UNIDOS

Cuando en los talleres hablamos de la unidad, de cómo todos estamos unidos por la misma existencia, lo aceptamos con suma facilidad.

Es un concepto que es aceptado y razonable pero hasta que punto es experimentable.

Si, yo estoy unida a ti,  porque pertenecemos a la raza humana, eso es fácil de decir, pero cuando hablamos de la unión con todo lo existente, el concepto se vuelve incomodo, muy pesado, difícil  de   abstraer.

El hilo,  que une las flores de una guirnalda, no se ve, y sin el,  la guirnalda no seria tal, del mismo modo,  todos y todo estamos unidos por el hilo de la existencia.

¿Tu, yo y una estrella lejana? ¿Tu, yo y mi vecino antipático? ¿Tú, yo y el material de esta computadora?.

Son conceptos difíciles, que tienen una demostración científica, y que los científicos cuánticos y de otras especialidades, lo comprueban una y otra vez en sus laboratorios.

Pero ¿como hacemos tu y yo para entender y experimentar esta unidad?

Es mas simple de lo que piensas,¡ mi único trabajo es unirme conmigo misma!.

¿Cómo lo hago?

Con coherencia, que mi sentimiento, mi pensamiento y mi acción siempre vayan en la misma dirección.

Cuando me mantengo en coherencia, la verdad es parte de mi,  y también se muestra ante mis ojos.

“Pensamos que somos débiles. Pensar de esta manera es un gran error. No somos débiles. No hay nadie que sea tan poderoso como un ser humano. A pesar de ser poderosas, las personas le temen a muchas cosas. Incluso le temen o se preocupan por pequeñas dolencias. ¿Por qué este temor? ¿Por qué tiene miedo una persona? Se debe a un error inherente. Si no hay error o equivocación, no habrá miedo. Ese error es pensar y actuar como si “fuéramos el cuerpo”. No somos este cuerpo. El cuerpo, la mente, los sentidos y la inteligencia son instrumentos y ustedes son el Maestro. Dominen la mente y llegarán a ser genios. Interróguense sobre las actividades de su vida diaria y comprendan y experimenten la Verdad. Conviértanse en el Maestro, entonces podrán fusionarse en el todo y experimentar la Divinidad” SSB

 

Esta forma de vivir debe ser reaprendida, ya que desde pequeños hemos experimentado la incoherencia, en donde hacemos cosas en contra de lo que realmente queremos, decimos lo que no sentimos y finalmente la confusión es tal que ya no sabemos a ciencia cierta que es lo que realmente somos.

 

Hacer lo que uno quiere no responde a comportamientos caprichosos, todo lo contrario, lo verdadero siempre es positivo, cuando nuestra voluntad no está recubierta de memorias y condicionamientos, es directa y precisa.

Ho´oponopono nos provee de una herramienta única, mientras mas memorias limpiamos, mas cerca de la verdad estamos.

“El signo más evidente de que se ha encontrado la verdad es la paz interior”       

                                            Amado Nervo

 

Por mucho tiempo hemos estado reaccionando y no razonando, las memorias en nosotros solo reaccionan a los activadores, en cambio la esencia verdadera se manifiesta sin ser empañada por las memorias, eso se llama discernimiento.

Discernir es un don que me  acerca a la libertad.

Entender verdaderamente el papel de nuestras memorias es importante, todo en nuestra realidad física es re-conocido por nosotros, gracias a nuestras memorias.

Ellas juegan un papel fundamental, son las memorias genéticas que se activan y nos hacen, no solo reconocer lo que vemos, sino también gracias a ellas, respiramos y  hacen que cada célula de nuestro cuerpo cumpla con su función.

Lamentablemente también traemos con nosotros las memorias de todas las experiencias desagradables y las acciones equivocadas que grabaron nuestros antepasados.

Es esa,  la función del Ho´oponopono, aprender a entregar esas memorias de dolor a lo Divino,  para que sean transmutadas en luz de discernimiento.

Lo mejor que un ser humano puede tener, es un buen discernimiento.

Con toda esta explicación pareciera que se trata de una técnica complicada y no es así, se trata tan solo de repetir “Te amo , gracias” y con estas dos maravillosas palabras estamos diciéndole a Lo Divino, “te lo entrego y autorizo para que tu intervengas y lo transmutes”

No te compliques, no busques una y otra explicación, mientras más quieres saber, mas fortaleces tu mente y tu mente es un conglomerado de memorias, nuestro trabajo es diluir la mente, deshacernos de tantas memorias negativas como sea posible y dejar espacio libre para que entre la luz.

 

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno.  Te entrega todas mis memorias de separación para que Tú, las transmutes en Luz.

 

Enséñame ver la unidad en la diversidad , dame un buen discernimiento y  acrecienta en mí,  el amor.

 

¡Y así se ha hecho!

 


Lo siento, por favor  perdóname


 

Te amo,
 Gracias


 

Ana María

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


“LO HAGO POR TI”

Las personas hacemos lo que hacemos por nuestras propias razones.

Esta es una verdad tan liberadora que a veces nos cuesta aceptarlo. Ya en otra oportunidad he compartido esto contigo.

Lo que me mueve a escribir este articulo, es tal ves, porque en los últimos días, esta memoria se me ha mostrado muy claramente.

Veía en  la tele a una señora que reclamaba a su esposo públicamente para que cumpliera con “las niñas”, fue una larga entrevista en donde “las niñas” se fueron usadas una y otra vez sin compasión.

No creas que estoy criticando a quien hacia esto,  y es que con su comportamiento,  me mostraba algo,  que aún está en mi memoria.

¿Cuantas veces habré utilizado a mis hijos como escudo para hacer lo que quería que se hiciera?

En el pasado muchas veces utilicé  frases como:

 Si realmente me quisieras/consideraras/respetaras…”.

“¿a mí? No , no me pasa nada…”.

“¿Cómo puedes ser tan egoísta/desconsiderada/cruel/irresponsable?”.

“Haz lo que quieras; a fin de cuentas, siempre lo haces…”.

“Así no podemos continuar…”.

“No vuelvas a dirigirme la palabra hasta que…”.

“A veces quisiera morir”.

Estas frases,  lo único que manifiestan es un gran descontento interno, nunca es afuera, siempre es adentro.

Si las reconocemos es porque aún están en nuestra memoria y este es un buen momento para comenzar a limpiarlas.

Gracias a Dios,  voy despertando y ahora me doy cuenta que no esta bien utilizar ni el nombre y mucho menos a las personas  para conseguir lo que yo y sólo yo deseo.

Apelar a la culpa ajena,  para conseguir objetivos no es saludable, ya que como sabemos,  nunca es afuera, siempre es adentro, entonces la culpa que estamos fortaleciendo es la propia.

