¿ERRORES?

«Aquel de ustedes que esté libre de pecado, que tire la primera piedra» (Juan 8: 7).

 

¿Quién no ha cometido un error?

 

Todos en alguna oportunidad hemos cometidos errores que a su vez han traido consecuencias, es imposible escaparse de la ley de causa y efecto.

 

Pero lo increible es que nos olvidamos y juzgamos, somos implacables con aquellos que son descubiertos en falta.

 

Con esto no quiero decirte que la ley no se cumpla, claro que se tiene que cumplir, ya que la Justicia es un Valor y los Valores no son negociables.

 

Si una persona comete un delito, tendrá que pagar, pero eso no lo hace menos humano, ¡eso no lo hace menos divino!

La divinidad también fluye en él, pero la oscuridad de sus memorias erróneas no deja que esa divinidad se muestre en todo su esplendor.

 

Algunas veces en los talleres he compartido este ejemplo:

Si tengo cinco bombillas de luz de 20, 45, 60, 75 y 100 Wats, y coloco cada una en una lámpara para luego enchufarlas a la corriente, cada bombilla alumbrará de acuerdo a su capacidad, eso no quiere decir que la electricidad que pasa por cada una de ellas no sea la misma.

 

Nuestra divinidad es pareja en cada uno de nosotros pero sólo podemos expresarla a cabalidad, cuando nuestras memorias estén límpias.

Si estoy oscurecida por la soberbia, la lujuria, el odio, la ambición, la codicia, etc… mi divinidad estará cubierta y su luz debilitada como si la hubiera envuelto en cientos de pañuelos negros.

 

Todos tenemos pañuelos negros de algun tipo y nuestra tarea en esta vida es tratar de retirarlos.

Entonces que pasa cuando alguien que ha cometido un delito es mostrado ante nuestros ojos y todas nuestras memorias oscuras se activan. Entonces lo señalamos y nos escandalizamos y nos sentimos contentos porque reciba un castigo!!!

Déjame decirte que eso no nos ayuda en nada. Nunca olvides que como seres humanos somos células de la humanidad, estamos conectados.

 

Hay un antigüo dicho “Cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar”.

 

Esto quiere decir que si ves a un ser humano que ha delinquido que está enfrentando el resultado de sus errores, no lo juzgues, no te alegres, mejor mírate a ti mismo y corrige tus propios errores.

 

Cuando se tiene mi edad, (este año cumpliré 64 años), la vida se muestra como una vitrina en donde puedes apreciar en retrospectiva, como los errores siempre tienen sus consecuencias, a veces una sola decisión mal tomada en la vida te puede traer muchos años de sufrimiento.

 

Pero si nos mantenemos alertas, si la autoindagación es parte de nuestra disciplina diaria, tendremos el tiempo suficiente para corregir y reparar.

 

A veces es por soberbia, orgullo y detrás de ellos siempre el miedo, lo que no nos deja reconocer un error y disculparnos y repararlo.

 

Hay casos en que queremos tapar una mentira (lo cual siempre es un error) con otra y con otra y quedamos enredados en una maraña que finalmente nos atrapa, y por supuesto que pagaremos las consecuencias.

 

No olvides que detrás de cada hombre o mujer que delinque hay una familia, padres, hijos, sin contar que es un ser asustado, acorralado.

 

Tratemos de no juzgar y no criticar, es decir no poner rabia en nuestra opinión. Todos tenemos derecho a tener una opinión, pero no nos hace ningun bien odiar, porque eso nos afecta internamente.

 

Siente la unión humana con aquellos que están en desgracia, únete en tu corazón y ama.

 

El amor todo lo puede, el amor verdadero todo lo purifica. Purifiquemos nuestra mente y estaremos haciendo un servicio a la humanidad ya que no hay peor prisión que la prisión de los sentidos y la mente.

 

Si no puedes decir nada bueno de tu hermano. ¡CALLA! Y habrás hecho suficiente.

 

Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

 

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como sólo UNO. Te entrego mi consciente y mi subconsciente para que Tú los purifiques y me des humildad para reconocer mis errores y corregirlos.

Enséñame a no juzgar y no criticar.

¡Y así se ha hecho!




Lo siento, por favor perdóname




Te Amo


Gracias
 



Ana María

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


 

 

HO´OPO BOLETÍN DE DICIEMBRE 2016

Hoy comparto nuevamente contigo el boletín de diciembre del 2013.
El comienzo de este mes de diciembre 2016, para mi ha sido aleccionador, pruebas muy intensas como exámenes finales para ver si puedo acceder al siguiente nivel. ¿Lo habré conseguido? ¿Se me concederá el avance?… no lo sé, sólo sé que he vivido en carne propia lo que es poner en práctica lo que crees aunque los resultados no sean como tú los esperas ni con la rapidez que quisieras.

