Introducción

Destacado

HO’OPONOPONO es una técnica de sanación basada en la tradición y creencias hawaianas. Ho’oponopono significa “corregir un error” o “hacer lo correcto”. Esta técnica se basa en la creencia de que nosotros creamos nuestra realidad, por consiguiente nosotros somos los responsables de lo que ocurre en nuestro mundo.

Es fundamental comprender que, cuando tenemos problemas de, enfermedad, carencia de cualquier tipo, de trabajo, estudio, de pareja, con nuestros hijos, económicos, etc. Es algo que debemos sanar en nosotros mismos, son patrones de conducta que debemos borrar, cuando limpiamos esas memorias o patrones, el problema dejará de existir.

Esas memorias, tengamos o no conciencia de ellas, son creadoras de nuestra realidad, de lo que vivimos diariamente.

El HO’OPONOPONO nos enseña a borrar o limpiar de nuestra mente esas memorias erróneas, que nos generan enfermedades, carencias, problemas y situaciones dolorosas de manera repetitiva en nuestras vidas.

¿Cómo se hace?

Según el Ho’oponopono para resolver el problema se debe recitar: 
 Divino Creador Padre, Madre e hijo todos uno, te pido perdón si yo, mi familia, mis parientes y o mis antepasados, te hemos ofendido a ti, tu familia, tus parientes o antepasados en pensamientos, palabras, actitudes o acciones, desde el comienzo de la creación de mi alma hasta el presente. Nosotros rogamos tu perdón. Permite que esto se limpie, purifique y libere, corte todos los recuerdos, bloqueos, energías y vibraciones negativas, transmutando estas energías indeseables, en pura luz.

Y así está hecho.

LO SIENTO, PERDONAME

TE AMO

GRACIAS

ENTRE EL PERDÓN Y LA DISCULPA

Hay una diferencia central entre disculpar y perdonar, y obviamente entre ofrecer disculpas y pedir perdón, la diferencia radica en la justificación: Cuando uno ofrece disculpas esto va acompañado de justificaciones y excusas, entonces lo que realmente está pasando es que uno trata de evitar las consecuencias negativas sin asumir la responsabilidad.

 

La justificación es una explicación para lo que haga o lo que hizo, y mientras esa justificación o explicación o excusa esté ahí, la persona no se enfrentará al arrepentimiento que es necesario para el poder pedir perdón y para ser perdonado.

 

En otras palabras decir: “Perdóname por haberte lastimado, es que yo en verdad no sabía que eso te iba a doler” no es pedir perdón, es ofrecer disculpas, aunque diga “perdóname”, porque estás diciendo que lo sientes, pero tienes una justificación que te salva de la responsabilidad, y es que tú “no sabías” o “no tenías la intención”.

 

 

El problema para el que ofrece disculpas es que dentro de la disculpa hay siempre una falla… no sabías, ¿y por qué no sabías?… bueno, no es que no sabía es que no pensé… ¿y por qué no pensaste?… ¡¡¡porque soy sólo un humano!!!… yo también soy sólo un humano, pero no lo digo así.

 

Si la excusa falla se requerirá de otra que apuntale la primera y así sucesivamente, entonces se va tejiendo una red de mentiras alrededor del hecho para simplemente justificarlo y no aceptar verdaderamente la responsabilidad. Este juego mental implica alternar entre estados de angustia y tranquilidad durante todo el tiempo en el que se sostenga el conflicto, y esto es agotador, si la persona asumiera y dijera de corazón: “Sí, es mi culpa, en serio es toda mi culpa, y estoy arrepentido, y ahora que lo dije haré todo lo que pueda para reparar las cosas”. Se sentiría muy aliviado.

 

Es importante que notes que en el caso del pedir perdón uno ve el daño que ha hecho y dice: “Perdóname”… no dice “yo sabía” o “yo no sabía”, porque se comprende que el saber o el no saber no es justificación de nada, ni siquiera se dice: “sé que no tengo justificación”. Es un asunto de asumir la responsabilidad, y como responsabilidad es habilidad de responder, es responder por los errores, asumir las consecuencias y hacer las reparaciones, eso es pedir perdón.

 

Ahora, si miramos al otro lado de la ecuación uno debe comprender que perdonar es también algo diferente de disculpar. La diferencia entre una cosa y la otra es exactamente la misma: Las justificaciones o excusas.

 

Cuando uno disculpa lo hace como un ejercicio mental, uno acepta las excusas de la persona que las ofrece o crea una justificación propia. Entonces si uno dice: “te perdono por esto”, en realidad no está perdonando, está disculpando aunque en la oración diga “te perdono”. En cambio, cuando uno perdona es algo que ocurre de modo espontáneo y natural, es algo que sucede solo, como todas las cosas de la naturaleza, es algo de adentro, y es sin justificación, ni explicación ni elaboración mental.

 

Del Libro “El Otro Secreto” de Shri Khaishvara Satyam

 

 

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como sólo UNO. Te entrego todas mis memorias de miedo, soberbia y culpa para que Tú las transmutes en Luz.

Enséñame a no temer decir la verdad y asumir el ciento por ciento de mi responsablidad.

¡Y así se ha hecho!




Lo siento, por favor perdóname




Te Amo


Gracias
 



Ana María

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


¿ERRORES?

«Aquel de ustedes que esté libre de pecado, que tire la primera piedra» (Juan 8: 7).

 

¿Quién no ha cometido un error?

 

Todos en alguna oportunidad hemos cometidos errores que a su vez han traido consecuencias, es imposible escaparse de la ley de causa y efecto.

 

Pero lo increible es que nos olvidamos y juzgamos, somos implacables con aquellos que son descubiertos en falta.

 

Con esto no quiero decirte que la ley no se cumpla, claro que se tiene que cumplir, ya que la Justicia es un Valor y los Valores no son negociables.

 

Si una persona comete un delito, tendrá que pagar, pero eso no lo hace menos humano, ¡eso no lo hace menos divino!

