SIN RESISTENCIA

Hacen muchos años tomé algunas clases de Latín, y el profesor me enseñó algo que me ha servido mucho y que lo comparto hoy contigo, para diferenciar que palabras tenían raíces latinas y cuales griegas el me dio la clave, el Latín nombra el QUÉ y el Griego, nombra al CÓMO.

 ¿Porqué te comento esto?

Porque recordando esta parte de mi vida mi di cuenta que esa forma de aprendizaje se ha repetido muchas veces, de mi Maestro espiritual, aprendí el “qué” y con los consejos de mi coach, el “cómo”.

 Lo mismo se repite en el Ho´oponopono, que nos da el qué, y cuando comparto contigo todo lo que he aprendido también estoy compartiendo el “cómo”.

 Cuando mi Maestro me decía entrégaselo todo a Dios, yo podía entenderlo perfectamente, y ese era mi mejor intención, entregarle todo a Dios, pero en la practica no lo hacia por que el miedo me ganaba.

 Cuando gracias al Ho´oponopono, me di cuenta que, ese era el mejor instrumento de la entrega, entonces supe el “cómo”, y conseguí llegar a la entrega, yo se que aun no es total, pero si te puedo decir, que ya no me resisto a nada, ahora acepto y entrego aunque muchas veces me cueste hacerlo.

 Otra enseñanza que también he compartido contigo y que recordarla me ayuda mucho es la siguiente:

“Hay que ser a la vida, como los gatitos a la gata, cuando la gata quiere llevar a uno de sus gatitos de un lugar a otro, lo toma con su hocico y el gatito se relaja totalmente mientras su madre lo lleva sin daño alguno. En cambio si esa misma gata atrapa a una rata, la rata se resiste y la gata la destroza”

 La vida es así, cuando nos resistimos a la realidad, nos destrozamos, en cambio al aceptarlas con tranquilidad, salimos ilesos y no sólo eso sino que también podemos ver todas las posibilidades para sortear las dificultades.

 “A lo que me resisto, persiste, lo que acepto se transmuta”

 Muchas veces en el pasado he tenido miedo a “lo que vendrá”, hoy estoy dispuesta a vivir lo que venga con la confianza de estar tomada, a cada instante de mi vida, de la mano de Dios.

 Eso no quiere decir que Dios no estuvo siempre conmigo, pero mientras yo no haga uso de mi voluntad, y permita que, Él sea visible, será un acompañante silencioso que respeta mi libre albedrío.

 Muchas veces he compartido contigo que cada vez que decimos “te amo, gracias”, estamos diciendo, por favor interviene, y la Divinidad lo hace en ese mismo instante.

 Rumí, el poeta sufí, dice en un párrafo de “El Masnavi”,: “Cada ¡Oh! Señor”, es un, ¡Aquí estoy!”

 Esa sola frase me llenó de gozo, la primera vez que la leí, ya que significa que no hay tiempo ni distancia entre Dios y nosotros, la respuesta es inmediata.

 Cuando le oramos a un Dios lejano, que vive en el cielo, lejos de nosotros, nos sentimos separados y desvalidos.

 Pero cuando finalmente entendemos que Dios está, en nosotros, delante de nosotros, atrás de nosotros, a nuestro costado y en nuestra propia casa, nunca más volvemos a sentirnos solos..

 Hoy puedo compartir contigo mi ultima experiencia; yo tengo una rutina madrugadora, de oración para comenzar el día, es un momento dedicado solamente a la oración, ya que el resto del día me mantengo en un dialogo constante con Dios, pero en medio de todas mis actividades.

Durante mi oración de madrugada, voy haciendo la entrega de todos y cada uno de mis hijos, nietos, de mi esposo y de cada una de las actividades que planeo realizar durante el día.

 El lunes pasado se me hizo tarde y no puede hacer la entrega especificando cada cosa y solo dije: ”Dios mío te entrego todo y Tú ve que haces”

 Bueno fue un día sorprendente, era como mágico, a donde llegaba, las cosas estaban mejor que nunca, conseguí estacionamiento en la puerta de cada lugar, tuve respuesta a muchas cosas que estaban detenidas y me cruce con dos personas que hacia mucho tiempo que no veía y con las que converse por separado y ambas me hablaron de temas espirituales maravillosos, que llenaron mi corazón.

 ¡Que maravilla¡ ¡ Fue un día DIVINO¡

 No tuve expectativa, no pedí nada sólo entregue y nada más.

 Cuando nos mantenemos entregados, tenemos paz, se alejan de nosotros la critica y el juzgamiento, y todo lo vemos como obra Divina.

 Muchas veces creemos equivocadamente, que nosotros somos los que hemos buscado este camino, cuando la verdad es, que se nos ha permitido llegar a el.

 Para seguirlo se necesita, paciencia, tolerancia clemencia y constancia.

 Yo estoy dispuesta y decidida a continuar, ¿lo estás tú, también?

 Hoy seré como el gatito a la gata y me dejare trasladar por la voluntad Divina.

 Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

 

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno. Te entrego todas mis memorias de control para que Tú, las transmutes en luz.

 Enséñame a soltar, entregar y aceptar.

 ¡Y así se ha hecho!

 
Lo siento, por favor  perdóname


 Te amo,
 Gracias


 

Ana María

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


Ho´opo Boletín de Noviembre 2014

Noviembre se inicia con el día de todos los Santos y los fieles Difuntos, y en algunos países de centro américa y otras regiones, continua con la celebración del día de Muertos.

 En realidad es una costumbre ancestral, común a casi todas las culturas, lo que difiere es la fecha en que se celebra.

 Recordar a nuestros antepasados es una expresión de gratitud y de aceptación de nuestra identidad.

 Las memorias que traemos insertas, son un compendio de todas las experiencias vividas por nuestros antepasados.

 Cuando en la oración del Ho´oponopono hablamos de mi familia o antepasados en realidad estamos hablando de nuestras memorias.

 Cuantas veces hemos recordado con dolor los conflictos de la niñez y hemos culpado a nuestros padres y ancestros por ellos.

 La verdad es, que con eso no conseguimos ninguna alivio y mucho menos, un avance en nuestras vidas.

 Desde que nacemos, son muestras memorias y solo nuestras memorias las que van torneando nuestra realidad.

