¿EN BUSQUEDA?

“Hay tres tipos de devoción: el método en el que, como un pájaro que se precipita sobre el fruto maduro del árbol, el devoto es demasiado impaciente y por la misma impaciencia que exhibe, pierde el fruto que cae de su mano. Otro método es similar a un mono que coge una fruta y luego elige otra y tira de ella, dando paso a la inestabilidad, ya que es incapaz de decidir qué fruta quiere. Así también, el devoto de este tipo vacila y cambia el objetivo demasiado a menudo y por lo tanto pierde todas las posibilidades de éxito. El tercero e ideal es el método en el que, como la hormiga, que marcha lenta pero constantemente hacia la dulzura, el devoto también se mueve directamente, con atención indivisa hacia el Señor y gana Su Gracia”.            Sai Baba

 

Desde el momento que nacemos comienza nuestra búsqueda de paz, el llanto del recién nacido clama por regresar a lo conocido y tener paz, la

¡comodidad del vientre materno ha terminado!…

 

Y entonces se inicia nuestra peregrinación…

Todo lo que hacemos es buscar esa paz, esa serenidad que conocíamos en el vientre materno y que por supuesto radica en cada uno de nosotros.

¿Qué cambio?

 

Simple, en el vientre materno no apreciamos resistencia, aceptamos cada experiencia como buena y no poníamos resistencia.

Al momento de nacer hacemos nuestra primera resistencia, no aceptamos las cosas como son, ¡¡¡sino que más bien queremos que sean como nosotros queremos!!!

 

Bueno allí radica el aprendizaje.

 

Aquí y ahora ¿te estás resistiendo a algo o alguien?, si tan sólo estás leyendo con tranquilidad todo tú estás en serenidad, si por el contrario estás pensando “esta mujer está loca”, hay todo un proceso de intranquilidad en ti.

 

Aceptar no es renunciar a los sueños y proyectos, aceptar es la capacidad de poder ir modificando el “cómo” hasta llegar al “qué”.

 

El inicio del artículo habla de la devoción, que no es otra cosa que la búsqueda de Dios, y Dios es nuestra verdadera esencia, somos gotas de Dios llenos de serenidad, pero no sabemos encontrarla dentro de nosotros.

 

Recuerdo que a muy temprana edad cuando comenzó mi búsqueda, todos mis caminos iban en dirección del poder. Aprendí a leer cartas para tener el poder de saber el futuro, me acerqué a la Astrología para saber ese futuro y tratar de cambiarlo, me introduje con ahínco en el control mental, luego me entrené y participé de sicoanálisis y así sucesivamente, mi búsqueda cada vez me alejaba más de la serenidad.

 

Encontré todas las “injusticias” de mi niñez, hice responsables a todos los que pude, y aún así no había paz.

 

Pero un 12 de Mayo de 1992, después de años y años de búsqueda de la manera más “casual” llegó a mis manos el libro que cambió mi vida.

 

Hablaba del amor verdadero, me decía que yo era divina, que en mí radicaba la paz verdadera y que no era necesario ir achacando y achacándome culpas.

 

Sí, era necesario aceptar mi responsabilidad y reparar el daño que había hecho y a la vez perdonar si había sido dañada, porque el odio y el rencor son un veneno muy poderoso que sólo daña a quien lo siente.

 

Esta filosofía me llenó de paz, y como la hormiga durante catorce años consecutivos junté uno a uno granos de conocimiento.

 

Con el paso de los años y la práctica honesta de lo que aprendía, mi vida cambió, pero recibí algo más, porque te comento que es así; cuando piensas que Dios te lo ha dado todo, siempre te sorprende con “algo más”.

 

Recibí el Ho´oponopono.

 

Esta técnica maravillosa complementaba, me daba herramientas y simplificaba la aplicación de todo lo aprendido, como las herramientas del perdón, que cada vez te acercan más y más a reconocer tu pertenencia al TODO, ese TODO que llamamos, Dios, Poder Superior, Universo, Divinidad (los nombres son infinitos, el principio es siempre el mismo).

 

Es fácil entenderlo, tú y yo somos tú y yo sin embargo dependiendo quien se refiera a nosotros, nos llaman, esposa, mamá, gerente, chofer, cocinera, empleada o potentada. Somos siempre Tú y Yo, sin embargo cada quien se acercará a nosotros con imágenes diferentes!!