Tomar el cien por ciento de responsabilidad,  es la formula perfecta, para que la limpieza funcione.

Asumir cada acto, cada deseo, y cada pensamiento,  como la manifestación de una memoria propia que se activa, es el primer paso,  que es seguido por la entrega.

Ya que es imposible entregar algo que no me pertenezca.

Con la practica del Ho´oponopono, cada vez estamos mas lucidos y con esa lucidez, no solo viene la liberación, sino que también el espacio entre memorias crece y por allí entra la inspiración y la conexión real con los hechos.

Es algo así,  como ponerse los lentes de 3D, el mundo se nos muestra con características que siempre estuvieron allí,  pero que  éramos incapaces de percibir.

 

Algo que podremos ver con claridad es,  que aquello que más rechazamos en los demás, es lo que tenemos que trabajar en nosotros mismos.

Ese reconocimiento nos da humildad.

Hacen unos días conversaba con una amiga que estaba muy interesada en que sus hijos vinieran a los talleres, mi respuesta siempre es la misma.

Solo cuando has entendido a cabalidad el Ho´oponopono, dejas de querer traer a uno ya otro, porque por fin entiendes que el trabajo siempre es con uno mismo.

Cuando tu trabajo se vuelve coherente y reflejas externamente lo que esta sucediendo de bueno en tu interior, entonces, las personas te preguntaran ¿qué estas haciendo? Y querrán hacer,  lo que tú.

 

“Hay dos maneras de difundir la luz, ser la lámpara que la emite, o el espejo que la refleja”. Lin Yutang

 

 

Estamos viviendo un momento único en la historia de la humanidad: el cambio de era.

 Podemos percibir como la manifestación del tiempo es diferente. Como nuestros intereses van hacia lo profundo y verdadero y eso trae consigo una mayor capacidad de sentir.

Si,  ¡ eso es ¡, hoy las sensación de lo verdadero está a cada paso, estamos descubriendo la unidad y eso nos trae bienaventuranza.

 

Vuelvo al tema inicial, y es el estar alerta,  en no hacer uso de las personas, más bien,  es bueno ser útil, y estar aclarados, que sea lo que sea que hagamos lo hacemos por razones personales.

Al estar aclarados en este tema, ya no esperaremos reconocimiento.

Es simple, hago lo que hago,  porque deseo hacerlo,  por una razón personal, por consiguiente no necesito al mundo de rodillas agradeciendo mis buenas obras.

Hacen años conocí a  Rosita, viuda de un político que fue un hombre muy recto, y Rosita me contaba que su esposo tenia este lema: “La verdad, aun como negocio: es un buen negocio”

Esta frase la encuentro muy apropiada para tener en cuenta junto con el tema de la utilización.

Ya que no es correcto esconder nuestros propósitos detrás del aparente beneficio de otro u otros.

Bueno el tema ya esta a la vista, ahora viene la limpieza, para eso estamos en este camino, para limpiar y borrar memorias hasta llegar al cero.

Te deseo paz más allá de todo entendimiento.

 

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno. Te entrego todas mis memorias de manipulación y culpa para que  Tú, las transmutes en luz.

 

Lléname de amor y verdad para reconocer mi responsabilidad en cada aspecto de mi vida

 

¡Y así se ha hecho!

 


Lo siento, por favor  perdóname


 

Te amo,
 Gracias


 

Ana María

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


 

ERRORES

 

 

“El modo de dar una vez en el clavo, es dar cien veces en la herradura”. 

Miguel de Unamuno

 Mi mente consciente está siempre eligiendo, mientras estoy despierta toma decisiones, “voy o no voy”, “me paro o avanzo”, “este color o el otro”, “si o no”, etc. Etc.

Invariablemente las decisiones son orientadas a lo que considero favorable.

 Y es allí donde muchas veces me doy con la sorpresa que cometí un error de cálculo

Aquello que creí que tendría un buen resultado, fue un fracaso total

¿Qué hacer?

Lamentarme amargamente,  o tomarlo como un aprendizaje, perdonarme, y seguir adelante.

La pregunta común es ¿Y cómo hago para perdonarme?

Simplemente dices “me perdono”.

Todo el secreto del Ho´oponopono esta en el poder de la palabra, no de la emoción.

Nuestras emociones están impregnadas de memorias, y especialmente esa palabra PERDON, porque la relacionamos con la culpa.

No existen culpas, solo errores y responsabilidades.

Cuantos errores de cálculo puedo recordar, cientos, quizá miles.

Como persona, como hija, como hermana, amiga y compañera, como ciudadana, como esposa, suegra, madre y abuela, ¿cuántas veces los errores han estado presentes? Pues por todos ellos: ME PERDONO.

No hay padre que no haya cometido algún error en la crianza y educación de sus hijos, si los consideramos como errores, entonces habrá una forma de enmendarlos en base a la experiencia y la responsabilidad.

Pero si mantenemos el estado infantil culposo, trataremos por todos los medios de aliviarnos de la culpa enterrándola bajo cientos de regalos o culpando a alguien más.

Esta situación,  se ve muchas veces en familias que han sufrido una prueba muy grande, ya sea porque perdieron a uno de sus miembros de manera trágica o por una  enfermedad y  lejos de que la experiencia les deje una enseñanza,  se culpan unos a otros hasta que finalmente la familia se separa por no soportar, la culpa.

Dejar de culparnos y culpar a otros es lo mejor que podemos hacer, sino,  tendremos la eterna letanía de andar por la vida culpando a nuestros padres, a la pareja, al jefe etc.

“Es que yo no tuve el cariño que necesitaba”, lo he escuchado muchas veces, como justificación, es cierto a muchos nos ha tocado vivir duras pruebas, pero acá estamos, seguramente fortalecidos y listos para enmendar errores.

El error genera aprendizaje, eso es,  ser responsable y eso,   me trae paz.

En cambio cuando pienso en faltas o pecados, genero culpa y la culpa invariablemente me llevara a la rabia y el miedo.

Si lo que siento,  es culpa, entonces estaré  a la defensiva, esperando que llegue el castigo por algún lugar.

Solo imagínate, el relato de la Biblia cuando dicen que Adán después de comer la manzana se sintió culpable y se escondido de la mirada de Dios.

Esta historia puede,  como no puede ser real, pero la descripción de cómo nos sentimos por la culpa; Es exacto.

Los Maestros de Ho´oponopono dicen que el recorrido que hacemos para llegar a la entrega esta obstaculizado por la culpa.

