SERENIDAD

“Haz de tu vida una rosa, que hable silenciosamente, con el lenguaje de la fragancia” SSB

Esta frase de mi maestro me acompaña siempre, me da serenidad, me centra y me recuerda SER y no PARECER

¿Qué es la serenidad? La serenidad es un estado calmo de contento, de gratitud silenciosa, es la verdadera felicidad.

Siempre confundí la felicidad con la euforia, creía que mientras mas bulliciosa estaba,  mas feliz era, sin embargo después de mis estados eufóricos venia el bajón,  el vacío, la falta de “no se qué”. 

A veces cuando estamos en medio de un taller, en donde se puede sentir la unidad entre todos, en paz, me gusta hacerlo notar y siempre digo “esto que estamos sintiendo ahora, es la felicidad, no hay mas”  … veo sus expresiones de sorpresa al darse cuenta que están siendo felices y no lo habían notado.

Cuando  “Aloha” el quinto principio huna, dice que “amor, es estar feliz”, se refiere a la serenidad, si estoy serena, no hay pensamientos ni  emociones negativas atormentándome. 

Entonces, en ese estado, no hay victimización. La victimización es sinónimo de manipulación, un arma poderosamente peligrosa. Podemos conseguir muchas cosas haciendo sentir culpables a los demás, pero también podemos quedar atrapados, como tantas personas que usan alguna enfermedad como anzuelo para ser el centro de atracción y que con el tiempo quedan atrapados en la enfermedad que al comienzo fue tan solo una molestia y que ellas exageraron deliberadamente y al darle tanta atención , la hicieron crecer.

La felicidad es lo natural, me refiero a la verdadera felicidad, sinónimo de serenidad, es tan natural que nadie te pregunta, por ejemplo, si  llegas a una reunión tranquila ¿Porque estas tranquila?,  pero si llegas con mala cara, invariablemente te preguntan: ¿qué te pasa?.

Si en medio de una reunión grande, llega una sola  persona y en silencio deja caer una lagrima en actitud de victima, activa la culpa en todos aquellos que aun no la han superado y la reunión se parte.

Eso no quiere decir que me he vuelto dura y fría, todo lo contrario, cuando alcancé la serenidad, también encontré la compasión que es autentica, es la capacidad de sentir lo que tu prójimo siente, siempre y cuando el sentimiento sea verdadero.

 La manipulación no me conmueve porque yo,  ya deje de manipular. Es un camino de doble vía. Solo puedo ser manipulada si yo sigo siendo manipuladora.

La actitud tanto de “pobrecita yo”, como de “que mala que soy”, ya no es parte de mi vida desde el momento que acepte el 100% de responsabilidad. Entonces la culpa desapareció. La responsabilidad viene desde el amor y la culpa desde el miedo y la rabia.

Hay una palabra que yo utilizaba mucho, esa palabra era “me da pena”, “fulanito me da pena”, “esa situación me da pena”… 
Si consideramos la tristeza como una emoción autentica, la pena es la imitación, la pena, es culpa. Yo puedo sentir tristeza autentica por una perdida, por una situación dolorosa, pero si esa emoción autentica y repentina se convierte en algo descolorido y constante como la pena, ya estoy pisando otro terreno. Estoy contactando con la culpa y la victimización en cualquiera de sus matices. Hay mucho que trabajar sobre el tema de la emociones pero seguramente,  lo haré en otro momento.

La serenidad es dadora, la victimización:  demandante y culposa.

Lee este párrafo de la primera carta de San Pablo a los corintios y disfruta conmigo de esta descripción maravillosa de lo que es el amor-serenidad

“El amor es paciente, es servicial; el amor no es envidioso, no es jactancioso, no se engríe; es decoroso; no busca su interés; no se irrita; no toma en cuenta el mal; no se alegra de la injusticia; se alegra con la verdad. Todo lo excusa. Todo lo cree. Todo lo espera. Todo lo soporta” (1 Co 13, 4-8). 
Y termina, “el amor no dejará de existir”.

Divino creador, hoy te entrego mi tendencia a la manipulación, la victimización y la pena para que las transmutes en luz. Guía mi camino para encontrar la serenidad en mi vida
“Y así se ha hecho!

Lo siento, por favor perdóname

Te amo

Gracias

Ana María

Quisiera agradecerles su constante interés y sus comentarios a los artículos que compartimos, los temas seguramente son los que nos toca trabajar, nunca sé que tema seguirá, tan solo llegan. Por eso estoy agradecida a la Divinidad que trabaja siempre ¡a través de nosotros!

Nota. Recuerden que este Martes 3 de Setiembre tendremos un taller más de:  Sanación del Niño Interior y Oraciones Especiales, en horario matutino de 9.30 a 12 del mediodía,  por favor avísenme con tiempo para preparar el material necesario para cada uno de los participantes.
Gracias
LPDY

FE Y MAGIA

Durante un año escuché mientras manejaba, el audiolibro “ Cero Limites”, y cada vez que lo hacía, encontraba un detalle, una enseñanza nueva (curiosamente yo distaba mucho de ser una simpatizante de su autor, Joe Vitale), pero así es como la Divinidad nos guía, cuando deponemos la resistencia y quedamos abiertos a nuevas posibilidades…

 Invariablemente  llamaba mi atención,  una frase: “ahora vivo constantemente sorprendido”, bueno, hoy te puedo decir lo mismo, vivo constantemente sorprendida, desde que aprendí a dejar y confiar, ¡todo sucede de manera sorprendente!, ya no espero nada y todo va llegando de forma perfecta, generalmente, diferente a lo hubiera podido imaginar.

¿Eso es magia?, no.  Ese es Dios.

¿Cual es la diferencia?

Magia es esperar que mis cargas y tormentos desaparezcan por el solo hecho de decir un  mantra o hacer un ritual, un poco como lo que te decía en un articulo anterior,  sobre lo que significa  avaricia; esperar obtener beneficios ¡sin esfuerzo!.

Por ejemplo. a veces le entrego a la Divinidad mi tendencia a la ira, y de pronto estoy rodeada de situaciones que son mis detonadores para la ira, ¿qué paso?, sucede que, la Divinidad me responde, me envía las situaciones para que las supere, el esfuerzo es mi parte del ”milagro” la Divinidad provee la situación, Su compañía  y la inspiración. ¿Ahora me comprendes?

Déjame decirte que Dios por alguna razón que nunca sabré, me ha regalado tantas experiencias milagrosas, que finalmente como la gota de agua que horada la piedra, horadaron mi terquedad y la dureza de mi corazón.

En todas estas experiencias, la magia no estuvo presente, los milagros se dieron combinando, en momento, el lugar y la persona o situación adecuadas. 

Dice la Divinidad:

…Me pediste ayuda y 
yo te la brindé…

Eso quiere decir que te puse en la situación de confrontarte con aquellos aspectos que querías borrar de tu existencia. 

La  ira,  la irreflexión,  la  verborrea, la gula. 