Te deseo una hermosa navidad y que el próximo año sigamos en nuestro camino hacia la iluminación.
Gracias

“Si me lo entregas todo a MÍ, sin duda ni vacilación, YO me haré cargo de ti y nada te faltará” Bhagavad-Gita

Comenzamos diciembre, mes de alegrías, tristezas, añoranzas… o paz; según las memorias que elija.

Sí, deseo hacer de este mes de diciembre el primer diciembre de mi vida vivido en total armonía.
Eso, sólo depende de mí.
La felicidad es una elección, yo prefiero vivir pensando y sintiendo que soy una condenada a ser feliz.
Este ha sido un año lleno de experiencias, de crecimiento y de re- descubrimientos.
Hemos trabajado juntos y nuestra paz ha crecido.
He comprendido que: Ho´oponopono no es un juguete, es una herramienta.
Si la utilizo como un juguete novedoso, que presumo con todo el mundo y después me olvido de él: no funcionará para mí.
Si la tomo como la herramienta más útil que he recibido en mi vida, la herramienta que me llevará a la entrega total e incondicional. Entonces encontraré la paz.

“Sin fe interna hay temor,
El temor produce sufrimiento,
El sufrimiento produce violencia,
La violencia produce destrucción;
Por tanto la fe interna evita la destrucción”…

La destrucción siempre comienza conmigo misma, puedo destruirme mentalmente con pensamientos tóxicos, con emociones negativas, con diálogos internos llenos de resentimiento y violencia.
Cuando hay fe, lo Divino y por lo tanto el amor, es lo constante.
Pero también es importante saber que la fe no es el fruto de nuestro esfuerzo es simplemente un don de Dios.
¿Cuándo y por qué se nos otorga ese don? No lo sé, solo sé que fui bendecida con él, y mi humildad y gratitud serán eternas.
Lo que a mí me corresponde es dar lo mejor de mí, sabiendo siempre que soy movida por esa vibración de amor que es la base de la existencia.
Tú y yo hemos aprendido a tomar el ciento por ciento de responsabilidad, en la seguridad de que, a más responsabilidad, mayor libertad.
Yo por mi parte puedo decirte que mi trabajo más intenso, está puesto en dejar el control y vivir en entrega.
La divinidad está a cargo, yo sólo soy el instrumento, guiada por Su inspiración.

“Solamente hay dos ERRORES;
El primero es interferir en el desarrollo de otro ser humano y
el segundo es interferir en el desarrollo de uno mismo”.
Alcohólicos anónimos, p. 542

Todo diciembre seguiré trabajando en bajar mis expectativas,

Tendré presente que allí donde va mi atención va mi energía,

Que a lo que me resisto, persiste y lo que acepto se transmuta,

Que la verdad es lo que funciona para mí, en mi búsqueda de la paz,

Que sólo puedo trabajar conmigo misma,

Que juzgar y criticar me debilita y me enferma,

Que la victimización no funciona y me separa cada vez más de quienes digo amar.

Que el miedo es tan sólo una cara de la moneda de la vida, cuyo reverso es el amor.

Recordaré esto y lo pondré en práctica, como principios básicos hasta que estos principios sean parte de mí.

Llegaré a tener la seguridad de que:
“Al final, siempre todo sale bien, aunque “bien” no sea como yo esperaba”.

Divino Creador Padre, Madre, hijo, los tres unidos como solo Uno, te agradezco por estos meses llenos de enseñanza y te entrego todas mis memorias de resistencia, para que Tú las transmutes en luz.
Dame el don de la Fe y permíteme vivir en una entrega constante, para que se haga en mi vida, Tu voluntad y no la mía.
¡Y así se ha hecho!
Te amo
Gracias
Ana María


Aloha Ke Akua


“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


Ho´opo Boletín de Diciembre 2015

Comenzamos Diciembre que es un mes de revisión y reparación, seguramente

queremos revisar cómo nos fue en el año y cuáles son los errores que

cometimos y ¡los que repetimos!, y poner empeño en corregirlos.

 

Como dijo Albert Einstein “Es de tontos seguir haciendo lo mismo y esperar

resultados diferentes”.

 Si queremos cambios en nuestra vida, será necesario cambiar lo que estamos

haciendo.

 En Diciembre todos hablamos de paz, unión y comprensión.

¿Recuerdas quién dijo “La paz comienza conmigo”?, entonces que la paz

comience primero en ti y en mí.

 La unión es la reunión de mi pensamiento, mi palabra y mi acción dirigidas en la

misma dirección.

 Y la comprensión es comprenderme primero a mí misma.

 En nuestra costumbre de mirar siempre hacia afuera, pedimos familias

perfectas, cuando nosotros no somos perfectos, pedimos paz en el mundo

cuando aún guardamos odios y resentimientos.

