HO´OPO BOLETÍN DE JUNIO 2015:  EL SOL

 

  Sin el sol no puede haber vida sobre la tierra. Los cultivos no

pueden crecer. No habría aire, ni comida ni medios de

subsistencia para las criaturas vivientes. Los ríos fluyen, los

cultivos crecen, la vida se sostiene y hay felicidad y confort

solamente gracias al sol.

El poder del sol es el que ayuda a purificar el corazón. En

consecuencia, para el planeta Tierra, el sol es la manifestación

visible de Dios. La tierra recibe del sol el oxígeno que sostiene

la vida.

 

                                                                               Sathya Sai Baba

 

Junio, en muchos pueblos y culturas, es un mes de cambio, algunos pueblos inician el verano y otros el invierno pero este cambio depende siempre de la posición del sol.

 

Por todo el mundo en las diferentes culturas se realizan rituales de

agradecimiento al sol.

 

La tierra en su movimiento constante se acerca o se aleja del sol,

pero éste no deja de alumbrarnos.

 

El sol no pone condiciones para darnos su luz o su calor, él

manifiesta el amor universal, con su dar constante.

 

Saber agradecer es un don, agradecer al sol que te da vida, a la

casa que te cobija, a quien te da un empleo que te permite subsistir,

al país que te sirvió de cuna, al que te adoptó, etc.

 

Cuánto uso hacemos de beneficios que nos son dados sin condición alguna, cuán ignorantes andamos por la vida sin agradecer todo lo que recibimos, sin ni siquiera detenernos a pensar en su gran utilidad…

 

Dice en su sabiduría el Tao Te Ching de Lao Tse:

 

(…)Treinta radios convergen en el centro de una rueda,

pero es su vacío lo que hace útil al carro.

Se moldea la arcilla para hacer la vasija,

pero de su vacío depende el uso de la vasija.

Se abren puertas y ventanas en los muros de una casa,

y es el vacío lo que permite habitarla.

En el ser centramos nuestro interés,

pero del no-ser depende la utilidad… Cap. XI

 

La limpieza de memorias va dejando un espacio vital, un vacío para

que la luz tenga un lugar donde cobijarse.

 

Si las memorias están agolpándose comprimidas por su

abundancia, ¿en dónde quedaría un lugar para la luz de la

inspiración?

 

Estas enseñanzas nos ayudan a fomentar nuestra humildad, en la

práctica del Ho´oponopono al reconocer nuestro ciento por ciento de responsabilidad estamos también siendo humildes y agradecidos.

 

La naturaleza siempre nos está dando lecciones que podemos

asimilar y hacer parte de nuestra vida.

 

El mar puede tener olas externamente y en las profundidades estar

en calma absoluta. Nosotros también podemos expresar nuestra

opinión a favor o en contra, con calma, sin involucrar la rabia en

ello…

 

El loto puede crecer en el lodo, pero sus pétalos nunca se

manchan.

Nosotros también podemos participar de todas las actividades

sociales y culturales y mantener nuestra espiritualidad impecable…

 

El sol mantiene la vida del planeta, y humildemente da su servicio

cada día sin condición. Podemos servir a la humanidad limpiando

nuestras memorias negativas.

 

La tierra brota y nos alimenta, el aire llena nuestros pulmones y nos

transmite de sabiduría de todos los rincones del planeta.

 

Si estamos en paz, sembramos paz y cosechamos paz.

 

Junio es la mitad del año, y es un buen momento para comenzar.

 

Sintonizarnos con el amor, vaciar nuestras memorias negativas en

manos de la Divinidad, la misma que las transmutará en luz.

 

Otra enseñanza maravillosa del Tao te Ching es:

 

“El viaje de mil legüas, comienza por un paso”

 

Así también podemos comenzar a dar el primer paso a una vida

llena de paz verdadera y rebosante de amor.

 

Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

 

 

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo

Uno. Te entrego todas y cada una de mis memorias negativas

para que Tú, las transmutes en luz.

 

Gracias por tu amor, por tu gracia que fluye como rayos del sol

iluminándolo todo.

 ¡Y así se ha hecho!

 Lo siento, por favor perdóname

 Te amo, Gracias

 Ana Maria

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


CONEXIÓN CON EL AMOR

«Nada descansa, todo se mueve, todo vibra.»

                                   El Kybalion

 

El amor es una vibración a la cual nos conectamos sólo con

amor.

 

“Todo está impregnado de amor… En todas las cosas vivientes, el amor se manifiesta de diversas formas y se le conoce por muchos nombres, como ser el amor a los hijos, el afecto, la devoción a Dios, el deseo… etc., según la dirección en que esté canalizado.

Pero cualquiera sea la forma, la esencia es la misma…”

                                                                                Sathya Sai Baba

 

Al repetir a cada momento y en cada situación “Te amo, gracias”

estamos invocando a la esencia del amor verdadero a nuestra realidad.

 

Hay un proceso por el cual traemos ante nosotros la presencia de

alguien o algo. Si yo digo la palabra limón, en ese momento tu memoria la trae como una imagen, una forma, entonces que tenemos?