La divinidad también fluye en él, pero la oscuridad de sus memorias erróneas no deja que esa divinidad se muestre en todo su esplendor.

 

Algunas veces en los talleres he compartido este ejemplo:

Si tengo cinco bombillas de luz de 20, 45, 60, 75 y 100 Wats, y coloco cada una en una lámpara para luego enchufarlas a la corriente, cada bombilla alumbrará de acuerdo a su capacidad, eso no quiere decir que la electricidad que pasa por cada una de ellas no sea la misma.

 

Nuestra divinidad es pareja en cada uno de nosotros pero sólo podemos expresarla a cabalidad, cuando nuestras memorias estén límpias.

Si estoy oscurecida por la soberbia, la lujuria, el odio, la ambición, la codicia, etc… mi divinidad estará cubierta y su luz debilitada como si la hubiera envuelto en cientos de pañuelos negros.

 

Todos tenemos pañuelos negros de algun tipo y nuestra tarea en esta vida es tratar de retirarlos.

Entonces que pasa cuando alguien que ha cometido un delito es mostrado ante nuestros ojos y todas nuestras memorias oscuras se activan. Entonces lo señalamos y nos escandalizamos y nos sentimos contentos porque reciba un castigo!!!

Déjame decirte que eso no nos ayuda en nada. Nunca olvides que como seres humanos somos células de la humanidad, estamos conectados.

 

Hay un antigüo dicho “Cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar”.

 

Esto quiere decir que si ves a un ser humano que ha delinquido que está enfrentando el resultado de sus errores, no lo juzgues, no te alegres, mejor mírate a ti mismo y corrige tus propios errores.

 

Cuando se tiene mi edad, (este año cumpliré 64 años), la vida se muestra como una vitrina en donde puedes apreciar en retrospectiva, como los errores siempre tienen sus consecuencias, a veces una sola decisión mal tomada en la vida te puede traer muchos años de sufrimiento.

 

Pero si nos mantenemos alertas, si la autoindagación es parte de nuestra disciplina diaria, tendremos el tiempo suficiente para corregir y reparar.

 

A veces es por soberbia, orgullo y detrás de ellos siempre el miedo, lo que no nos deja reconocer un error y disculparnos y repararlo.

 

Hay casos en que queremos tapar una mentira (lo cual siempre es un error) con otra y con otra y quedamos enredados en una maraña que finalmente nos atrapa, y por supuesto que pagaremos las consecuencias.

 

No olvides que detrás de cada hombre o mujer que delinque hay una familia, padres, hijos, sin contar que es un ser asustado, acorralado.

 

Tratemos de no juzgar y no criticar, es decir no poner rabia en nuestra opinión. Todos tenemos derecho a tener una opinión, pero no nos hace ningun bien odiar, porque eso nos afecta internamente.

 

Siente la unión humana con aquellos que están en desgracia, únete en tu corazón y ama.

 

El amor todo lo puede, el amor verdadero todo lo purifica. Purifiquemos nuestra mente y estaremos haciendo un servicio a la humanidad ya que no hay peor prisión que la prisión de los sentidos y la mente.

 

Si no puedes decir nada bueno de tu hermano. ¡CALLA! Y habrás hecho suficiente.

 

Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

 

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como sólo UNO. Te entrego mi consciente y mi subconsciente para que Tú los purifiques y me des humildad para reconocer mis errores y corregirlos.

Enséñame a no juzgar y no criticar.

¡Y así se ha hecho!




Lo siento, por favor perdóname




Te Amo


Gracias
 



Ana María

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


 

 

HO´OPO BOLETÍN DE FEBRERO 2017

Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento de la ley?  Y Él le dijo: AMARÁS AL SEÑOR TU DIOS CON TODO TU CORAZÓN, Y CON TODA TU ALMA, Y CON TODA TU MENTE.

 Este es el gran y primer mandamiento.  Y el segundo es semejante a éste: AMARÁS A TU PRÓJIMO COMO A TI MISMO.  De estos dos mandamientos dependen la ley y los profetas.

                                                                                                       Mateo 22

 Los mandamientos, el Evangelio y todas las enseñanzas espirituales nos hablan del Amor.   Nosotros creemos conocer lo que es el amor y lo comparamos con ese pequeño sentimiento lleno de apego que es el que sentimos por quienes conocemos, por nuestros familiares y quizá hasta por aquellos que no nos son tan allegados.

La verdad es que aquello que nososotros llamamos amor es un forma de apego.

La manera muy simple de comprobarlo es el miedo que tenemos a perder a un ser querido.

Donde hay miedo no hay amor verdadero.

 

El amor y el miedo no pueden coexistir, es como la luz y la oscuridad.

El AMOR es la ausencia total del miedo.

 

Si verdaderamente pudieramos entender el AMOR en toda su magnitud, seríamos seres invencibles.

 

Tú y yo existimos gracias al amor, el Amor crea, esa es su naturaleza, el Amor lo contiene todo y lo que crea es verdadero es decir el Amor es el continente y la Verdad es el contenido.

La verdad es aquello que no tiene variación, como lo es nuestra existencia, somos seres eternos en completo estado de serenidad que habitamos cuerpos perecibles y llenos de miedo.

Es ese miedo el que nos impide ver la verdadera naturaleza de nuestro Ser.

 

Es cierto que mientras estemos encarnados nuestra tarea será llegar a comprender nuestra verdadera naturaleza y puede ayudarnos mucho entender cómo es que el miedo nos aparta de esa naturaleza.

 

¿Alguna vez te has puesto a pensar que detrás de todo aquello que criticas o juzgas en tu hermano hay mucho miedo?

 

No es la primera vez que te digo que las personas agresivas son las más temerosas.

 

En el encabezado de este artículo el evangelista Mateo dice, que son dos los más grandes mandamientos y los dos hablan del amor.

