HO´OPO BOLETÍN DE DICIEMBRE 2016

Hoy comparto nuevamente contigo el boletín de diciembre del 2013.
El comienzo de este mes de diciembre 2016, para mi ha sido aleccionador, pruebas muy intensas como exámenes finales para ver si puedo acceder al siguiente nivel. ¿Lo habré conseguido? ¿Se me concederá el avance?… no lo sé, sólo sé que he vivido en carne propia lo que es poner en práctica lo que crees aunque los resultados no sean como tú los esperas ni con la rapidez que quisieras.

Te deseo una hermosa navidad y que el próximo año sigamos en nuestro camino hacia la iluminación.
Gracias

“Si me lo entregas todo a MÍ, sin duda ni vacilación, YO me haré cargo de ti y nada te faltará” Bhagavad-Gita

Comenzamos diciembre, mes de alegrías, tristezas, añoranzas… o paz; según las memorias que elija.

Sí, deseo hacer de este mes de diciembre el primer diciembre de mi vida vivido en total armonía.
Eso, sólo depende de mí.
La felicidad es una elección, yo prefiero vivir pensando y sintiendo que soy una condenada a ser feliz.
Este ha sido un año lleno de experiencias, de crecimiento y de re- descubrimientos.
Hemos trabajado juntos y nuestra paz ha crecido.
He comprendido que: Ho´oponopono no es un juguete, es una herramienta.
Si la utilizo como un juguete novedoso, que presumo con todo el mundo y después me olvido de él: no funcionará para mí.
Si la tomo como la herramienta más útil que he recibido en mi vida, la herramienta que me llevará a la entrega total e incondicional. Entonces encontraré la paz.

“Sin fe interna hay temor,
El temor produce sufrimiento,
El sufrimiento produce violencia,
La violencia produce destrucción;
Por tanto la fe interna evita la destrucción”…

La destrucción siempre comienza conmigo misma, puedo destruirme mentalmente con pensamientos tóxicos, con emociones negativas, con diálogos internos llenos de resentimiento y violencia.
Cuando hay fe, lo Divino y por lo tanto el amor, es lo constante.
Pero también es importante saber que la fe no es el fruto de nuestro esfuerzo es simplemente un don de Dios.
¿Cuándo y por qué se nos otorga ese don? No lo sé, solo sé que fui bendecida con él, y mi humildad y gratitud serán eternas.
Lo que a mí me corresponde es dar lo mejor de mí, sabiendo siempre que soy movida por esa vibración de amor que es la base de la existencia.
Tú y yo hemos aprendido a tomar el ciento por ciento de responsabilidad, en la seguridad de que, a más responsabilidad, mayor libertad.
Yo por mi parte puedo decirte que mi trabajo más intenso, está puesto en dejar el control y vivir en entrega.
La divinidad está a cargo, yo sólo soy el instrumento, guiada por Su inspiración.

“Solamente hay dos ERRORES;
El primero es interferir en el desarrollo de otro ser humano y
el segundo es interferir en el desarrollo de uno mismo”.
Alcohólicos anónimos, p. 542

Todo diciembre seguiré trabajando en bajar mis expectativas,

Tendré presente que allí donde va mi atención va mi energía,

Que a lo que me resisto, persiste y lo que acepto se transmuta,

Que la verdad es lo que funciona para mí, en mi búsqueda de la paz,

Que sólo puedo trabajar conmigo misma,

Que juzgar y criticar me debilita y me enferma,

Que la victimización no funciona y me separa cada vez más de quienes digo amar.

Que el miedo es tan sólo una cara de la moneda de la vida, cuyo reverso es el amor.

Recordaré esto y lo pondré en práctica, como principios básicos hasta que estos principios sean parte de mí.

Llegaré a tener la seguridad de que:
“Al final, siempre todo sale bien, aunque “bien” no sea como yo esperaba”.

Divino Creador Padre, Madre, hijo, los tres unidos como solo Uno, te agradezco por estos meses llenos de enseñanza y te entrego todas mis memorias de resistencia, para que Tú las transmutes en luz.
Dame el don de la Fe y permíteme vivir en una entrega constante, para que se haga en mi vida, Tu voluntad y no la mía.
¡Y así se ha hecho!
Te amo
Gracias
Ana María


Aloha Ke Akua


“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


ESO QUE ES DIOS

Es muy osado de mi parte querer escribir este artículo sobre Dios.
¿Cómo puede una mente finita explicar lo infinito que es Dios?

No se puede.

Pero si puedo compartir contigo un poquito de lo que encontré en mi búsqueda
hasta este momento.

Para comenzar te diré que nada está fuera de Dios. Él, es absoluto, algo
absoluto que lo abarca todo y lo contiene todo, por lo tanto no puede haber nada que no sea Suyo.

Voltaire dijo:
“Dios hizo al hombre a su imagen y semejanza, y el hombre le devolvió el
cumplido”.

¿Qué quiere decir esto?

Que le atribuimos a Dios características humanas. Dios es existencia pura sin
atributos.

Cuando decimos Dios es amor, pensamos en el amor humano, con apegos,
preferencias y aversiones.

El amor que es Dios, es verdad y existencia. La verdad es aquello que no tiene
variación.

La verdad es el continente y el amor universal es el contenido.

Por lo tanto Dios no castiga, Dios no se alegra, Dios no se enfurece, Dios
simplemente: ES.

En el libro “El Kibalion” interpretan que si todo está dentro de Dios y nosotros
somos parte de Dios entonces somos el pensamiento de Dios.

“Todo es mental” dice el principio.

El ser humano sólo recibe atisbos de la realidad de Dios, mientras estemos
viviendo en la dualidad, en donde existen el bien y el mal, la oscuridad y la luz,
la vida y la muerte. Nunca podremos comprender lo que es lo absoluto, la
eternidad.

En la unidad, el libre albedrío desaparece, porque se requiere de donde
escoger para ejercerlo y cuando todo lo que tengo, es existencia, sin atributos
¿de dónde escojo?

Se dice que la luz es la sombra de Dios, entonces imposible imaginar la luz
verdadera con mi cerebro limitado.