 

El nombre atrajo a la forma y el nombre y la forma juntos significan

presencia.

 

Cada vez que repito “Te amo, gracias”, tanto el amor cuanto la gratitud son invocados y aunque no los veamos materialmente, su vibración se hace presente en nuestra realidad.

 

¿Qué es lo que en realidad queremos tener en nuestra vida?

 

Hay muchas palabras desagradables que repetimos sin darnos cuenta que las estamos invitando a formar parte de nuestra realidad.

 

Todo es vibración, todo vibra, nada es estático, el color rojo vibra en una frecuencia, el blanco en otra, la madera vibra diferente al cristal y la vibración de nuestro pensamiento, es tan sutil pero tan poderoso que nos conecta al universo entero.

Nada está separado, las ondas de vibración se suceden unas a otras y se conectan por afinidad.

 

Si me encuentro repitiendo “Te amo, gracias”, mi vibración se afina, me conecto con las altas esferas, me purifico, ¡qué herramienta maravillosa se nos ha entregado! y que poco esfuerzo nos representa tenerla siempre en uso.

 

“Te amo, gracias”

 

Nos conectamos, de la misma manera que a cada momento lo hacemos a esa red invisible del internet, de la radio, la televisión.

 

La diferencia es que para conectarnos al amor, tenemos que vibrar más y más en amor, comenzando por nuestros pensamientos, y nuestros pensamientos generan palabras, y las palabras crean realidades.

 

“El universo físico es una repetición de mis pensamientos

Si mis pensamientos son cancerosos tendré una realidad cancerosa

Si mis pensamientos son de amor tendré una realidad en armonía

Yo soy ciento por ciento responsable por la realidad que vivo

Nada sucede fuera de mí, todo es una vivencia interna que se proyecta al exterior…”

 

Es así como me sincronizo con las vibraciones de la abundancia o de la carencia, del amor o del miedo, de la serenidad o la angustia.

 

Quizá no habíamos considerado que somos co-creadores, cada palabra pensamiento o acción, va creando una realidad que regresa una y otra vez a nosotros.

 

Mantenernos limpiando nuestras memorias es la inversión más saludable y rentable que podamos realizar.

 

Buscamos desesperadamente la felicidad como si fuera algo

inalcanzable, y cada día que pasa en cada momento de calma la

estamos viviendo y sin embargo nuestra mente, persiste en

convencernos que hay más, y con la mirada puesta en ese algo más, nos perdemos lo invalorable que puede ser un momento vivido en paz, sin deseo alguno, sin pasado y sin futuro, sólo hoy, ahora, conectados al latir de nuestro corazón.

 

Hoy recuerdo el lema de Morrnah:

 

“La paz comienza conmigo”

 

Y cada día compruebo esa verdad, si estoy en paz, todo fluye.

 

Es por eso que hay que aprender a conectarnos con nuestro verdadero SER, que es todo amor, no ese amor meloso y exacerbado, sino más bien el amor sereno y estable que es la base de nuestro ser.

 

Conéctate al servidor adecuado y deja fluir al amor en todas las

direcciones.

 

Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

 

 

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo

Uno. Te entrego todos mis pensamientos y mis palabras para

que Tú las purifiques con tu luz.

 

Enséñame a ver lo bueno, decir lo bueno y hacer lo bueno.

 

¡Y así se ha hecho!

 

Lo siento, por favor perdóname

 

Te amo, Gracias

 

Ana Maria

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


MEMORIAS Y GENÉTICA

La herencia genética es el proceso por el cual las características

de los individuos se transmiten a su descendencia.

 

El término genética es en este momento una palabra de uso común,

años atrás estaba reservado para los científicos y los eruditos, hoy

día todos hemos escuchado sobre los genes, el genoma humano,

etc.

 

Anteriormente, la genética se limitaba a la herencia biológica, en la

actualidad cada día se descubren otros tipos de herencia que

abarcan el campo de las emociones y el intelecto.

 

Es sorprendente que esto que la ciencia ha descubierto y

comprobado en el laboratorio, ya fuera conocido por los maestros

de la antigüedad que supieron explicarlo con otras palabras, no

siempre fáciles de entender.

 

Pero no es el caso de los maestros hawaianos, quienes entendieron y transmitieron a su descendencia esta enseñanza:

“TODO ES MEMORIA”,

nuestra realidad está conformada por memorias que HEREDAMOS

de nuestros ancestros y que repetimos una y otra vez como infinitos

espejos puestos uno frente al otro.

 

En este mismo momento, estás haciendo uso de tu memoria para

entender lo que lees.

 

Todos tus sistemas están funcionando gracias a las memorias o

programas que traemos activos al llegar a este plano, y que son las

memorias heredadas de toda la especie humana.

 

Son esas memorias la materia prima universal con las que creamos

realidades diferentes para cada uno de nosotros, todo esto

dependiendo, qué tipo de memorias activamos.