Un ejemplo un poco simple nos puede hacer entender su contenido. De niños cuando dependíamos totalmente de nuestros padres, ellos nos daban seguridad, los amábamos y confiábamos y con ellos nada malo podría suceder. Más adelante fuimos perdiendo esa certeza.

 

Si pudiéramos confiar en Dios como si fueramos niños en brazos de su madre, el miedo no tendría cabida en nuestra vida.

Y por consiguiente ya no tendríamos tampoco ningún conflicto con nuestros hermanos.

 

Hoy sólo te pido que analices qué es lo que está trayendo sufrimiento a tu vida; ¿no es acaso el miedo a perder la salud, el prestigio, la pareja, las comodidades, etc.?

 

Muchas veces nos enfrascamos en discusiones interminables con nuestros hijos, ya sea por horarios, salidas, permisos, y tal vez ellos comprendieran mejor si les decimos que tenemos miedo que les pase algo o que al equivocarse en sus elecciones ellos sufran.

Es inevitable que aquellos a quienes amamos pasen por momentos de prueba, pero lo que sí podemos evitar es de llenarnos de miedo.

 

El miedo créeme, es como una bola de nieve, va creciendo y creciendo y a su paso arrasa con tu fe, tu confianza y con tu buen criterio.

 

El miedo estará siempre presente en nuestra vida pero podemos aminorarlo poco a poco y el único ancla que tenemos para asegurar la nave de nuestra vida es Dios.

 

Alimentar, afinar, perfeccionar, afianzar nuestra comunicación con Dios es el camino.

¿Cómo lo hacemos?

 

Contactando con nuestra propia Divinidad. Tú y yo somos gotas de Dios.

 

Cuando a Sai Baba, mi Maestro, le preguntaban ¿Tú eres Dios?, Él contestaba:

“ Sí, pero tú también eres Dios, la diferencia entre tú y yo es que yo lo sé y tú todavía no lo sabes”…

 

“Tu visión, que ahora está enfocada en el universo fenoménico, debe ser orientada hacia adentro, hacia el Espíritu Interior. Debes manifestar la Consciencia Divina que es inherente en ti. Debes someterte a esa Consciencia, como una disciplina espiritual. Esto se llama «Percepción Consciente de la Divinidad Interior». La primera tarea es desarrollar el conocimiento de la Divinidad dentro de ti. La etapa siguiente es darse cuenta de esta verdad: que la Divinidad interior está igualmente presente en todos los demás. Debes reconocer que el velo o barrera que parece separarte de los demás nace de la ilusión, y que se deben hacer todos los esfuerzos necesarios para eliminarlo. Sólo entonces será posible experimentar la unidad de todos los seres vivos. Gradualmente comenzará en ti la comprensión «Yo soy ciertamente divino, y este mundo está contenido en mí”.                  Sai Baba

 

Febrero será un buen mes para comenzar a reencontrarnos con nuestra propia divinidad, y descubrir el verdadero AMOR.

 

Que tengamos paz más allá de todo entendimiento.

 

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como sólo UNO. Te entrego todos mis temores, mis rabias, mis conflictos para que Tú, los transmutes en luz.

Enséñame a confiar en Ti, como confía el recién nacido en brazos de su madre.

¡Y así se ha hecho!




Lo siento, por favor perdóname




Te Amo


Gracias
 



Ana María

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

RECUERDOS…

Revisando los primeros artículos que compartí contigo encontré este que me gustaría volver a enviarlo, al leerlo comprendí una vez más que la verdad es permanente, todo lo demás no lo es.

Los budistas hablan mucho sobre la impermanencia, la ilusión, porque lo que no es verdadero cambia o desaparece.

Nuestro cuerpo es impermanente pero el espíritu que lo habita es eterno…

Hoy, casi no queda rastro de aquello que fuimos en los primeros días de vida. Si bien es cierto que el cuerpo se va deteriorando, nuestra esencia verdadera se va mostrando con más belleza y brillantez.

 

Hemos emprendido juntos, este camino de no retorno, por alguna razón la Divinidad nos está alimentando y saciando, utilizando este medio.

 

Cada mensaje recibido y compartido nos insta a ponerlo en práctica. Con una vez, que hayamos sido tocados por la claridad bastará  para que quede grabada en nosotros.

 

 Si damos pasos en falso nuestra conciencia nos hace notar que pudimos hacerlo mejor.

 

Muchas veces he dudado si compartir o no mi trabajo personal, invariablemente la respuesta ha sido positiva.  ¿a qué le puedo temer?  a ser criticada: es inevitable, ¿a ser rechazada ¡por supuesto! es hasta un derecho de cada quien,  a lo que sí le temo es a no ser coherente, entonces estaría engañándome a mi misma, mientras sea coherente, seguiré trabajando y compartiendo contigo.

 

Esta forma de trabajar es nueva para mí, el trabajo espiritual es  desde hace tiempo fundamental en mi vida, desde que tomé este camino no lo he abandonado, la diferencia está  en mi forma de aplicar lo aprendido, y esa  me la dio el Ho´oponopono.

 

Quisiera de todo corazón que también hiciera la diferencia para ti.

El Ho´oponopono es una técnica simple, efectiva y directa, y si sólo me mantuviera repitiendo las cuatro frases de sanación, ésta se haría de forma constante.

Lo que hace que deje de hacerlo, son mis propios bloqueos y es por esta razón que profundizo hasta comprender.

 

Comprender significa suspender los defectos de carácter.

 

Los maestros como Morrnah Nalamaku, tal vez no necesitaban este análisis, ella era un alma realizada, pero tú y yo seguramente aún necesitamos encontrar poco a poco esa realización.

 

Cuando finalmente, veo  que es una memoria que se me está mostrando para ser transmutada, en ese momento puedo entregarla a la Divinidad y la transmutación sucede.

 

En toda enseñanza espiritual el fundamento es la fe y la confianza, acompañados por la autoaceptación y la humildad.

 

La fe es creer que existe un poder superior, sin importar que nombre tiene.