 Un niño recién nacido, ya trae consigo las memorias de todos sus antepasados desde el comienzo de la creación, algunas memorias estarán activas, otras se activaran en el transcurso de su vida y algunas otras se mantendrán latentes pero, igual pasarán como herencia genética a su descendencia.

 Nuestras memorias negativas pueden ser sublimadas, cuando aprendemos a reconocerlas, aceptarlas y entregarlas, para su transmutación.

 No somos seres estáticos a quien una lluvia de rayos de agresión y dolor nos cae en la cabeza. ¡No¡.

 Somos seres dinámicos, poniendo en practica en todo momento lo que conocemos.

 La victimización no nos conduce a nada, la responsabilidad si.

 En primer lugar nos conduce al perdón, perdonar es liberador.

 Pero no confundamos la forma de perdonar; en primer lugar, el perdón es hacia mi misma, sea la que sea, la experiencia que haya vivido, siempre hay una rasgo de culpa hacia mi misma, entonces aplico el método mas fácil y contundente, me digo a mi misma ¡Me perdono!, cuantas veces sean necesarias.

 Al perdonarme yo, el perdón es automático con el resto, si he vivido maltratos, abusos, abandono, engaños etc. puedo perdonar.

No hay nada en este mundo que no se pueda perdonar.

 Pero ¿porqué digo que no nos confundamos?, porque el perdón va al sentimiento, no al sentido común.

Yo puedo perdonar a mi agresor, pero eso no quiere decir que me vaya a vivir con él. Es más, yo puedo denunciarlo, aun habiéndolo perdonado.

 La denuncia puede ser sin rasgo de odio o resentimiento, solo con sentido de justicia.

 Igual sucede dentro de la familia, si las conductas equivocadas de un familiar, o de muchos de ellos, me afectan, me perdono, los perdono, pero me mantengo alejada.

 Tu y yo no somos salvadores de nadie más que de nosotros mismos. El trabajo es personal, a mí me ayuda mucho, tener siempre presente la la frase de Morrnah: “la paz comienza conmigo”

 Si esto es cierto y la paz comienza conmigo, también lo hace, la justicia, la honestidad, la alegría, el orden, y todos los valores que con tanto ahínco reclamo en los demás.

 Cuando yo los practico y los vivo, esos mismos valores estarán presentes en mi realidad.

 Recordemos a nuestros antepasados con gratitud, y humildad, ya que por mas que no hayamos estado de acuerdo con ellos, la verdad es que “de allí venimos” y también con alegría, si ya no están en este plano,   porque cumplieron su misión de vida y han sido recompensados con la unidad Divina.

 Que tengamos paz más allá de todo entendimiento.

 Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno. Te entrego todas mis memorias de victimización para que Tú, las transmutes en luz.

 Enséñame a tomar el cien por ciento de responsabilidad a cada momento de mi vida

 ¡Y así se ha hecho!

 
Lo siento, por favor  perdóname


 Te amo,
 Gracias


 Ana María

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


 

 

Lo siento, por favor perdóname

La pregunta que siempre nos hacemos al comenzar la practica del ho´oponopono es: ¿A quien le estoy pidiendo perdón?

 El Perdón te lo pides a ti mismo, a la Divinidad que habita en ti y al ser humano que eres y que a su vez es una partícula de la humanidad completa.

 El pedir perdón es el producto de nuestra aceptación.

 El camino a la recuperación de la armonía, es el proceso de identificar, aceptar y reparar.

Primero es necesario reconocer o identificar, que es desde nuestra memoria que recreamos las cosas.

 Después del reconocimiento, recién puede venir la aceptación: ¡Esa memoria es Mía!, no es de nadie más y soy yo quien al activarla, está trayendo esta situación a mi realidad, a mi vida.

 Si lo que estoy reconociendo, trae sufrimiento, entonces pido perdón.

 La diferencia entre pedir perdón y pedir disculpas es muy grande.

Pido perdón desde la aceptación total de mi error.

 Pido disculpas tratando de evadir la responsabilidad. Por ejemplo: Llego tarde a una cita, y digo:

 “Perdóname por mi tardanza” eso es suficiente, estoy asumiendo el hecho que haber llegado tarde.

 Si después de haber pedido perdón se me pregunta porqué llegue tarde puedo explicar las razones, pero así y todo no puedo negar el hecho real : Llegue tarde.

 Si llego diciendo, perdóname mi tardanza, PERO, es que el transito está terrible.

Ya estoy tratando de evadir la responsabilidad.

 El “PERO” que le sigue al pedido de disculpa o de perdón es el que nos aleja del reconocimiento del hecho.

 Es cierto que pueden haber muchas razones que contribuyen a la falta, pero el hecho verdadero y contundente, es que hubo un error.

 Allí es donde la responsabilidad tomada al cien por ciento, hace la diferencia.

 El Ho´oponopono, se inicia con la aceptación del cien por ciento de responsabilidad de todo lo que está en mi realidad, de todo aquello que YO puedo reconocer.

 Al aceptar la responsabilidad, me alejo de la culpa. La responsabilidad es la capacidad de generar cambios, si no hay responsabilidad no hay reparación.

 Tu y yo cometemos errores, somos seres humanos falibles, y muchas veces al no tomar la responsabilidad, permitimos que sea la culpa, la que crezca, haciéndose desproporcionalmente más grande que el error.

 Cuando nos llenamos de culpa, esta viene con sus acompañantes inseparables, el miedo y la rabia.

 Al sentirnos culpables, creemos que seremos castigados, eso nos llena de temor y nos mantiene a la defensiva, y también nos llena de rabia, entonces puede ser que como nos sentimos vulnerables, ataquemos antes de ser atacados.

De esa manera comenzamos un ciclo repetitivo, interminable y doloroso.

 Cuando tomamos la responsabilidad, autorizamos a la Divinidad para intervenir y transmutar nuestras memorias equivocadas en luz.

 Culturalmente, hemos fortalecido el sentimiento de culpa, y eso crea una confusión, siempre que hablamos de responsabilidad la conectamos con la culpa, siendo éstas totalmente diferentes.

 Con la culpa nos separamos, para juzgar o ser juzgados, con la responsabilidad nos integramos y podemos reparar.

