad. Todo lo excusa. Todo lo cree. Todo lo espera. Todo lo soporta” (1 Co 13, 4-8). 
Y termina, “el amor no dejará de existir”.

Divino creador, hoy te entrego mi tendencia a la manipulación, la victimización y la pena para que las transmutes en luz. Guía mi camino para encontrar la serenidad en mi vida
“Y así se ha hecho!

Lo siento, por favor perdóname

Te amo

Gracias

Ana María

Quisiera agradecerles su constante interés y sus comentarios a los artículos que compartimos, los temas seguramente son los que nos toca trabajar, nunca sé que tema seguirá, tan solo llegan. Por eso estoy agradecida a la Divinidad que trabaja siempre ¡a través de nosotros!

Nota. Recuerden que este Martes 3 de Setiembre tendremos un taller más de:  Sanación del Niño Interior y Oraciones Especiales, en horario matutino de 9.30 a 12 del mediodía,  por favor avísenme con tiempo para preparar el material necesario para cada uno de los participantes.
Gracias
LPDY

Ho´opo Boletin Marzo 2013

Ho´opo Boletín Marzo 2013

Empezar cada día como si fuera el inicio de una nueva vida, me llena de gratitud;  abro los ojos y agradezco, pongo mi  pie derecho en el suelo, agradezco y me conecto con Dios.

Día a día, mis memorias  antiguas, van dejando paso la inspiración, siempre nueva y siempre luminosa.

“Te amo” es como mi respiración; una y otra vez “te amo” y el amor y la paz llegan a mi vida.

El Nombre y la Forma significan PRESENCIA.

Cada “Te amo” en mi palabra, llama la forma del amor y crea su presencia en mi vida.

Cuando acepto todo aquello que llega mi vida y asumo el 100% de responsabilidad  por ello, me siento liberada y comienzo a trabajar, borrando, limpiando, entregando lo que deseo cambiar de mi realidad.

La Divinidad transmuta esas memorias, solo es necesario entregárselas.

“Divino Creador, Padre, Madre, Hijo. Te entrego toda memoria negativa que el día de hoy me quite la paz, para que la transmutes en pura luz

Te Amo

Gracias

Y hecho está”.

Hoy recuerdo que hace un tiempo escribí un texto del cual comparto con ustedes una parte…

…“Oh Señor dame la serenidad de aceptar las cosas que no puedo cambiar; valor para cambiar las cosas que puedo; y sabiduría para conocer la diferencia”. (Oración de la Serenidad de San Francisco de Asis)

Una de las cosas mas importantes que he aprendido en mi vida es que al único ser humano que puedo cambiar es a mi misma; solo puedo cambiar mi forma de ver las cosas y mi forma de enfrentar cada reto en mi vida.

La serenidad está en la aceptación de esta realidad.

Mi vida se debatía entre lo que yo quería de los demás y lo que los demás querían de mi, hasta que comprendí y acepte que no hay “los demás”: siempre soy yo misma poniéndome metas, a veces constructivas y muchas veces metas inciertas y engañosas que justificaran mi accionar.

Vuelvo  a pedir ¡OH Señor dame la serenidad!  Y la serenidad me ha sido dada en el agradecer de cada día al despertar, en el comprender que todo es perfecto, Dios tiene un plan perfectamente Divino en donde no hay equivocaciones, todo tiene un para qué y forma parte de un todo; es mi ego, ese ego pequeño pero insidioso que me quiere hacer creer que yo puedo mas que Dios,  es el quien algunas veces me dice que la vida esta equivocada…

Pero no mas! Gracias Dios por cada momento de mi vida, por cada dolor y cada placer, por cada tristeza y cada alegría. ¡Gracias Señor! por cada ser que ha tocado mi vida y por la vida de cada ser que Tu me has hecho tocar…

 

La vida es un regalo, nacemos con dones que podemos desarrollar, dones que nos hacen únicos. Pero nuestro valor principal es la existencia:  “valgo porque existo”, nada mas!! no valgo por lo tengo, ni por lo que hago, simplemente mi valor esta dado por la existencia que me hace ser una parte del maravilloso todo.

 

Alguna vez leí en “Un Curso en Milagros” que la base de nuestro sufrimiento es la idea equivocada de estar separados de Dios, ese Dios que no es otro que el “YO SOY”.

En el primer taller que compartí con  los niños, fue muy gratificante ver la facilidad con que se reconectaron con su “Yo Soy” y sus caritas ilusionadas cuando me escucharon diciéndoles que nunca habían estado solos y que a partir de ese contacto con su verdadero YO,  ¡nunca mas se sentirían solos!

¡Cuánta soledad experimentada en una vida! Y sin embargo la plenitud de una compañía constante siempre estuvo al alcance, siempre estuvo en cada uno.

 

Seguiré en este camino, seguiré en esta entrega; seguramente caeré una y otra vez;  sé que luego de la caída podré extender mi mano y tomarme de la mano divina para levantarme y seguir el camino a la realización.

Que el amor, sea nuestro escudo

¡TE AMO, GRACIAS!

Ana María

Marzo 2013

 

PD. Siguen los talleres y la programación esta en

http://www.hooponoponoperu.com/index.php/talleres-en-lima/

Les recomiendo especialmente que no se queden con un solo taller, tomen el segundo que es gratuito y verán como con cada taller, a pesar de ser siempre el mismo recibimos mas y mas respuestas a nuestras interrogantes

LPDY