La confianza es la seguridad que ese poder superior siempre me acompaña.

La autoaceptación es saber que mi valor primordial es la existencia “valgo porque existo” , y la humildad es aceptar que soy falible, sujeta a  fallar y también a mejorar.

 

 “Cuando encuentres una gran fuerza, alegría y bondad en tu corazón, o cuando te sientas libre y sin contradicciones, inmediatamente agradece en tu interior.

Cuando te suceda lo contrario pide con fe y aquel agradecimiento que acumulaste volverá convertido y ampliado en beneficio”.

Extracto del libro “La Mirada Interna”, Silo.

 

Algunos años después de haber encontrado mi camino, comencé a viajar a la India, sedienta de iluminación, me quedaba en el ashram de mi Maestro, cada día llegaban miles de  peregrinos, en un día normal podríamos ser de diez a quince mil, ni que decir en los festivales que podían llegar al millón.

 

Desde la primera vez sentí que mi forma de trabajo podría estar en la cocina occidental.

 

Tímidamente me acerqué para pedir ser aceptada. Inmediatamente me dieron mi primera tarea: un contenedor enorme de lentejas, y las instrucciones fueron, ¡limpia todo lo que tú no comerías!, esa primera vez tuve la inspiración de aplicar el trabajo a mi interior, con  cada residuo, pajita o piedrita pensaba, ¿qué puedo limpiar en mí, para alcanzar la paz?, y allí comencé…

 

Durante los años siguientes regresaba al mismo lugar, cada vez el trabajo era más intenso, más profundo, combinando las charlas de los sabios del ashram con el trabajo en la cocina, trabajo que hacía generalmente en silencio.

 

Me sentía moldeada por manos invisibles, firmes, amorosas.

 

No  creas que siempre apliqué lo que aprendía, mi terquedad siempre ha sido muy grande, gracias a Dios ahora voy aprendiendo y practicando, poco a poco sin creer que ya estoy lista, uno nunca lo está, siempre hay un paso más que se puede dar, y siempre estar alerta para no volver a mis antiguas tendencias.

 

Más adelante compartiré contigo otras vivencias que nos pueden servir como estímulo para seguir andando. Ahora lo importante es poner en práctica lo que sabemos  aunque sea  uno solo de los principios, sinceramente,  sin desanimarnos.

 

Recuerdo lo que decía mi maestro: “No intentes: Haz”.

 

Esta es parte de mi experiencia, tal vez sólo hubiera sido necesario viajar hacia mi interior, autoindagarme, contrastarme y seguir las enseñanzas… la Divinidad tuvo algo diferente para mí y por ello, mi gratitud será eterna.

 

Iniciemos el momento del renacimiento, de reinventarnos, más lúcidos, más firmes y más llenos de amor.

 

Y que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

 

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como sólo UNO. Te entrego todas mis memorias de terquedad y soberbia para que Tú, las transmutes en luz.

Enséñame la docilidad de quien se deja guiar y confiar.

¡Y así se ha hecho!




Lo siento, por favor perdóname




Te Amo


Gracias
 



Ana María

RABIA Y PERDÓN

La rabia es una emoción parecida a un camaleón, se mimetiza, se disfraza y se oculta, puede que no podamos verla pero sus efectos los sentimos.

Muchas veces me han preguntado ¿cómo me libero de la rabia?, la respuesta es una sola: con aceptación.

Entrenándonos cada vez en aceptar que las cosas no siempre salen como queremos, a veces salen peor o mejor o simplemente no salen y que lo que nos conviene es estar siempre listos a recomenzar una y otra vez con lo que tenemos.

Nuestras ideas son fijas y el mundo está en constante movimiento, entonces no es raro que la mayor parte de las veces no sucedan las cosas como esperamos, eso no quiere decir que pueden salir mucho mejor y eso nos traerá alegría, pero si no es así, comienza la frustación y la rabia.
¿Qué hacemos con esa rabia?

Generamente no nos damos cuenta que la tenemos. ¡No la reconocemos!

El reconocimiento es un aprendizaje, pasamos por la vida experimentando una serie de emociones que simplemente suceden y no nos detenemos a preguntarnos ¿qué es lo que en realidad estoy sintiendo?…

Y así es como vamos acumulando, conflictos, resentimientos, etc.

De pronto me resiento con alguien porque no se acordó de saludarme en mi cumpleaños, o porque no me agradeció lo suficiente algún favor, o porque no me hizo un favor…

¿Alguna vez me he puesto a pensar que lo que siento es rabia?

¡NO! me víctimizo y no me doy cuenta que nadie es más rabioso que una víctima.

La rabia es motivadora del miedo, ira, celos, envidia, etc, etc, etc.
Sólo puede ser amansada, y eventualmente erradicada con la aceptación sin victimización. Sin esa palabra ambígüa que es la resignación, porque en la resignación puede haber mucha rabia oculta.

Aceptación, es “esto es lo que tengo, con esto trabajo”, tratar de mejorarlo sí, por supuesto pero con entusiasmo, con alegría, perseverancia, paciencia que son los frutos de amor verdadero.

Recuerda que todo resentimiento hacia los demás es sólo rabia en tu interior.

Entonces podemos hablar del perdón.
¿cómo perdonar si en realidad no sé qué es lo que tengo que perdonar?

¿ me ofendiste?
¿ me engañaste?
¿ no me quieres?

Hay un dicho antiguo que dice “Me puso el dedo en la llaga”, es decir justo te tocó en donde estaba herido.

¿Te das cuenta que la que tiene la llaga eres tú?, nadie puede ponerte el dedo en la llaga ¡si no hay llaga!

Primero es la rabia, la rabia genera la herida, y tengo rabia porque las cosas no salen como yo quiero.

Puedes preguntarte ¿ cuándo hay una traición?,
… la verdad es que lo que más duele de una traición es haber sido ingenuo, no habernos dado cuenta, entonces los cuestionamientos son con uno mismo, la rabia es hacia uno mismo, si me perdono, ya no hay a quien más perdonar.