 

El doctor en medicina genética Jorge Dotto, en su libro “Genética,

cómo puede cambiar nuestras vidas” dice:

 

” Tus genes no te definen. Hay factores ambientales que influyen, como el amor, la felicidad, la alimentación, hacer ejercicio, no fumar el desarrollo de la espiritualidad y de la meditación, entre tantos otros, que tienen un gran impacto para que cada persona sea única, especial y pueda gozar de una vida saludable”…

 

Pero esos factores ambientales también los generamos nosotros

mismos gracias al uso de nuestro libre albedrío, activando ya sean

memorias positivas y sanadoras, o las negativas que nos llevan al

deterioro y la enfermedad.

 

Nunca antes se nos había enseñado que nosotros podemos cambiar nuestra realidad tan sólo educando a nuestro subconsciente o Niño Interior para hacer uso de las memorias favorables y entregar a un Poder Superior aquellas que traen dolor y sufrimiento para que sean transmutadas.

 

No es necesario tener un título universitario, o una maestría, ni

utilizar complicadas fórmulas científicas…

 

Tan sólo necesitamos aceptación, entrega y la humildad de aceptar

que ese Poder Superior, sabe lo que es mejor para nosotros.

 

Este porceso es ¡más simple aún!, si hay algo que me molesta, lo

limpio, y ¿cómo lo hago? tan sólo repito tres palabras:

 

“Te amo, gracias”

 

No es necesario llenar nuestro intelecto de información, es todo lo

contrario, no hay que hacer una búsqueda siguiendo el rastro para

saber de dónde viene esa memoria, ya que la única persona

responsable de activarla soy yo misma, entonces si me molesta: la

entrego a ese Poder Superior o Divinidad, y será transmutada en

luz.

 

Cuando tomo consciencia que mi realidad es producto de mis

pensamientos y que sólo puedo pensar en lo que está almacenado

en mi memoria, entonces estaré lista para comenzar…

 

“Te amo, gracias”, significa mi aceptación y la entrega, el resto queda a cargo de lo Divino, y lo siguiente será experimentar periodos de paz, cada vez más duraderos.

 

A más limpieza, tendré más paz.

 

Si en mi realidad hay violencia, carencia, enfermedad, es que falta

limpieza.

 

Si alguien es agresivo o hiriente conmigo, no me pondré en el

papel de víctima, ¡todo lo contrario!, aceptaré que si estoy

experimentando esa realidad, es porque aún me falta limpiar más.

 

Solamente poniendo en práctica la limpieza podremos

experimentar, lo simple, efectivo y liberador que puede ser.

 

Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

 Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo

Uno. Te entrego mis memorias de dolor para que Tú, las

transmutes en luz.

 Enséñame a ser humilde, aceptar, y así poder entregar.

 ¡Y así se ha hecho!

 Lo siento, por favor perdóname

 Te amo, Gracias

 Ana Maria

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


 

EL GOLPE CERTERO

“Veinte golpes de martillo podrían no tener éxito en romper una

piedra, pero el vigésimo primer golpe podría romperla. ¿Significa esto que los veinte golpes fueron en vano? No. El éxito final fue el resultado del efecto acumulativo de todos los golpes…”

                                                                               Sathya Sai Baba

 

Cuántas veces habré repetido: “yo creo mi realidad en base a mis memorias”, y sin embargo aún hay veces que sigo creyendo que las cosas “me pasan”…

 

La repetición de una enseñanza una y otra vez es necesaria, porque así como el martillo demora en romper la piedra, nuestras barreras mentales son aún más dificiles de romper.

 

Alguna vez te lo dije, y te lo repito hoy, “una idea es lo más difícil de perder en esta vida”, somos tercos, nos aferramos a tener siempre la razón y nos cerramos a las posibilidades de ampliar nuestra consciencia aceptando que pueden haber muchas opiniones sobre un mismo tema y no por eso todas estén equivocadas.

 

Si mi idea no funciona, y la tuya sí, entonces la hago mía y sigo adelante con un nuevo conocimiento, es como ir incrementando un tesoro.

 

En toda enseñanaza y más aún en la enseñanza espiritual, la repetición, nos lleva a la acumulación de información y en algún momento llegará el conocimiento.

 

Estar informado no es lo mismo que conocer, yo puedo estar informada de todo lo que hay en determinado lugar, pero sólo lo conoceré cuando llegue allá y lo experimente.

 

Nuestro intelecto es ávido de información, y cada vez puede acumular más y más, sin embargo hasta que esa información no se ponga en práctica, no habremos llegado al verdadero conocimiento.

 

Paradójicamente al llegar al conocimiento también comenzamos a

desaprender, es decir comenzamos a deshacernos de información inutil, que no nos sirve para el desarrollo espiritual y con ese desaprender también llega el desapego, vamos soltando y haciéndonos más y más flexibles, tolerantes, abiertos…

 

En la práctica del Ho´oponopono, nos mantenemos limpiando y borrando memorias negativas, que son todas aquellas que nos traen sufrimiento.