Puse un deliberado acento en esos puntos para que así tuvieras la ocasión de trabajar sobre ellos, salvando los escollos que Yo había puesto en tu camino para que aprendieras a  sortearlos. 

Pero  te  enredaste  en cada  uno  de ellos. 

¿Sabes por qué? 

Porque tú, en realidad no esperabas mi ayuda; esperabas que yo te liberara, sin más, de esos aspectos que aún
no resolviste…. SSB




Reconozco que durante años corrí, de un curso a otro, de un adivino a otro, de un ritual a otro, buscando soluciones mágicas, hasta creí que podía controlar a Dios, y no fue así.

Se requiere disciplina,  sinceridad y coherencia y por supuesto la entrega y el soltar, para superar mis limitaciones, 

Es tan simple como enseñar a un niño a andar en bicicleta, yo  le proveo mi conocimiento, mi compañía y mi apoyo. El niño hace el esfuerzo… Muy claro ¿verdad?

Bueno y donde viene la sorpresa?

La sorpresa viene cuando “suelto”:

  • Reconozco,  tomo el 100% de responsabilidad, si puedo reconocerlo: está en mi memoria
  • Acepto, que yo estoy recreando esa situación y que me pertenece, no viene de fuera, se crea desde dentro, desde mis memorias
  • Entrego, como me pertenece lo entrego, ¿qué entrego? Todo, lo entrego todo, no hay nada que no pueda ser entregado a Dios, la entrega es hacer uso del libre albedrio para permitir la limpieza.
  • Suelto, dejo de controlar, no estoy sola, la carga ya no esta sobre mis hombros, es la Divinidad quien la lleva sobre los suyos. Mantengo el esfuerzo, suelto la expectativa y estoy atenta para seguir limpiando lo que se presente, el resultado siempre será de Dios, entonces dejo de  anticiparme y allí es donde llega lo sorprendente, por caminos inimaginables, con personas y situaciones diversas se presentan las soluciones y el avance.

Es hermoso saber que compartimos este trabajo, lo que tu y yo estamos haciendo esta beneficiándonos no sólo a nosotros, sino también al resto de la humanidad, el tema para cada articulo, llega a mi, preciso y sorprendentemente,

Llevo muchos años en este trabajo y hoy siento que todo me traía a este momento en que la claridad se muestra ante mis ojos, me sorprendo, me lleno de gratitud y hoy mas que nunca me lleno de humildad, nunca como en este momento de mi vida he sentido tan intensamente la presencia y la inmensidad de Dios.

Se que tu lo sientes también: Se que te conmueves como lo hago yo. Se que se ha despertado en nosotros, esa sed insaciable de tener mas y mas de El.

¡Maravilloso!

Divino Creador hoy te entrego todo mi ser, mis memorias, mis dudas y mis caídas para tu las transmutes en luz, yo por mi parte pondré lo que sea necesario.

¡Y así se ha hecho!

Lo siento, por favor perdóname

Te amo,

Gracias

Ana María

La Paz del YO

Los Hijos y el “Qué Dirán”

…”Vuestros hijos no son hijos vuestros.
Son los hijos y las hijas de la vida, deseosa de sí misma. 
Vienen a través vuestro, pero no vienen de vosotros.

Y, aunque están con vosotros, no os pertenecen.

Podéis darles vuestro amor, pero no vuestros pensamientos.

Porque ellos tienen sus propios pensamientos.

Podéis albergar sus cuerpos, pero no sus almas.

Porque sus almas habitan en la casa del mañana que vosotros no podéis visitar, ni siquiera en sueños.

Podéis esforzaros en ser como ellos, pero no busquéis el hacerlos como vosotros.

Porque la vida no retrocede ni se entretiene con el ayer.
 Vosotros sois el arco desde el que vuestros hijos, como flechas vivientes, son impulsados hacia delante.

El Arquero ve el blanco en la senda del infinito y os doblega con Su poder para que Su flecha vaya veloz y lejana.
 Dejad, alegremente, que la mano del Arquero os doblegue. 
Porque, así como Él ama la flecha que vuela, así ama también el arco, que es estable”.     
Khalil Gibran “El Profeta”

Cuando leí por primera vez esta párrafo que hoy comparto contigo tenia 19 años y estaba recién casada, me pareció hermoso pero no lo comprendí realmente.   ¡Que me iba a imaginar, que varias décadas después, recién lo haría!.

Tengo cuatro hijos maravillosos a los que acepto y adoro, a quienes les agradezco haber sido mis maestros y a quienes puedo decirles ahora: 
¡Ustedes no me dan la felicidad! La felicidad vive en mi.

Y les pido perdón por que hubo un tiempo en que quise llenar mi vacío con ustedes.

Soy mujer y como tal, me creí toda esa historia que mi propósito en la vida era ser madre, hoy sé, ¡ que nací para ser feliz!. Con maternidad o sin ella.

Mis hijos y yo,  por algún motivo, creamos  desde nuestras memorias a la madre que fui, con rasgos tan desesperantes como el control, la exigencia, la manipulación y el eterno  descontento y juntos fuimos mejorando nuestra realidad, ¿son ellos felices?, no lo se.

Eso depende de lo que hagan con sus memorias, yo solo puedo hablar por mi misma, les puedo decir, que si lo soy porque tengo paz y cada día aprendo mas y mas a aceptarme y cada día fomento el apego, si, el apego incondicional y constante a mi YO SOY, ya no espero que el apego a  mis hijos   o a cualquier otro ser humano, actividad o pertenencia, llene esta necesidad de sentirme amada y de amar. La divinidad en mi es la que llena mi nido, no hay nido vacío cuando !Dios está en mi corazón!.
 En el ultimo taller recordé y relaté la historia de Draupadi; Ella era una reina totalmente entregada a Dios y su fe pertenecía a Krishna, en un momento fue secuestrada y humillada por un puñado de malvados que trataron de desnudarla frente a una multitud, en ese momento ella grito !Krishna tu que habitas como Dios en el sagrado monte Kailasa, ven y sálvame!
 En ese momento cuando los malvados trataban de despojarla de su sari, la tela de este se hizo interminable, jalaban de el y seguía corriendo la tela hasta el momento que llego Krishna y libero a Draupadi.
Entonces ella le dijo “Señor porque tardaste tanto en liberarme” y Krishna respondió: porque tu dijiste:

!Krishna tu que habitas en el monte Kailasa, ven y sálvame! Así que yo tuve que ir hasta el Kailasa y regresar!!, si tu hubieras dicho Krishna tu que habitas en mi corazón, hubiera estado en un instante a tu lado!.

¿Cuanto tiempo tuve a Dios viviendo entre las nubes, en la lejanía del frio cielo, sintiéndome sola y queriendo llenar ese vacío con mis hijos?