Ese recorrido comienza con aceptación de que sea lo que sea que estamos experimentando,   es debido a la activación de una memoria propia, le sigue le decisión de la Madre-Uhane, de entregar esa memoria.

La memoria es tomada del Hijo- Unihipili y es elevada la Padre-Aumakua, las tres consciencias unidas en este punto, elevan la memoria a lo Divino para que sea transmutada en luz.

Este recorrido no es posible hacerlo cuando la culpa nos atormenta, por eso es tan importante la reconciliación con uno mismo.

Desde mi experiencia te puedo asegurar, que solo cuando llegué a perdonarme a mi misma, me reconcilie con el mundo entero.

Mi carácter se volvió mas firme y más autentico. Ya no hago nada que no desee hacer sinceramente, no tengo miedo a decir NO.

Aun asi, sé,  que este estado es “solo por hoy”, es mejor no tomar nuestros logros como definitivos, es solo por hoy, y solo por hoy tengo paz.

No le temas a decir No, de lo contrario puedes caer en estados de sumisión, invariablemente, quien es sumiso en un aspecto es abusivo en otro, ese es el resultado de la rabia,  que estos dos estados generan.

 

“Señor … enséñame a permanecer calmadamente activo y activamente calmo. Haz que pueda ser un príncipe de paz sentado en el trono de la serenidad gobernando el reino de la actividad”.

 Paramahansa Yogananda.

 ¿La formula para el perdón?

Ya te la dije: Decir: “Me perdono”, solo dilo repítelo una y otra vez, cada vez que descubras un sentimiento de culpa.

Para quienes aprendimos el Ho´oponopono hacen unos años, sabíamos que eran cuatro frases: Lo siento, por favor perdóname, Te amo, Gracias.

Hoy solo es necesario el “Te amo, gracias”, ya que,  en el amor esta contenido el perdón y la gratitud.

Eso no quiere decir que la palabra Perdón y la palabra “Gracias” se dejen de lado, todo lo contario, todas son necesarias y poderosas, y nuestro Niño Interior- Unihipili sabrá orientarnos a cual de ellas utilizar dependiendo de cada situación.

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno. Te entrego todos mis errores para que tu los transmutes en luz de experiencia y reparación.

 Que Tu luz,  me de la serenidad, en medio de la actividad.

 ¡Y así se ha hecho!

Lo siento, por favor  perdóname


 Te amo,
 Gracias


 Ana María

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


VALORES

En uno de los últimos talleres, hablamos de los Valores, este es un tema muy interesante y muy fácil de conjugar con la practica del Ho´oponopono.

Es cierto,  que nosotros vamos creando nuestra realidad según nuestras memorias, todo aquello que vemos, vivimos y experimentamos,  es gracias a que esa información, estaba almacenada en la memoria.

Incluso la inspiración que nos llega de la fuente y que es nueva, tenemos que conjugarla con nuestras memorias para poderlas accionar.

Por ejemplo,  el caso,  de un músico que recibe la inspiración de una bella melodía, si el quiere,  reproducir aquello que recibió; “La música inaudible” le llamaba Bach, (porque esa  inspiración solo la escucha aquel que la recibe), si esa persona desea transmitirla, tendrá que hacer uso de su conocimiento de música para poder plasmarla en una partitura, aun así,  nunca será igual a la inspiración misma,  es por eso,  que Bach la llamaba así.

Una vez escrita y reproducida,  es almacenada como una memoria, entonces, te das cuenta que,  para hacerla plausible, fue necesario hacer uso de la memoria.

Traemos,  memorias almacenadas desde tiempos ancestrales y transmitidas  genéticamente, de generación en generación, estas memorias muchas veces son memorias de dolor, de sufrimiento, de violencia y enfermedad.

Son esas,  las memorias que entregaremos a la Divinidad, para que las transmute en luz.

Lo único que necesito para poder entregarlas,  es  aceptación, el cien por ciento de responsabilidad, que sea,  lo que sea que estoy viviendo,  es porque estoy activando una o más  memorias, que traigo conmigo.

¿Que sucede entonces,  si soy asaltada y agredida?

¿Como aceptar que soy yo, quien está recreando esta situación?

Cuando hablamos de estos casos en el transcurso de un taller, veo la resistencia general,  para aceptar que la responsabilidad radica también, en quien lo experimenta.

¿cómo voy a querer ser asaltada?

No es,  que quieras ser asaltada, es que traes memorias de violencia, de perdida y otras más, y estas se activan, se conjugan  y reproducen un entorno que mantiene esa misma energía y vibración.

Cuando tomo el cien por cieno de responsabilidad,  sucede que ya no tengo a quien juzgar, acepto que una memoria, desconocida (porque no se cual es la que ha activado) está causando esta experiencia.

El odio desaparece, pero aún me queda el hecho,  de que activada por mi,  en combinación con los activadores del agresor, se ha cometido un delito.

Es allí donde los valores prevalecen. Si he sido asaltada , hago una denuncia o llevo a la policía al agresor. ¡Claro que lo hago!

¿cuál es la diferencia?

Que lo hago sin emoción, solo haciendo prevalecer mis valores, sin odio, sin rencor,  respetando y haciendo respetar el valor de la justicia.

Los valores congregan comunidades, países y parejas, sin no se comparten y respetan, esa reunión de individuos, está destinada al fracaso.

No te confundas cuando practiques el Ho´oponopono, el no juzgar y no criticar, no quiere decir,  renunciar a ciertos valores como: la justicia, la rectitud,  la libertad, el respeto, la honestidad, solidaridad, lealtad y otros.

Si estamos hablando que , según sean nuestras memorias,  ese será nuestro entorno, podemos concluir entonces,  que las personas con las que vamos relacionándonos a través de la vida, responden a nuestro estado interior.

Esto me recuerda,  otro tema relacionado también con los valores…

En las  parejas sucede a menudo, que uno de los dos avanza espiritual y emocionalmente gracias a un interés y trabajo continuo, y de pronto ya no hay afinidad, ni valores compartidos y la pareja  inevitablemente, se separa.

No sé, si estoy siendo clara; Puede ser  que  nos sintamos atraidos a personas que tienen los mismos intereses, pero en la convivencia descubrimos que no compartimos los mismos valores.

 

Volviendo al tema ho´oponopono, para conjugarlo con la vida diaria, solo es necesario tomar el cien por ciento de responsabilidad, con un “Te amo, gracias”.

Esas dos palabras son suficientes para iniciar el proceso de aceptación, entrega y transmutación.

Seguramente continuaremos,  guiados por la inspiración de manera natural, sin ceremonias ni aspavientos, tan solo con la humildad de la entrega.

No es necesario aislarse, tan solo limpiar y limpiar y poco a poco nuestra luz se ira fortaleciendo e iluminando a todo y todos los que nos rodean.