 He aprendido a no sentirme separada, he entendido, que todos estamos unidos, y que la misma luz Divina vive en todos, la diferencia, está en la capacidad de emitirla, también he aceptado que amor es la fuerza que sostiene al universo y que no importa, qué hagamos, cuántos errores cometamos o cuán difíciles y complicados seamos: SOMOS AMADOS,

 

A quien considero mi adversario, aquel con quien estoy en completo desacuerdo, también es amado y protegido como lo soy yo.

 La inocencia, la limpieza y la candidez de un niño radican en ti y en mí, y nunca serán vulneradas.

 En el ultimo taller, hablamos nuevamente del error que muchas veces cometemos , al pensar que: “ estamos espiritualmente enfermos”, o “que nos han partido el alma”, etc.

 El Alma o Aumakua se mantiene siempre inafectada, está siempre en estado de serenidad, es como el fondo del mar, calmo y sereno sin ser afectado por la olas o los huracanes.

 Nuestro Supra consciente, o Aumakua , se mantiene siempre en serenidad, todos lo demás, son las olas del mal uso de las memorias.

Entonces hoy pido perdón por todos los errores que he cometido consciente o inconscientemente y acepto el cien por ciento de responsabilidad.

 

Hoy también, entrego a la Divinidad, todas las memorias que utilice equivocadamente para cometer esos errores, para que ella las transmute en luz.

 Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

 Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno. Si estoy utilizando memorias equivocadas de miedo, dolor y carencia, te pido perdón y te las entrego para que Tú, las transmutes en luz.

 ¡Y así se ha hecho!

 
Lo siento, por favor  perdóname


 Te amo,
 Gracias


 Ana María

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


 

MISTERIOS

Misterio se define como algo muy difícil de entender, algo extraño e inexplicable de comprender o descubrir por lo oculto que está o por que no tiene una explicación racional.

 Quizá lo que buscamos no es tan misterioso y si podemos encontrar las respuestas, pero…

 ¿Qué beneficio obtendrás de saber el sustento científico del agua solarizada, o de averiguar como funciona la herencia genética, o de saber cuantas estrellas hay en el sistema solar, si al final de toda esa información no has obtenido paz?

 Si para satisfacer nuestros pequeños egos, tratamos de entender la vida racionalmente, no solo, nos llenaremos de más interrogantes, sino que seguiremos fortaleciendo la mente, que es casualmente ella, la que nos confunde.

 En la sabiduría védica, a la mente se la representan como a una serpiente que nunca avanza directo en su camino, sino que se mueve de costado en forma engañosa.

Por eso se dice que, a la mente hay que diluirla poco a poco, hasta que solo quede consciencia.

 Es muy bueno, hacernos preguntas como: ¿Quién soy?, ¿De donde vengo?, ¿a dónde me dirijo?

Porque en la búsqueda de esas respuestas profundizaremos en el conocimiento de nosotros mismos.

 En ho´oponopono nos dicen que la meta es llegar al cero, a volver a ser limpios de memorias, y listos para unirnos con el absoluto.

Cada memoria que se limpia, es como ir sacando hilo por hilo de una tela, hasta que ésta desaparezca.

 Bueno, esa meta se nos dificulta cuando en nuestro afán de buscar las respuestas adecuadas, nos llenamos de información y no de conocimiento.

La información va a engrosar las memorias y el conocimiento es el producto de la inspiración.

 Eso no quiere decir que tanto tu como yo, al andar por el camino de la indagación, lo hayamos hecho inútilmente,   para llegar a este punto, eso fue necesario, pero esa etapa ya pasó.

 Créeme, el Ho´oponopono combinado con el conocimiento de nosotros mismos es casi haber llegado a la meta.

 Quizá la forma de trabajo que yo realizo y que comparto contigo no sea ho´oponopono absoluto y puro, no, no lo es, cuando el ho´oponopono llegó a mi vida ya yo tenia mas de veinte años en una sola disciplina, y sumé, el ho´oponopono a la practica que ya venia realizando, por experiencia propia se, que si buscamos soluciones mágicas, no estamos en el camino correcto, el ho´oponopono no es magia, es el producto de una disciplina y para mantener esa disciplina es que yo comparto contigo mis experiencias.

 Ese método, me ha funcionado y estoy en el estado de paz, más firme y duradero que he tenido en mi vida.

No he llegado a la meta y por eso sigo trabajando y compartiendo

 Cuando yo comencé en este camino, fueron muchas las personas que trataron de atemorizarme, diciéndome que tuviera cuidado con estar siguiendo al maestro equivocado, en realidad esta es una forma suave de decirlo, porque sus advertencias eran mucho mas drásticas y atemorizantes.

 Y mi respuesta siempre fue la misma: si la enseñanza que estoy recibiendo, me dice que viva en verdad, en rectitud, en no violencia, en amor y paz.

No dudo, seguiré esa enseñanza.

 Luego en el camino conocí a muchas personas y cada una con una forma diferente de creer.

Muchas de ellas buscaban respaldo científico a todo. Para ellas el camino se les hizo muy difícil.

Si tu eres una de ellas, no te resistas a esa forma de ser, solo entrégasela a la Divinidad, sin expectativas, sin explicaciones solo entrega tu curiosidad intelectual y sigue adelante, Dios se encargará de hacer la transmutación.

 “Dios es inescrutable. No puede ser percibido en el mundo exterior, objetivo; está en el corazón mismo de todo ser. Ustedes alaban a Dios como omnipresente, omnisciente y omnipotente, pero ignoran Su presencia en ustedes mismos. ¿Quién puede afirmar que Dios es esto o lo otro? ¿Quién puede afirmar que Dios no es de esta forma o con este atributo? De la vasta extensión del océano, cada uno puede recoger sólo la cantidad de agua que pueda contener el recipiente que lleva a la orilla. En base a esa cantidad, poco se puede apreciar de aquella inmensidad”. SSB

 Hoy recuerdo al maestro más austero, fue aquel, que me hizo entender, la forma de cómo nos llenemos de información irrelevante, el Maestro Ratan Lal, el era un hombrecito muy pequeño, casi parecía un duende, muy viejo y muy sabio, vestía la ropa tradicional hindú y a pesar de encontrarnos en el caluroso sur de la India, abrigaba su cabeza con un gracioso ¡gorrito de lana¡.

 Nos sentábamos a sus pies a escuchar sus enseñanzas, y temerosos de hacer las preguntas incorrectas, porque su respuesta podía ser implacable.