Hoy comparto contigo mis experiencias,  porque aún no termino el trabajo, esas  memorias que se me van mostrando son  para seguir avanzando.
Ya voy entendiendo, trabajo en mi y sólo conmigo, y ya no corro a decirles a  mis hijos y a los demás: ! mira, lee esto!, !haz esto!, !practica esto!.
Antes cuando lo hacia era porque no había entendido que todo cambio sale de mi y regresa  a mi. Si yo mejoro, mi realidad mejora.

Dos cosas mas son negativas cuando se trata de los hijos, la primera es el miedo al  “qué dirán”, ese miedo hace que mi forma de “mirar a mis hijos” sea llena de expectativas, o de temor, ya he aprendido que así como los miro, así responderán.

Y si los miro con descontento, con temor, con inseguridad, ¿porque espero tener a cambio hijos felices, si ya les di la mirada de minusvalía?

He aprendido a mirarlos con gratitud, nos hemos regalado mutuamente el con-vivir la experiencia de avanzar, de llenar nuestro corazones de amor, de aceptarnos, perdonarnos, apoyarnos y disfrutarnos. ¡Gracias Hijos míos!

El miedo al “Qué dirán” no es sino querer demostrar lo que no somos, y eso sucede muy a menudo cuando escuchamos a otras personas que le temen tanto o más que nosotros al “qué dirán” representar el papel del triunfador: “ mi hija la gerente”, “mi hijo el empresario”,  entonces puede que enganche en la memoria y entre en la competencia de demostraciones, alguna vez has escuchado decir mi hija la pacífica, mi hijo el calmado? 

Cada vez que me encuentro en una situación en la que estoy haciendo la actuación de ser yo, me detengo y me pregunto ¿a quien quiero demostrar que? ¿a quien quiero impresionar y para qué?

No necesito demostrarle nada a nadie y no necesito sacar los títulos de mis hijos de la cartera para sentirme valiosa, al fin y al cabo que ya aprendí : MIS hijos no son MIOS. Solo YO me pertenezco a MI.

Lo segundo es el apego. Un día escuche decir a mi maestro: ¿Sabes porqué deseas poseer? Deseas poseer porque le das al objeto o persona que deseas poseer, el poder de darte la felicidad y cuando finalmente lo consigues, descubres que no es suficiente y deseas más, es así como un deseo viene acompañado de diez más.
Me explico, si veo un cuadro maravilloso en una galería, lo admiro y quiero llevarlo a mi casa, ¿por qué? Porque le doy el poder de darme la felicidad. Si el cuadro tuviera ese poder me bastaría con admirarlo en la galería.
Con las personas sucede lo mismo, les doy el valor de darme la felicidad, y sólo,  si son como yo deseo, y si  hacen lo que yo quiero, si están conmigo constantemente, si me visitan y me llaman… y si  no es así: entonces me deprimo. Estoy apegada de manera egoísta. 

Nada es suficiente cuando mi apego va dirigido hacia fuera. El apego que nunca me fallará, es el apego al Dios que vive en mi. A esa presencia, a ese observador y compañero constante que vive dentro de mi, que es eterno en mi y que  comparto contigo. 
Divino creador hoy te entrego todos mis apegos, todas mis expectativas y  todos mis miedos, para que Tu, los trasmutes en luz
¡Y hecho esta!

Lo siento, por favor perdóname
Te amo
Gracias

Ana María

PD:  Me han preguntado si mas personas pueden recibir los artículos que compartimos, la forma de suscribirse es entrando en esta dirección, y recibirán un correo de confirmación para quedar registrados en la lista
http://www.hooponoponoperu.com/index.php/contactenos/

Siete Estrellas

Hace poco veía en la tele un programa sobre los siete pecados capitales, la palabra pecado siempre implica culpa, en cambio la palabra error trae consigo la potencialidad del aprendizaje.

Entonces, no pensaré en siete pecados capitales, sino mas bien, en siete errores o defectos de carácter, finalmente son todas memorias, herencia de mis antepasados y si no limpio y corrijo, el error será también legado para mi descendencia.

La verdad es que prefiero dejar un legado de luz y perdón que un puñado de memorias gastadas y aburridas que no aportan paz a nadie!.

Por eso hoy le entrego a la Divinidad mis siete defectos de carácter para que ella los transmute en siete estrellas de luz que me darán paz y que  legaré a mi descendencia.
Te amo,
¡Gracias!

Bueno, a trabajar,  acá van:  Soberbia, Pereza, Lujuria, Avaricia, Gula, Ira, Envidia.

Las monjitas de mi colegio me enseñaron que habían  las siete virtudes contrarias a estos, pero ahora, mirando a través del Ho´oponopono, todo es diferente. Ya no voy “en contra de” y  recuerdo: “a lo que me resisto, persiste, lo que acepto se transmuta”

Primero comienzo con la aceptación, recuerdo que si no acepto como mío aquello que me molesta, no hay forma que pueda entregarlo para ser transmutado. Solo puedo entregar a la divinidad lo que me pertenece, así que acepto tener estas siete memorias ancestrales alborotando mi vida y  también enseñándome. 

Soberbia, el orgullo parece muy grande e inflado y no es mas que miedo disfrazado. Rigidez incapacidad de moverse con los cambios, falta de alegría, pequeñez!

Pereza que me lleva a dejar pendientes, a vivir en el pasado o el futuro y obviar el ahora, en esperar y divagar. Depender, exigir y oscurecer.

Lujuria, siempre la creemos unida al sexo, sin embargo la lujuria es mental, puede haber sexo sin lujuria y viceversa. Lujuria es crear en la mente, imaginar, adelantarse con fantasía.

Avaricia, lejos de los que muchos piensan, avaricia es  no es  solo acumular, la avaricia es querer obtener beneficios sin esfuerzo, es hacer uso indebido del esfuerzo ajeno, falta de originalidad, imitación y competencia.

Gula, es vacío, es ansiedad, es carencia, es apego desmedido, avasallar y atropellar.

Ira, con su prima hermana la culpa, es la no -aceptación, es sentirse señalado, juzgar y ser juzgado, es rencor, es re-sentir, es no soltar!

Envidia: La envidia siempre quiere ser lo que otro es, a diferencia de la codicia que desea lo otro tiene, la envidia va lo que el otro es. Es la separación dolorosa, cuando la alegría de tu hermano lejos de alegrarte te duele.

Pues de todo eso tengo yo, y me acepto y me perdono y tomo el cien por ciento de la responsabilidad para entregarle este manojo de errores a la Divinidad para que ella me lo regrese transmutado en luz.

¡Que alivio! Me siento ligera, he entregado una carga ! tan grande como el Titanic!  y ahora navego por aguas cristalinas, lo hiciste tu también?

Sientes la ligereza? La alegría y la paz del yo?