 

Hay una teoría oriental que dice que fuimos creados sólo como espíritu, y como espíritu nos limitamos a existir, luego se nos dotó de un cuerpo físico y empezamos a experimentar la necesidad, y al tratar de satisfacerla, obtuvimos bienes materiales y creamos apegos y al hacerlo entramos en la dualidad del placer y el dolor.

 

Experimentamos placer al obtener lo que queremos, y dolor al perderlo, entonces para estar más allá tanto del dolor cuanto del placer, será necesario desapegarnos.

 

Esto sería también como desaprender, sacar de nuestro intelecto tantas y tantas ideas que tan sólo ocupan espacio y que nos mantienen con apegos inútiles.

 

Nos identificamos con lo que tenemos o con el rol que representamos, la idea de “soy abogado”, “soy ingeniero”, “soy gerente”, o “soy albañil”, nos confunde y no nos vemos al escondernos detrás de los roles.

 

Somos seres humanos cumpliendo diferentes roles pero en esencia

somos iguales, todos aún sin saberlo nos estamos haciendo siempre las mismas preguntas:¿quién soy yo realmente? ¿de dónde vengo?, ¿a dónde voy?…

 

Las respuestas a estas preguntas las encontraré a fuerza de buscar, repetir, experimentar conmigo misma hasta llegar al conocimiento verdadero.

 

Esta búsqueda de limpieza de memorias que hacemos con el

Ho´oponopono nos ayudará tremendamente.

 

Una vez que comenzamos a practicar esta técnica, vamos hallando

respuestas de manera natural, por cada memoria que entregamos

pedimos luz, y esa luz nos ilumina y aclara, y las respuestas van

surgiendo de nosotros mismos, porque es allí en donde radican todas las respuestas a nuestras interrogantes.

 

Será necesario ir dejando espacios abiertos, libres de memorias que oscurecen y obstaculizan para llegar a ver el hermoso panorama de nuestra propia realidad.

 

Si ya encontraste el Ho´oponopono, no lo pierdas sigue practicando, te aseguro que es la manera más simple, directa y efectiva de llegar a la iluminación y con ella a la paz.

 

Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

 

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno. Te entrego todas mis memorias de rigidez y terquedad para que Tú, las transmutes en luz.

 

Enséñame a no dejar el empeño para lograr la iluminación.

 

¡Y así se ha hecho!

 Lo siento, por favor perdóname

 Te amo, Gracias

 Ana Maria

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY

Aquí y Ahora, sólo hay paz

“La incomodidad, la ansiedad, el estrés, la preocupación – todas las

formas de miedo- son causadas por exceso de futuro y poco presente…

La culpa, las lamentaciones, el resentimiento, las quejas, la tristeza, la

amargura – todas las formas de falta de perdón- son causadas por

exceso de pasado y falta de presente.

 

                                             Eckhart Tolle, en “El poder del ahora”

 

La maravilla de practicar el Ho’oponopono es que siempre se hace en el

presente, limpio mis memorias hoy, entrego todo lo que me molesta hoy,

trabajamos con nuestro lado derecho del cerebro, siempre en presente.

 

Es con el lado izquierdo de nuestro cerebro que nos trasladamos al pasado

y al futuro y siempre que lo hacemos dejamos que los pensamientos

irracionales nos atormenten o divagamos en fantasías que nos ausentan.

 

Hay un gran desgaste mental en la divagación, eso no quiere decir que la

experiencia vivida no sea importante. El pasado puede ser utilizado en el

presente como un libro de consulta, nos servirá, para no cometer los

mismos errores, para aprender de ellos y repararlos.

 

En Ho´oponopono no hay resistencia, ni negación, sólo aceptación.

 

Aceptamos que hemos cometido errores sólo para repararlos, no para

revivirlos como estandarte de sufrimiento y culpabilidad.

 

Vivir en el presente es un aprendizaje. Solemos estar más en el pasado o en el futuro sin darnos cuenta que el único tiempo real es el hoy.

 

Si los planes y proyectos se pueden vivir en el presente. ¿Cómo hacerlo?

 

Un proyecto comienza en un punto y termina en la meta.

 

Si nuestra atención está puesta más en la meta, mirando a lo lejos,

podríamos descuidarnos, y no poner atención en cada paso que damos.

 

De esa manera perdemos parte de nuestra vida, sin darnos cuenta que la

felicidad está en la acción y no en el resultado.

 

A todos nos ha pasado que planeamos alguna celebración, y cada detalle

que vamos completando nos llena de gozo, cuando la celebración llega, luego pasa muy rápidamente, y apreciamos que obtuvimos más placer con cada paso que nos acercó a esa meta.

 

Por otro lado cuando ponemos nuestra atención en el futuro nos llenamos de expectativas y ellas obstaculizan. Con nuestras expectativas, restringimos las posibilidades.

 

Nos concentramos en un solo resultado, sin darnos cuenta que se nos

puede dar un sinfín de posibilidades.