En cuanto a la vida y la muerte, también desaparecen. Lo eterno es lo que no
termina: el no tiempo.

Durante los talleres cuando fácilmente contactamos con nuestro
supraconsciente (Aumakua, para los hawaianos) El Padre, la chispa divina en
nosotros, nos damos cuenta que siempre ha estado allí.

Tal vez hasta ese momento no sabíamos lo fácil que era contactarlo y que es
aquello que realmente somos nosotros, que no tiene límites , está en un
estado de serenidad constante y absoluto.

Esa sola experiencia es un atisbo de la Divinidad latente en cada uno de
nosotros. Y un camino hacia la paz permanente.

Para concluir, este artículo osado, totalmente rudimentario e incompleto me
gustaría compartir contigo alguna experiencia más.

Es algo muy interesante que aprendí del Maestro Subba Rao en la India ,
sobre numerología explicando lo existente.

Si pudiéramos explicar en números parte de la naturaleza, Dios o lo absoluto
sería el número 9, es el único número que multiplicado por cualquier cifra, al
sumar todos los números componentes del resultado siempre será 9, no tiene
variación.

Cuando este absoluto decide crear, adquiere un atributo y baja al número 8,
Dios Creador es el 8.

Cuando Dios se manifiesta en un Ser superior, un Avatar, un Profeta, este
representa el número 7.

El ser humano es el número 6, con la posibilidad de ascender y fundirse en el 9.

La naturaleza es el 5.

Subba Rao, fue embajador científico en la ONU por cuarenta años, cuando se
retiro, decidió regresar a la India a vivir austeramente en el ashram de mi
maestro.

Tuve el privilegio de escuchar sus charlas, se sentaba debajo de un gran
árbol de baniano (higuera de Bengala), y quienes lo escuchábamos lo hacíamos sentados en el suelo a su alrededor.

Él nos regalaba su sabiduría, con humildad mezclada con un gran sentido del
humor y la delicadeza y el refinamiento de un embajador.

En alguna oportunidad fui a su pequeña casita dentro del ashram, él y su
esposa me recibieron con la tradicional reverencia hindú, que indica “atender al
huésped como a Dios”.

El humor y delicadeza de Subba Rao, contrastaban con la austeridad y
firmeza de Ratan Lal, otro maestro del ashram.

Ratan Lal, enseñaba a quienes temerosamente nos acercábamos a él, a
sabiendas que seríamos duramente recriminados cuando demostrábamos
alguna curiosidad que no fuera estrictamente espiritual. Él siempre decía:

“Todo lo que no te sirve para tu desarrollo espiritual: es ego”.

Se refería a que nuestra indagación debiera ser sólo referente a la búsqueda
de la divinidad yacente en cada uno de nosotros.

Alguna vez dijo: “Si estoy en mi oficina, debo estar informado sobre mi trabajo,
el querer saber otras cosas como, si alguien se divorció o viajó, etc., es ego,
no sirve y entorpece el camino”.

También decía. “ Tan sólo en el silencio absoluto, encontrarán a Dios y serán
iluminados”.

Hoy yo interpreto esto como llegar al cero.

El silencio absoluto se da en los momentos en que nuestra limpieza de
memorias permite que la inspiración nos llegue fluidamente.

Estar en cero es estar en vacío.

El vacío es la ausencia de todo, y todo se puede manifestar en ese vacío.

Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como uno solo te
entrego todas mis memorias negativas para que Tú las transmutes en luz.

Llévame de la mano al cero para ser una pizarra en blanco en donde Tú
describas el camino de mi vida.

¡Y así se ha hecho!




Lo siento, por favor perdóname




Te Amo,
Gracias




Ana María

SIGUIENDO LA CORRIENTE

No le digas a Dios cuán grandes son tus problemas, dile a tus problemas
¡cuán grande es Dios!

¡Que inútil es la preocupación! Si utilizo la lógica y me pongo a pensar qué
gano preocupándome, llegaré a la conclusión que ¡nada gano!

Este es un estado emocional sin beneficios, preocuparme es ocuparme con
anticipación y de verdad es inútil. Nada soluciono y finalmente tampoco es
real!!

Si me toca vivir un momento de prueba, lo único real, es que tendré que vivirlo.
Finalmente y a estas alturas, ya entendí que sea lo que fuere que aparece en mi
vida es una memoria que se me muestra para ser limpiada.
De pronto, sucede que, estoy trabajando en limpiar memorias negativas y las
cosas parecen ponerse muy complicadas y me pregunto ¿qué pasa?

Lo que pasa es que puedo estar soltando memorias de rabia, dolores físicos,
miedos, tristeza, etc., y se me muestran porque están listas para ser limpiadas.
Suelto la preocupación y dejo a Dios actuar.

Preocuparme es lo que hacía antes, entonces atraía más problemas. Alguna
vez oí decir que nunca viene un problema sin que otros dos lo acompañen, o
sea que vienen en tríos. Siempre y cuando, yo los vea como problemas y no
como oportunidades para limpiar.

Hoy día sé que “a lo que me resisto, persiste, lo que acepto se transmuta”.

Entonces entro en aceptación y me dispongo a vivir lo que sea que estoy
creando y se inicia la limpieza. Tomar esta responsabilidad es evolución. Si veo
la enseñanza que está detrás de cada problema, probablemente nunca volverá
a repetirse esa situación.

De verdad que esto es poner en práctica la ley del mínimo esfuerzo, ¡aceptar
las cosas como son!

Cuenta la leyenda que, Plutón el dios de las pruebas y las grandes
lecciones, se enamoró de la princesa Perséfone. Cada vez que subía a la
superficie, la contemplaba mientras dormía, escudado en la invisibilidad
que le daba su casco. Él, en la superficie era un ser oscuro y temible.

Plutón decide raptar a Perséfone cuando ella casualmente al estar
recogiendo flores en su jardín, lo despoja de su casco y se encuentra cara
a cara con esta visión terrorífica! lanza un grito de desesperación, trata
de escapar, se resiste!, pero Plutón no la suelta.