 El nos decía; “si eres un doctor asegúrate de estar al día de los últimos adelantos en medicina, si trabajas en una oficina, entérate de todo lo referente al trabajo que realizas, pero si tu curiosidad, va a quién esta enamorada de quién, quién se divorció o se casó: estás llenando tu mente de lastre, el mismo que no dejará espacio para lo que verdaderamente importa”

 Ahora entiendo que mientras más me entretengo en saber lo que sucede en el exterior, menos trabajo con lo que realmente importa: Mi mundo interior.

 Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

 Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno. Te entrego mi curiosidad intelectual, para que Tú, la transmutes en luz.

 Dirígeme a preguntar sólo aquello que me conduce a Ti.

 ¡Y así se ha hecho!

 Lo siento, por favor  perdóname


 Te amo,
 Gracias


 Ana María

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


 

YO QUIERO

Recuerda que no conseguir lo que quieres es, a veces, un maravilloso golpe de suerte.

Dalái Lama

 Quizá la frase “Yo Quiero” sea una de las que más he repetido en mi vida,      ¡ he querido tantas cosas!

 La pregunta es ¿cuánto de lo que he obtenido, me ha dado una paz estable y verdadera?

 En realidad ninguna, me atrevería a decir que más bien, cuando no he deseado es que he alcanzado la paz.

 Cuando compartimos los talleres, siempre recordamos que en Ho´oponopono, no se pide, sino que se entrega, entonces el “yo quiero” se transforma en “Que se haga Tu voluntad, y no la mía”

 Llegar a esta etapa en el camino espiritual es una maravilla, ya que junto con esa entrega llega la paz verdadera.

Es una etapa de madurez, llena de verdadera consciencia.

 En cambio, mientras nos mantenemos en el “Yo quiero”, es infantil, casi hasta se podría decir que es, como un bebe diciendo un “Yo quello”,

 El bebe , no acepta un “no”, por respuesta, ya que si no obtiene lo que quiere: llora, y si al llorar no lo consigue entonces hace una rabieta.

 Cuando nos mantenemos en el estado infantil, esto se podría traducir, en que al no conseguir lo que queremos, nos sentimos victimas y si victimizándonos tampoco lo conseguimos, entonces la rabieta del adulto puede tomar muchas formas, la mas conocida es la depresión, pero también puede ser gastritis, bursitis, fibromialgia, etc.

 Rabieta viene de rabia, y muchas de las dolencias del ser humano comienzan con una rabieta silenciosa.

 Dice la sabiduría Huna: “Si usted está enojado por dos o tres días: la enfermedad, vendrá”.

 Cuando finalmente, entendemos que las cosas no tienen porque ser como nosotros queremos, que pueden ser mejores, peores o diferentes, pero que en cualquiera de los tres casos, la aceptación es la única vía, y acá viene el otro concepto de la sabiduría del Ho´oponopono:

 “A lo que me resisto, persiste. Lo que acepto se transmuta”

 Pero para entender verdaderamente esta realidad, el estado de aceptación es básico.

No podemos pensar: ”a que bien entonces no me resisto al hecho de no tener trabajo, y me quedo en mi casa a esperar que se transmute en una gerencia”

 Eso es manipulación y sigue siendo control.

 No resistirse quiere decir, no hacer rabieta, ni victimizarnos, quiere decir aprender de la situación, quiere decir, confiar que nuestra vidas están dirigidas por la mano de Dios, siempre y cuando hayamos elegido esa opción.

 Dios respeta el libre albedrio.

 Cuando yo entrego en manos de Dios, la Divinidad, El Absoluto, El Cosmos, El Poder Superior, o como quieras llamar al Dios de tu entendimiento, la entrega tiene que ser voluntaria y verdadera.

 Si digo: “Señor yo te entrego mi necesidad de trabajo”, y sigo temblando de miedo por lo que pueda pasar, entonces no he entregado.

 En cambio si continuo mi camino, convencida que sigo andando de SU mano, iré a tocar las puertas correctas, para el trabajo correcto, en el momento correcto.

 La desesperación no es buena compañera, menos aún no es buena herramienta de entrega., en cambio la fe y la confianza si lo son.

 Alguna vez compartí contigo la explicación de porqué, es tan inusual que las cosas salgan exactamente como yo quiero.

 Nuestra ideas son fijas, y el mundo esta en constante movimiento, entonces cuando queremos algo especifico estamos señalando a un punto en particular, pero al estar el mundo en movimiento, nuestro objetivo también lo está, y es así como normalmente las cosas salen de manera diferente, pero cuando lo hemos entregado, siempre quedaremos sorprendidos de los resultados.

 Ya que con nuestra mente limitada, pensamos en resultados limitados, y cuando se lo entregamos a Dios, que es ilimitado, los resultados pueden y generalmente son, lo que menos habíamos imaginado.

 Dejémonos sorprender, no importa si hoy día estamos viviendo en una encrucijada, en donde pareciera que todo está en contra nuestra.

 Dejemos de ver las situaciones como castigos o ensañamiento de la vida y tratemos de verlas, como una oportunidad de entrega.

 Finalmente otro concepto Huna: “El mundo es, lo que tú piensas que es”,

 Hoy quiero pensar que el mundo esta hecho con los hilos que son hábilmente trenzados por la mano de Dios, y tú yo somos algunos de Sus hilos.

 

Que tengamos paz más allá de todo entendimiento.

 Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno. Te entrego mi terquedad para que Tú, la transmutes en luz.

 Enséñame a aceptar y entregar, sin dudas ni vacilación.

 ¡Y así se ha hecho!

 
Lo siento, por favor  perdóname


 Te amo,
 Gracias


 

Ana María

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


 

 

Necesidades y Deseos

No es más rico quien más tiene, sino quien menos necesita.

Buda

 Hace poco te hablaba de las necesidades y los deseos, las necesidades son naturales, básicas para la supervivencia, y ellas al combinarse con nuestras memorias activas, crean deseos.

 Y digo con nuestras memorias activas, porque si bien es cierto todos tenemos miles de millones de memorias, no están todas activas.

 Un hombre que vive en un caserío en la selva, tendrá la necesidad de vivienda, y con sus memorias activas deseara cierto tipo de vivienda adecuada para el lugar en donde vive.

 Será diferente si se trata de hombre de ciudad, o del algún lugar del ártico o un país tropical.