La lección 5 de “Un curso en milagros“ dice:

“Nunca estoy disgustado por la razón que creo”

y en otra parte del libro dice:

“Si estoy molesta con una persona en el mundo: estoy molesta con todos”.

Entonces el secreto radica en estar bien conmigo misma, ¡nada más!, cuando conseguimos perdonarnos a nosotros mismos, podremos perdonar al mundo entero.

¿Por dónde comenzar?, si no estoy entrenada, si aún no sé reconocer, si no sé cómo hacer para no generar rabia, puedo comenzar por no juzgar y no criticar.

¿Sólo eso?, SÍ.

Tratemos de hacerlo y veamos cómo nos sentimos en los próximos días.

No trates de perdonar, es inútil, si no te perdonas a ti mismo. Pero si dejas de juzgar puede que el perdón llegue sin que lo esperes.

Comencemos esta semana sin críticas ni juzgamientos y dejemos que nuestras llagas internas vayan cicatrizando poco a poco.

Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como sólo UNO. Te entrego todas mis memorias de rabia para que Tú, las transmutes en luz.

Dame lucidez para observarme y detenerme antes de comenzar a criticar o a juzgar.

¡Y así se ha hecho!



Lo siento, por favor perdóname



Te Amo

Gracias
 



Ana María


Aloha Ke Akua


“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”


HO´OPO BOLETIN DE ENERO 2017

Comienzo el año con Dios por delante.

El comienzo de un año trae consigo muchos proyectos y metas que nos ponemos, pero pocas veces comenzamos el año rindiéndonos a la voluntad de Dios.
Cada día al despertar si nuestro pensamiento va hacia Dios nuestro día comienza en alto.

El año 2016 que termina ha sido un año duro, lleno de pruebas, en mi caso particular ha sido un año de purificación muy intensa de comienzo a fin y por eso agradezco.
He tenido paz en medio de la tormenta, aunque muchas veces dudé y me caí, fue por muy corto tiempo y rápidamente volví a creer.

¡De eso se trata todo, de creer! Creer en que nunca jamás estamos solos, lo que nuestros ojos no pueden ver es que estamos rodeados de seres de luz que tratan de orientarnos y guiarnos hacia lo que es mejor para nosotros.

No los vemos y nos sentimos desolados, sin embargo allí están. Somos seres muy frágiles, solos no podemos, y los seres de luz están con nosotros siempre, así creamos en ellos o no.

Tenemos un ángel de la guarda que no se separa de nosotros jamás, a ese ángel podemos encargarle cada tarea, tarea que él a su vez encargará a otros seres de luz, porque por nada se separará de nosotros.

Hoy me gustaría compartir contigo una experiencia que viene a mi memoria…

Algo que disfruté mucho, los años que viajé a la India, eran los amaneceres, el cielo oscuro lleno de estrellas, los cantos ceremoniales del amanecer. En la India en los pequeños pueblos que mantienen sus tradiciones intactas, se acostumbra que las mujeres más ancianas del pueblo entonen las primeras canciones del amanecer para despetar al Señor. Luego es ofrecido el día, el material de trabajo por más humilde que este sea se llena de flores, se prende incienso y Dios es el motivador de cada acto que se lleva a cabo. Me sentía fascinada cuando el aire se impregnaba de olor a jazmín e incienso, podía sentir la presencia Divina.
Yo viajaba a alimentar mi espíritu, no tenía prisa, nada era más importante que participar de cada ritual.

Ya cuando regresaba a mi casa era diferente. Las tareas, los compromisos, las urgencias que creamos en nuestra mente y que realmente no son tan urgentes, entonces dejaba de sentir esa conexión con el espíritu, pero un día me di cuenta que tenía que conectarme sin necesidad de viajar al otro lado del mundo y sumergirme en un pueblito perdido en donde la prisa no existe.

Aprendí a conectarme cada mañana al despertar simplemente agradeciendo y ofreciendo mi día a Dios.

Cada mañana desde hace muchos años hago un ritual, se trata de despertar a mi casa, mi primer pensamiento al tomar consciencia es “gracias”, luego me levanto de la cama y prendo la primera vela de mi altar, abro cortinas y le doy los buenos días a cada cuarto y voy conectándome con mi YO SOY, puedo sentir los seres de luz que van caminando conmigo mientras bendigo mi casa y les agradezco.

Prendo incienso y vuelvo a estar en ese estado de tranquilidad. No importa si las cosas en mi vida diaria no están como yo quisiera, si hay enfermedad o carencia externa. Internamente lo tengo todo, tengo un amor indescriptible por mi maestro, tengo un diálogo ininterrumpido con Él.

Tal vez esta confidencia te inspire, si no tienes un Maestro que te guia busca una buena lectura, inspírate con la Biblia, el Corán o cualquier libro espiritual, conéctate con tu ángel de la guarda, conéctate con tu YO SOY.

Deseo de todo corazón que este 2017 venga lleno de amor, espero seguir comunicándome contigo por medio de estos artículos que escribo como una necesidad, y que me complace compartir contigo.

Una vez más deseo que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

Comienzo el año con Dios por delante.

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, te entrego todo este año que comienza para que lo llenes de luz.
Enséñame a buscarte y percibirte en cada espacio de mi vida.
¡Y así se ha hecho!



Lo siento, por favor perdóname



Te Amo

Gracias
 


Ana María


Aloha Ke Akua


“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


¿ME ENVIDIAN?

Escribir sobre la envidia es difícil, la envidia es uno de esos sentimientos escurridizos y perjudiciales y que siempre nace de la comparación.

Comenzamos comparándonos y a sentirnos perdedores, envidiamos y codiciamos.