Es por eso que las reuniones forzadas de fin de año a muchas personas les

dejan una sensación de angustia, porque queremos arreglar nuestras

desavenencias con nuestros hermanos cuando aún no hemos armonizado todo

en nosotros mismos.

 Cuando tu interior se encuentre en paz, todo a tu alredeor estará en paz.

 Muchas veces nos confundimos pensando que tener paz significa no tener

problemas, y no es así. Seguramente las dificultades se presentarán pero lo

diferente será nuestra actitud ante ellas, y la palabra clave es la “No

resistencia”.

 Cuando las pruebas y dificultades se presenten sólo nos queda prepararnos para

vivirlas con la mejor actitud posible, esa actitud inmediatamente le quita

potencia a lo que sea que estemos viviendo.

 En Diciembre hacemos un recuento del año y nos proyectamos para el año

siguiente, esa costumbre es buena para cada día, terminar el día haciendo un

recuento y comenzar el siguiente como lo que es : el primer día del resto de mi

vida.

 Ese pensamiento es completo, nos llena de alegría y de posibilidades.

 Todo está en nosotros, en la limpieza de memorias y en el contacto con

nuestro verdadero ser para descubrir cuál es el mejor futuro posible que se nos

muestra y que si no estamos conectados no podremos ver.

 Hace poco te hablaba de las señales y los símbolos en nuestras vidas. Es

importante revisar qué cosa es la que estamos repitiendo una y otra vez con

resultados que nos afectan negativamente.

 Cuántas veces tenemos experiencias desagradables con la misma persona,

con el mismo socio, con el mismo proveedor, con el mismo cliente, y sin

embargo insistimos en relacionarnos con él o ella.

 Cuando una relación no funciona después de haber puesto mi mejor esfuerzo,

después de haber analizado qué puede haber en mí que está atrayendo este

problema a mi vida y corregirlo, si aún después de eso la relación no funciona

es momento de poner distancia, de autoexcluirse.

 La autoexclusión es un derecho de cada uno de nosotros y lo podemos ejercer

en favor de nuestro propio avance espiritual y emocional.

 Para que una autoexclusión sea saludable, será necesario habernos limpiado

de odios, resentimientos, victimización y culpa.

 En lo doméstico es muy fácil de detectar, puede ser que tengamos gente que

nunca cumple con los trabajos, ya sea costurera, carpintero o cualquier otra

persona que ofrece servicios que requieren atención a tiempo.

 Sin embargo insistimos en requerir sus servicios para después sufrir las

consecuencias, entonces ¿de quién es la responsablidad?

 Convéncete. “es de tontos seguir haciendo lo mismo y esperar resultados

diferentes”!!

 Otro pensamiento que es bueno para esta época del año es el siguiente:

 “El pollito para nacer y poder correr, primero tiene que romper su mundo”.

 

¿Qué quiere decir esto? que el pollito está muy cómodo dentro del cascarón

pero si quiere ir a una experiencia nueva tiene que romper la limitación del

cascarón.

 Muchas veces para iniciar algo nuevo tendremos que aventurarnos fuera del

cascarón, salir de la zona de comodidad…

Bueno acá estamos, terminando un año intenso, lleno de movimiento, pruebas

y desafíos, todo es motivo de gratitud, nada es equivocado en el universo y

aquello que hoy no nos agrada, cuando haya pasado un tiempo lo

entenderemos como algo necesario para pasar al siguiente nivel.

 Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

 Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como sólo Uno. Te

entrego todas mis memorias equivocadas, las culposas, los

resentimientos y las evasiones para que Tú, las transmutes en luz.

 

Enséñame a ver mis errores, no para lamentarme de ellos, sino más bien

para corregirlos.


¡Y así se ha hecho!
 

 Lo siento, por favor perdóname
 


 Te amo,  Gracias

  
Ana Maria
 

 Aloha  Ke Akua




“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY

ERRORES

 

 

“El modo de dar una vez en el clavo, es dar cien veces en la herradura”. 

Miguel de Unamuno

 Mi mente consciente está siempre eligiendo, mientras estoy despierta toma decisiones, “voy o no voy”, “me paro o avanzo”, “este color o el otro”, “si o no”, etc. Etc.

Invariablemente las decisiones son orientadas a lo que considero favorable.

 Y es allí donde muchas veces me doy con la sorpresa que cometí un error de cálculo

Aquello que creí que tendría un buen resultado, fue un fracaso total

¿Qué hacer?

Lamentarme amargamente,  o tomarlo como un aprendizaje, perdonarme, y seguir adelante.

La pregunta común es ¿Y cómo hago para perdonarme?

Simplemente dices “me perdono”.