 

Cuando hice mi primer taller de Ho´oponopono, Soledad, mi maestra nos

puso este ejemplo:

Un hombre demora tres horas cada día para llegar a su trabajo, decide que

lo que el necesita es un coche para llegar más rápido, comienza entonces a

fijar todas sus expectativas en obtener ese coche, se imagina manejando

cómodamente para llegar a su trabajo, consigue el dinero y compra el

coche, entonces ya no demora tres horas sino dos horas, en cambio si este

mismo hombre hubiera dejado abiertas las posibilidades, tal vez ¡hubiera

conseguido un trabajo muy cerca de su casa!

 

El Universo, Dios, La Existencia, El Absoluto, está lleno de posibilidades,

son tantas y tan variadas e infinitas que nuestro intelecto no podría

conocerlas todas, entonces:

¿por qué limitar esas posibilidades con una sola idea fija?

 

El hoy, el aquí y el ahora sólo nos proporciona paz, cuando vivimos el

presente en cada cosa que hacemos, es como si el tiempo creciera, nos

alcanza para todo y sin estresarnos. Es el mismo Eckhart Tolle que dice

“Estrés es estar aquí, queriendo estar allá”

 

Perder el presente es re-sentir una y otra vez, con dolor y amargura, culpar,

juzgar y criticar.

 

El presente nos impulsa a la gratitud y el perdón.

 

He aprendido a solucionar hoy, lo del día de hoy, sin adelantarme ni

angustiarme y así mi vida discurre mayormente en paz.

 

Claro que de vez en cuando pierdo el paso y felizmente me doy cuenta

rápido y retomo el camino del aquí y el ahora…

 

Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

 

 Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno. Te

entrego mis memorias de miedo y divagación para que Tú, las

transmutes en luz.

 Enséñame a vivir en presente, en el aquí y el ahora.

 ¡Y así se ha hecho!

 Lo siento, por favor perdóname

 Te amo, Gracias

 Ana Maria

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


DANDOLE VIDA

“En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo

era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por

él fueron hechas” (Jn. 1:1-3)

 

El verbo es la palabra, el sonido, la vibración creadora, cada una de

nuestras palabras crea, no lo dudes.

 

Cuando los antiguos Kahunas, hawaianos, enseñaron el poder de

la palabra a sus hijos, éstos aprendieron a utilizar de forma

adecuada, cada una de sus palabras para crear la realidad.

 

Cada palabra es en realidad un “Mantram” o sonido con poder.

 

Cuando estemos convencidos de esto, utilizaremos las palabras

correctas y nuestra vida irá transformándose gracias a esas

palabras.

 

Aquello que decimos crea una vibración en nuestra garganta, a la

altura del cuarto chakra o centro energético, esa vibración activa el

quinto chakra en el plexo solar en donde se encuentra

energéticamente el Niño Interior, o Unihipili, que a su vez activa la

memoria que ha sido nombrada y comienza la cadena interminable

de crear y recrear lo que ya conocemos, y repetimos una y otra vez.

 

Todos nuestros sentidos son puertas de ingreso y activadores de

memorias.

 

Es por eso que no es conveniente hacer extensos relatos de

dolencias o sufrimientos del pasado porque les damos nueva vida, y

los fortalecemos.

 

Es algo que no hacemos conscientemente, cada palabra dicha es

un llamado que trae lo mencionado a nuestra realidad, puede que

no sea inmediato, pero la memoria una vez activada, sólo está en

espera para manifestarse en nuestra realidad… y así continuamos

activando memorias, nos disculpamos, haciendo mención de alguna

situación conflictiva, tratamos de desviar la atención de la falta

cometida hacia la conmiseración…

 

Puede que a veces los relatos que hacemos de nuestras

enfermedades o experiencias negativas tengan como objetivo el

llamar la atención.

 

Este querrer llamar la atención es algo primitivo en el ser humano,

basta ver en la naturaleza, el colorido de los machos de algunas

especies que tiene como propósito llamar la atención de las hembras

para seducirlas, en nosotros los seres humanos se ponen en

marcha muchas memorias ancestrales, siempre queremos llamar la

atención, ser vistos, considerados, admirados, aunque sea como

sobrevivientes de “grandes” sufrimientos…

 

Ese querer llamar la atención para ser reconocidos, es para afirmar

lo que nos falta de seguridad y de auto-aceptación.

 

El día que yo acepte que valgo porque existo, no necesitaré nunca

más ser reafirmada por nadie, aceptaré que mi valor es ser una

creación perfecta a imagen y semejanza del creador, y mi misión en

la vida, hacer brillar esa existencia divina que está en mí.

 

Es inevitable encontrarnos con quien repite sus desgracias a quien

quiera escucharlas, en esos casos lo primero siempre es aceptar que

si estamos teniendo esa experiencia, es que nosotros tenemos esa

memoria, y luego decir “Te amo, gracias”, para iniciar el proceso de

entrega de la misma.

 

Hacer esto, genera un bien para nosotros y para quienes nos

rodean.