Ni que decir si se tratara de una vivienda de alguien de las altas esferas económicas.

 Hay una frase muy interesante y es esta:

 El lujo es una necesidad que empieza cuando acaba la necesidad.

COCO CHANEL

 Lo que significa esta frase, interesante y reveladora, es que nos creamos falsas necesidades.

 Las necesidades son comunes a todos, los deseos no.

 Lo que sucede es que toda necesidad jala “la carreta” del deseo y esa carreta esta sostenida por cuatro ruedas, dos de ellas son de placer y dos de dolor y cuando no se cumplen nuestros deseos se activan las memorias de frustración.

 Es decir si satisfacemos nuestros deseos tendremos placer, de lo contrario vendrá la frustración.

 El problema con los deseos es que son interminables, por cada deseo satisfecho, generamos diez deseos más, entonces el peso sobre nuestra “carreta” podría hacerse insostenible.

 Eso no quiere decir que dejemos de producir, podemos tener proyectos y llevarlos a cabo sin miedo, con fe y con entusiasmo.

 Pero sin presiones y expectativas exageradas.

 Cuando entramos en la vorágine de los deseos interminables, entramos en un estado constante de velocidad más conocido como estrés.

 Muchas veces te he relatado la historia de cómo atrapan a los monos en la India, y a pesar que la he repetido mucho, cada vez que la recuerdo me hace bien.

Cuando un cazador quiere atrapar a un mono, lleva al bosque, una pesada vasija de barro, de boca angosta, adentro coloca un trozo de sal, el mono al descubrirla, mete la mano y empuña la sal, lo que le dificulta sacar la mano, y por el peso de la vasija ya no puede correr, entonces el cazador se acerca y lo atrapa sin dificultad.

 El mono es incapaz de soltar su deseo y pierde su libertad y hasta la vida.

 ¿Cuántos deseos habré empuñado en mi vida?,¿Cuánto dolor habré experimentado, siendo incapaz de liberarme, con tan solo soltar?

 Hoy en día el mundo esta comunicado, y cada día se crean nuevos productos, nuevas modas, nuevas comodidades y adelantos, el consumo es común a todos, confundiendo deseos con necesidad.

 Mientras menos avance espiritual tenemos, nuestros deseos son mas abundantes, indiscriminados y ostentosos.

 Es más feliz, quien menos deseos tiene.

 Un día, una viaje amiga me comentaba, que había pasado toda su juventud acumulando cosas y ahora esas mismas cosas la mantenían atada.

 Se refería a que casi no salía de su casa,  para cuidar su objetos de plata y obras de arte. Años tras, las amas de casa soñaban con tener objetos de plata para usar y adornar sus casas, luego para cuidar de no ser robadas, se llenaron las ventanas de rejas, las puertas de candados y fue necesario pagar seguridad para resguardar esos objetos, que se habían convertido en: “el trocito de sal en la vasija”.

 Ese trocito de sal también podría ser, “me paso horas y horas extras en el trabajo, para asegurar el futuro de mi familia”, y podría ser, que esa unidad familiar se rompa por tu ausencia.

 Los deseos también tienen que ver con vivir en el pasado y el futuro, las necesidades se expresan en el presente.

 Cuando nos colocamos en el presente hay paz.

 En este momento podemos detenernos y observar.

 ¿Que necesidad tengo acá y ahora?

 Lo más probable es que no tenga ninguna.

 Cuantos deseos revolotean por mi cabeza: ¡Mejor no me preguntes¡

 Bueno trabajaré en ellos, trataré de aceptar y entregar, gracias al Ho´oponopono, tengo la herramienta perfecta para hacerlo.

 Que tengamos paz, mas allá de todo entendimiento.

 

 

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno. Te entrego todas mis necesidades y deseos para que tu los transmutes en luz.

Enséñame a reducir mis apegos y fortalecer mi entrega.

 ¡Y así se ha hecho!

 
Lo siento, por favor  perdóname


 Te amo,
 Gracias


 Ana María

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


 

PROSPERIDAD

“Cuando persigo la prosperidad, nunca tengo lo suficiente. Cuando mi vida está concentrada en un propósito y en dar lo mejor de mí, me vuelvo próspero.” – Wayne Dyer

 La prosperidad es el crecimiento de lo bueno, si queremos que algo crezca, es necesario asegurarnos que tiene la energía suficiente para hacerlo.

 En Ho´oponopono se dice “allí donde va mi atención, va mi energía”, por lo tanto si queremos que algo prospere nuestra atención ira, a lo que ayuda al crecimiento y no a las carencias que lo impiden.

 Si nos enfocamos en la carencia, esta crece. En cambio al enfocarnos en como prosperar, es eso lo que recibiremos.

 Veamos como podemos trabajar sobre lo bueno y lo adecuado para generar crecimiento:

 Lo primero que ayuda a la prosperidad, es dar, es un proceso de causa y efecto, mientras más doy, más recibo, y no se trata de dar cosas; dar atención, dar de nuestro tiempo, regalar una sonrisa o mantenernos siempre con buen carácter, eso es dar.

 Pero también es bueno dejar de acumular. Cuando nos volvemos acumuladores de cosas, ideas, y actitudes, llenamos espacios valiosos con aquello que seguramente no es importante.

 Si tenemos más cosas de las que necesitamos, si acumulamos objetos que no hemos usado en años, no estamos dejando espacio para que nuevas cosas lleguen a nuestras vidas. ¡Únicas, refrescantes, innovadoras, creativas¡.

 Muchas veces confundimos deseos con necesidad, los deseos se multiplican de una manera sorprendente y corremos el riesgo de que, al querer complacer todos nuestros deseos, comencemos a generar compromisos que lejos de otorgarnos una satisfacción, nos aportan deudas y con ellas la tensión que las acompaña.

 Otro error que podemos cometer en nuestro camino a la prosperidad, es: ¡Seguir haciendo lo mismo, y esperar resultados diferentes¡

 Si no hay prosperidad en mi vida, es que no estoy yendo por el camino adecuado, una y otra vez repito los mismos métodos que: ! NO FUNCIONAN¡, esperando tener resultados diferentes.

 También tratemos de hacer lo coherente en nuestra vida, es lo más acertado y creador de prosperidad, es decir, hacer lo mismo que pensamos y sentimos sinceramente, sin dejar que las opiniones o juicios que no son los propios, nos condicionen, y limpiar las creencias que hemos alimentado por mucho tiempo y que nos impiden avanzar.