Hoy hemos avanzado mucho en la limpieza de nuestras memorias;
que esta existencia que compartimos se vea iluminada y que se haga la voluntad divina, no la mía

Lo siento, por favor perdóname

Te amo

Gracias

Ana María

LPDY

PD: Tengo para compartir contigo algo muy bueno, esta semana, grabé el audio de: “Meditación  guiada de sanación del niño interior ” y a partir de la próxima semana los CD estarán en los talleres, para que puedas adquirirlos y hacer la meditación cada día. 
Gracias

Del juzgar y criticar

“Los demás son parte de ti.  No necesitas preocuparte por ellos.
Preocúpate de ti mismo; eso es suficiente.
Cuando llegues a estar bien, ellos también estarán bien, pues no estarás más consciente de ellos como separados de ti.
Criticar a los demás, buscar faltas en ellos, etc. – todo eso nace del egoísmo.
Busca en cambio tus propias faltas. Las faltas que ves en los demás no son más que reflejos de tus propios rasgos personales.
No prestes atención a las pequeñas preocupaciones; apega tu mente a Lo Divino. Entonces serás conducido a la compañía de personas buenas, y tus talentos serán transmutados.
Considera a todos como hijos de la Divinidad, como tus propios hermanos y hermanas; cultiva la cualidad del amor, y busca siempre el bienestar de la humanidad.

Sé como la abeja que bebe el néctar de cada flor, no como el mosquito que bebe sangre y distribuye enfermedades a cambio. Si persistes en amar, a cambio serás amado”. SSB

 
Creo que ésta sola idea es suficiente, ¿que mas puedo indagar sobre la critica y el juzgar? ¿Ser como la abeja haciendo lo dulce o como el mosquito esparciendo enfermedad?

Que fácil se me hace poner calificativos y hacer juicios sobre alguien mas, y últimamente cuando lo hago, ¡Gracias a mi niño interior!, que ya esta lo suficientemente alerta, me doy cuenta, me perdono, y también acepto que aún hay rabia  en mi corazón.

 

 La critica y el juzgar es un proceso que viene desde la ira, el miedo y la culpa.La diferencia entre el juzgar y el observar, es que cuando juzgo, califico, me separo.

Cuando observo puedo DARME CUENTA y tomar el cien por ciento de responsabilidad y me integro. 

Mi amigo el padre Félix siempre dice: “la responsabilidad es la capacidad de generar cambios”.

El cambio es automático, es como una dosis extrema de relajante, tomo el cien por ciento de responsabilidad y todo cambia de color. ¡Que maravilla, tengo la posibilidad de cambiar lo que sea que estoy viviendo, si yo lo estoy re-creando desde algún programa personal, yo también puedo usar la tecla de DELETE-BORRAR, y ¡listo!

Tal vez en este momento sea un buen momento para aclarar algo:
cuando decido no enganchar en mis viejos programas, sino mas bien entregarlos para ser transmutados; el proceso comienza al instante, el borrado se hace desde la raíz, pero es algo similar al crecimiento de una flor. Comienza en la semilla, luego la raíz misma de la planta, se forma ramita a ramita, cada hojita y de pronto un botón que a su propio ritmo se va abriendo en una flor llena de luz y color.

Así es el proceso de borrado, la luz de la divinidad llega a la semilla de donde surge la memoria, tal vez en la prehistoria, o quizá no, ¿que importa cuando comenzó? ya no cometo el error de tratar de entender el  porqué, ya que cuando lo hago, vuelvo a quedar atrapada en lo mental, en controlar, en saber, cuando lo que funciona, es entregar sin duda ni vacilación, entonces la luz que viene de lo Divino, va borrando todos los vestigios que han formado la memoria y transmutándola y cuando menos pienso ¿qué tengo? Claridad, por primera vez VEO, estoy lúcida y eso me da paz.

A veces comienzo a Ver que estoy criticona, que me fijo en detalles repetitivos ¿qué pasó?
Pasó, que el proceso esta en su etapa final, se me muestra para decir ¡Adiós!, esto siempre y cuando yo haya elegido no enganchar y tan solo soltar en manos de Dios.
Solo de escribirlo acá me relajo, ¡que belleza! No estoy sola , nunca lo estuve y nunca lo estaré.

Gracias, te agradezco por existir conmigo y como este camino es una aventura divertida y muy variada,  te dejo este relato que llegó a mi correo y ¡UFF! me puso en alerta para no encontrarme en la misma situación!

“El semáforo se puso amarillo justo cuando él iba a cruzar en su automóvil y, como era de esperar, hizo lo correcto: Se detuvo en la línea de paso para los peatones, a pesar de que podría haber rebasado la luz roja, acelerando a través de la intersección.

La mujer que estaba en el automóvil detrás de él estaba furiosa. Le tocó la bocina por un largo rato e hizo comentarios negativos en alta voz, ya que por culpa suya no pudo avanzar a través de la intersección… y para colmo, se le cayó el celular y se le regó el maquillaje.

En medio de su pataleta, oyó que alguien le tocaba el cristal del lado. Allí, parado junto a ella, estaba un policía mirándola muy seriamente. El oficial le ordenó salir de su coche con las manos arriba, y la llevó a la comisaría donde la revisaron de arriba abajo, le tomaron fotos, las huellas dactilares y la pusieron en una celda.

Después de un par de horas, un policía se acercó a la celda y abrió la puerta. La señora fue escoltada hasta el mostrador, donde el agente que la detuvo estaba esperando con sus efectos personales:

– “Señora, lamento mucho este error”, le explicó el policía.
“Le mandé a bajar mientras usted se encontraba tocando la bocina fuertemente, queriendo pasarle por encima al automóvil del frente, maldiciendo, gritando improperios y diciendo palabras soeces. Mientras la observaba, me percaté que:

         De su retrovisor cuelga un rosario,

         Su carro tiene en la defensa una calcomanía que dice: “Jesús te ama”,

         Su tablilla tiene un borde que dice “Amor y paz”,

         Otra calcomanía que dice: “Practica la meditación”

         Y, finalmente, el emblema cristiano del pez.

Como es de esperarse, supuse que el auto era robado.”

¿Qué te pareció? Si al terminar de leerlo te acordaste de alguien. ¡cuidado! Ya estas juzgando! . Perdóname, fue una pequeña trampita, para comprobar con qué facilidad tomamos el papel de jueces!
 
 
Le entrego a la Divinidad cualquier memoria que el día de hoy me quite la paz, para que la  transmute en luz,

¡Y así se ha hecho!

Lo siento, por favor perdóname

Te amo

Gracias

Ana María
 

Dar

Dar es un acto personal e intransferible, no te doy:  Me doy.

Cuando me la creo, cuando pienso que estoy en una posición superior siendo el dador y cuando creo que estoy en inferioridad por que recibo: estoy equivocada.
El dar siempre es para satisfacer una necesidad personal.

A veces, cuando aún me encontraba en el estado de victimización, he dado para tapar culpas, otras para comprar cariño y aceptación . Como madre, alguna vez he repetido el estribillo falso desde todo concepto: “Y yo que me he sacrificado por ti”.  No es cierto, no hay sacrifico por los hijos, ¡les damos para sentirnos bien nosotros!