Siempre pensé que si algún sentimiento no ha sido albergado en mi corazón ese ha sido la envidia, sin embargo a los largo de estos años de autoindagación, me he descubierto muchas veces comparándome y por supuesto envidiando. Gracias a Dios son sólo momentos seguidos de una toma de consciencia y un “te amo, gracias” para limpiar.

La palabra envidia, procede del latín “invidia,” que significa mirar con malos ojos, esto es, con mirada retorcida lo bueno en otro.

Este mirar retorcido el bien de los demás puede atormentarnos de tal forma que somos incapaces de valorar el bien propio.

Séneca decía que «quien mira demasiado las cosas ajenas no goza con las propias».

La envidia comienza en la comparación, en la falta de auto aceptación.

Esto lo entiendo fácilmente si vivo comparándome contigo y de alguna manera cifro mi valía personal en salir favorecida de esas comparaciones. Si yo valgo porque soy mejor que tú, porque poseo más cosas que tú o porque te supero en uno u otro aspecto, entonces dejaré de valer en cuanto me vea superada. Cada elemento positivo que surja en ti, me disminuirá y en consecuencia, causará mi tristeza.

Según Santo Tomas de Aquino, la envidia es:
«Entristecerse del bien ajeno, en cuanto se mira ese bien como un factor que disminuye la propia excelencia o felicidad».

La envidia es separarse, deshumanizarse, yo me separo para calificar al otro y descalificarme a mí y en la comparación siento frustración, se exalta mi miedo y mi odio.

¡Que complicado!!

Cuando es tan fácil, simplemente amar y aceptar.

Lo increíble de la envidia es que, lo que nos quita la paz y exalta nuestra frustración, no es algo malo que le sucede a otro, sino todo lo contrario es ¡lo bueno que le sucede a mi hermano lo que me hace infeliz!

Muchas veces es mas fácil aceptar que soy incumplida, rabiosa, ambiciosa, desordenada, soberbia etc., que aceptar que soy envidiosa: eso sí que cuesta. No obstante si lo puedo reconocer es que está en mi memoria.

Humildemente aceptaré que la tengo y a partir de hoy limpiaré ese sentimiento.

El inicio de la envidia es la comparación y la competencia, siempre que me compare encontraré alguien mejor y alguien inferior a mí, esa medida es completamente irreal ya que el valor intrínseco del ser humano es la existencia: VALGO PORQUE EXISTO.

Muchas veces me dicen “yo estoy rodeada de mucha envidia” cuando lo justo sería decir “ muchas veces veo a mi alrededor mi propia envidia”.

Yo se que es duro, que no quisiéramos reconocer esta realidad, y es que a veces tratamos de provocar esos sentimientos, nos arreglamos, o como dicen ahora los jóvenes “nos producimos” o tratamos de demostrar, lo “felices” que somos, con el único fin de afectar a quienes creemos nuestros competidores, y si lo conseguimos después nos quejamos de estar rodeados de envidia.

En realidad la envidia no tiene que ver con el otro, la envidia es algo que vive en mi memoria y que se activa o desactiva dependiendo del activador.

Sería increíble pensar que uno pueda sentir envidia de un hijo y sin embargo es posible, envidiar a la pareja o al amigo. Siempre se trata de separación.

Ho´oponopono es reconocer que podemos ser miles de millones de habitantes sobre la tierra y todos compartimos una existencia única que nos mantiene unidos. Esta reflexión lo describe maravillosamente John Donne:

“Nadie es una isla completa en sí mismo; cada hombre es un pedazo de continente, una parte de la tierra; si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida, como si fuera un promontorio, o la casa de uno de tus amigos, o la tuya propia. La muerte de cualquier hombre me disminuye porque estoy ligado a la humanidad; por consiguiente nunca hagas preguntar por quién doblan las campanas: doblan por ti”.

Para terminar te diré que la diferencia entre la envidia y la codicia es que se envidia lo que creemos que “el otro” es y se codicia lo que “el otro” tiene, por consiguiente generalmente van juntas.

Mientras más limpias estén nuestras memorias mayor será la unidad con todo lo que nos rodea.

Que no te sorprenda que desde que practicas el Ho´oponopono, sonrias mucho más, que la naturaleza te conmueva más y que la alegría y el dolor de tu hermano sean los tuyos, eso es unidad y hacia ella nos dirigimos.

Comenzamos la vida dentro del círculo rojo que nos mantiene en los reflejos primarios, los bebes siempre quieren lo que el otro niño quiere, luego, pasamos al círculo verde en donde aprendemos a “manejar y redireccionar” nuestras emociones, como el miedo, la envidia y el odio para finalmente llegar al círculo azul del amor incondicional y a la verdadera compasión que es alcanzar la unidad. ¡Allí es donde quisiera llegar!

Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, Te pido perdón por hacer uso de mi memoria de envidia y te la entrego para que Tú la transmutes en luz.
Que el sentimiento de separación se transmute en unidad y que mi corazón pueda latir con la alegría de mi hermano tanto así como con su dolor.
¡Y así se ha hecho!



Lo siento, por favor perdóname



Te Amo

Gracias
 


Ana María


Aloha Ke Akua


“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


LOS TIEMPOS DE DIOS

…”Si todo el Universo es la mansión del Señor, ¿en dónde habremos de buscar una entrada a ella? Tañe las cuerdas de la vida al igual que si lo hicieras con las de un instrumento de cuerdas, hasta que broten lágrimas de alegría y de dicha. Las puertas de la mansión del Señor están siempre abiertas. Hay algo de irreal en pedir que estas puertas abiertas se abran para ti. Los interrogantes y las dudas no son sino el resultado de distorsiones de la mente”… Sathya Sai Baba

Esperamos que Dios venga en nuestra ayuda sin darnos cuenta que Dios no tiene que venir: Dios está.

Del mismo modo esperamos respuestas a nuestras necesidades con premura, sin paciencia, llenos de dudas, sin darnos cuenta que Dios es el tiempo, Dios es eterno todo sucede en Él.