Él, la sube en su carruaje y la conduce al submundo, en donde en
contacto con la oscuridad se transforma en un ser luminoso y bellísimo y
Perséfone lo acepta y se llena de tranquilidad, es entonces cuando se da
cuenta que ha sido raptada por un dios que la llenará de bendiciones y
sabiduría.

Esta leyenda enseña que muchas veces nos resistimos a las pruebas que nos
pone la vida y dejamos de ver las enseñanzas que ellas traen. En el momento
que dejamos de resistirnos, llegan las bendiciones.

Morrnah dijo: “Que siempre debemos estar atentos, en qué dirección
fluye el agua e ir con la corriente“.

Aprender las lecciones de la vida, es vivirlas en paz, y hasta que no las vivimos
así, éstas se repetirán una y otra vez.

El Ho´oponopono me ha dado la herramienta de la entrega, ahora en lugar de
preocuparme ¡BORRO! Y el borrador universal es entregárselo todo a un poder
superior, a un poder basado en el AMOR, y sólo digo “Te amo, gracias”.

Entonces sé que la solución o la transmutación viene en camino.

El Ho´oponopono es guía y protección, nunca sabré cuántas situaciones
dejaron de manifestarse en mi vida gracias a la limpieza contínua y ya no lo
harán, ni para mí, ni para las personas que están en mi realidad.

La Divinidad (Poder Superior, El Absoluto, Cosmos, etc.) es la única que puede
abrir ciertas puertas, es ella quien me coloca en el lugar adecuado, en el
momento perfecto, para eso es la herramienta de la entrega. Para permitir que
Dios me traslade de un lugar a otro sin lastimarme.

He tenido la creencia que todo hay que conseguirlo con lucha, sin embargo
ahora sé que puedo llevar una vida fácil. Eso quiere decir que ¿dejé de
actuar?, todo lo contrario, quizá hoy hago más que nunca antes, pero mi
accionar dejó de tener la connotación del esfuerzo, sino más bien es entrega,
feliz y voluntaria.

Hoy sé que soy un instrumento de Dios y doy lo mejor de mí porque me siento
utilizada por Sus amorosas y divinas manos.

Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

Divino Creador te entrego toda la carga que llevo para que Tú la alivies.

He dejado la carga en Tí, y ahora me siento liberada y confiada.

Y Asi se ha hecho

Lo siento, por favor perdóname
 

Te amo, Gracias



Ana Maria



Aloha Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


LA PAZ COMIENZA CONMIGO

(…)”Aunque el mundo entero esté oscuro afuera, si uno mantiene su
corazón lleno de pensamientos divinos, estará lleno de refulgencia.” SSSB

Esta semana me ha tocado poner en práctica la aceptación y la entrega,
experimentarlas no sólo como una teoría, sino como una forma de vida.

Hace unos meses tenía planeado viajar a México para llevar la formación
avanzada con Jean Pierre Garnier, por asuntos fuera de mi control el día
anterior a mi partida, tuve que cancelar un viaje en el que había puesto muchas
espectativas.

Quizá la lección más grande fuera esa: más entrega y menos espectativas…
En fin, fue duro el cambio de planes, pero una vez aceptado y entregado,
comienzo a disfrutar de unos días de soledad y silencio que hace mucho no
había tenido.

Lo increible fue que mientras todo se complicaba para que yo pudiera tomar el
avión, cuando solté y di marcha atrás, todo se facilitó, me devolvieron las millas
y me reembolsaron el dinero de los impuestos ¿¡?… todo sin una sola
complicación!!
Muchas veces la Divinidad te habla con símbolos y señales.

Lamenté mucho no poder hacer el curso, pero lamenté más desairar el cariño y
la hospitalidad de Giovanna quien me había ofrecido su casa y no sólo eso sino
que se avocó en la tarea de organizar un taller de Ho´oponopono para que yo lo
pudiera compartir con algunos interesados. Gracias!!

La vida sigue con su infinidad de oportunidades, con sus interminables
sorpresas y con sus sabias lecciones. Y acá estoy con un regalo insperado:
Unos días de descanso, que si bien es cierto los estoy disfrutando, mi
naturaleza inquieta añora un poco más de actividad!!

Me quedé meditando sobre la frase de Morrnah “La paz comienza conmigo”, y
en cada lectura que llega a mis manos encuentro este mismo concepto en
diferentes palabras.

“Mi vida es mi mensaje” Sathya Sai Baba, Gandhi
“El que actúa en la verdad, llega a la luz” Jesús
“Si el camino no se vive en lo cotidiano, ¿dónde podría vivirse?, ¿acaso alguien
ha respirado en otro sitio que no sea el aquí y el ahora?” Gilles Farcet

La paz si no comienza conmigo, no existe para mí, ¿cómo pedir que el mundo
esté en paz si yo no lo estoy? Yo soy una célula de la humanidad, mi paz
aporta a la paz de todos.

No podemos hacer otra cosa que enseñar con el ejemplo. Cuando lo que
decimos, no va de acuerdo con lo que hacemos, no podemos comunicar, es
más generalmente no es necesario decir nada cuando nuestra obra es la que
habla.

¿Cuál es mi mensaje el día de hoy? ¿Vivo de acuerdo con lo que digo? ¿Actúo
en armonía con lo que creo?

Seguramente me falta mucho, todavía me cuesta soltar los deseos, perder las
tercas ideas, flexibilizar mis rigideces, pero sí te puedo asegurar que
honestamente me mantengo en el intento.
Me caigo muchas veces, me gana el miedo, la soberbia y la rabia, pero
¡GRACIAS A DIOS!… me doy cuenta y me corrijo.

Hoy te puedo decir que de nada nos sirve criticarnos, la crítica es una forma de
soberbia. En cambio podemos autoindagarnos, con honestidad y corregir con
humildad.

Algo interesante sobre la crítica, es que si nos criticamos a nosotros mismos,
no tardaremos en criticar al mundo entero.

Si queremos paz, vivamos en paz, si queremos orden, ordenemos nuestro
entorno, si queremos honestidad, seamos honestos, si buscamos la amistad
verdadera, seamos verdaderos amigos.
Si queremos recibir, comencemos por dar.