 

Repetir lo malo lo fortalece, si una y otra vez nos lamentamos del

tráfico, de la violencia, la enfermedad, la dificultad, el dolor o la

traición, una y otra vez la llamamos a nuestra realidad.

 

En cambio, la gratitud, el perdón y el amor verdadero iluminan

nuestro lenguaje y nuestra realidad.

 

Nuestras palabras son como imanes que atraen hacia nosostros

aquello que nombramos.

 

La palabra crea, y también creamos con lo que vemos,

escuchamos, etc, todo lo que entra por nuestros sentidos, activa y

mantiene repitiendo nuestras memorias.

 

Al aceptar esta realidad, seguramente seremos mucho más

selectivos con lo que hablamos, y poco a poco nuestro lenguaje

será renovado y orientado hacia decir lo bueno, y así también

haremos lo bueno y veremos lo bueno.

 

Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

 Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno.

Te entrego cada memoria negativa que el día de hoy me quite la paz,

para que Tú, la transmutes en luz.

 Enseñame a agradecer y bendecir a cada momento.

 ¡Y así se ha hecho!

 Lo siento, por favor perdóname

 Te amo, Gracias

 Ana Maria

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 

PERLAS

Las perlas simbolizan la humildad y la inocencia porque el

comienzo de su vida es un simple grano de arena que se

transforma en una gema preciosa.

 

Para buscar perlas hay que sumergirse en la profundidad del mar,

para hallar nuestros tesoros personales, nos sumergimos en

nosotros mismos, es allí donde radican todas las respuestas.

 

Las perlas son el símbolo de la transformación, es producto de un

grano de arena que se transforma en una hermosa perla dentro de

la ostra.

 

La búsqueda constante hasta re-conocer nuestra divinidad, nos irá

transformando en seres llenos de luz.

 

La luz en cada uno de nosotros es la misma, lo que varía es la

capacidad de emitir esa luz.

 

Nuestras memorias negativas son como gruesas capas que cubren

nuestra propia luminosidad. A más memorias negativas menos luz.

 

Allí radica nuestra transformación, en ir limpiando nuestras

memorias negativas.

 

Para esto el Ho´oponopono nos enseña y nos da la oportunidad de

iniciarnos en una forma de vida en donde la paz será nuestra

compañera constante.

 

Hay una diferencia entre la transformación y la transmutación, la

transformación es la modificación de algo existente, mejorándolo o

empeorándolo, en cambio la transmutación es un cambio radical

desde la esencia misma.

 

Sólo la Divinidad puede transmutar, es el cambio radical de un

elemento a otro totalmente distinto, como es el caso de las

memorias que las entregamos al Dios de nuestro entendimiento, –no importa el nombre que le demos– regresarán a nosotros

transmutadas en luz, es decir en iluminación, entendimiento.

 

La transformación es diferente es una modificación sobre la misma

materia que puede ser positiva o negativa.

 

Cuando entregamos nuestras memorias para ser transmutadas,

esas memorias dejan de serlo, en cambio cuando transformamos

nuestro carácter lo hacemos con la misma materia prima

modificándolo para mejorarlo o deteriorarlo.

 

Todo trabajo emocional requiere una transformación, no le pidamos

a Dios que haga magia y que borre nuestros defectos de carácter

sin hacer ningún esfuerzo, eso no sucederá.

 

Si no hay un aprendizaje y un esfuerzo, el cambio no será definitivo,

tarde o temprano volveremos a lo mismo.

 

Los cambios que no tienen un buen cimiento, tarde o temprano se

derrumban.

 

Es como querer eliminar la pobreza dando dinero, la pobreza es

ante todo un estado mental, está comprobado que más o menos el

setenta por ciento de las personas que ganaron el premio mayor de

la lotería al cabo de unos años se encuentran más pobres que

antes de haber ganado el premio, y es que si no hay una

transformación del carácter todo volverá a repetirse.

 

Este tema lo trabajamos ampliamente en los talleres de

abundancia, entregamos la memoria, trabajamos el carácter y nos

sincronizamos con la abundancia.

 

Cuando entregamos las memorias en Ho´oponopono, avanzamos,

es cierto, hay más claridad pero junto con esa claridad siempre

estará el esfuerzo y la constancia para modificar mejorando nuestra

parte emocional.

 

Veremos entonces que tendremos la firmeza de dejar atrás las

relaciones tóxicas, es muy saludable poder auto-excluirse de toda

relación que nos lastima, tendremos también la firmeza de corregir

nuestras tendencias equivocadas, nuestros estados de ánimo

fluctuantes se irán transformando como las perlas y nos

encontraremos en la armonía de tener cada día, 24 horas de paz,

estaremos en el aquí y el ahora, y eso es lo mejor que podemos

experimentar.

 

Nuestras amistades serán las verdaderas, y aprenderemos también a ser verdaderos amigos, buenos ciudadanos, y nuestros lazos de

sangre, serán también apoyo de avance y crecimiento mutuo.

 

Y para terminar lo más importante, recordemos que cuando

admiramos un collar de perlas, generalmente ponemos nuestra

atención en las perlas sin darnos cuenta, que lo que hace que un

collar sea un collar, es el hilo que las conecta, ese hilo es la

existencia que tú, yo y el resto de la creación compartimos.