 No confundamos esto, con la terquedad de no querer hacer cambios o soltar ideas o conceptos acartonados y obsoletos, cuando una opinión de otra persona nos parece adecuada, simplemente la hacemos nuestra y continuamos con ella, habiéndola incorporado a nosotros.

 Saber reconocer que es lo que verdaderamente sentimos y pensamos es fruto de la auto indagación, luego sólo nos queda contactarnos con nuestra propia fuente de conocimiento.

 Para eso es preciso alimentar, una y otra vez, sin cansancio, una relación saludable con nuestro niño interior.

 Por lo tanto, es necesario tener momentos de tranquilidad, de estar verdaderamente en el presente y trabajar en ese contacto, que es fundamental para limpiar nuestra vida de memorias que obstaculizan nuestra prosperidad.

 Cada vez que contacto con mi niño, trato de hacerlo con alegría, juego con él, aprendo a ser un niño nuevamente, dejando atrás los miedos y las barreras mentales, para poder entrar de lleno a comunicarme con el.

 Cuando en los talleres, hacemos la iniciación de sincronizarnos con la abundancia, es nuestro niño interior el que nos ayuda a soltar todo lo que nos impide prosperar e instalar la abundancia en nuestra vida.

 Recuerda que somos seres humanos imperfectos en camino a mejorar, entonces no te desanimes si te equivocas, ni pretendas acelerar el proceso, solo se constante.

 Este es un trabajo de paciencia, mi naturaleza es acelerada y por estar en alta velocidad suelo cometer errores, hoy también trabajo en bajar mi velocidad.

 Muchas veces puedo ver claramente mi estado acelerado, cuando siento que todos, en las tiendas, el mercado, en mi casa, ¡ están lentos. ¡¡¡

 En ese momento me detengo a tomar responsabilidad y me doy cuenta, que no es que estén lentos, es que: ¡ yo estoy acelerada¡.

 Me perdono, bajo la velocidad y sigo adelante en paz…

 Si tu has participado de un taller, habrás podido experimentar a tu Ser Superior, la serenidad es nuestra naturaleza y desde esa serenidad podemos poner todo en proporción.

 La prosperidad crece y se propaga en medio de la serenidad, intenta una y otra vez entrar en ese estado de serenidad en donde tu visión se aclara y puedes percibir la realidad.

 Ya tenemos una idea de cómo hacer el trabajo de esta semana, entonces ¡manos a la obra, y comencemos¡.

 Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

 Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno. Te entrego todas mis memorias de carencia para que Tú, las transmutes en Luz.

 Enséñame a Dar, agradecer y aceptar.

 ¡Y así se ha hecho!

 Lo siento, por favor  perdóname


 Te amo,
 Gracias


 

Ana María

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


RESENTIMIENTO

Aquellos que están libres de pensamientos de resentimiento viven en paz. –
Buda .

El resentimiento es una elección personal, totalmente voluntaria y consciente.

Si has elegido resentirte, es que has optado por sentir y volver a sentir, una y otra vez, la rabia, el miedo, la culpa y los celos, resentimiento es RE-SENTIR.

Elegimos el resentimiento porque éste nos aporta algo.

Toda elección, proviene de nuestro libre albedrio y siempre queremos o creemos elegir lo que es más conveniente para nosotros.

En el caso del resentimiento, éste nos provee de una buena razón para no contactar con nuestra propia responsabilidad.

Pocas veces nos ponemos a pensar que todo lo que hacemos lo hacemos a cambio de un beneficio, no es necesario pensarlo o desearlo, simplemente es así.

Entonces cuando elegimos el resentimiento como escudo, es porque en realidad estamos expresando nuestra rabia de manera velada y utilizando la victimización.

Si hoy te sientes resentido con alguien: mejor perdona, es una opción más beneficiosa y saludable.

“El resentimiento no daña a la persona contra la cual usted mantiene esta emoción, todo lo contrario el resentimiento lo está comiendo por dentro a usted”. – Norman Vincent Peale.

Nos resentimos con las personas que amamos y las que son importantes en nuestra vida, porque sentimos que perdemos preferencia, o porque hemos sido descubiertos en falta ¡es ilógico, ¿no?!

A veces, escucho decir: “estoy resentida con una amiga”, y siempre me pregunto ¿son verdaderamente lazos de amistad lo que te une a ella?.

La amistad es un vínculo de amor verdadero que elegimos en nuestra vida, ya que los familiares y parientes no los escogemos, pero a los amigos si.

Claro, si se trata de una amistad verdadera, en donde el vinculo es de amor, aceptación y crecimiento mutuo.

Con los amigos, uno no se resiente, los sentimientos y emociones negativas prevalecen cuando nos vinculamos con personas con las activamos nuestras memorias negativas.

De esas personas es necesario alejarse, humildemente, reconociendo que su influencia en nosotros bloquea nuestro avance espiritual.

No es que estemos juzgando, no, es que a veces por soberbia nos mantenemos expuestos a influencias a las que queremos dominar y sin darnos cuenta entramos en el terreno del control, contrario como ya sabemos, al estado de entrega.

Lo saludable seria reconocer que por alguna razón hemos atraído ese tipo de personas a nuestra realidad, por lo tanto es necesario reconciliarnos internamente, perdonándonos por haber utilizado esa memoria negativa y luego poner distancia.

…Dejemos por primera vez en la historia de buscar culpables.
Lo que se necesita es Reconciliación, y para eso no basta con pedir perdón.
El ser humano en todo el planeta necesita reconciliarse.

“Estos son días de Reconciliación.
Reconciliación sincera con nosotros mismos y con aquellos que nos han herido.
En esas relaciones dolorosas que hemos padecido no estamos tratando de perdonar ni ser perdonados.
Perdonar exige que uno de los términos se ponga en una altura moral superior y que el otro término se humille ante quien perdona. Y es claro que el perdón es un paso más avanzado que el de la venganza, pero no lo es tanto como el de la reconciliación…Mario Rodríguez (Silo)

En este párrafo, el mensaje que prevalece es la reconciliación, el significado de esa palabra es el restablecimiento de la concordia, es decir el restablecimiento de la paz, y ese restablecimiento se inicia internamente.