 No hay sacrificio sin victimas y victimarios.
En Ho´oponopono ya no somos victimas, hemos asumido el cien por ciento de responsabilidad de todo lo que sucede en nuestra realidad.

A veces es mas fácil dar que recibir, cuando damos nos sentimos en control, y eso  es, por cuestión cultural. Desde muy pequeños hemos escuchado hablar de la caridad. Recuerdo cuando estaba en el colegio, un colegio que adoré y del que guardo  buenos recuerdos, monjitas francesas, cálidas, amorosas!  Estas monjitas tenían la costumbre de llevar a grupos de niñas del colegio  a lo que en esa época se llamaban “barriadas”  hoy se llaman “Pueblos Jóvenes”, bueno llevaban a las niñas a “enseñar catecismo” a otras niñas supuestamente menos favorecidas. Entonces las niñas hacían su gran obra de caridad. ¿qué podíamos enseñar? Si nosotras mismas no sabíamos? Pero ya desde esa época nos grababan, que dar era en posición de poder.

Bueno, hoy sé que no es así, que el acto de dar es con humildad porque me estoy sirviendo a mi misma.

San Agustín dice: ” que la culminación de todas nuestras obras, es el amor. Ese es el fin, y para conseguirlo, corremos, hacia él corremos; una vez llegados, en el reposamos.”

Reposamos, es decir tenemos paz, damos para tener paz, es una necesidad imperiosa, toda nuestra búsqueda en la vida es para finalmente tener paz.

¡Cuantos correos me envían ustedes agradeciendo los artículos que comparto!, si yo me la creo y pienso que estoy de maestra, ya perdí.

 Puedo compartir contigo este trabajo que estoy haciendo conmigo, con el único propósito de estabilizarme en un estado paz duradero, cada articulo es como un parto, lo gesto dentro de mi, me inquieto, me cuestiono,  me contrasto, porque si no soy coherente con lo que escribo, me daño a mi misma.

 He aprendido a amarme y aceptarme y eso me da libertad, yo sigo adelante así sea bien o mal recibida,  el trabajo es para mi y sólo para mí.

!Pero sucede algo maravilloso!…
Mientras más me acepto y me conozco, más comunicada estoy contigo, existimos juntos, tu alegría es mi alegría, tu avance es el mío y si sufres mi corazón se conmueve, puedo sentirte, es un solo latido y cada vez mas: ¡“el otro” desaparece!.

 A veces me sorprendo hablando con gente en la calle que no conozco pero que siento tan cercana como alguien de mi familia. No te voy a negar que muchas veces también,  siento rechazo y es esa parte de mi que aun no ha sido aceptada y que re- conozco en alguien mas.

Sin querer he vuelto al tema anterior de la Autoaceptacion y sobre este tema, tengo algo mas para compartir contigo..
Acá,  un pequeño compendio que me envió mi Coach Eduardo Waslli y con quien estoy preparando una serie de charlas sobre las Prioridades y el Niño Interior.

Ya les anunciare mas adelante cuando y donde las haremos. 

…“La baja autoestima y la alta autoestima son las dos caras de una misma moneda: la de confundir la conducta con la valía del ser humano. 
 
La persona con alta autoestima no es muy diferente que la persona con baja autoestima, lo que los diferencia es que uno utiliza autovaloraciones positivas y el otro negativas en función de sus conductas. 
 
Así cuando una persona se evalúa a sí misma como buena o mala en función de lo que hace está cometiendo el error de la generalización. “Soy el mejor” o “Soy un desastre”. Alfred Korzybsky, desde la Semántica General, ya advertía de este error diciendo que el verbo SER es una generalización y por tanto un error de precisión del lenguaje, 
Ya que cuando decimos que somos una cosa, obviamos que nos somos de una cosa sino de múltiples, que podemos cambiar y por tanto el verbo ser nos define estáticamente, y que no podemos definirnos por una conducta o aspecto concreto, dado la multiplicidad de conductas y aspectos que adoptamos.
 
No podemos valorar una persona en función de la conducta ya que categorizar como buena o mala significa que siempre actúa bien o mal y eso no es cierto, y aunque actuara bien hasta el momento no podríamos predecir si la próxima vez lo haría bien o no. 
 
No somos buenas o malas personas 
sino personas que hacen cosas buenas y malas, 
no podemos juzgar la esencia de la persona. 
Somos seres humanos, y como falibles que somos, 
hay veces que actuamos mejor que otras pero eso no significa que seamos peores o mejores personas. 
 
Albert Ellis dice “Ser buen terapeuta no me hace mejor persona”. 
La valía del ser humano no puede ser descrita a partir de un conducta. 
Hacemos múltiples conductas(roles), como trabajador, padre, hijo, amante, y no podemos juzgarnos en función de una conducta ni que sea muy importante para nosotros.
 
Tanto la alta autoestima como la baja autoestima es causa de mucha perturbación emocional: ansiedad, depresión, rabia
 
…Acéptese como bueno, valioso, o digno de vivir y disfrutar simplemente porque usted es, no mida en absoluto su ego o persona, sino solo sus pensamientos, sentimientos y conductas individuales, centrándose en sus metas propósitos elegidos.
Cuando un ser humano se las arregla de algún modo para aceptarse, respetarse, en la mayoría de los casos su conducta mejora notablemente: su eficacia aumenta considerablemente, disminuye su ansiedad, culpa, depresión, y rabia y se altera emocionalmente menos”…

Bueno comienza la semana y  me quedo con esta idea para trabajarla, no soy lo que hago, no soy lo que tengo, no soy lo que doy ni lo que recibo. SOY porque existo, mi valor es la existencia. 
Hoy agradeceré cuando se me permita dar, porque estaré recibiendo un poco mas de paz.
Lo siento, por favor perdóname
Te amo
Gracias
Ana María

Depresión: La rabia congelada


Si de algo se ha hablado en los últimos años, es de la depresión, hay diagnósticos médicos, sicológicos, hasta genéticos.
Pero ¿cuantas veces hemos escuchado que la depresión es rabia congelada por la incapacidad de aceptar que las cosas no salen como queremos?.
Este articulo no pretende ser un tratado  científico, puesto  que no soy sicóloga, no soy científica, pero si puedo decir que hoy día,. ¡yo no tengo depresión!, que la tuve y que quedo atrás, cuando acepte que las cosas no tienen porqué salir como yo deseo y que lo mejor que todo, es que no hay errores, ¡que la Divinidad siempre me dará lo que es mejor para mí!
Contar detalles esta demás, si hoy tu crees que tienes depresión ya sabes lo que se siente, para que te digo más. 
¡Es  la pura expresión del egoísmo! 
Egoísmo, es una palabra muy usada, en el diccionario la definen como: “amor excesivo e inmoderado que una persona siente por si misma y que le  hace atender exclusivamente su propio interés” 
Yo me pregunto ¿alguna vez el amor puede ser excesivo?, o será que a ¿aquello que llamamos amor es otra cosa, como apego, miedo, inseguridad, afán de controlar?
En Ho´oponopono no tengo que explicarme nada, no busco las causas, todo lo que me molesta, simplemente lo entrego para ser transmutado, pero hay veces que esa decisión, esa voluntad de entregar no se activa hasta que no me doy cuenta cuales son los mecanismos o memorias que he estado activando, por eso comparto contigo estas reflexiones.
La depresión es egoísmo y el egoísmo lejos de ser amor desmedido por uno mismo es desamor desmedido. Es vacío que quiere ser llenado con ser el centro de atención y de pedir, pedir y pedir que todo venga de afuera. Es centrarse en “Lo que no tengo y no me dan”.