 

Si ya encontraste el Ho´oponopono, haz como la hormiga, recoge cada grano, con constancia y dedicación y verás crecer la paz en tu vida.

 

Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

 

 

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como sólo UNO. Te entrego toda mi resistencia para que Tú, la transmutes en aceptación.

 

Enséñame a ser como la hormiga y juntar uno a uno los granos del conocimiento que me estás entregando.

 

 

¡Y así se ha hecho!



 

Lo siento, por favor perdóname



 

Te Amo, 
Gracias
 

 



Ana María 
 

 

 


Aloha  Ke Akua

 


“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”


 

 

HO´OPO BOLETÍN DE ABRIL 2017

LA TERQUEDAD

En el diccionario:
Terquedad: Cualidad o actitud de la persona que se mantiene en sus ideas, opiniones o deseos aun en contra de razones convincentes

La terquedad en el ser humano se inicia con la idea de ser perfecto, usualmente las personas perfeccionistas llegan a ser inflexibles y eso les genera muchas dificultades.

Seria bueno entender que somos perfectamente imperfectos, eso quiere decir que necesitamos equivocarnos para ir mejorandonos, de los contrario nuestras vidas serian algo totalmente estatico.

Dice una leyenda japonesa que cuando Dios creo al hombre lo hizo totalmente espiritual y vio que éste simplemente existia, entoces lo doto de un espiritu secundario, le dio un cuerpo y ubico este espiritu debajo del ombligo, entoces el hombre comenzo a sembrar y cosechar, tuvo posesiones y se apego a ellas y por lo mismo, tuvo iedo a perderlas, entonces se equivoco y tuvo que volver a empezar y cada vez fue aprendiendo cosas nuevas”

Cada prueba es potencialmente una oprtunidad de ser mejores.

Einstein dijo “Es de tontos hacer lo mismo y esperar resultados diferentes”
Yo diria que es de tontonstos y de tercos.
La terquedad es soberbia y detras de la soberbia siempre se esconde el miedo paralizante.

Todos tenemos diferente grado de terquedad, y eso nada tiene que ver con la perseverancia, la perseverancia es casualmente buscar un resultado pero utilizando diversos metodos para conseguirlo.
Si hacemos un intento y falla una, dos o tres veces es momento de hacer algunas modificaciones.

La terquedad hace que nos mantegamos cometiendo los mismos errores una y otra vez y aun asi seguir utilizando los mismos metodos.

Elegir parejas conflictivas, buscar trabajos que no nos gustan,hacer negocios con personas que sabemos que no son honestas, mantenes relaciones amicales con personas que nos afectan negativamente, buscar una y otra vez al carpintero, gasfitero etc que nunca cumple, sentirnos dueños de la verdad, sobre todo eso, creer que tenemos las respuestas correctas para todo.

Lo mas dificil de perder, es perder una idea, y muchas veces nuestras ideas pueden estar equivocadas o simplemente incompletas y al cerranos y no hacer algunos cambios o ajustes.
La terquedad es como un ancla que nos detene en una idea fija y nos permite explorar nuevas opciones.
Me costo mucho aprender a escuchar, cuando alguien tiene un argumento sobre mi actitud o mi comportamiennto. En un comienzo rechazaba toda critica, pero con la guia de mi consejero, entendi que si escucho lo que otros opinan sobre mi comportamiento , puedo descubrir nuevas formas de mejorar, entender que no somos dueños de la verdad absoluta nos hace humildes y en la humildad hay mucha sabiduria.

Esto por supuesto no quiere decir que seamos como veletas movidas por los vientos de la opinion de unos u otros. Hablo de comentarios o llamadas de atencion constructivas, no de criticas hechas llenas de rabia o producto de la frustacion de quien las emite.

Nuestro trabajo siempre sera mantenernos serenos, trabajar con nosotros mismos y si no tenemos nada bueno que decir de nuestros hermanos: CALLAR.

Con esta actitud conseguiremos tener paz, más alla de todo entendimiento.

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como sólo UNO. Te entrego toda mi soberbia para que Tú, la transmutes en luz.

Enséñame a ser humilde sin perder el buen discernimiento

¡Y así se ha hecho!




Lo siento, por favor perdóname




Te Amo

Gracias





Ana María 


Aloha Ke Akua




“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”


VIVIR EN ANANDA

¿Qué significa “Ananda”?

Es una palabra sánscrita que significa serenidad.