Todo el secreto del Ho´oponopono esta en el poder de la palabra, no de la emoción.

Nuestras emociones están impregnadas de memorias, y especialmente esa palabra PERDON, porque la relacionamos con la culpa.

No existen culpas, solo errores y responsabilidades.

Cuantos errores de cálculo puedo recordar, cientos, quizá miles.

Como persona, como hija, como hermana, amiga y compañera, como ciudadana, como esposa, suegra, madre y abuela, ¿cuántas veces los errores han estado presentes? Pues por todos ellos: ME PERDONO.

No hay padre que no haya cometido algún error en la crianza y educación de sus hijos, si los consideramos como errores, entonces habrá una forma de enmendarlos en base a la experiencia y la responsabilidad.

Pero si mantenemos el estado infantil culposo, trataremos por todos los medios de aliviarnos de la culpa enterrándola bajo cientos de regalos o culpando a alguien más.

Esta situación,  se ve muchas veces en familias que han sufrido una prueba muy grande, ya sea porque perdieron a uno de sus miembros de manera trágica o por una  enfermedad y  lejos de que la experiencia les deje una enseñanza,  se culpan unos a otros hasta que finalmente la familia se separa por no soportar, la culpa.

Dejar de culparnos y culpar a otros es lo mejor que podemos hacer, sino,  tendremos la eterna letanía de andar por la vida culpando a nuestros padres, a la pareja, al jefe etc.

“Es que yo no tuve el cariño que necesitaba”, lo he escuchado muchas veces, como justificación, es cierto a muchos nos ha tocado vivir duras pruebas, pero acá estamos, seguramente fortalecidos y listos para enmendar errores.

El error genera aprendizaje, eso es,  ser responsable y eso,   me trae paz.

En cambio cuando pienso en faltas o pecados, genero culpa y la culpa invariablemente me llevara a la rabia y el miedo.

Si lo que siento,  es culpa, entonces estaré  a la defensiva, esperando que llegue el castigo por algún lugar.

Solo imagínate, el relato de la Biblia cuando dicen que Adán después de comer la manzana se sintió culpable y se escondido de la mirada de Dios.

Esta historia puede,  como no puede ser real, pero la descripción de cómo nos sentimos por la culpa; Es exacto.

Los Maestros de Ho´oponopono dicen que el recorrido que hacemos para llegar a la entrega esta obstaculizado por la culpa.

Ese recorrido comienza con aceptación de que sea lo que sea que estamos experimentando,   es debido a la activación de una memoria propia, le sigue le decisión de la Madre-Uhane, de entregar esa memoria.

La memoria es tomada del Hijo- Unihipili y es elevada la Padre-Aumakua, las tres consciencias unidas en este punto, elevan la memoria a lo Divino para que sea transmutada en luz.

Este recorrido no es posible hacerlo cuando la culpa nos atormenta, por eso es tan importante la reconciliación con uno mismo.

Desde mi experiencia te puedo asegurar, que solo cuando llegué a perdonarme a mi misma, me reconcilie con el mundo entero.

Mi carácter se volvió mas firme y más autentico. Ya no hago nada que no desee hacer sinceramente, no tengo miedo a decir NO.

Aun asi, sé,  que este estado es “solo por hoy”, es mejor no tomar nuestros logros como definitivos, es solo por hoy, y solo por hoy tengo paz.

No le temas a decir No, de lo contrario puedes caer en estados de sumisión, invariablemente, quien es sumiso en un aspecto es abusivo en otro, ese es el resultado de la rabia,  que estos dos estados generan.

 

“Señor … enséñame a permanecer calmadamente activo y activamente calmo. Haz que pueda ser un príncipe de paz sentado en el trono de la serenidad gobernando el reino de la actividad”.

 Paramahansa Yogananda.

 ¿La formula para el perdón?

Ya te la dije: Decir: “Me perdono”, solo dilo repítelo una y otra vez, cada vez que descubras un sentimiento de culpa.

Para quienes aprendimos el Ho´oponopono hacen unos años, sabíamos que eran cuatro frases: Lo siento, por favor perdóname, Te amo, Gracias.

Hoy solo es necesario el “Te amo, gracias”, ya que,  en el amor esta contenido el perdón y la gratitud.

Eso no quiere decir que la palabra Perdón y la palabra “Gracias” se dejen de lado, todo lo contario, todas son necesarias y poderosas, y nuestro Niño Interior- Unihipili sabrá orientarnos a cual de ellas utilizar dependiendo de cada situación.

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno. Te entrego todos mis errores para que tu los transmutes en luz de experiencia y reparación.

 Que Tu luz,  me de la serenidad, en medio de la actividad.

 ¡Y así se ha hecho!

Lo siento, por favor  perdóname


 Te amo,
 Gracias


 Ana María

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”