Jean Pierre Garnier dice. “Si alguien se acerca a ti para pedir tu ayuda, es
porque estás capacitado para dársela”.

Ya depende de cada uno si desea utilizar esa oportunidad para darla o
simplemente dejarla pasar.

Pero vuelvo al tema de mi reflexión, “La paz comienza conmigo”, es siempre
conmigo, no contigo, no con mis hijos, mis padres o mis amigos o quienes
equivocadamente creo mis enemigos. Es solamente conmigo.

Mi mundo entero comienza y termina en mí y si consigo mantener ese mundo
en paz, habré llegado a la meta.

Comienzo una nueva etapa, asimilando la lección que acabo de recibir y
agradezco infinitamente el haber podido experimentarla.

Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como sólo Uno. Te
entrego todos mis deseos para que Tú, los transmutes en luz.

Enséñame a tan sólo mantener el deseo de vivir en paz.

Y Asi se ha hecho


Lo siento, por favor perdóname
 


Te amo, Gracias



Ana Maria



Aloha Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


AQUELLO QUE HAY MÍ

Nuestro subconsciente o Niño Interior, hace uso de quince millones de
memorias cada segundo, en esa diversidad es casi imposible que
sepamos con precisión, qué memorias se están activando.

Es por eso que cuando hacemos la entrega de las memorias negativas a la
Divinidad para que las transmute en luz, puede ser bueno, tan sólo decir.
“ Te entrego aquello que hay en mí, que está atrayendo esto a mi realidad”.

Tu Niño Interior sabe exactamente qué memoria o memorias entregar porque
sabe cuándo, cómo y en dónde fue creada y activada esa memoria, y la
Divinidad transmuta sin ningún condicionamiento las memorias que se le
entregan.

Este proceso de entrega siempre es precedido por la aceptación, que nuestras
memorias son las que generan la realidad que vivimos.
Sólo podemos entregar aquello que reconocemos como nuestro, y como ya te
dije antes no sabremos exactamente qué memorias son pero sí podemos ver
sus efectos en nuestra realidad.

En los últimos talleres hemos hablado mucho sobre la aceptación para poder
entenderla bien, podríamos decir que aceptar es asumir la situación que nos
corresponde vivir con serenidad, dispuestos a vivirla de la mejor manera. Es
en la resistencia que generamos el mayor daño.

Esta enseñanza de mi Maestro la he compartido contigo antes, pero
recordarla me hace mucho bien:

“Hay que ser a la vida, como los gatitos a la gata, cuando la gata quiere llevar a
uno de sus gatitos de un lugar a otro, lo toma con su hocico y el gatito se relaja
totalmente mientras su madre lo lleva sin daño alguno. En cambio si esa misma
gata atrapa a una rata, la rata se resiste y la gata la destroza”.

La resistencia es rabia pura, y esa rabia sólo nos hace daño a nosotros
mismos.

Podemos ser firmes, ejercer nuestra autoridad y también emitir nuestra opinión y en todos estos casos la rabia está demás.

Yo puedo hacer una denuncia si he sido afectada, y es lo correcto, puedo
rechazar la conducta de alguien, puedo autoexcluirme de una relación, y para
todo eso no necesito estar rabiosa.

En Ho´oponopono hablamos siempre de ser cien por cien responsables de
todo lo que está en nuestra realidad, y somos responsables porque todo
aquello que podemos re-conocer es lo que ya conocíamos, o sea que ya lo
teníamos en la memoria.

Buscar con exactitud qué memoria generó, tal o cuál situación, es distraernos
del objetivo, sabemos que ha sido generado por “aquello que hay en mí”, y es
eso lo que entrego, con humildad y menciono la humildad porque es
casualmente lo contrario lo que nos empuja a querer saber exactamente qué
memoria es. ¡No seamos ilusos! la mente, la cual hemos fortalecido y
empoderado por mucho tiempo, siempre nos dará respuestas racionales pero
muy rara vez dará las respuestas verdaderas, las que subyacen debajo y que
son las verdaderas causas.

En cambio cuando entregamos con humildad y la docilidad de un niño
“aquello que hay en mí”, la verdadera causa será entregada y transmutada.

Esa forma de entrega, también es aceptación.

Los seres humanos tenemos una tendencia natural a la culpa, que es
resistencia y rabia al mismo tiempo.
En el libro “Un curso en Milagros”, se describe la culpa como resultado de creer que hemos sido separados.
¿Separado de quién o de qué?, de aquello de lo cual somos el producto.
Hay tantos nombres que lo describen: Dios, La existencia, La fuente, El
Universo, El Todo, etc.

Podríamos decir que si ese “Todo” fuera el mar, cada uno de nosotros es una
gota del mar, la única diferencia es que la gota teniendo las mismas
características del mar, está limitada a su forma temporalmente, hasta que
nuevamente se junte, se diluya y desaparezca en la inmensidad del mar…

Entonces la culpa es inútil, nos detiene, nos lastima y sola se alimenta. La
responsabilidad de la cual habla el Ho’oponopono, nos mantiene despiertos,
proactivos y comunicados constantemente con la fuente de donde venimos.

Cada día me esfuerzo más y más en reconocer que soy yo quien atrae las
situaciones, actitudes, sucesos y características de las personas que me
rodean, con las memorias que tengo activas en mí, y que si todo o parte de ello
no me gusta, puedo entregarlo una y otra vez para que sea transmutado.

Es una forma de vida, en donde la fórmula universal es:

Aceptación + entrega = PAZ

Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como sólo Uno. Te
entrego todo aquello que hay en mí que trae sufrimiento a mi vida, para
que Tú, lo transmutes en luz.

Enséñame a aceptar que se haga siempre Tú voluntad y no la mía.