¿Y qué es la serenidad?

Es un estado de armonía total.

 

Esa armonía la buscamos desde siempre, pero en esa búsqueda podemos confundirnos y optar por las emociones extremas esas que provocan que nuestro organismo genere adrenalina.

 

Los seres humanos nos hacemos adictos a la adrenalina, esta es una sustancia que segregamos cuando nos encontramos en situaciones límites.

La euforia es una de sus expresiones más representativas, y solemos confundir la alegría o la felicidad con euforia.

 

La adrenalina es de corta duración, hay adrenalina en una carrera de carros, como en una discusión acalorada o en una experiencia de peligro.

 

Después de la emisión de adrenalina, nos quedamos agotados, viene el “bajón”. Entonces sin darnos cuenta volvemos a buscar situaciones que nos lleven a segregar adrenalina.

 

En cambio en la serenidad segregamos endorfinas que son hormonas que generan todo tipo de sanación en nosotros, la endorfina puede ser de muy largo efecto y lejos de desgastarnos nos alimentan.

 

Si me observo podré diferenciar fácilmente una de la otra.

 

Hay cierto placer en recrear en nuestra mente las situaciones de enfrentamiento que tuvimos con alguien, entonces sentimos una especie de fuerza que se mueve en nosotros, es la rabia, generando su dosis de adrenalina.

 

Entonces podemos tomar decisiones o dar respuestas que luego traerán consecuencias que no siempre serán positivas.

 

También perdemos la serenidad cuando dejamos de aceptarnos tal y como somos. Queremos cambiar nuestro rostro, nuestra contextura y huir de los signos que va dejando la edad en nosotros.

 

Es bueno querer mejorar, pero desde un estado de aceptación.

 

Así como en la naturaleza vemos la gran variedad de especies, los seres humanos tenemos también aspectos variados, altos, bajos, claros, oscuros, gordos y flacos.

¿Quién dijo que teniamos que convertirnos en una sociedad de clones?

 

La serenidad la encontraremos en la aceptación. Comenzando por aceptar que generalmente las cosas no salen como queremos, a veces salen mejor o peor o simplemente no salen. Cuando finalmente aprendemos esto habremos dado un paso hacia nuestra serenidad.

 

Podemos redireccionar y seguir adelante.

 

La serenidad también está en el perdón. No en la idea equivocada que tenemos de perdonar a otras personas, ¡NO!

El perdón radica en perdonarnos a nosotros mismos, cuando ya no exista conflicto interno, no debe existir conflicto con nadie más.

 

Son muchas las situaciones que consideramos imperdonables, sin embargo si profundizamos un poco veremos que detrás de todos los argumentos hay una pregunta flotando: ¿qué hice yo, para que sucediera esto?

 

Siempre será necesario perdonarnos una y otra vez, y la frase “Me perdono” dicha repetidamente es como un bálsamo que poco a poco va haciendo la curación y regresándonos a la serenidad.

 

Otra cosa que nos aleja de la serenidad son los miedos, los miedos existen en nuestra mente y los recreamos una y otra vez y en su gran mayoría son sobre cosas o situaciones que probablemente nunca sucedan.

 

Si te das cuenta aquello que nos aleja de la serenidad siempre está situado en el pasado o en el futuro.

 

La serenidad es presente, es el único tiempo que existe realmente, aqui y ahora estoy en paz, aqui y ahora tengo serenidad.

Sólo si me muevo a recordar y revivir el pasado como si fantaseo con cosas que pueden traer el futuro, me alejaré de la serenidad.

 

Serenidad es paz.

 

“ALOHA” es el quinto principio Huna que significa “AMOR”, y para los antiguos hawaianos la descripción de “Amor” es: Estar feliz.

Ellos no se referían a ese estado de euforia que a veces llamamos felicidad, sino a estar en serenidad.

 

Cuando tengo serenidad, no agredo, no ofendo, no me atormento con pensamientos negativos, cuando tengo serenidad todo a mi alrededor se armoniza.

Serenidad es ANANDA, y eso nos lleva a…

 

Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

 

 

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como sólo UNO. Te entrego todas mis memorias de miedo, rencor, dolor y agresión para que Tú, las trasmutes en luz.

 

Enséñame a recuperar mi estado natural de serenidad.

 

¡Y así se ha hecho!