Esta semana he recibido un testimonio conmovedor sobre el efecto de la limpieza sobre nosotros y acá se los copio a continuación:

Nelly con mucho amor me ha autorizado a compartirlo

Hola Anita

Estuve en uno de tus talleres, soy Psicóloga Clínica, trabajo en Psicoterapia en consulta privada, hace algunos días empecé a trabajar con mis pacientes aplicando con ellos el Ho´oponopono, siguiendo el ejemplo del Dr. Hew Len, y observo que mis pacientes están más tranquilos, con menos angustias, veo que muy suavemente sus cosas están cambiando, mejorando en sus vidas, y ellos muestran una actitud de mayor conciencia y reflexión acerca de sí mismos.

El Jueves pasado ( 13 de Marzo ), uno de mis pacientes me pidió que lo guiara en una meditación para experimentar la conexión con la Divinidad, durante el ejercicio tuve una visión muy breve pero no por eso menos importante, me vi en una casa de paredes blancas, parecía desocupada, no vi muebles, tuve la impresión que la estuvieran limpiando, de inmediato recibí un mensaje : “Esta casa te representa a ti y es el resultado del trabajo de limpieza que estás haciendo contigo”……..

Quedé tan sorprendida porque no había hecho ninguna pregunta de tipo personal, ni estaba pensando en el Ho´oponopono mientras meditaba, me sentí conmovida, emocionada por lo que sentí era un regalo para mi, el saber que mi trabajo personal estaba dando resultados también para mi, experimenté un sentimiento de Gratitud inmenso, y empecé a repetir mentalmente, Gracias, Gracias, Gracias, Te Amo, Gracias, Te Amo, Gracias, y estuve así hasta el término del ejercicio, mi paciente manifestó que había sentido una increíble paz, y yo lo viví exactamente igual.

He querido compartir esta experiencia contigo para que tu, si lo deseas, la transmitas a los demás,

Estoy infinitamente agradecida con la Divinidad y Contigo Ana María….

Gracias, Gracias, Gracias, Te Amo, Gracias, Te Amo, Gracias…

Nelly R. S.

 

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno. Te entrego todas mis memorias de confusión para que tu las transmutes en Luz.

Se que no llego a comprender a cabalidad,  el milagro Divino de la limpieza, pero también se,  que está sucediendo en mi y en toda la creación.

¡Y así se ha hecho!


Lo siento, por favor  perdóname


Te amo,
Gracias


Ana María

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


AYUDA

La palabra “Ayuda” significa, cooperación, es decir una acción  conjunta.

También puede ser solidaridad, empatía o compasión.

Para pedir ayuda se requiere de una dosis de humildad, reconocer que solo,  no se puede y acudir a quien pueda cooperar contigo.

Este tipo de cooperación es lo natural en la amistad y cualquier otra relación humana saludable.

Mi querida amiga Lily, suele decir “Al amigo lo encuentras siempre a la mitad del camino”, eso quiere decir que antes que tu salgas a pedir su ayuda, el ya está viniendo a dártela.

Cuando mantenemos una amistad con Dios, la ayuda que viene de lo Divino, esta siempre a nuestro alcance, siempre y cuando la pidamos, nada se nos da en contra de nuestra voluntad.

La ayuda puede ser de un amigo, puede venir de alguien desconocido y hasta de un adversario.

Pedir ayuda es bueno, aquel dicho que dice: “Dos cabezas piensan mejor que una” es cierto, siempre y cuando, por lo menos una de esas cabezas sea coherente.

Muchas veces cuando me sentido muy involucrada y confundida  por alguna situación,  acudo a Eduardo, el es mi consejero, e invariablemente,  su frase,  cuando me sorprendo por la facilidad con la que pone en perspectiva mis ideas es : “es que yo estoy fuera de ti”

Entonces,  recuerdo que, los paisajes se ven mejor de lejos.

Para ayudar, también es necesaria la humildad, mirar de frente, no de arriba hacia abajo, cuando doy, ME DOY a mi misma. Tu no eres diferente a mi, ni estas separado de mi. Tu y Yo somos uno.

Yo se que no es fácil llegar a este estado, la separación es algo que está presente y la experimentamos día a día, aunque no sea real.

La realidad , es que estamos unidos por el hilo conductor de la existencia que lo conecta todo  y a todos.

Mientras estemos separados las memorias nos utilizan, cuando hallamos la unidad nosotros hacemos uso de las memorias .

Seguramente haz escuchado hablar de la compasión, y en nuestro uso cultural la compasión es lamentarse por la situación que experimenta otra ser, como si se viera,  de arriba hacia abajo. La verdadera  compasión es la empatía, es  un sentir conjunto. Es amor y unidad.

En Ho´oponopono, la compasión esta siempre presente. Desde el momento,  en que tomo el cien por ciento de responsabilidad,  ya me estoy uniendo, porque lo que sea que estoy experimentando,  es  por la activación de una de mis propias memorias con la que estoy reconociendo el hecho. ¿Recuerdas?,  si no esta en mi memoria no puedo reconocerlo.

Esa aceptación,  me une a la otra persona, ahora viene,  el segundo principio que dice, “no soy victima”, es con este principio que desaparece, ese  sentir que estoy siendo utilizada o que estoy haciendo una gran sacrificio para ayudar.

Si la persona que viene a mi, pidiendo ayuda, me parece que esta siendo manipuladora, y me engancho en esa situación,  es porque yo misma mantengo memorias de manipulación.

 Lo que sucede cuando ya no hago uso de la manipulación es que ya no se activan en mi las memorias de culpa, puedo decidir ayudar o simplemente contestar con amor y sin el menor rastro de culpa:  NO

Un,  NO,  firme y lleno de responsabilidad, no requiere de excusas.

Todas las relaciones humanas, bajo estos términos se hacen fluidas, cálidas, autenticas.

Muchas veces, no muchas, infinidad de veces,  actué movida por la culpa, con mis hijos, amigos, esposo, conocidos y empleados, y ni que decir con mis padres. Yo era como se dice “la piedra de toque”

Con tal de ser aprobada y agradar, dejaba de lado mis asuntos, y hacia grandes esfuerzos,  a costa muchas veces de mi propia seguridad.

Hay una historia Sufi, muy bella en el libro “El  Bustan” de  Saadi de Shiraz

En donde narra la historia de un hombre que en su afán de aprobación,  termina en la cárcel,  por haber prestado el dinero que tenia para pagar sus  propias deudas.

La culpa en una memoria muy arraigada y viene con todo nuestro bagaje genético.