 

 Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

 Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno. Te entrego todas las memorias que me impiden trabajar en la mejora de mi carácter para que Tú, las transmutes en luz.

 Enséñame a entregar, soltar y aceptar que se haga Tu voluntad y no la mía.

 ¡Y así se ha hecho!

 Lo siento, por favor perdóname

 Te amo, Gracias

 Ana Maria

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


LA MIRADA INTERNA

“La gente está tan enfrascada en sus vidas que a veces el lapso de

24 horas nos parece demasiado corto para un día. Beber, comer,

leer, caminar, sentarse, odiar, alardear, elogiar, llorar, reír, anhelar,

tener esperanza -todo eso llena el día-. Todas estas actividades

están íntimamente unidas a la mente…” Sathya Sai Baba

 

La mente es representada como una serpiente, porque este animal se

mueve siempre de manera engañosa, no avanza de frente, lo hace de

costado como engañando a su presa, la mente si la dejamos fortalecerse

siempre estará tratando de convencernos que ella es lo verdadero.

 

Y sabemos que no es cierto, la mente es un instrumento que puede ser

tanto nuestra liberadora cuanto nuestra más feroz carcelera.

 

Todo está en aprender a reconocer lo que es VERDADERO.

 

Lo verdadero no varía, es constante; los budistas hablan de “la

impermanencia”, y como muestra de ello pueden demorarse muchos

meses en hacer con polvo de colores una hermosa figura o mandala,  

llena de formas y matices y luego destruirla con un soplo, representando lo efímero que es el mundo material.

 

Eso no quiere decir que dejemos de lado nuestra actividad, lo que si

podemos es convertir en ofrenda toda actividad, si cada acto es ofrecido

y entregado a Dios, nuestra vida puede alcanzar estados duraderos de

paz.

 

Cada “Te amo, gracias”, significa un “Te lo entrego”, hay un autor llamado Ramesh Balsekar, este hombre pasó de ser un banquero muy influyente y mundano a ser un iluminado, murió hace algunos años y dejó una enseñanza invalorable, el decía que un ser iluminado no es

necesarimente el que se retira a las montañas a meditar, sino el que

puede ver a Dios en todo y en todos y verse a sí mismo y en todo

momento como instrumento de Dios.

 

Claro que esto se podría prestar a malinterpretaciones, porque en la

historia de la humanidad hemos visto muchos actos que dañan y que sin

embargo se hacen en nombre de Dios.

 

Todo aquello que viene de la Divinidad trae paz y te deja la sensación de plenitud en el corazón.

 

Cuando hagas lo que hagas, pienses o digas, y te quite la paz, eso

es el producto del miedo.

 

No hay más que dos caminos en la vida: el amor y el miedo, es como

decir la luz y la oscuridad, no pueden coexistir.

 

Del amor sólo obtenemos paz, sosiego, alegría, estabilidad…

 

Del miedo se derivan todos los defectos de carácter, la ira, el odio, la

vergüenza, la envidia, los celos, la ansiedad, etc.

 

Para saber hacia donde nos orientamos sólo basta hacer uso de la

mirada interna, reconocernos a nosotros mismos y saber exactamente

que estamos sintiendo.

 

Si tu estado es voluble, si durante el día cambias con frecuencia de

estados de ánimo, si vas de la euforia al desaliento, seguramente estás

transitando por la vía del miedo.

 

Sal de esa vía, súbete al carril del amor. El amor comienza con la

aceptación y continúa con la entrega, para finalmente llegar a la

serenidad.

 

Muchas veces te he hablado de las tres etapas del método: reconcer,

admitir y corregir.

 

El reconocer es un aprendizaje que podemos vivir todo un día: Beber,

comer, leer, caminar, sentarse, odiar, alardear, elogiar, llorar, reír,

anhelar, tener esperanza…

 

Sin reconocer que es lo que estamos viviendo, es simplemente actuar como autómatas y dejarnos llevar.

 

Cuando aprendemos a reconocer, entonces podemos discernir, lo mejor

que un ser humano puede tener, es un buen discernimiento.

 

Al darnos cuenta podemos admitir que sea lo que sea que estamos

viviendo es algo creado por nuestras propias memorias, ¡nos pertenece!

por lo tanto estaremos capacitados para entregar, ya que es imposible

entregar aquello que no nos pertenece.

 

Trabajemos en afinar nuestra mirada interna, ella nos conducirá

finalmente a la última etapa del método.

 Corregir nuestros errores para llegar al estado de paz y serenidad.

 Esto lo conseguiremos cuando logremos tener una buena mirada interna,

llena de discernimiento.

 Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

 

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno.

Te entrego todas mis memorias de miedo y oscuridad para que Tú

las transmutes con tu luz.

Enséñame a ser sincera conmigo misma y dame un buen

discernimiento.

 

¡Y así se ha hecho!