Hay un orden en el universo que no se altera sino que sigue el patrón de creación perfecto.
“Yo quiero que soluciones mi problema hoy”…, “Sana mi enfermedad ahora”…, “Respóndeme ¡Ya!…

Te recuerdan algo estas afirmaciones, cuántas veces hemos pedido soluciones inmediatas, respuestas al instante y cuando no las recibimos, dudamos, nos sentimos abandonados, nos desmoralizamos.

La base de nuestro avance espiritual es el desapego y la entrega, son grandes palabras, muy buenas y fáciles para racionalizarlas pero muy difíciles para vivirlas.

Las pruebas son de todo tipo, pero siempre suceden principalmente en nuestro pensamiento. La dificultad es relativa, puede ser que alguien pida lluvia, mientras otros esperen cielos despejados, unos ruegan por trabajo y otros se sienten explotados, y tanto para unos como para los otros se les dará lo que es perfecto, y lo que conviene a cada cual.

No siempre lo que recibimos es lo que queríamos, a veces es todo lo contario, pero como no estamos entregados, nos resistimos, y queremos poner las reglas de un juego que no terminamos de conocer.

La vida, el mundo, nuestra realidad son lugares de entrenamiento, mejoramiento y perfeccionamiento se nos pone a prueba y se nos va templando el carácter.

A veces nuestro carácter es templado cuando recibimos mucho, conozco personas que al parecer tienen todos los aspectos de la vida solucionados, tienen salud, buena situación económica, familias cariñosas y sin embargo no son felices.

Siempre recuerdo la anécdota de una amiga mía que ya no está entre nosotros, cuando su hijo de 28 años le dijo: “Mamá ya conseguí todo lo que deseaba, el trabajo que quiero, una buena situación económica, me casé con alguien que amo y ya nació mi hijo. ¿Y ahora qué?…

Cuando mi amiga me contó aquello, me quedé pensando, porque habrían mil cosas que responder a esa pregunta.
Pero quizá la respuesta fuera una sola: Ahora sirve a tu prójimo.

No hay nada que te llene más que el servicio, pero éste sólo se da cuando hemos pasado pruebas, pruebas que hacen identificarte con el que sufre.

Si en este momento estás sufriendo, quita tu atención de la carencia y ve que puedes dar, te sentirás aliviado.

Es necesario estar dispuesto a vivir la experiencia, sin resistirse, buscando soluciones sí, pero sin victimización. Aceptando que todo tiene su tiempo correcto.

La solución llegará en el momento preciso. No desesperes, no dudes, no estás solo, estás siendo escuchado en todo momento. Las respuestas y soluciones es muy posible que estén a tu alrededor, sólo abre tu mente.

Acepta, déjate guiar, mira a tu alrededor y sirve.

Recuerda que para todos, tanto para ti, como para mí, el tiempo de Dios fluye en una corriente constante de amor.

Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como sólo Uno. Te entrego todas mis dudas para que Tú las transmutes en Luz.

Enséñame a sentirte, experimentarte y disfrutarte en cada ser y en cada momento de mi vida.

Y Asi se ha hecho


Lo siento, por favor perdóname
 


Te amo, Gracias



Ana Maria


Aloha Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


HO´OPO BOLETÍN DE DICIEMBRE 2016

Hoy comparto nuevamente contigo el boletín de diciembre del 2013.
El comienzo de este mes de diciembre 2016, para mi ha sido aleccionador, pruebas muy intensas como exámenes finales para ver si puedo acceder al siguiente nivel. ¿Lo habré conseguido? ¿Se me concederá el avance?… no lo sé, sólo sé que he vivido en carne propia lo que es poner en práctica lo que crees aunque los resultados no sean como tú los esperas ni con la rapidez que quisieras.

Te deseo una hermosa navidad y que el próximo año sigamos en nuestro camino hacia la iluminación.
Gracias

“Si me lo entregas todo a MÍ, sin duda ni vacilación, YO me haré cargo de ti y nada te faltará” Bhagavad-Gita

Comenzamos diciembre, mes de alegrías, tristezas, añoranzas… o paz; según las memorias que elija.

Sí, deseo hacer de este mes de diciembre el primer diciembre de mi vida vivido en total armonía.
Eso, sólo depende de mí.
La felicidad es una elección, yo prefiero vivir pensando y sintiendo que soy una condenada a ser feliz.
Este ha sido un año lleno de experiencias, de crecimiento y de re- descubrimientos.
Hemos trabajado juntos y nuestra paz ha crecido.
He comprendido que: Ho´oponopono no es un juguete, es una herramienta.
Si la utilizo como un juguete novedoso, que presumo con todo el mundo y después me olvido de él: no funcionará para mí.
Si la tomo como la herramienta más útil que he recibido en mi vida, la herramienta que me llevará a la entrega total e incondicional. Entonces encontraré la paz.

“Sin fe interna hay temor,
El temor produce sufrimiento,
El sufrimiento produce violencia,
La violencia produce destrucción;
Por tanto la fe interna evita la destrucción”…

La destrucción siempre comienza conmigo misma, puedo destruirme mentalmente con pensamientos tóxicos, con emociones negativas, con diálogos internos llenos de resentimiento y violencia.
Cuando hay fe, lo Divino y por lo tanto el amor, es lo constante.
Pero también es importante saber que la fe no es el fruto de nuestro esfuerzo es simplemente un don de Dios.
¿Cuándo y por qué se nos otorga ese don? No lo sé, solo sé que fui bendecida con él, y mi humildad y gratitud serán eternas.
Lo que a mí me corresponde es dar lo mejor de mí, sabiendo siempre que soy movida por esa vibración de amor que es la base de la existencia.
Tú y yo hemos aprendido a tomar el ciento por ciento de responsabilidad, en la seguridad de que, a más responsabilidad, mayor libertad.
Yo por mi parte puedo decirte que mi trabajo más intenso, está puesto en dejar el control y vivir en entrega.
La divinidad está a cargo, yo sólo soy el instrumento, guiada por Su inspiración.