Hoy tenemos la oportunidad de entregar todas las culpas para ser transmutadas en luz.

Hoy tan solo hago uso de la responsabilidad.

Volvamos al tema de la ayuda.

Ayuda, es colaboración, trabajo conjunto, sin culpas, sin juicios desde la superioridad, y totalmente voluntaria.

 

“Una flecha sola, puede ser rota fácilmente, pero muchas flechas son indestructibles”. Gengis Kan.

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno. Te entrego todas mis memorias de culpa para que tu las trasmutes en luz.

Ilumíname para que la responsabilidad este siempre presente en mi vida.

¡Y así se ha hecho!


Lo siento, por favor  perdóname


Te amo, 
Gracias


Ana María

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 

¡Estoy condenado a ser feliz!

Cada mañana al levantarme, inicio mi ritual cotidiano, mi primer pensamiento es de gratitud, ¡gracias! Viene de inmediato a mi  mente y a mi palabra.

Continuo con mi oración del Ho´oponopono, para seguir con una pequeña meditación. El tema  sobre el cual medito,  llega diariamente por Internet, a través de  un texto,  que horas antes ha sido publicado en el ashram de mi maestro en la India.  Después de leerlo y meditarlo, lo comparto por esa misma vía con mi familia y algunos amigos.

Acto seguido, despierto mi casa, voy de habitación en habitación agradeciéndole,  repitiendo “Te amo, gracias”,   abro cortinas y  ventanas, y me maravillo admirando la  luz del amanecer reflejada en la inmensidad  del mar ¡gracias!  Nuevamente ¡gracias!,  prendo algunos inciensos,  y al terminar,  ya la casa esta llena de luz y alegría.

Entonces me preparo para las siguientes  actividades, mientras veo que ropa usaré, inevitablemente viene a mi mente,  que,  así como elijo la ropa de cada día, puedo también elegir mi estado de animo, y es,  en ese momento,  que recuerdo  que pesa sobre mi una “condena”, la misma que he aceptado voluntariamente:

¡Estoy condenada a ser feliz!

Es mi elección, yo elijo ser feliz, no importa cuantas cosas puedan estar cruzadas, detenidas, complicadas, yo elijo estar feliz.

Y desde ese estado de animo, desarrollo las acciones del resto del día.

Tu también estas condenado a ser feliz, cumple con tu condena y obtén tu liberación.

No importa cuantos contratos, reuniones, pagarés, dolores, limitaciones  y molestias nos  persigan, tu y yo podemos estar en paz y estar en paz es estar feliz.

Esto que comparto contigo, no es una formula perfecta, pero es,  lo que a mí me ha funcionado.

Algo que aprendí,  es que si algo me está funcionando, no me muevo de allí. ¿Para que intentar algo más si ya tengo paz?.

El Ho´oponopono,  siempre te dice: Si lo que estas haciendo te da paz, ¡quédate allí, no te muevas, no lo arriesgues¡

Busca tu propia formula, tu ritual, pero eso si te digo, si no comienzas el día en positivo, es más difícil, armonizarlo después.

Me gustaría,  dejar grabada esta imagen,  en tu memoria, y es que así como elegimos que ropa vestir, igual podemos elegir que estado de animo tener.

Nadie tiene el poder de cambiar mi estado de animo, siempre soy yo quien decide, estar molesta, resentida, melancólica, o feliz y en armonía.

Alguna vez, te mencione que las emociones con las que reaccionamos a los diferentes activadores son autenticas y verticales.

¿Qué significa esto?

Que la emoción llega a mí de forma vertical, la experimento y la suelto, si me aferro a ella, la hago horizontal y deja de ser una emoción autentica para convertirse en adrenalina pura.

Puede suceder algo,  que activa en mí, la rabia.  Eso es  válido, tengo una reacción ante un activador, la experimento y la dejo ir, la suelto.

Para eso he sido dotada de un intelecto y un libre albedrio, para decidir si me quedo enganchada o me libero y elijo la paz.

Pero,  si esa rabia que fue experimentada en forma vertical, la convierto en algo horizontal y me quedo  masticándola, el resto del día con c-o-l-e-r–a, y mal humor,  es decir que hago de una emoción autentica, una secuela  pegajosa, y artificial.

No es  saludable.

Lo mismo puede pasar,  con emociones como la tristeza verdadera, por ejemplo:

 Yo puedo sentir  dolor o tristeza por algo…

Pero si  la transformo en pena, ya estoy entrando en el terreno de la culpa.

 La pena,  no es otra cosa que culpa disfrazada, cada vez que la frase “me da pena” viene a mi, la detengo y me auto indago, ¿de que siento culpa?.

Te preguntarás, ¿ cómo no sentir pena por la separcion o  perdida de un ser querido?.

Puedo sentir dolor y tristeza, si,  pero si siento pena,  es que en el fondo estoy cuestionándome cosas como ¿Si lo hubiera cuidado mejor?, ¿si me hubiera dado cuenta a tiempo?, etc.

 Dime,  si esos cuestionamientos no  ¡implican culpa¡

Bueno, estamos es ésta vida para limpiar, cometemos errores y al aceptarlos,  podremos entregarlos para ser limpiados.

Pero mientras  tanto,  podemos mantenernos en paz  y  dejar que la felicidad sea nuestra compañera.

Cuando hay aceptación, hay paz y donde hay paz, está la felicidad.

 Felicidad no es euforia, la felicidad, es este estado calmo de placidez, es más:  la felicidad es silenciosa y natural.

“Siempre me siento feliz,  ¿sabes por qué?

Porque no espero nada; esperar siempre duele”.

William Shakespeare

 

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno. te entrego todas mis expectativas y mis apegos para que Tú los transmutes en luz.

Siempre en mi vida: Que se haga Tú Voluntad y no la mia.

¡Y así se ha hecho!


Lo siento, por favor  perdóname


Te amo,
Gracias


Ana María

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


 

Querer y no poder

La búsqueda constante para entender, comprender, saber, me ha llevado  por diferentes caminos.

He viajado por medio mundo buscando,  y me sucedió lo mismo que aquel protagonista del libro, que buscó un tesoro por el mundo entero y… ¡el tesoro estaba bajo su almohada!

Lo que  yo buscaba,  siempre estuvo dentro de mi, poder comprender a otro ser humano, sólo fue posible cuando pude comprenderme a mi misma.

La regla de oro dice:

“ No hagas a otro, lo que no quisieras que te hagan a ti”, y “No pidas al otro lo que tu no estuvieras dispuesto a dar”.

Esta regla,  funciona siempre.

Solo conociéndome, entendiéndome a mi misma, podré hacerlo con mi entorno.