Si no tengo paz, lo mas probable es que esté rodeada de relaciones tormentosas, que no son otra cosa que el reflejo de mis propias memorias activas.

Esta vez reconozco un aspecto más, de rabia en mi vida: El Resentimiento, y estoy dispuesta a entregárselo a la Divinidad para que lo transmute en luz y re-establezca la armonía en mi realidad.

Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno. Te entrego todas mis memorias de frustración y rabia para que Tú, las transmutes en Luz.

Enséñame a amar sin condicionamientos y a estar dispuesta a Dar tanto como a recibir.

¡Y así se ha hecho!


Lo siento, por favor perdóname


Te amo,
 Gracias


Ana María


Aloha Ke Akua


“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


Abrazados

ìSeñor, te pido perdón por mis tres mayores pecados: ante todo por haber peregrinado a tus muchos santuarios olvidando que estas presente en todas partes; en segundo lugar, por haber implorado tantas veces tu ayuda olvidando que mi bienestar te preocupa más a Ti que a mi; y por ultimo, por estar aquí pidiéndote que me perdones, cuando se perfectamente que nuestros pecados, nos son perdonados antes de que los cometamos.
Del libro “La Oración de la Rana” de Anthony de Mello

Que bueno es sentirse cobijado y protegido, esa es la sensación que se mantiene constante cuando llegamos a una verdadera comunicación con nuestro Dios personal.

Le llamo ” Dios personal”, porque en todo el tiempo que llevo compartiendo los talleres, he conocido a muchas personas que sienten una especie de aversión a todo lo que se refiera a Dios, orar, entregar o tener fe.

Pero cuando les pregunto si creen en un poder superior a ellos mismos, lo aceptan sin vacilación. Bueno ese poder en el que crees es tu Dios Personal, y no importa como le llames ¡siempre es el mismo¡.

Solo cuando comenzamos a contactarnos con nuestros tres estados de consciencia, gracias a la practica del Ho´oponopono, nos abrimos totalmente a la idea de ese Ser Divino, que reside en cada uno de nosotros y nos mantiene siempre contactados con todo y con todos, y con una sensación de compañía y pertenencia.
Este tema me recuerda una experiencia de vida:

Hacen 30 años, decidí estudiar periodismo, y en la escuela conocí a un Maestro excepcional, el Profesor Martínez, un hombre cultísimo, había venido de España, su tierra natal, después de haber sido seminarista y director de coros, y acá en el Perú, trabajo muchos años como corrector de “La Prensa”, hablaba griego antiguo y latín, había leído las obras de los grandes filósofos en su idioma original, su conocimiento y las ganas de transmitirlo eran enormes.

Lo conocí muy poco tiempo, pero llegué a ser muy cercana a él, me maravillaba tanto conocimiento, y en esa época mi interés era sumamente intelectual, lamentablemente estaba enfermo y murió.

Yo lo visitaba muy seguido cuando ya no pudo levantarse, y unas horas antes de su muerte, al verlo muy atemorizado por la cercanía de lo que el sabia que era inevitable, le dije: “profesor recemos”, y él me contestó “Hija, no tengo fe”

Ese momento se marco con mucha fuerza en mi memoria, ¡tanto conocimiento y a la vez, tanto miedo en el momento de enfrentar la transición!.

La soledad de no creer, el sentirse separado y solitario a la hora de muerte debe ser algo espantoso.

Cuando el murió, mi amistad se trasladó a su esposa, una mujer que compartía con él su amor por la cultura, “Mechita”, fue más que una amiga, fue una fuente de conocimiento e inspiración para mí, ella me enseño mucho, muchísimo, pero yo creo haber retribuido a esa enseñanza, cuando le relataba mis experiencias espirituales después de cada viaje a la India, experiencias que ella fue valorando y esa valoración, hizo que comenzara a tener otro tipo de conocimiento, ya no tanto intelectual como espiritual.

Ella también murió hacen algunos años, pero lo hizo llena de fe.

Cuando recuerdo estas experiencias, no puedo dejar de agradecer a Dios, por haberme dado tanto, cada experiencia vivida ha sido como un paso adelante en este camino y hoy puedo compartirla contigo y transmitirte la emoción y el sustento que cada una de ellas me han dado, para haber llegado a este estado de paz, más o menos estable, se que me falta mucho por recorrer, y en eso estoy.

Nosotros tenemos la oportunidad de acrecentar el reconocimiento de nuestra cercanía con lo Divino, hacernos cada vez mas conscientes y mas lucidos.

Hay una frase que dice “la verdad nos hará libres”, y la libertad de la que habla, es la liberación del miedo.

Cuando nos integramos, nos reconocemos divinos, el amor entra en nuestras vidas, y cuando el amor llega, el miedo simplemente desaparece.

Finalmente te quiero hablar de la culpa, ese sentimiento que nos acompaña, nos coacciona y nos condiciona a actuar en contra de lo que en realidad sentimos y pensamos.

Por culpa, se cometen grandes errores en la vida.

En su libro, sobre el chamanismo Huna, “El Otro secreto” Shri Khaishvara, nos dice:

“Cuando uno se siente culpable, se aleja de lo bueno, porque siente que no lo merece, y si la culpa es muy profunda se acerca a lo malo para castigarse, entonces entra en conductas autodestructivas como las adicciones a las drogas y a otras cosas perjudiciales”…
…”No puedo ponderar lo importante que es ser perdonado, el ser liberado de la culpa, porque la culpa es causa de todos los males humanos en un nivel o en otro, afecta las relaciones humanas, la salud, la prosperidad y el desarrollo personal.”

Hoy te recuerdo que el perdón nace primero dentro de nosotros mismos, de nada nos sirve el perdón desde fuera, si primero no nos hemos perdonado nosotros mismos.

Cuando nos sentimos culpables, nos separamos para ser juzgados y castigados, en cambio el perdonarse internamente te une y puedes perdonar a la humanidad entera.

La culpa y el perdón, como todo en nuestra realidad sucede adentro y no afuera de nosotros.

Hoy me preguntarás ¿Y cómo hago para perdonarme?

La respuesta es simple: sólo di “me perdono”, recuerda que la palabra crea y al repetir “me perdono” estas atrayendo a la energía del perdón a tu vida.

Que tengamos paz mas allá de todo entendimiento.