¡El estado de victima en su mejor expresión!
Pero, ¡que le vamos a hacer!, ¡de allí venimos!; Todos hemos experimentado ese grado de exigencia en la primera infancia y  en ese momento era valido, pero ¿ahora…como adultos…?
Recuerdo nuevamente el principio “A lo que me resisto, persiste, lo que acepto se transmuta”. Si reconozco que estoy o he estado en esa situación, la acepto, es una memoria mía y no la rechazo, pero si hago el proceso de la entrega.
En los últimos talleres de Sanación del Niño interior, ha habido experiencias extraordinarias en el proceso de entrega, de memorias tan arraigadas que hubieran parecido imposibles de transmutar. Si no te es posible participar de los talleres, puedo orientarte a seguir el proceso, estos artículos te dan las primeras pautas.
Cuando finalmente entiendo que todo lo que esta en mi realidad no es sino la repetición de lo que ya conocía,  para hablar en términos cibernéticos, son programas de mi disco duro  que activo,  y que van formando lo que vivo día a día.
Alguna vez pregunte a mi maestra, sobre qué pasaba con la muerte, si todo es recreado por mi misma, ella me contesto “Morimos porque como humanidad, re-conocemos que existe la muerte”, igual pasa con los desastres naturales, tenemos memorias ancestrales, que han nacido con nosotros.
En este momento me pongo a pensar, en la historia bíblica de Adán y Eva, cuando Dios los crea les dice que vivirán para siempre y cuando ellos eligen desobedecer, graban ya las primeras memorias de temor, culpa y luego vendrá la memoria de  egoísmo y muerte con Caín y Abel. ¡Que increíble! Ver todos estos conceptos desde el ho´oponopono, a mí, me hace comprender cada vez mas.
Vuelvo entonces al tema de la depresión, ya entendí. Me deprimo por que no obtengo lo que quiero, entonces no es depresión, es pataleta infantil!!. 
¡Que simple! Suelto el deseo, me entrego… y llega la paz.
Alguna vez te conté  y te la cuento ahora  nuevamente,  la historia de cómo atrapan a los monos en la India; El cazador pone en el fondo de una vasija de barro de cuello angosto y muy pesada, un trozo de sal, el mono viene, mete la mano y empuña la sal, cuando quiere sacar la mano con el puño cerrado ya la mano no pasa por la boca angosta y el mono no puede correr porque la vasija pesa, entonces viene el cazador y lo atrapa sin dificultad ya que el mono es incapaz de soltar la sal y así obtener su libertad. 
Te parece conocida esa situación?, cuantos trozos de sal tengo empuñados?
Que ilógico ¿no? Perder la tranquilidad por un trozo de sal!!!!
¡Todo es cuestión de prioridades!
Te dejo con esta reflexión, hoy acepto que las cosas no tienen que salir como yo deseo, que la Divinidad siempre me dará lo que es mejor para mi, aunque en el momento yo no lo vea así y que ningún apego vale la pena de ser cambiado por la paz de vivir en estado de entrega constante.
“La paz comienza conmigo” y cuando la paz se instala en mi vida, todo lo demás llega por añadidura.
Lo siento, por favor perdóname
Te amo
Gracias
Ana María

¿Existen Niveles Espirituales?

Hoy te entrego una eseñanza que tuve el privilegio de recibir hacen muchos años y que contesto muchas de mis dudas, para finalmemte cambiar mi vida para siempre, la he atesorado, estudiado y practicado, y  hace unos dias, volvi a leerla y senti que era el momento preciso para compartirla contigo.

Que la divinidad nos llene de luz, paz y amor

AM

“No hay niveles de espiritualidad mas altos o mas bajos “

Pregunte a mi Maestro: ¿Por favor, me puedes decir cuál es el mejor método en la práctica espiritual? ¿Cuál es el camino más adecuado? ¿Cuál es el más elevado?” Porque todos queremos estar elevados en la vida, “¿Cuál es el superior? Por favor, dímelo”.

Mi Maestro dijo “Recuerda siempre que no hay nadie superior o inferior en espiritualidad. No existe nivel alto o bajo. El nivel más alto y el mas bajo son palabras comparativas utilizadas en el mundo parlante con sentido mundano.

En espiritualidad no existe superior o inferior. No hay nivel alto o nivel bajo. Todo es igual. Esto es lo que debes comprender.”

En este momento dijo mi Maestro:
“Si te llega el agua hasta la rodilla, puedes ver y hablar con todo el mundo.
Si te llega hasta el cuello, todavía puedes hablar con todos.
Si te sumerges completamente, no puedes comunicar nada a nadie.
Igualmente, la experiencia última es el silencio.
En tanto que hables de superior e inferior, no has alcanzado nada.
Cuando permanezcas en silencio, cuando permanezcas mudo, esa es la obtención de la unicidad.
Armonía es unicidad, sin ninguna clase de comparación.” 

“Otra pregunta,

Si, ¿cuál es?”

Después de la auto indagación, después de la realización del Ser, ¿qué me va a pasar?
Después de obtener un “Master” ¿qué pasará?  uno se convierte en instructor.
Después de obtener Ph.D., ¿qué pasará? uno se convierte en catedrático.
Del mismo modo, después de la autoindagación, ¿qué es lo que me va a pasar? ¿En qué me voy a convertir después de esto?

 “No te vas a convertir en nada. Ahí nada se convierte.” 
¿cómo?” 

 “Al parecer, un loro hecho de un terrón de  azúcar, quiso conocer la profundidad del Océano. Así que este loro de azúcar se acercó al Océano y buceó para averiguar cual era la profundidad.
Mientras lo averiguaba se disolvió.
Del mismo modo, en el proceso de autoindagación, te pierdes, desapareces; te fundes en uno con el universo.
Eres uno con el infinito.
Eres uno con el cosmos.
Ya no estás separado para decir: `yo tengo esto, yo tengo eso; me convierto en esto, me convierto en eso.
’ Por lo tanto, aquellos que dicen, ‘he alcanzado esto, me he convertido en eso’ no tienen otra cosa que no sea ignorancia.”
Debemos comprender esto muy claramente.