Y Asi se ha hecho


Lo siento, por favor perdóname
 


Te amo, Gracias



Ana Maria


Aloha Ke Akua
“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”

UN INSTRUMENTO

(…)Radha*, quien escuchaba todo esto, dijo que si uno quería ser realmente

una flauta y estar contínuamente con el Ser Supremo, tenía que

comprender que la flauta es hueca, de modo que, al igual que ella, uno

debía eliminar de sí todos los deseos y hacer que su corazón fuera hueco

como una flauta, ya que así el Absoluto Universal vendría a residir en ese

corazón…     SSS

 

*Radha era una pastora, que vivió hace cinco mil años y aún hoy,

es recordada por su entrega incondicional a Dios.

 

Como imagen mental, esto de convertirnos en flautas de Dios es algo muy

bello.

 

La cuestión es cómo acercarnos a ese estado, quizá como concepto lo

aceptamos pero, ¿y en la práctica?

 

No se trata de ser seres sin voluntad, se trata de dar lo mejor de nosotros

mismos para ser instrumentos valiosos y afinados con la melodía del universo.

 

Recuerdo que cuando comencé a estudiar las terapias florales en algún libro

encontré esta analogía: “Si fueramos música, la enfermedad sería una o varias

notas desafinadas”.  

¡Que simple!, entonces para estar saludables afinemos el instrumento e

interpretemos adecuadamente la melodía.

 

Pero con qué afinamos nuestro “instrumento”, lo afinamos con nuestro propio

ser y ese afinamiento se llama RECTITUD.

 

Recuerda que Ho´oponopono significa hacer correctamente lo que es correcto.

La rectitud es coherencia para que mi pensamiento, mi palabra y mi accionar estén

orientados en la misma dirección.

 

Entonces. ¿en dónde entra eso de ser instrumentos de Dios?

 

Te recuerdo que tú y yo somos parte de Dios y que cuando somos coherentes,

estamos siendo el instrumento perfecto, la flauta hueca por donde el universo

interpreta su melodía.

 

Todo en el universo tiene su acción correcta. Si vemos la naturaleza a nuestro

alrededor podremos ver esa rectitud sucediendo sin ningún esfuerzo.

 

Alguna vez has observado el fluir de un riachuelo, el agua corre burbujeante y

algunas veces rodea y otras cubre las piedrecillas sin resistencia alguna.

 

Que maravilloso sería fluir así con la vida, dejar las piedras del ego y que el

orgullo, la soberbia, el miedo y los celos no detengan nuestro fluir.

 

No hay nada equivocado en el universo, todo tiene una razón de ser y cuando

dejamos de fluir con esa corriente lo único que hacemos es desviarla, por un

trecho que puede ser largo o corto pero finalmente encontraremos el cauce.

Tú y yo nos hemos re-encontrado en esta vida para apoyarnos en esta

búsqueda de la rectitud. Cuando escribo cada uno de estos artículos, lo hago

para mí, para recordarme cómo pueden ser las cosas. Y al compartirlo contigo,

me haces un servicio enorme, me ayudas a ser coherente, porque no podría

compartir contigo ¡lo que no tengo!

 

Me caigo y me levanto, mi ánimo a veces se decae, a veces quisiera ser

hacedora, solucionar todo desde mis memorias y desde mi ego, y es cuando

comienzo a entrar en angustia, pero luego… ¡RECUERDO!…

 

Hay una manera de vivir en donde la entrega es lo fundamental, en que

puedo entregar mis angustias y falta de fe a un poder superior que se hará

cargo, y escribo, me relajo, lo comparto contigo y el milagro sucede.

 

¡Estoy en paz nuevamente!  

 

Por eso hoy te agradezco, gracias a ti y al Ho´oponopono, vuelvo una y otra

vez a hacer correctamente lo que es correcto.

 

Y eso es volverme un instrumento en las manos Divinas, y dejar fluir la

melodía que Él quiera tocar.

 

Estamos juntos en este camino y cada día es una nueva oportunidad para ti y

para mí, hagamos uso de ella, afinemos nuestras notas.

 

Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

 

 

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como sólo Uno. Te

entrego todas mis memorias de soberbia, miedo y terquedad para que Tú,

las transmutes en luz.

 

Enséñame a ser un instrumento en Tus manos para que interpretes tu

divina melodía a través mio.

 

 

Y Asi se ha hecho

 


Lo siento, por favor perdóname
 


 

Te amo,  Gracias

 

 
Ana Maria
 

 

ESTAMOS SEGUROS…

(…)”En el camino de la devoción basada en el esfuerzo propio, también
llamado «camino del monito», el cachorro tiene que confiar en su propia
fuerza para protegerse: dondequiera que la madre salte, el cachorro tiene
que sujetarse fuertemente al vientre de la madre, y no soltarse aunque se
lo trate de separar. Así también, el devoto tiene que superar las pruebas a
manos del Señor”… SSS

Esto significa que el esfuerzo que hacemos no es para ser conductores sino
más bien para ser pasajeros en el carro de Dios.

El Ho´oponopono es la herramienta perfecta, cada vez que repetimos “Te amo,
gracias” es como si nos sujetáramos fuertemente de la Divinidad para ser
conducidos con seguridad por la vida.

Utilizarlo como una herramienta de entrega es lo más práctico, el
Ho´oponopono que yo practico y que comparto contigo difiere de otros
enfoques que puedes encontrar, es que lo utilizamos como herramienta de
avance espiritual, y al hacerlo cada vez nos acercamos más a la paz duradera.

No se trata de repetir las frases y vivir desconectados de ellas.
Todo lo contrario se trata de hacer de esas frases una forma de vida.

Hay tres elementos en la enseñanza védica que te conducen por el camino de
la realización y esos elementos son el Mantra o la palabra con poder, el Yantra
o el instrumento físico y el Tantra, que es cuando tanto el mantra como el
yantra ya son parte de ti, y juntos tienen una poderosa fuerza de
transformación y transmutación.
Cuando repetimos las palabras “Te amo, gracias” estamos haciendo uso del
mantra, el yantra sería cualquiera de las herramientas, el agua solarizada, las
palabras gatillo, los stickers de ceeport, cualquiera de ellas…
Y al tantra se llega cuando el mantra que repetimos y las herramientas físicas
que usamos están completamente integradas a nosotros, y nuestra vida se
transforma en amor y gratitud constante.