 

Lo siento, por favor perdóname



 

Te Amo
Gracias
 

 



Ana María 
 

 

 


Aloha  Ke Akua

 


“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”


 

¿SOY ESPIRITUAL?

Entre las formas de práctica espiritual (Sadhana), el amor tiene el primer lugar. El amor es el supremo sello distintivo de la humanidad. El amor es Dios. Vivan en el amor. Comiencen el día con amor, llenen el día con amor y terminen el día con amor; este es el camino hacia Dios…

Sathya Sai Baba

 

 

Muchas veces escucho decir que tal o cual persona es muy espiritual, la verdad es que todos somos espirituales de lo contrario no estariamos vivos.

Imagina que entras en una tienda de electrodomésticos y compras algunos de ellos y los llevas a tu casa, estos electrodomésticos no te servirán de nada si es que no tienes electricidad.

 

Entonces si los conectas, cada uno funcionará, el refrigerador enfriará y conservará los alimentos, la televisión emitirá la señal de los canales, el cuchillo eléctrico cortará y la plancha calentará, y así cada uno en su tarea.

 

Los seres humanos poseemos un aparato o vehículo con todo lo necesario que funcionará sólo en el momento que el ESPÍRITU entre en él.

 

Conclusión: TODOS SOMOS ESPIRITUALES.

 

Lo que nos hace diferentes es cuánto nos relacionamos con nuestro espíritu.

 

Mientras más nos identifiquemos con lo material, más vulnerables somos. Estaremos a merced de los apegos, los miedos, la frustación y la rabia.

 

Cuando comenzamos a conectarnos mejor con nuestro espíritu, las distancias se acortan hasta que la separación sea mínima.

La alegría de mi hermano será mi alegría.

El dolor de mi hermano será mio.

No habrá diferencia entre tú y yo.

Los apegos se reducirán y los miedos con ellos.

 

Las primeras señales que nos hacen reconocer al espíritu, es el amor desinteresado. Hasta el ser más vil suele tener algún rasgo de amor o ternura hacia algo o alguien, y ese es su espíritu queriendo comunicarse.

 

A continuación comparto contigo esta enseñanza que responderá muchas dudas, para mí personalmente fue totamente esclarecedor. Es un extracto de una conversación de Sai Baba con uno de sus devotos…

Sai Baba dijo: “Recuerda siempre que no hay nadie superior o inferior en espiritualidad. No existe nivel alto o bajo. El nivel más alto y el más bajo son palabras comparativas utilizadas en el mundo parlante con sentido mundano. En espiritualidad no existe superior o inferior. No hay nivel alto o nivel bajo. Todo es igual. Esto es lo que debes comprender”…

El devoto dice: Maestro, actualmente mucha gente utiliza dos palabras importantes, que yo no entiendo, ni les encuentro sentido. Pero tampoco las puedo negar abiertamente porque no sé realmente que significan…¿Por favor , podrías explicárnoslo?”.

Sai Baba dijo: “¿Qué palabras son esas? Dime”.

“Una es ‘vibración’. La otra es ‘voz interior’. La gente habla de estas dos palabras, vibración y voz interior. Quiero saber, ¿Maestro, está presente esta voz interior en todos, o es propiedad única de unos cuantos?”.

“Hay gente que dice: ‘Dios me ha dicho esto a través de la voz interior’”.

“¿Por qué Él no me cuenta nada a mí? ¿Por qué Él te lo cuenta a ti? ¿Crees que sólo tú tienes voz interior y yo no tengo voz interior, sólo voz exterior? ¿Qué quieres decir? ¿Es la voz interior común a todos o es monopolio de unos cuantos?”.

“Y encontramos gente que busca “buenas vibraciones”.

“Oh ya veo. Cuando sientes estas vibraciones, ¿cómo es que yo no las siento? Así que tú tienes vibraciones y yo estoy sin vibraciones. Así que tú eres un maestro de la voz interior y yo un ignorante de la voz interior. ¿Qué es todo esto? No lo entiendo. Por favor, explícanos el significado”.

Sai Baba lo explicó de manera muy simple. Deseo que lo entendáis y valoréis realmente porque nadie ha dado nunca esta clase de respuesta.