Entonces pregunté: Maestro: el Ser es infinito. Yo soy finito.
La Divinidad es inmensa, ilimitada. Yo soy limitado.
¿Cómo puede lo limitado conocer lo ilimitado?
¿Cómo puede lo finito conocer al infinito?
¿Es esto posible? ¿Cómo?”

Mi Maestro dijo: “Solo el limitado puede conocer al ilimitado.
Solo lo finito puede conocer al infinito, porque la cuestión no es que el infinito conoce al infinito.
El infinito es uno.
Por lo tanto, tu mente es finita, en tanto que el Ser es infinito.
Con la ayuda de la mente que es finita o limitada, debes ser capaz de conocer al infinito o ilimitado.”

Así, con la ayuda de lo limitado, puedes conocer lo ilimitado.
La mente, que es limitada, hará que experimentes el Ser, que es infinito”. 

Maestro,  actualmente mucha gente utiliza dos palabras importantes, que yo no entiendo, ni les encuentro sentido. Desconozco el significado y la experiencia de estas palabras.
¿Por favor podrías explicármelo?”

 “¿Qué palabras son esas? 

“Una es ‘vibración’. La otra es ‘voz interior’.
La gente habla de estas dos palabras, vibración y voz interior.
Quiero saber, está presente esta voz interior en todos, o es propiedad única de unos cuantos?” 

“Hay gente que dice: Dios me ha dicho esto a través de la voz interior”,

“¿Por qué Él no me cuenta nada a mí?
¿Por qué Él te lo cuenta a ti?
¿Crees que solo tú tienes voz interior y yo no tengo voz interior, solo voz exterior?
¿Qué quieres decir?
¿Es la voz interior común a todos o es monopolio de unos cuantos?”

 “Oh ya veo. Cuando sientes éstas vibraciones, ¿cómo es que yo no las siento?
Así que tú tienes vibraciones y yo estoy sin vibraciones.
Así que tú eres un maestro de la voz interior y yo un ignorante de la voz interior.
¿Qué es todo esto? No lo entiendo. Por favor, explícanos el significado”.

Mi Maestro lo explicó de manera muy simple. Deseo que lo entiendas y lo valores realmente porque nadie ha dado nunca esta clase de respuesta.

Él dijo que el cuerpo tiene sentidos. Esto es el primer nivel, y lo que llamamos ‘conciencia’.
‘Conciencia’ significa el cuerpo con los cinco sentidos.
Hay Divinidad en cada uno de nosotros.

 El supraconsciente es lo que llamamos el alma individual . 

La conexión entre ‘conciencia’ y ‘Ser’  es la vibración.
Así, la vibración surge en el punto de encuentro entre ‘conciencia’ y ‘Ser’, es decir, entre el cuerpo y el alma individual.
Allí se encuentra la vibración.

“Entonces, ¿la voz interior?”

“Espera, primero comprende esto.” 

¿qué es voz interior?”

“El alma individual  o supraconsciente es  el ‘Ser’, ¿ok? En tanto que el alma cósmica, el alma universal es lo  Absoluto’. La unión entre ‘Ser’ y ‘Absoluto’ es la voz interior.”

“Oh, ¿entonces por qué no tengo voz interior?  ¿Cómo puedo comprender esto?”

Mi Maestro dijo “No has conectado el alma individual con la universal.”

 “Tu tienes un vaso lleno de agua.
Pues bien. Vacíalo.
Vacía el vaso lleno de agua en el Océano.
¿Qué pasará?
Esta agua y el Océano se fundirán en una misma.
Así, de igual modo, cuando el alma individual, el Ser, es una con el Alma universal, lo Absoluto, en esa unión se oye la voz interior.
Debido a que tu mismo te has limitado, como el agua en el vaso, permaneces en el nivel de conciencia.
No has llegado al nivel del 
Ser.
Por consiguiente, no puedes escuchar la voz interior. ¿Me explico?
No sientes las vibraciones porque no has conectado la conciencia, o sea el cuerpo, con el Ser o alma individual.”

“Maestro: ¿qué pasa acerca de ciertas cosas denominadas buenas y otras denominadas malas?
La gente dice que esto es malo y eso bueno. Pero lo que es bueno en un
  momento es malo más tarde. 

Lo que es malo ahora es bueno después. ¿Qué debo hacer?

Bueno y malo son relativos. No se puede decir que esto es totalmente malo, y eso totalmente bueno. ¿Quién soy yo para decir esto?”

Entonces dijo mi Maestro amado

“No hay nada bueno o malo. ¿Por qué? Bueno y malo son factores que decide o juzga la mente.
Es la mente quien decide; es la mente la que distingue; es la mente la que diferencia; y es la mente la que divide lo bueno de lo malo.
Pero la espiritualidad está más allá de la mente.
Es trascendental. A ese nivel, no hay nada bueno o malo.”

“Entonces ¿podemos tener una vida libre ahora? Ahora no hay nada bueno o malo.
Así que podemos tener una vida libre y divertida”.

“No.”

“¿Por qué?”

“Porque no has trascendido tu mente.
No has ido más allá de la mente.
Tu mente está llena de deseos, ¡suficientes para diez vidas venideras!
Y eres así de egoísta debido a tu mente; eres así de orgulloso debido a tu mente; eres posesivo debido a tu mente; tienes muchos apegos debido a tu mente.
Por lo tanto operas a nivel mental.
Cuando operas a nivel mental, existe lo bueno y lo malo.

Tienes que observar esto.

Cuando has trascendido la mente, esto ya no es aplicable.”

 “Jesucristo habló a gente buena y a pecadores también. Así que para Jesucristo no existían santos ni pecadores. Ambos eran iguales, porque él había trascendido el estado mental.”  

Además, dijo: “Cualquiera que sea la vibración, cualquiera que sea la voz interior, quiero que todos recordéis una cosa: aquello que os hiera, también herirá a los demás.
Aquello que os haga felices, hará felices igualmente a los demás.”

Así que lo que considere doloroso, debo saber que es igualmente doloroso para los otros.
Lo que me proporciona felicidad y bienaventuranza, hará a los demás dichosos y felices.
Por lo tanto, haz a los demás lo que te gustaría que ellos te hiciesen a ti.
Por consiguiente, trataré a los demás como me gustaría que ellos me tratasen a mí.

————————————————————————————————————————————————————————————————–

Recibir esta enseñanza  fue el mejor regalo que la Divinidad me ha dado.

Para terminar,  les dejo este pensamiento que habla de cómo vivimos según a donde dirijamos nuestras memorias:

“La mente es el viento que nos trae el olor, fétido o fragante, del mundo. Cuando la mente se vuelve hacia lo fétido, te disgustas. Cuando se vuelve hacia lo fragante, estás feliz. El viento reúne las nubes desde los cuatro puntos cardinales; de la misma manera, la mente trae a tu conciencia las decepciones de muchas esperanzas. Nuevamente es la mente la que, como el viento, disipa las nubes que la oscurecen, o la hace sentir perdida en la noche de la duda. Controla tu mente, y estarás en paz. Para obtener esta ecuanimidad, no tienes que hacer lecturas, sino un sistemático esfuerzo espiritual. Entonces estarás siempre feliz, ya seas rico o pobre, apreciado o despreciado, próspero o infortunado. Ingresar a la arena de la vida sin ecuanimidad es como navegar en un mar azotado por la tormenta, en un minúsculo bote sin timón. Por eso, emprende ahora mismo el camino de la disciplina espiritual”.