No puedo exigir y pedir a otro, lo que yo no estaría dispuesta a dar o hacer.

Es importante también,  comprender,  cuando la otra persona no puede, no es que no quiera,  NO   puede,  llevar a cabo determinadas tareas o acciones.

Hace poco conversaba con un buen amigo, quien se lamentaba por la falta de apertura que encontraba en su comunidad para aceptar los conceptos del Ho´oponopono.

 La verdad es,  que muchas veces no es que no se quieran aceptar , es que no se puede.

 A veces con ejemplos es más fácil explicarme. Imagínate que te vas de viaje a la China y de pronto te separas del grupo y te pierdes, entonces te acercas a una persona y le preguntas en tu idioma,   ( que no es el chino)…

 ¿Cómo llego a mi Hotel?,

La persona te quiere ayudar, pero no puede entenderte, No habla español. Quiere entenderte, pero no puede, su capacidad la limita el idioma.

Así sucede con muchos casos en la vida.  A veces las creencias y conceptos que hemos grabado desde niños, se transforman en una camisa de fuerza que nos impide abrir los brazos para aceptar otras ideas.

De pronto nos encontramos con un amigo o familiar que sufre de alcoholismo, o cualquier otra enfermedad compulsiva, y le decimos, ¿Por qué no dejas de beber? ¡Hazlo por tu familia!

El sujeto en cuestión está enfermo, con una enfermedad emocional y que lo lleva a actuar de forma obsesiva- compulsiva; lo compulsivo es aquello que hacemos a pesar nuestro.

Entonces nos escucha,  y , si quiere detenerse. ¡Pero no puede!

Entender esto y comprenderlo a él,  es un acto de amor.

Esto no quiere decir,  que nos quedemos sin hacer nada, claro que podemos hacer algo…

Primero aceptar que,  si estamos viviendo esa situación, es  porque desde nuestras memorias la estamos recreando. (Tomar el 100% de responsabilidad)

Luego humildemente comprender,  que no lograremos nada dando  consejos. Si analizamos en nuestro interior y buscamos cuantas cosas quisiéramos hacer,  y somos frenados por nuestros miedos y aversiones, podríamos entender en parte,  lo que está viviendo aquella otra persona.

Una vez entregada la memoria y habiendo puesto todo en las manos de La Divinidad, busquemos ayuda profesional.

 Lo que sucede cuando entregamos nuestra memorias,  antes de buscar la ayuda profesional,  es que,  iremos directamente a la persona correcta, a donde aquel,  con el cual,  tendremos menos memorias negativas en común.

Esto funciona así,  para cualquier situación, ya sea de salud, de trabajo, familiar, etc.

Una vez más está ante mis ojos el concepto de:

 NO JUZGAR, SOLO ACEPTAR Y ENTREGAR.

Como ya viste,  entregar, no significa que me voy a mi casa y espero que la mano mágica venga y lo resuelva todo.

 Entregar significa,  que soy  humildemente guiada por la inspiración divina.

Hoy he querido tratar este tema, porque muchas veces,  durante mi aprendizaje,   confundí , lo que era la entrega,  con esperar algo mágico.

Quise resolver mis asuntos a base de milagros, sin comprender que el verdadero milagro,  es la guía constantes de Dios.

Puedo decirte que yo he vivido, experimentado  y me he conmovido con milagros maravillosos en mi vida, pero ninguno de ellos fue mágico.

Siempre sucedieron,  respetando el orden cósmico, sincronizando personas y situaciones y ¡ZAS!  allí estaba algo milagroso, cuando menos lo esperaba y por la vía que jamás había imaginado..

Hoy, sólo hay gratitud en mi corazón, Dios me ha permitido vivirlos y también me ha permitido doblarme con humildad ante Él y dar testimonio del poder ilimitado de Su Amor.

No busques milagros, ellos te encontraran a ti, cuando lo hayas entregado todo,

No juzguemos, no critiquemos, tratemos de comprender a quienes están atados por sus memorias, que quieren,  pero no pueden.

La mejor forma de trabajar es hacerlo desde nosotros, ponernos en los zapatos del otro, reconocer en nosotros nuestras limitaciones y estrecheces y aceptar.

Solo cuando aceptamos estamos en condiciones de entregar. Para entregar a la Divinidad una memoria, primero tenemos que haberla aceptado como propia.

El camino es largo pero está lleno de luz, la unidad es la meta, todo está en empezar.

“El viaje de mil leguas, comienza con un paso”

Lao Tse

 

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno. Te entrego todas mis limitaciones, físicas,  mentales y emocionales para que Tú,  las transmutes en luz

Enséñame a entregártelo todo,  sin esperar nada a cambio.

¡Y así se ha hecho!


Lo siento, por favor  perdóname


Te amo,
Gracias


Ana María

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


Fragilidad

Hacen algunos años, Cecilia,  una muy querida amiga tuvo un accidente. Ella terminaba de cruzar una avenida y de pronto, un motociclista que dio la vuelta demasiado pegado a la vereda le golpeo la pierna,  en el momento que ella,  daba el  ultimo paso de la pista a la vereda y le rompió la pierna en varias partes.

 Cuando fui a visitara a la clínica, ella me dijo que mientras se encontraba caída y rodeada de gente, sólo podía pensar en la fragilidad humana.

Unos instantes antes,  había estado rebosante de salud, contenta, haciendo compras ¡y de pronto! ya no podía levantarse .

 Ese relato,  me impresionó mucho y desde entonces tengo presente la fragilidad de la vida humana.

Nos mantenemos respirando, viviendo, pensando gracias al soplo Divino, nada más, Somos como cristales, frágiles y totalmente vulnerables.

 Basta una pequeña falla y  la vida se detiene.

No somos dueños de nada, todo lo que tenemos es una Gracia Divina, y eso es motivo suficiente, para que la gratitud este siempre presente en mi.

De los seres vivos, somos los humanos quienes necesitamos, de más cuidados y más ayuda en los primeros años de vida, pero también tenemos el privilegio de poder realizar nuestra divinidad.

¿Qué significa esto?

Quiere decir que hemos sido dotados de un intelecto, de una mente que puede ser tanto: nuestra carcelera,  como nuestra liberadora.

Nuestras memorias se manifiestan en todo momento, activas, haciendo su labor constante, por ellas, respiramos, tenemos equilibrio,  y todas nuestras células están activas.

Pero ellas también nos proveen el eterno dialogo interno con el que podemos atormentarnos o liberarnos.

Sólo podemos pensar en aquello que está almacenado en nuestra memoria, muchos de nuestros pensamientos,  son como caballos desbocados que nos llevan a desbarrancarnos en la angustia.