Él dijo que el cuerpo tiene sentidos. Esto es el primer nivel, lo que llamamos ‘Consciencia’. ‘Consciencia’ significa el cuerpo con sentidos. Hay Divinidad en cada uno de nosotros. El alma individual es lo que llamamos ‘Ser’. Dice Sai Baba que la conexión entre ‘Consciencia’ y ‘Ser’ es la vibración. Así, la vibración surge en el punto de encuentro entre ‘Consciencia’ y ‘Ser’, es decir, entre el cuerpo y el alma individual. Allí se encuentra la vibración.

“Entonces, ¿la voz interior, Maestro?”.

“Espera, primero comprende esto”.

“Maestro, lo comprendo. Entonces, ¿qué es voz interior?

“El alma individual es el ‘Ser’, ¿ok? En tanto que el alma cósmica, el alma universal es lo ‘Absoluto’. La unión entre ‘Ser’ y ‘Absoluto’ es la voz interior”.

“Oh, ¿entonces por qué no tengo voz interior? ¿Cómo puedo comprender esto?”.

Sai Baba dijo: “No has conectado el alma individual con la universal”.

“¿Qué dices Maestro?”.

“Tu tienes un vaso lleno de agua. Pues bien. Vacíalo. Vacía el vaso lleno de agua en el océano. ¿Qué pasará? Esta agua y el océano se fundirán en una misma. Así, de igual modo, cuando el alma individual, el Ser, es Una con el Alma universal, lo Absoluto, en esa unión se oye la voz interior. Debido a que tu mismo te has limitado, como el agua en el vaso, permaneces en el nivel de consciencia. No has llegado al nivel del Ser. Por consiguiente, no puedes escuchar la voz interior. ¿Me explico? No sientes las vibraciones porque no has conectado la consciencia, o sea el cuerpo, con el Ser o alma individual…”

 

Deseo de todo corazón que esta enseñanza nos acerque en espíritu y que gracias a ello nos unamos en amor como una sola humanidad.

 

Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

 

 

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como sólo UNO. Te entrego mis apegos para que Tú los transmutes en luz.

 

Enséñame a conectar mi consciencia con mi superconsciencia y ella con la consciencia universal.

 

 

¡Y así se ha hecho!



 

Lo siento, por favor perdóname



 

Te Amo
Gracias
 

 



Ana María 
 

 

 


Aloha  Ke Akua

 


“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”


 

HO´OPO BOLETÍN DE MARZO 2017

“La Paz comienza conmigo” Morrnah Nalamaku Simeona

 

A pesar de que la fuente de la paz y la bienaventuranza está en nuestro interior, las personas la buscan en lo exterior, como quien persigue un espejismo. Debido a la actividad inquieta, a la interminable preocupación y a los deseos ilimitados, se pierde la paz mental y la gente ha caído presa del descontento y la aflicción. Para empezar, la paz tiene que ser cultivada en nuestro interior. Luego esa paz tiene que ser extendida a la familia. Desde el hogar, debe esparcirse por nuestra aldea. Así, la paz debe comenzar por el individuo y expandirse a la sociedad entera.

Sathya Sai Baba

 

 

Comenzamos un nuevo mes dentro de un mundo convulsionado. Tenemos por costumbre ver hacia afuera como si todo fuera algo separado de nosotros.

Sin embargo lo verdadero es que todo se origina en mí o en ti y se proyecta a nuestra realidad, dado que finalmente tú y yo somos UNO.

Lo que veo afuera es el reflejo de lo que hay dentro de mí.

 

Muchas veces me pregunto, en dónde están ubicadas en mi ser, las lluvias, los desastres naturales, los eclipses y los arcoiris que veo en mi realidad.

 

Ni qué decir de los asesinatos, los asaltos, como también los grandes sacrificios y las acciones heróicas y desinteresadas.

Todo comienza en mí y regresa a mí proyectado en mi realidad.

 

Los últimos meses para mí han sido meses de desatres naturales y debo confesar que me ha costado mucho mantener la paz, es más diría que he llegado a perderla.

Pero hay algo que es maravilloso, y es que una vez que la verdad ha anclado en tu corazón, siempre está allí para rescatarte.

 

Observo mi realidad y sé que todo es perfecto, que todo tiene un propósito, sin embargo no puedo verlo, pero a la vez algo dentro de mí me dice que las respuestas están a la vista y son simples pero si nosotros, los seres humanos tratamos de verlas a través de la razón no se mostrarán.

 

He tenido varios meses de un descanso obligatorio en el que no hemos compartido los talleres y sinceramente he sentido su falta.