Entonces estamos unidos con todo y con todos, es cierto que ese estado no es
constante, son chispazos al comienzo y más adelante son largos momentos de
disfrutar de esa unión.

Entonces la sensación de soledad y abandono desaparece, podemos ver
claramente los juegos y las trampas de nuestra mente y aprendemos a
entregarlos sin rechazar, sólo aceptación y entrega.

Recuerdo un hermosa película que te recomiendo ver, se llama “El pequeño
Buda”, es una película americana que tiene pasajes sobre la iluminación de
Buda y se ve claramente como antes de llegar a la iluminación, su mente trata
de convencerlo de que él es su cuerpo físico, sus posesiones o sus apegos.

Aprender a reconocer nuestras memorias y los movimientos que estas
memorias producen en nuestros pensamientos, sentimientos, palabras y
acciones es la tarea a la que estamos dedicados.

Todos estos años en los que comparto contigo mis experiencias y los talleres,
significan para mí un recordatorio constante de dónde quisiera llegar, y eso
es a ese estado de entrega absoluta en donde el lema “que se haga Tú
voluntad y no la mía” sea la base de mi realidad.

Cada taller compartido es un alimento, mi espíritu resplandece, y me obligo a
mi misma a ser coherente, y muchas veces me cuesta, pero ya no tengo la
excusa de decir, “no lo sabía” o “no me acordaba”…

Cuando las personas que vienen a los talleres están más atentas en cómo
hacer que su familia sepa sobre esta técnica, recuerdo en mis inicios cuando
antes de terminar de leer un libro ya estaba tratando de recomendarlo, o
repetía los pensamientos que me emocionaban sin haberlos practicado.

La mejor forma de ayudar es ayudarnos a nosotros mismos a avanzar ya que
cuando uno está bien no son necesarias las palabras, todo en nosotros
expresa paz y es entonces cuando aquellos que quieran avanzar nos seguirán,
en cambio si nos detenemos a tratar de convencer a alguien de hacer aquello
que aún no pusimos en práctica, lo único que conseguiremos es detenernos
con él.

Cuando no experimentamos en nosotros mismos simplemente somos teóricos,
sólo la experiencia propia te capacita a transmitir algo verdadero.

Llenarnos de información sin práctica, puede convertirnos en personas muy
bien informadas pero no necesariamente en personas felices, porque el exceso
de información alimenta nuestro ego.

Al poner en práctica las enseñanzas, seguramente cometeremos errores, pero
esos errores a su vez irán fortaleciéndonos.

El monito que va sujeto a su madre, seguramente se soltará y caerá, pero con
cada caída aprenderá que es mejor estar bien sujeto y no soltarse y asi evitar
las caídas.

Emprendamos el camino, bien sujetos a lo Divino, nada nos puede pasar,
viajamos bien seguros…

Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como sólo Uno. Te
entrego todas mis inseguridades para que Tú las transmutes en luz.

Enséñame a sujetarme fuertemente de tu mano y no soltarme nunca más.

Y Asi se ha hecho

Lo siento, por favor perdóname

Te amo, Gracias

Ana Maria


Aloha Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


UNA PRUEBA

 Yo llegué a este plano de existencia en 1953, pero mi verdadero nacimiento

sucedió el Martes 12 de Mayo de 1992.

 Tenía ya seis años de haber iniciado mi preparación como terapeuta y tres

años ejerciendo, pero mi vida estaba llena de resentimiento.

 Me había quedado en la etapa en la que creía, que todos tenían la culpa de mi

dolor.

 Las pruebas que viví fueron muy duras, quizás en una escala del uno al diez

fueron la número nueve.

Entonces me sentía con todo el derecho de juzgar y acompañaba a las

personas que venían a mí, en busca de orientación, con los mismos

argumentos: “que injustos han sido contigo”, “tienes todo el derecho de

reclamar”, “no tuviste la atención que merecías”, etc, etc.

 

De pronto un día me enteré, que había llegado a Lima, una señora que

enseñaba las terapias florales del Dr. Bach y fui a verla.

 

En su oficina tenía una pequeña ánfora de cristal llena de algo parecido a la

ceniza y yo no podía prestar atención mientras ella hablaba, porque este

pequeño objeto me tenía totalmente intrigada. Entonces hice la pregunta: ¿Qué

es eso que tienes allí?, ella contestó es “vibutthy”, ¿qué, qué es eso?… es la

ceniza que sale de las manos de Sai Baba… ¿Y quién es Sai Baba?… si te

interesa te puedo prestar un libro que habla sobre él, me dijo…

 

Llegué a mi casa y comencé a leer el libro y no podía parar de llorar. Todos mis

argumentos de rencor se iban desintegrando frente a un mensaje totalmente

liberador!!

 

En ese entonces estaba apartada de la religión católica, no quería un Dios que

permitía tantos sufrimientos.

Pero Sai Baba, hablaba de amor, de unidad, de creer y entregar, también

causa y efecto: Karma, pero no como algo de lo que no se puede escapar, sino

más bien algo que podemos purificar entregándonos a Dios.

 

Lo más importante, para él, es que Dios estaba en mí y en todos y me decía si

perteneces a una religión, esa es la verdadera, porque sea cual fuese el nombre que

le des a Dios, es siempre el mismo, y si eres católica, sé la mejor católica y si

eres judía sé la mejor judía… y si no tienes religión sólo ama y estarás en el

camino correcto!!

 

A partir de ese día traté de hacer todo lo que él indicaba, mi sed de

aprendizaje era insaciable, y comenzaron a llegar a mí todas las

enseñanzas, fueron catorce años de lectura ininterrumpida, llegaron a mí

uno a uno los pasos a seguir y en el interín comencé a viajar a la India, a la

casa del Maestro a nutrir mi espíritu , y seguí Sus enseñanzas, y me esforcé al

máximo, pero no conseguía algo que era fundamental: La entrega.

 

Yo decía haber entregado pero en realidad siempre me mantenía en control

¡Tratando de controlar a Dios! ¡Que ilusa!!