 Si esos pensamientos son dirigidos hacia lo bueno, lo constructivo y lo placentero, tendremos paz.

Mejor aún,  si dirigimos nuestros pensamientos hacia Dios y lo Divino, porque entonces seremos iluminados.

Esto requiere una técnica puesta en practica, y nada mejor que el Ho´oponopono.

Si entregamos todo pensamiento negativo a la Divinidad, la luz llega de vuelta.

Cuando hay entrega,  ya no hay temor, solo aceptación y paz.

Me gustaría compartir contigo lo siguiente:

Dios, Lo Divino, Absoluto, El poder superior, o como sea, el Dios de tu entendimiento, está siempre dando, Él es, el dador eterno, Él es, amor y verdad.

El impulso creador es el Amor, que vendría a ser el continente o recipiente y todo lo que contiene es La Verdad, que es aquello que no tiene variación: lo permanente.

Los Budistas hablan de la impermanencia de la vida, es decir , que todo aquello que nosotros,  equivocadamente aceptamos como real, es impermanente,  porque está sujeto a cambio, la vida del cuerpo es totalmente impermanente, en cambio nuestro espíritu es eterno, verdadero.

Nuestro Aumakua, el supraconsciente es eterno, permanecerá aún,  cuando el Cuerpo- Vehículo desaparezca. Eso es lo Real, Lo verdadero.

Mi fortaleza, no está es este cuerpo frágil, sujeto al deterioro y la enfermedad, mi fortaleza está en la esencia de lo que yo soy, y esa esencia está siempre conectada a la Fuente.

Sin embargo, me confundo y creo que soy, sólo  lo que mis memorias, me permitan ver, y ellas son las  que  armaron, configuraron y esculpieron, la realidad que re-conozco, 

Entonces sucede algo increíble:

Dios el dador eterno pone siempre a mi disposición toda Su creación y yo solo tomo lo que mis memorias me permiten reconocer.

Seré más clara; Imagina que  llevas a un niño a un centro comercial  gingantezco y le dices que elija lo que quiera: ¿Eligirá las joyas más caras y preciosas, o se ira por algún juguete?, elegirá lo que su memoria le diga que es lo mejor,

 ¡los diamantes  y las joyas no le interesarán¡

Así hacemos nosotros, dejamos de lado las joyas y solo tomamos de la vida lo que nuestras memorias nos permiten, sin darnos cuenta,  que  tenemos TODO a nuestro alcance.

La abundancia, el amor, la libertad y la paz están a nuestro alcance. Solo nuestras memorias acortan el brazo que puede alcanzarlas.

Limpiemos, borremos memorias que el “Te amo, Gracias” sea constante en nuestras vidas, ya que:  a menos memorias, más luz para ver, Lo Verdadero.

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno. Te entrego todo aquello que me aparte de la verdad, para que Tú lo transmutes en Luz.

Fortalece mi fe y mi confianza y guíame para alcanzar lo que Tú, tienes reservado  para mí.

¡Y así se ha hecho!


Lo siento, por favor  perdóname


Te amo,
Gracias


Ana María

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


La Gente

 Cada vez que hago algo por mi, lo estoy haciendo por toda la humanidad, yo soy una parte de la humanidad, así como lo eres tú,  y cada uno de quienes la conformamos.

¿Acaso he olvidado mi sentido de pertenencia?, ¿mi arraigo a este planeta  tierra,  que fue la matriz de mis antepasados y la mía propia?

Tu y yo somos la gente, cada uno de nosotros somos los dedos de una misma mano, juntos trabajamos en el progreso de nosotros mismos.

 El Ho´oponopono nos habla siempre de unidad.

Y cuando dice que lo acepte todo como propio y que no juzgue, no quiere decir que me mantenga indolente,¡ todo lo contrario!.

Desde el amor,  acepto  como mío,  todo aquello que puedo reconocer  y es porque vive en mi memoria, por lo tanto soy responsable de reconocerlo y de recrearlo.

La responsabilidad es la capacidad de producir cambios. Si soy responsable de crear determinada realidad, también puedo ser responsable de cambiarla y mejorarla.

Lo único que hago es activar mis memorias, y éstas,  al ser activadas van creando mi realidad, según sean mis memorias, así es el  color del cristal a través del cual veo la vida.

Muchas veces he compartido contigo este principio Huna,  y es que:

 “Allí donde va mi atención , va mi energía”

Hoy lo recuerdo, porque es aplicable a lo que te diré a continuación.

Algunas veces recibo los  correos cadena, en donde piden difundir temas, como “la ultima modalidad de asaltos”, “la situación desastrosa de determinado país de Latinoamérica”, “criticas al gobierno”, etc.

Hay algunas cadenas que bajo el concepto “religioso o espiritual” , critican otras creencias.

(Lo primero es reconocer que si los recibo,  es porque están vigentes en mi memoria, y ya que se me muestran,  será necesario,  trabajar en su limpieza).

Cuando nosotros divulgamos estas cadenas, estamos poniendo muestra atención en lo negativo y toda nuestra energía va puesta en ello, entonces lejos de ayudar,  estamos fortaleciendo los hechos negativos.

Alguna vez te hablé también,  de algo tan domestico y familiar como puede ser, el comentario sobre el transito, es como un estribillo que llena silencios,   yo me propuse no hacerlo más y la verdad es que,   esa,  es una memoria que ha dejado de activarse, si con algo no tengo problema,  es con el transito, ahora sólo me enfoco en agradecer, ya sea  por vivir en este maravilloso país, o en  esta hermosa cuidad a orillas del mar, o simplemente por poder desplazarme con libertad.

Apartémonos,  de todo aquello con lo que activamos memorias negativas, esto es valido,  también  para las personas.

 No te ha sucedido que con algunas personas eres diferente. Personas  con las que,  por alguna razón activas tus memorias de miedo, de competencia, de envidia, etc.

 Mientras estemos trabajando en entregar determinadas memorias,  es mejor alejarnos  de los activadores,

Asimismo es saludable,  evitar la critica a sistemas, sociedades, políticos, gobiernos, etc. Eso no quiere decir que no seamos objetivos.

 Alguna vez,  Soledad,  mi primera maestra de Ho´oponopono me dijo:

“En Ho´oponopono no se reclama, solo se informa lo que se necesita”

Esto mismo,  se puede trasladar al trato con otras personas,  a la oficina,  el país etc.

No reclamo desde la victimización, si puedo desde la responsabilidad informar lo que me afecta negativamente, no me quejo, no critico y menos aun,  a grupos enteros, esos grupos están conformados por personas como tú, y como yo.

Cuando se redescubre la unidad, cada ser existente es parte de uno, no hay dos;

 ¡  Es sólo una consciencia, conociendo y re-conociendo ¡.