Es por esto que estoy muy contenta de compartir contigo la nueva programación.

 

El dia 23 del presente comenzamos con una programación nueva, serán cuatro talleres diferentes compartidos como siempre los días jueves en horarios alternos de mañana y noche.

 

Tendremos el Taller integral de Ho´oponopono, que como su nombre lo indica nos dará la orientación necesaria para llegar a la integración y armonización de nuestros tres niveles de existencia, lo intelectual, emocional y espiritual.

Cómo hacer para vivir una vida en armonía, poniendo en práctica la sabiduria del Ho´oponopono, pero no como “un cursito” más, sino más bien como una forma de vida.

El taller también tendrá la información para el apropiado uso de las herramientas.

 

Luego tendremos el Taller de armonización personal con la Abundancia, que nos lleva un paso más adelante en esa búsqueda de la verdadera abundancia. Este taller tiene herramientas y material especial.

 

También tendremos un Taller de preguntas y respuestas y orientación emocional y Oraciones especiales.

En este taller aclareremos el trabajo que es necesario para tener una vida emocional saludable con medidas y acciones que traigan una nueva oportunidad de corregir algunos errores que repetimos en nuestra vida. Cada persona podrá traer hasta 4 preguntas escritas y las resolveremos de manera grupal guardando la privacidad de cada participante. Contaremos con la ayuda profesional del Terapéuta Eduardo Waslli.

 

Finalmente el cuarto jueves de cada mes tendremos una sesión de sanación. Comenzaremos practicando un mantra de iluminación. La sanación es un estado natural, que muchas veces se encuentra dormido y es necesario despertarlo. En estos talleres nos apoyará una sanadora ancestral que ha heredado un don que le viene por varias generaciones, y es la capacidad de ayudar a despertar en nosotros mismos ese estado de sanación. Jennifer Velázquez será nuestra facilitadora y un requerimiento es venir vestido de blanco (por lo menos en la parte superior).

Bueno, esos son los nuevos talleres y estaré feliz de compartirlos contigo, ya están abiertas las inscripciones y la información la obtienes escribiéndome a ananda9deanamaria@gmail.com

 

Espero que este nuevo ciclo traiga también un despertar de nuestra consciencia y que tengamos paz más allá de todo entendimiento.

 

 

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como sólo UNO. Te entrego todas mis resistencias, mis dudas y mis temores para que Tú las transmutes en luz.

Enséñame a vivir en armonía con el ritmo perfecto de la naturaleza y a identificar a esa misma naturaleza como parte de mí.

 

 

¡Y así se ha hecho!



Lo siento, por favor perdóname



 

Te Amo
Gracias
 

 



Ana María 
 

 

 


Aloha  Ke Akua

 


“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”


ENTRE EL PERDÓN Y LA DISCULPA

Hay una diferencia central entre disculpar y perdonar, y obviamente entre ofrecer disculpas y pedir perdón, la diferencia radica en la justificación: Cuando uno ofrece disculpas esto va acompañado de justificaciones y excusas, entonces lo que realmente está pasando es que uno trata de evitar las consecuencias negativas sin asumir la responsabilidad.

 

La justificación es una explicación para lo que haga o lo que hizo, y mientras esa justificación o explicación o excusa esté ahí, la persona no se enfrentará al arrepentimiento que es necesario para el poder pedir perdón y para ser perdonado.

 

En otras palabras decir: “Perdóname por haberte lastimado, es que yo en verdad no sabía que eso te iba a doler” no es pedir perdón, es ofrecer disculpas, aunque diga “perdóname”, porque estás diciendo que lo sientes, pero tienes una justificación que te salva de la responsabilidad, y es que tú “no sabías” o “no tenías la intención”.

 

 

El problema para el que ofrece disculpas es que dentro de la disculpa hay siempre una falla… no sabías, ¿y por qué no sabías?… bueno, no es que no sabía es que no pensé… ¿y por qué no pensaste?… ¡¡¡porque soy sólo un humano!!!… yo también soy sólo un humano, pero no lo digo así.

 

Si la excusa falla se requerirá de otra que apuntale la primera y así sucesivamente, entonces se va tejiendo una red de mentiras alrededor del hecho para simplemente justificarlo y no aceptar verdaderamente la responsabilidad. Este juego mental implica alternar entre estados de angustia y tranquilidad durante todo el tiempo en el que se sostenga el conflicto, y esto es agotador, si la persona asumiera y dijera de corazón: “Sí, es mi culpa, en serio es toda mi culpa, y estoy arrepentido, y ahora que lo dije haré todo lo que pueda para reparar las cosas”. Se sentiría muy aliviado.