La última vez que estuve en la India fue el 2009, fue mi viaje número once, y

no había avanzado mucho en mi entrega.

 

Para ese entonces, ya sabía del Ho´oponopono desde el año 2007 pero no lo

había entendido verdaderamente, y no es sino hasta el 2011, en que leí el libro

“Cero límites” de Joe Vitale, cuando entendí que esa era la herramienta de

la entrega. Simple, bastante simple! pero muy efectiva!!

 

Y decidí hacer la prueba, entregarlo todo con un simple “Te amo, Gracias”, no

juzgar, no criticar sólo entregar.

 

Todo lo que había aprendido en los años anteriores tomaba fuerza, se

materializaba, cada vez tenía más y más paz, cada día mi entrega era más

profunda y de pronto me encontré agradeciendo por todo, sin resistencia,

aceptando, una y otra vez y con la convicción de “que se haga Tú voluntad y no

la mía”.

 

Todo se hizo más fácil, deje de ser hacedora para convertirme en instrumento.

Dios a través mio en todo, hasta en los detalles más mundanos, o

insignificantes.

“ Dios mio eres Tú a través mio”.

Nunca más volví a sentirme víctima, ni abandonada, ni alejada… no te puedo

negar que he tenido y tengo momentos difíciles, pero cuando se vive en paz y

sin resistencia, ya no lastiman.

 

¿Quieres sentirte asi?, intenta hacer esa prueba, deja de controlar y entrega, y

verás que a cada entrega siempre hay una respuesta, siempre somos

escuchados, Dios no está sólo en el cielo, está tan cerca como tu propio

aliento, está en ti y en el hombre que se sentó a tu costado en el metro, está

en ti y en cada uno de tus empleados, está en ti y en la vendedora del

mercado, en ti y aquella persona a la que quieres, y en la que no quieres tambien, está en ti y en tu pareja, en tus hijos y en todo.

 

Y todo lo que vemos en cada uno de ellos no es otra cosa que el reflejo de

nuestro propio ser, empañado muchas veces por las memorias que aún no

hemos limpiado.

 

Agradezco aquel bendito día en que una pequeña ánfora llamó mi atención, fue

el inicio a esta vida de entrega y lucidez.

 He seguido recibiendo información y enseñanzas que se fortalecen unas a

otras.

 Las formas de llegar son muchas, el camino es sólo uno: La entrega y el

constante “que se haga Tú voluntad y no la mia”.

 

¿Te animas a hacer la prueba?

Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

 

 Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como sólo Uno. Te

entrego cada pensamiento, palabra y acto de mi vida para que Tú, lo

transmutes en luz.

 Enséñame a entregártelo todo y transfórmame de “hacedora” en

“instrumento”.

 
Lo siento, por favor perdóname
 


 Te amo,  Gracias

  
Ana Maria
 

 Aloha  Ke Akua




“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 

TU CASA, ES TU CUERPO GRANDE


(…)Háblanos de las casas.

 

VUESTRA CASA ES VUESTRO MÁXIMO CUERPO. ¿Tenéis paz? ¿tenéis

recuerdos? ¿tenéis belleza? Vuestra casa no será un ancla sino un mástil.

 

Porque aquello que habita en vosotros de infinito habitará en ellas.

 

                               “El Profeta” de Khalil Gibran

 

 

Cuando el doctor Ihaleakala Hew Len, relata su trabajo en el pabellón especial

de la cárcel de Hawaii, hace hincapié en el estado del lugar, en donde las

paredes se descascaraban cada vez que eran pintadas, las cañerías

reventaban y él cuenta que ese era también el estado de las personas que allí

habitaban.

 

Esto no hace sino afirmar como dice el párrafo de inicio que nuestra casa es

nuestro cuerpo grande, así como es el lugar donde vivimos así estará nuestro

propio cuerpo.

 

Eso nada tiene que ver con la situación económica, sino con el estado interno

de cada uno.

Un recuerdo muy agradable que guardo, es cuando iba con mi madre a la

casa de su zapatero, este hombre vivía con su familia en un solar compartido

por varias familias de escasos recursos.

 

Bueno, las visitas a este zapatero eran para mí un motivo de admiración.

El lugar en donde trabajaba era al mismo tiempo , taller, casa, cocina y

dormitorio.

 

Su esposa cocinaba para dar almuerzo a gente que trabajaba cerca de alli,

mientras él , cortaba y armaba los zapatos en una esquina de este lugar

multifunción.

 

El piso era de tierra asentada, y lo mantenían siempre muy limpio, las ollas de la

cocina de la señora, brillaban, todo estaba en un orden perfecto, no faltaba un

pequeño jarrón con flores y siempre eramos agasajadas con un vaso de algún

delicioso refresco, todo era como lleno de luz.

 

El hijo mayor era el encargado de cortar las suelas para los zapatos que hacia

el padre, y por las noches estudiaba Derecho. Este mismo muchacho llegó a

ser un juez muy reconocido.

 

La alegría que se respiraba en ese lugar me atraía y lo admiraba.

 

En esa casa no había escasez, aunque no fuera un lugar lleno de

comodidades, la actitud de cada uno de sus miembros era abundante.

 

El entorno de cada uno de nosotros, no es más que la reacción, reflejo y

resonancia de nosotros mismos.

 

Cuando en los talleres de abundancia, revisamos las memorias de carencia

que tenemos activadas, puedo ver la sorpresa dibujada en los rostros de los

participantes, cuando descubren que la carencia vive primero en el

pensamiento.

 

Paralelamente al caso que te acabo de relatar, conocí otro caso de una familia

de abundantes recursos que vivía con la carencia como su compañera.

 

Tenían un departamento de lujo en la avenida más cara de Lima, llena de

alfombras persas y objetos valiosísimos, pero nunca recibían a nadie.

 

La dueña de casa tenía señalados como pasadizos por donde se podía

transitar, para que no se deterioraran las alfombras!!

 

¿Es eso abundancia o escasez?  

 

Estos dos casos no son motivo de crítica, sino que nos pueden ayudar para la

observación de nosotros mismos…

 

Como podrás ver no es la situación económica, sino la situación interna de

cada uno de nosotros lo que hace que vivamos en abundancia o escasez.