La separación nos trae dolor, en cambio la unidad nos mantiene en un estado constante de amor.

La existencia es una sola, así como la misma electricidad es la que activa y pone en funcionamiento,  tu televisor, tu licuadora, tu computadora…

Asimismo es la misma existencia que nos da vida a cada uno de nosotros.

Puedo reconocer entonces, que comparto la misma existencia con cada hombre, animal, planta u objeto, que están en mi realidad.

 La esencia del amor es la unidad.

Lo que nos diferencia es la capacidad de expresar ese amor, y no es porque tu o yo tengamos mas amor, es porque lo expresamos según nuestra capacidad.

Y nuestra capacidad está condicionada, a la cantidad de memorias negativas que tenemos activadas.

Si no puedo amar a todos, por lo menos trataré de no odiar a nadie.

Puedo opinar y  discrepar,  apelar a la justicia, que es un valor que prevalece.

También,  aplicar sanciones cuando sea necesario, pero para hacerlo, no  necesito activar, la rabia,  el odio,  ni el rencor.

Siempre es posible,  imponer un castigo con amor.

Dejar de juzgar, comienza conmigo misma, puedo aceptar mi conducta equivocada y enmendarla, sin culpa, sólo con responsabilidad.

“La gente”, esa expresión que nos separa, que nos pone en el papel de jueces, que nos confunde y  olvidamos que nuestro valor primordial es existir, y que pueden haber conductas equivocadas,  que pueden ser corregidas,  pero en esencia todos estamos hechos del  mismo material y es: LUZ Y AMOR.

 

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno. Te entrego toda memoria de separación para que Tú la transmutes en luz.

Que sea Tú amor,  el que se exprese a través de cada situación en mi vida.

¡Y así se ha hecho!


Lo siento, por favor  perdóname


Te amo,
Gracias


Ana María

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


Limpieza y Meditación

La palabra limpieza en la practica del Ho´oponopono, se utiliza mucho.

Se trata de ir limpiando  mi subconsciente de todas aquellas memorias que me  traen dolor, sufrimiento, dificultades y bloqueos.

Soy yo,  y nadie más,  quien activa las memorias que van conformando mi realidad.

Cada vez que repito las dos palabras mágicas “Te amo, gracias”, estoy haciendo entrega de una memoria a lo Divino, para que sea transmutado en luz.

Puede que el resultado no lo vea inmediatamente,  ya que una memoria  puede tomar un tiempo en ser completamente transmutada,  porque la limpieza  siempre se inicia, desde su origen.

Es muy difícil, casi imposible diría yo, saber cual fue el inicio de determinada memoria, ya que nuestras memorias vienen desde tiempos ancestrales.

¿Como saber si la memoria de temor a la oscuridad, por ejemplo, viene como herencia desde mi madre, o la adquirió un antepasado cavernícola cuando se perdió en una cueva profunda?

Si considero que cada segundo, mi Unihipili  (Subconsciente-Niño Interior), está haciendo uso de más de quince millones de memorias simultáneamente, como seria posible que yo pueda identificar cuando  y cómo, se inicio la memoria que este momento me está causando dolor.

De lo que si,  puedo estar segura,  es que una vez producido el hecho,  que grabo la memoria que se viene heredando de generación en generación, esta se manifestará millones de veces durante mi vida, a no ser, que la entregue a la Divinidad para que sea transmutada en luz.

Un texto que recibí hace poco desde el ashram de mi Maestro hindú,  dice así:

“Si arrojas una piedra a una charca se origina una pequeña onda, que se esparce hasta los límites de la charca. Puede que lo veas o no, pero la onda se inicia exactamente en el punto en que la piedra toca el agua. De la misma manera, en el lago de tu mente, cuando arrojas la piedra de un pensamiento, comienzan a difundirse ondas de pensamiento …”SSB

La única manera de detener esas ondas,  es haciendo la entrega.

Es cierto que las palabras “Te amo, gracias” son como mi respiración, las repito una y otra vez, pero las memorias se están activando y creando a cada momento, entonces la mejor manera de mantenerme borrando es estar en contacto directo con mi Unihipili o Niño Interior y hacer con él, un pacto de limpieza constante,  para todas las memorias negativas,

¿Cómo hacerlo?

Una forma muy fácil y efectiva es mediante la meditación , o la relajación guiada en la que tomo contacto con mi niño o niña.

La idea es familiarizarme con esta imagen infantil que tiene un poder inmenso,  ya que guarda todas memorias y que es el o la  responsable de la realidad que vivo día a día.

Una vez contactada con  mi niño, le pediré perdón por haberlo abandonado por tanto tiempo, le diré que no volverá estar solo y que  junto conmigo emprenderemos la tarea de limpiar de manera constante las memorias de dolor.

La comunicación con mi niño se hará cada vez mas intensa y confiable, tanto de mi parte,  como de la suya.

Si mi niño me da una indicación, lo mejor será escucharlo, para crear lazos de confianza entre ambos.

No sirve de nada si pido la guía del Niño y hago lo contrario, ya que el niño que esta siempre dispuesto a servirme,  no entenderá el rechazo,   y crearé  en él, una especie de cortocircuito.

Al comienzo cuesta un poco, ya que la costumbre de ser guiados por el lado izquierdo del cerebro, el lado lógico, el que solo cree en lo que se ve y se toca, está muy arraigada.

Dejarme guiar por mi niño, es dejar a mi lado derecho tomar la iniciativa, y es con este lado del cerebro que la creatividad en toda su magnitud, se manifiesta, también es por donde entra la inspiración.

Limpieza y meditación van juntas, meditar no solo es sentarse aislado, tratando de poner la mente blanco.

Meditar es enfocarse, es tener un punto referencial constante, y en este caso estaré enfocada en limpiar todo aquello que me cause dolor o incomodidad.

“Te amo, gracias”,  es mi mantra,  pero también es la palabra clave que activa a mi niño interior para  hacer la limpieza constante.

Mas adelante quizá hablaremos del otro tipo de meditación, aquella que nos lleva juntarnos, diluirnos y desaparecer con lo infinito.

Pero eso será mas adelante.

Hoy mi tarea es hacer cada vez mas fuerte mis lazos con mi niño interior y trabajar juntos para  llegar a la meta: al Punto Cero.

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno. Te entrego toda mi curiosidad por identificar las memorias que deseo limpiar, para que tu la transmutes en luz.

Dejo que se haga Tu voluntad y no la mía, confío  y quedo en paz.

¡Y así se ha hecho!


Lo siento, por favor  perdóname


Te amo,
Gracias


Ana María

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”