“Solamente hay dos ERRORES;
El primero es interferir en el desarrollo de otro ser humano y
el segundo es interferir en el desarrollo de uno mismo”.
Alcohólicos anónimos, p. 542

Todo diciembre seguiré trabajando en bajar mis expectativas,

Tendré presente que allí donde va mi atención va mi energía,

Que a lo que me resisto, persiste y lo que acepto se transmuta,

Que la verdad es lo que funciona para mí, en mi búsqueda de la paz,

Que sólo puedo trabajar conmigo misma,

Que juzgar y criticar me debilita y me enferma,

Que la victimización no funciona y me separa cada vez más de quienes digo amar.

Que el miedo es tan sólo una cara de la moneda de la vida, cuyo reverso es el amor.

Recordaré esto y lo pondré en práctica, como principios básicos hasta que estos principios sean parte de mí.

Llegaré a tener la seguridad de que:
“Al final, siempre todo sale bien, aunque “bien” no sea como yo esperaba”.

Divino Creador Padre, Madre, hijo, los tres unidos como solo Uno, te agradezco por estos meses llenos de enseñanza y te entrego todas mis memorias de resistencia, para que Tú las transmutes en luz.
Dame el don de la Fe y permíteme vivir en una entrega constante, para que se haga en mi vida, Tu voluntad y no la mía.
¡Y así se ha hecho!
Te amo
Gracias
Ana María


Aloha Ke Akua


“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


EL NO TIEMPO

“En ninguna de las lenguas aborígenes australianas existe una palabra para referirse al pasado, futuro o al tiempo. Ellos viven en el no-tiempo.”…
Marc Torra

Para nosotros es muy difícil entender ese concepto de “no tiempo”, menos aún el de “eternidad”, sin comienzo ni final.

Sin embargo Jean Pierre Garnier sostiene la teoría que un minuto cada noche mientras entramos en el sueño profundo nuestro cuerpo sutil se separa parcialmente de nuestro cuerpo físico y entra en un “agujero negro” y de esta manera accede al no tiempo.

Esa es la razón por la que a veces nos sorprendemos cuando soñamos con personas que ya no están en este plano, conversando con otras que sí lo están en una de las casas de nuestra niñez y teniendo la edad actual, ¡loquísimo no?!

Lo que sucede es que en el no tiempo todo sucede simultáneamente, no existe el pasado, presente o futuro, en realidad vivimos siempre en presente, el pasado y el futuro son juegos de nuestra mente.

Yo te recomiendo que trates de leer un poco más sobre Garnier y su teoría del desdoblamiento del tiempo.

Me preguntarás cómo es que se conecta esta teoría con el Ho´oponopono.

Simple, según Garnier para poder acceder de una manera adecuada a las aperturas temporales, será necesario tener una comunicación previa con nuestro cuerpo sutil, antes de dormir, como dice el físico francés: “ no podemos elegir con qué soñar, pero si podemos elegir nuestros pensamientos antes de dormir”.

Entonces él habla de tener un pensamiento benevolente para hacer esa comunicación, y es allí en donde nos detenemos, porque entender a que se refiere él, con pensamiento benevolente suele ser muy complicado.

El pensamiento benevolente es aquel que no juzga y no critica es totalmente intelectual, no emocional.

¿Ahora entiendes la conexión con el Ho´oponopono?

La práctica verdadera del Ho´oponopono nos lleva a no juzgar y no criticar.

¿Cómo se diferencian estas dos técnicas?

Con el Ho´oponopono sabemos que cada uno de nosotros trae la información completa de todos nuestros antepasados, toda esa información viene en forma de programas grabados en nuestros genes.

Cada vez que activamos un programa o memoria en nuestra vida, ese programa resulta ser como un inmenso magneto que atrae más de lo mismo a nuestra realidad.
Si mis memorias de violencia, carencia, ira etc. están activas, mi realidad tendrá mucho de lo mismo.

¿Qué quiere decir esto?, que lo que traigo del pasado y lo activo en el presente: conformará mi realidad.

Pero cuando Garnier nos habla de acceder al “no tiempo” a través de las aperturas temporales, tendremos la posibilidad de tener información para el mejor futuro posible.

Recuerdas que te dije que mientras dormimos tenemos un minuto en el que accedemos al “no tiempo”, ese minuto para nosotros, en el no tiempo se puede traducir en años.

¿Qué quiere decir esto? es que podemos acceder a tener la información sobre un mejor futuro posible antes de vivirlo. Es decir tener esa información en el presente.

Hay algo que quizá no hayas notado. Todas nuestras angustias están relacionadas con el pasado o el futuro.
El pasado para recordar y repetir el sufrimiento y las ofensas, y el futuro con el temor a lo desconocido.

Al acceder a las aperturas temporales, el miedo y el estrés desaparecen y con ellos las enfermedades que causan.

Este tema es muy profundo y parece ser un poco complicado pero en realidad no lo es, trataré en los próximos artículos compartir contigo lo que voy experimentando.

Lo importante es no juzgar y no criticar.

Eso nos hace entrar en humildad y aceptación, ya que sea lo que fuere que vemos “afuera” en realidad vive primero en cada uno de nosotros.

Tú y yo somos la suma total de todos nuestros antepasados, y traemos memorias que verdaderamente debemos limpiar .

Esa limpieza constante nos mantiene en el pensamiento benevolente, el cual es necesario para comenzar a contactarnos con nuestro cuerpo sutil o alma individual para que con esa comunicación accedamos a las aperturas temporales.

Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como sólo Uno. Te entrego todas mis memorias de crítica y juzgamiento para que Tú, las transmutes en luz.

Enséñame a aceptar que traigo conmigo las memorias de mis antepasados y que con tu ayuda esas memorias puedan ser limpiadas.

Y Asi se ha hecho


Lo siento, por favor perdóname
 


Te amo, Gracias



Ana Maria



Aloha Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”