Lo siento, por favor perdóname

Te amo, Gracias

 

Ana Maria

 

Aloha Ke Akua

 

“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”

Pele, la diosa del fuego

“Aquella que da forma a las tierras sagradas, es la señora de los

volcanes, la maestra del fuego…

(…)Pele representa la acción de limpiar todo aquello que ya no sirve, el

fuego que transmuta”.

 

Desde muy pequeña siempre tuve curiosidad por saber más acerca de la

Virgen, más adelante me interesé en las diosas de las diferentes religiones.

 

Algunas veces me confundía pensando en la descripción de “La Madre de

Dios” y me preguntaba si la madre existió antes que Dios mismo…

 

Seguramente mis memorias de viajes a tierras lejanas estuvieron siempre

activas, y es por eso que desde muy joven viajé mucho y por muchos

lugares a donde no es frecuente ir y siempre a donde llegué, me interesé

por las deidades y sus historias.

 

No fue diferente cuando fui a Hawaii para aprender más sobre el

Ho´oponopono, quedé fascinada con la Diosa Pele, esa diosa que los

hawaianos veneran y que a la vez le temen.

 

La consideran la diosa de la creación porque es la diosa del volcán y como

éste, está en constante erupción, la lava que emite va corriendo hacia las

laderas de la isla y ésta se mantiene en crecimiento.

 

Pele puede ser violenta, impredecible y destructora, pero también puede

defender a sus hijos con esos mismos atributos.

 

Diosas feroces como ella encontraremos en la mitología griega, como

Artemisa la diosa de la caza, en la religión Hindú a la Diosa Kali, que

destruye a los demonios pero cuida con fiereza de sus hijos, también en la

mitología egipcia en donde la Diosa Geb lo era de algo tan femenino como

el tejido pero también era la diosa de la guerra.

 

Así como hay las diosas feroces y aguerridas las hay dulces y

maternales… pero ¿ qué pasa con El Creador, quién creó a quién?

 

Mi confusión acerca de quién estuvo primero se disipó con esta explicación

que me dio uno de mis maestros y que me satisfizo profundamente.

 

Aquello que llamamos Dios, es una energía eterna y verdadera, absoluta.

“Eterno”, significa que no tiene comienzo ni final, es el “no tiempo” algo difícil de entender con nuestra mente humana en donde todo tiene un principio y un final, “verdadero” significa que no tiene variación, y “absoluto” es que lo contiene todo.

 

Entonces ¿en dónde ubicamos a las Diosas?, muy sencillo: Dios al ser

absoluto y contenerlo todo, tiene también un aspecto femenino.

 

Hemos escuchado hablar del yin yang, del Shiva- Shakti, es decir sería

como lo representan algunas figuras mitológicas, un ser lleno de rostros,

miles de brazos y piernas, todo lo ve y todo lo puede.

 

Este ser absoluto tiene diferentes aspectos, entonces si lo ponemos en

lenguaje cotidiano podríamos explicarlo con este ejemplo: decir que si

estamos enfermos, llamaremos al doctor, si se provoca un incendio,

llamaremos a los bomberos, si nos roban vamos a la policía, y si queremos

confeccionar una prenda iremos al sastre o a la costurera.

 

Bueno cuando nosotros le oramos a una Virgen o a una Deidad femenina,

en realidad estamos clamando por la asistencia del aspecto femenino y

maternal de Dios.

 

Así podríamos explicarnos la devoción particular que cada uno de nosotros

siente por algún tipo de santo, o ser divino.

 

Es más, mi maestro me explicó que es muy bueno y satisfactorio orar al

aspecto Divino que vibra con nuestra necesidad, y es así que tenemos a “La

Madre de la Concepción”, “El Divino Niño”, o santos conocidos por sus

milagros como san Francisco, santa Rosa, san Martín, Santiago de

Compostela, etc.

 

La lista es innumerable pero Dios sigue siendo uno solo, eterno, verdadero y absoluto, y siempre será a Él a donde lleguen nuestras oraciones, a ese

Dios que no está más lejos que el centro de nuestro corazón.

 

En cuanto a la Diosa Pele, también puedo decirte que representa la

transmutación, el cambio desde la esencia, la destrucción de la ignorancia.

 

Cuando practicamos el Ho´oponopono vamos entregando nuestras

memorias para su transmutación y a cambio de las memorias que

entregamos recibimos luz, iluminación, sabiduría, es decir se destruye la

ignorancia, y con ella la carencia y el sufrimiento.

 

¡Gracias, Te amo!

 

La verdad es que sea el nombre o la forma a la que oremos, nuestras

oraciones siempre serán escuchadas e irán al mismo lugar: A la esencia

misma del amor verdadero.

 Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

 Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno. Te

entrego todas mis memorias de confusión, de sepración, de temor y

juzgamiento para que Tú, las transmutes en luz.

 

Enséñame a verte en todo y en todos y reconocer tu Perfección en ello.

 

 ¡Y así se ha hecho!

 Lo siento, por favor perdóname

 Te amo, Gracias

 Ana Maria

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”