 

Es importante que notes que en el caso del pedir perdón uno ve el daño que ha hecho y dice: “Perdóname”… no dice “yo sabía” o “yo no sabía”, porque se comprende que el saber o el no saber no es justificación de nada, ni siquiera se dice: “sé que no tengo justificación”. Es un asunto de asumir la responsabilidad, y como responsabilidad es habilidad de responder, es responder por los errores, asumir las consecuencias y hacer las reparaciones, eso es pedir perdón.

 

Ahora, si miramos al otro lado de la ecuación uno debe comprender que perdonar es también algo diferente de disculpar. La diferencia entre una cosa y la otra es exactamente la misma: Las justificaciones o excusas.

 

Cuando uno disculpa lo hace como un ejercicio mental, uno acepta las excusas de la persona que las ofrece o crea una justificación propia. Entonces si uno dice: “te perdono por esto”, en realidad no está perdonando, está disculpando aunque en la oración diga “te perdono”. En cambio, cuando uno perdona es algo que ocurre de modo espontáneo y natural, es algo que sucede solo, como todas las cosas de la naturaleza, es algo de adentro, y es sin justificación, ni explicación ni elaboración mental.

 

Del Libro “El Otro Secreto” de Shri Khaishvara Satyam

 

 

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como sólo UNO. Te entrego todas mis memorias de miedo, soberbia y culpa para que Tú las transmutes en Luz.

Enséñame a no temer decir la verdad y asumir el ciento por ciento de mi responsablidad.

¡Y así se ha hecho!




Lo siento, por favor perdóname




Te Amo


Gracias
 



Ana María

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


¿ERRORES?

«Aquel de ustedes que esté libre de pecado, que tire la primera piedra» (Juan 8: 7).

 

¿Quién no ha cometido un error?

 

Todos en alguna oportunidad hemos cometidos errores que a su vez han traido consecuencias, es imposible escaparse de la ley de causa y efecto.

 

Pero lo increible es que nos olvidamos y juzgamos, somos implacables con aquellos que son descubiertos en falta.

 

Con esto no quiero decirte que la ley no se cumpla, claro que se tiene que cumplir, ya que la Justicia es un Valor y los Valores no son negociables.

 

Si una persona comete un delito, tendrá que pagar, pero eso no lo hace menos humano, ¡eso no lo hace menos divino!

La divinidad también fluye en él, pero la oscuridad de sus memorias erróneas no deja que esa divinidad se muestre en todo su esplendor.

 

Algunas veces en los talleres he compartido este ejemplo:

Si tengo cinco bombillas de luz de 20, 45, 60, 75 y 100 Wats, y coloco cada una en una lámpara para luego enchufarlas a la corriente, cada bombilla alumbrará de acuerdo a su capacidad, eso no quiere decir que la electricidad que pasa por cada una de ellas no sea la misma.

 

Nuestra divinidad es pareja en cada uno de nosotros pero sólo podemos expresarla a cabalidad, cuando nuestras memorias estén límpias.

Si estoy oscurecida por la soberbia, la lujuria, el odio, la ambición, la codicia, etc… mi divinidad estará cubierta y su luz debilitada como si la hubiera envuelto en cientos de pañuelos negros.

 

Todos tenemos pañuelos negros de algun tipo y nuestra tarea en esta vida es tratar de retirarlos.

Entonces que pasa cuando alguien que ha cometido un delito es mostrado ante nuestros ojos y todas nuestras memorias oscuras se activan. Entonces lo señalamos y nos escandalizamos y nos sentimos contentos porque reciba un castigo!!!

Déjame decirte que eso no nos ayuda en nada. Nunca olvides que como seres humanos somos células de la humanidad, estamos conectados.

 

Hay un antigüo dicho “Cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar”.

 

Esto quiere decir que si ves a un ser humano que ha delinquido que está enfrentando el resultado de sus errores, no lo juzgues, no te alegres, mejor mírate a ti mismo y corrige tus propios errores.

 

Cuando se tiene mi edad, (este año cumpliré 64 años), la vida se muestra como una vitrina en donde puedes apreciar en retrospectiva, como los errores siempre tienen sus consecuencias, a veces una sola decisión mal tomada en la vida te puede traer muchos años de sufrimiento.