 

¿Cómo está mi casa, cuán acogedora puede ser?

¿He aprendido a compartir, o vivo atemorizada a perder lo que tengo?

¿Cómo está el orden y la limpieza en los rincones que nadie ve?

¿Cómo está el orden y la limpieza en los rincones de mi corazón?

 

La abundancia es una vibración con la cual podemos sintonizarnos, pero para

eso será necesario reconocer, admitir y limpiar todas las memorias de carencia

que tenemos activas y que nos desarmonizan.

 

Hoy observaré todo de mí, mis pensamientos, mi casa, mi trabajo y mi entorno

en general, y reconoceré cómo mis memorias activas se ven reflejadas en mi

realidad, hecho así, corregiré, limpiaré y las entregaré a la Divinidad para que

sean transmutadas en luz.

 

 

Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

 

 

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como sólo Uno. Te

entrego todas mis memorias de envidia, egoismo, temor y carencia,

para que Tú, las transmutes en luz.

 

Enséñame a compartir sin temor a perder.

 

¡Y así se ha hecho!
 

 

Lo siento, por favor perdóname
 


 

Te amo,  Gracias

 

 
Ana Maria
 

 

 

Aloha  Ke Akua


“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 

ENTREGARSE

“Ho´oponopono es entrega, es dejar el control”

 

Después de muchos años de práctica espiritual, me era imposible llegar al estado de entrega. Mi ego se resistía y aunque  podía entender en qué consistía la entrega,  se me dificultaba  ponerla  en práctica,… hasta que llegó a mí,  el ho´oponopono.

Algo que había  estando intentando con gran esfuerzo,  se hacía simple con sólo poner a funcionar la fuerza creadora de la palabra y a su vez estar en un constante estado de entrega.

 

Entender y poner en práctica la entrega es fundamental.

 

Muchas veces nos acercamos a diferentes disciplinas con la esperanza de solucionar los problemas de una forma casi mágica. Eso es irreal.

 

Cuando entendemos que en ho´oponopono no se pide sino que se entrega, habremos iniciado el verdadero camino para poder vivir con la aceptación que es: “que se haga Tu voluntad y no la mía”

 

Lo sorprendente es que cuando estamos en control, nos limitamos a ejecutar sólo lo que esta almacenado en nuestra memoria, es decir aquello que conocemos y que repetimos una y otra vez obteniendo siempre los mismos resultados.

Si estos resultados son favorables entonces nos quedamos satisfechos, sin percatarnos que quizá existen mejores resultados que no están dentro de nuestro marco de referencia: o sea nuestras memorias; cuando los resultados no nos agradan, seguimos intentando una y otra vez con los mismos instrumentos, ilusamente, esperando resultados diferentes.

 

Cuando asistí a mi primer taller de ho´oponopono, Soledad mi querida maestra quien compartía su conocimiento con nosotros, nos puso un ejemplo.

 

“Es la historia de un hombre que todos los dias se demoraba tres horas para llegar a su trabajo, viendo su fastidio, un amigo le sugiere que comience a hacer todo su esfuerzo para conseguir su propia movilidad para ir a trabajar. El hombre de la historia se empeña con todos los medios a su alcance y al cabo de un año consigue el carro, entonces ya no demora tres horas para llegar a su trabajo sino dos horas, tal vez si hubiera entregado su dificultad, se le hubiera presentado una solución diferente, como por ejemplo ¡conseguir un trabajo a pocas cuadras de su casa¡

 

Esta anécdota contiene la enseñanaza pura de lo que es la entrega. Entregar no es abandonar el esfuerzo, ni tampoco dejar nuestras metas.

 

Entregar es dejar de ser el “hacedor” para convertirte en el instrumento.

Es decir , seguir con nuestra actividad pero con la consciencia abierta a recibir nuevas probabilidades, ya que al haber entregado la situacion a la “mente Universal” que no tiene limites, las soluciones para esa mente universal son infinitas.

 

Nosotros con nuestra pequeña mente, sobre-poblada de memorias usadas y desgastadas, no permitimos que entre la luz de la inspiración que siempre es nueva, que viene directo de la mente universal, para recibir esa luz es necesario que estemos en capacidad de VERLA, OIRLA y PONERLA EN PRACTICA.

 

Si sólo estamos usando nuestras memorias viviremos eternamente atados a la repetición.

 

Cuando abrimos nuestra consciencia, dejamos que la inspiración oriente nuesro camino.

 

Lo curioso es que vivimos muchas experiencias de entrega en nuestra vida diaria. Nos dejamos conducir por el chofer del autobus sin dudar ni por un momento que tomará la ruta adecuada.

No embarcamos en un avión contentos y confiados que seremos conducidos a la ciudad correcta.

 

Vamos a un restaurant y comemos lo que se nos sirve sin haber controlado ni por un momento como se elaboraba el platillo.

 

Entonces no digamos que no sabemos entregarnos, !claro que lo hacemos¡

Pero entonces para qué, cuando se trata de Dios, la Divinidad, La mente universal o el Cosmos, queremos dirigir el camino.

 

No hay nada mas maravilloso que esa sensación de no estar solo, de estar siendo sostenido, acompañado, dirigido hacía lo que es mejor para uno mismo.

 

 

Cada vez que el temor o la duda tocan mi mente, repito “Te amo , gracias” y me embarco en el vagon de la entrega, tal vez tenga que hacerlo cien veces en un día, pero el resultado bien lo vale. Finalmente me encuentro en paz.

 

Comenzaré esta semana con más bríos en mi entrega, con más confianza, con más humildad, pero sobre todo con más aceptación

 

Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

 

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como sólo Uno, Te entrego todas mis memorias de desconfianza y control para que Tú, las transmutes en luz.

 

Enséñame a aceptar y a reconocer la inspiración cuando este mostrándose ante mí.

 

¡Y así se ha hecho!
 

 

Lo siento, por favor perdóname
 


 

Te amo,  Gracias

  
Ana Maria
 

 

Aloha  Ke Akua


“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”