Lo siento Por favor perdóname

Te amo

Gracias

Ana María

GRATITUD

 

“ La gratitud es el espacio sagrado en donde aceptas que existe una fuerza aún mayor que tu ego, y ella está siempre trabajando y es siempre disponible”

Wayne Dyer

Agradecer, Agradecer, Agradecer, cada respiración es un motivo de gratitud, ¡existo, estoy acá! y las posibilidades son infinitas. ¿Para qué pensar en lo negativo? Cuando hay tanto bueno y hermoso, para agradecer y por venir?.

El tercer principio Huna,  es Makia y dice: “Allí donde va mi atención va mi energía” , este principio es tan lógico y comprobable que basta con ver como crece una plantita a la que prodigo cuidados o como se embellece la mascota que lleno de amor, mientras en algún lugar de la casa o la oficina algún objeto olvidado se cubre de polvo y se deteriora hasta desaparecer.

Pienso:¿que puedo decir entonces sobre  la atención y amor que me doy a mi misma- a mi niña interior? Si yo soy quien crea mi realidad!

Si me enfoco en lo bueno, lo bueno crece, cuando mi salud se deteriora me enfoco en mi fuerza, creo en mi, creo en la Divinidad mostrándome algo que debo limpiar y que se me estaba escapando,  y agradezco.

Yo se que hay momentos de perdida, perdida de seres queridos, de amores, de proyectos.

 Si,  hay momentos de perdida. Y también puedo agradecer. Agradecer  por haber tenido el privilegio de vivir a lado de aquellos que se fueron, tuve la oportunidad de amar , la ilusión de esperar lo venidero. Por todo es eso ¡Gracias Dios Mío!

Siempre habrá algo para  agradecer.

Y así se desenvuelve mi vida, dependiendo en donde ponga mi atención.! Hay luz o hay sombra!… Yo me pregunto, ¿Si sé,  que las cosas son así, para qué pongo mi atención en lo que no me gusta? Eso es comportarme como tonta sin serlo, ¿no?

¿Qué hace que no pueda agradecer? El egoísmo infantil, ese estado del que ya he hablado, ese circulo rojo  que nos rodea en la primera infancia, de demandar, depender, exigir, ser intolerantes y temerosos. El negarme a aceptar que! las cosas no siempre tienen que ser como yo quiero!.

Saldré  del circulo rojo y comenzare a vivir en la etapa del  aceptar, del dar, del agradecer, del bendecir…del amor incondicional en donde, doy por el hecho de dar, sin esperar ninguna retribución porque al dar me siento plena.

Me repito,  una y otra vez las enseñanzas, y al repetirlas voy calando en mis barreras mentales , una y otra vez me repito y medito en  la enseñanza, hasta que sea parte de mi, porque se que si comienzo a practicar a cabalidad, uno solo de los siete principios, todos los demás  lo seguirán y fluirán de manera total en mi vida.

Acompáñame, solo enfócate conmigo en lo bueno, veamos lo bueno, hablemos lo bueno, hagamos lo bueno y agradezcamos sin parar!

Gracias por tu interés, gracias por estar allí, gracias por compartir y gracias por que tu y yo compartimos la misma luz.

Gracias

Ana María

 

 

 

 

Autoaceptación

Cuantas veces escuche hablar de la autoestima y siempre,  esa palabra llevaba consigo la carga de  alguna opinión  externa a mí, cuando aprendí que el secreto está en la autoaceptacion, aceptarme yo misma, amarme y reconciliarme internamente, entonces supe,  que eso era lo que yo quería.


Autoaceptación significa reconocer que soy valiosa y digna de ser querida y respetada a pesar de no ser perfecta. Mi valor es la existencia, esa existencia que es una sola y que compartimos todos.


Tengo casi 60 años, y cuando uno llega a esta edad la vida te regala algo muy bueno: La ventaja de observar como fueron los resultados.


He convivido con tantas personas, y he vivido tantas experiencias, que hoy puedo valorar muchas situaciones en su dimensión correcta. Aquellos que aprendieron a aceptarse, valorarse y contrastarse, invariablemente han llegado a un estado de estabilidad emocional y paz, independientemente del trabajo que realizan, su condición social o económica.


La autoaceptacion es un bálsamo, deja la comparación y la competencia de  lado, y sólo es el contraste conmigo misma. Ahora hago eso, me contrasto, como estaba ayer y como estoy hoy, y mantengo muy presente mi tendencia a los defectos de carácter para no repetirlos; borro, limpio, limpio,  gracias a Dios tengo esta herramienta maravillosa del Ho´oponopono, nunca sabré cuantas memorias avalan esos defectos de carácter, entonces me mantengo alerta y limpiando.


Estar alerta, es estar despierta, atenta, presente y feliz.


Vivir en el presente es aceptar que hoy estoy en paz, solo por hoy, hoy hago mi mejor esfuerzo, hoy enfrento los retos de hoy, hoy es interminable porque es el único tiempo que existe: HOY.


Aceptarme y aceptar mis errores de cálculo, no quiere decir que me gusten, es que ya no voy en “contra de”, recuerdo el principio básico: “a lo que me resisto, persiste, lo que acepto se transmuta”,  mi educación me orientaba a la perfección y mientras mas perfecta quería ser , ¡mas infeliz me sentía!


Lamentablemente esa misma medida la usaba para la exigencia que ponía en quienes me rodeaban. 


Me revelaba en contra de lo que me disgustaba de mi, quería ser siempre mas delgada, mas exitosa, mas inteligente, mas bella: Perfecta según la imagen y modelo que,  en algún lugar  mi memoria tenia grabada. 


El sentir que mi felicidad estaba condicionada a llegar a esas metas inalcanzables era agotador. 


Y de pronto descubro que  la verdad es que soy imperfecta, que valgo porque existo,  que toda mejoría es ganancia, y que cada caída es experiencia y que  me puedo levantar cuando me caigo y ¡me levanto con mas sabiduría!


Autoaceptación es sabiduría y la sabiduría lejos de venir con el aprendizaje intelectual, llega  con el conocimiento de uno mismo, y cuando finalmente llegamos a conocernos, nos integramos a la creación, ¡ya nada nos es ajeno!.


 

Que la Divinidad nos llene de luz, de tolerancia, de flexibilidad y de alegría de vivir


Lo siento, por favor perdóname


Te amo


Gracias


Ana María

Adjunto Power Point1-1.1_Hay_emociones_que_pueden_matarte