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno. Te entrego todos mis miedos y todas mis culpas para que Tú, las transmutes en luz.

Cobíjame bajo tu manto de amor y lléname perdón y paz.

¡Y así se ha hecho!


Lo siento, por favor perdóname


Te amo,
 Gracias


Ana María


Aloha Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


Un Granito de Mostaza

“La fe es la fuerza más poderosa que opera en la humanidad. Cuando se encuentra en lo más profundo de tu ser nada puede derrumbarte, nada”.

 Esta frase pertenece a Norman Vincent Peale, un pastor protestante que fue un predicador coherente y exitoso y enseñó sobre el pensamiento positivo, que no es otra cosa que la utilización de las memorias correctas.

 Una historia que me abrió mucho más a la actitud de dejar a Dios actuar, fue la siguiente:

 “Fred era un hombre que vivió los años de la depresión en Estados Unidos y buscaba trabajo sin conseguirlo, cada día al salir de su casa le pedía a su esposa que le diera un grano de mostaza y la ponía en su bolsillo con el fin de recordar este pasaje de la Biblia:

 Entonces el Señor dijo: “Si tuvieran fe como un grano de mostaza, dirían a este sicómoro: ‘Desarráigate y plántate en el mar,’ y les obedecería. Lucas 17:6

 Cada día al regresar a casa el grano de mostaza había desaparecido, ya sea porque se desintegraba o porque caía de su bolsillo.

Un día decidió poner el grano de mostaza en una pequeña esfera, de vidrio como si el grano, fuera el centro de la esfera, y mientras se presentaba cada entrevista de trabajo, le daba vueltas entre sus dedos.

Un día cuando pensaba que ya había agotado todos los recursos, a uno de sus entrevistadores le llamo la atención la pequeña esfera que el hacía girar entre sus dedos y le pregunto sobre ella.

Cuando Fred le relato porqué llevaba esa pequeña esfera, al empresario le pareció una idea extraordinaria, se asocio con Fred como inventor y el puso la inversión, y juntos mandaron a hacer millones de esferas con pequeños granos de mostaza para recordar a la gente a no perder la fe.

 Fueron puestas a la venta en el momento preciso, ya que en esos años de depresión en los Estados Unidos, todos buscaban un sustento para su fe.

 Tal fue el éxito de las esferas, que ambos se hicieron millonarios en plena depresión económica y a la vez dieron un servicio a sus conciudadanos al recordarles que con Fe, todo es posible”.

 Esta historia es verdadera, y nos demuestra que cuando quedamos abiertos a la voluntad de Dios, siempre seremos sostenidos por ella y también, constantemente sorprendidos.

 La fe es un estado de entrega, y la palabra entrega es sinónimo de dar.

 El DAR, nos abre las puertas a la abundancia.

 Cuando comencé a compartir los talleres de abundancia, uno de los requisitos para asistir a ellos era no estar en estado de angustia o carencia.

 La razón es muy simple, y te la contare: Durante los meses que me tomo, armar, y practicar en mi propia vida lo que era la abundancia, asistí a varios talleres de ese tipo y lo común fue encontrar que, la asistencia a estos talleres, en su mayoría era de personas que estaban buscando soluciones desesperadas, esperando recibir algo mágico que les llegue de fuera.

 Es casualmente en el estado de desesperación que la carencia florece, y es justamente lo opuesto a lo que la abundancia representa, invariablemente salía con un fuerte dolor de cabeza por la energía tan densa y con el aprendizaje invalorable de que para tener abundancia, hay que estar dispuesto a dar, y armonizarse por dentro.

 Fue diferente cuando fui a Chile al Taller del Dinero, que lo dictaba mi Maestra Soledad Miranda, en ese caso las personas asistentes, eran personas que asistían dispuestas a sanar su relación con el Dinero.

 Sanar nuestra relación con el dinero es fundamental, si bien es cierto que el dinero es sólo una parte de la abundancia, es en base al dinero que tomamos la mayoría de las decisiones en nuestra vida.

 Culturalmente hemos aprendido a activar memorias de amor – odio con respecto al mismo.

 El dinero es una energía con la cual nos armonizamos. Recuerdo siempre que donde todo sucede: “Es dentro y no fuera”

 Si esperamos, primero recibir para después dar, estamos nuevamente en la dirección equivocada.

Te parece conocida la frase “si me gano la lotería ayudaría a todo el mundo”

 Ese condicionamiento tiene todos los componentes equivocados. El primero es que estoy esperando recibir, no dar, luego estoy buscándolo de una manera fácil y si es posible gratis, y finalmente estoy esperando estar en una posición de superioridad para “ayudar”.

 No necesito ser acaudalada para dar, una sonrisa es dar, una palabra sincera de aliento es dar, el ser útil es dar.

 La historia del grano de mostaza nos recuerda nuestra propia Divinidad, podemos crear a partir de la fe, que es una forma de amor, y el amor está en dádiva constante.

Eckhart Tolle dice en su libre “La nueva Tierra”

 “Ensaye un par de semanas para ver como cambia su realidad: dé a los demás todo lo que sienta que le están negando. ¿ Le falta algo? Actúa como si lo tuviera, y le llegará . Así al poco tiempo de comenzar a dar, comenzara a recibir.

No es posible recibir lo que uno no esta dispuesto a dar.

EL FLUJO CREA REFLUJO. Ya posee aquello que cree que el mundo le niega, pero al menos que permita que ese algo fluya, jamás se enterará de que ya lo tiene”.

 Entonces nos es necesario recibir de fuera, sino mas bien armonizarnos por dentro y dar, compartir de igual a igual con cada quien, ya que todos no somos más que reflejo, reacción y resonancia, los unos de los otros.

 El Ho´oponopono nos enseña a borrar memorias negativas y creencias equivocadas.

 Mientras mas lo practicamos, más luz recibimos y con ella podemos darnos cuenta que hemos activado demasiadas memorias equivocadas, de dolor carencia y necesidad, y que ha llegado el momento de entregarlas definitivamente.

 Fortalezcamos la fe en nosotros mismos y en nuestra unidad con Lo Divino.

Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

 Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno. Te entrego todas mis memorias de carencia para que Tú, las transmutes en luz

 Enséñame a fortalecer mi fe.

 ¡Y así se ha hecho!

 Lo siento, por favor  perdóname


 Te amo,
 Gracias


 Ana María

 Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”