 

Pero si nos mantenemos alertas, si la autoindagación es parte de nuestra disciplina diaria, tendremos el tiempo suficiente para corregir y reparar.

 

A veces es por soberbia, orgullo y detrás de ellos siempre el miedo, lo que no nos deja reconocer un error y disculparnos y repararlo.

 

Hay casos en que queremos tapar una mentira (lo cual siempre es un error) con otra y con otra y quedamos enredados en una maraña que finalmente nos atrapa, y por supuesto que pagaremos las consecuencias.

 

No olvides que detrás de cada hombre o mujer que delinque hay una familia, padres, hijos, sin contar que es un ser asustado, acorralado.

 

Tratemos de no juzgar y no criticar, es decir no poner rabia en nuestra opinión. Todos tenemos derecho a tener una opinión, pero no nos hace ningun bien odiar, porque eso nos afecta internamente.

 

Siente la unión humana con aquellos que están en desgracia, únete en tu corazón y ama.

 

El amor todo lo puede, el amor verdadero todo lo purifica. Purifiquemos nuestra mente y estaremos haciendo un servicio a la humanidad ya que no hay peor prisión que la prisión de los sentidos y la mente.

 

Si no puedes decir nada bueno de tu hermano. ¡CALLA! Y habrás hecho suficiente.

 

Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

 

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como sólo UNO. Te entrego mi consciente y mi subconsciente para que Tú los purifiques y me des humildad para reconocer mis errores y corregirlos.

Enséñame a no juzgar y no criticar.

¡Y así se ha hecho!




Lo siento, por favor perdóname




Te Amo


Gracias
 



Ana María

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


 

 

HO´OPO BOLETÍN DE FEBRERO 2017

Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento de la ley?  Y Él le dijo: AMARÁS AL SEÑOR TU DIOS CON TODO TU CORAZÓN, Y CON TODA TU ALMA, Y CON TODA TU MENTE.

 Este es el gran y primer mandamiento.  Y el segundo es semejante a éste: AMARÁS A TU PRÓJIMO COMO A TI MISMO.  De estos dos mandamientos dependen la ley y los profetas.

                                                                                                       Mateo 22

 Los mandamientos, el Evangelio y todas las enseñanzas espirituales nos hablan del Amor.   Nosotros creemos conocer lo que es el amor y lo comparamos con ese pequeño sentimiento lleno de apego que es el que sentimos por quienes conocemos, por nuestros familiares y quizá hasta por aquellos que no nos son tan allegados.

La verdad es que aquello que nososotros llamamos amor es un forma de apego.

La manera muy simple de comprobarlo es el miedo que tenemos a perder a un ser querido.

Donde hay miedo no hay amor verdadero.

 

El amor y el miedo no pueden coexistir, es como la luz y la oscuridad.

El AMOR es la ausencia total del miedo.

 

Si verdaderamente pudieramos entender el AMOR en toda su magnitud, seríamos seres invencibles.

 

Tú y yo existimos gracias al amor, el Amor crea, esa es su naturaleza, el Amor lo contiene todo y lo que crea es verdadero es decir el Amor es el continente y la Verdad es el contenido.

La verdad es aquello que no tiene variación, como lo es nuestra existencia, somos seres eternos en completo estado de serenidad que habitamos cuerpos perecibles y llenos de miedo.

Es ese miedo el que nos impide ver la verdadera naturaleza de nuestro Ser.

 

Es cierto que mientras estemos encarnados nuestra tarea será llegar a comprender nuestra verdadera naturaleza y puede ayudarnos mucho entender cómo es que el miedo nos aparta de esa naturaleza.

 

¿Alguna vez te has puesto a pensar que detrás de todo aquello que criticas o juzgas en tu hermano hay mucho miedo?

 

No es la primera vez que te digo que las personas agresivas son las más temerosas.

 

En el encabezado de este artículo el evangelista Mateo dice, que son dos los más grandes mandamientos y los dos hablan del amor.

Un ejemplo un poco simple nos puede hacer entender su contenido. De niños cuando dependíamos totalmente de nuestros padres, ellos nos daban seguridad, los amábamos y confiábamos y con ellos nada malo podría suceder. Más adelante fuimos perdiendo esa certeza.

 

Si pudiéramos confiar en Dios como si fueramos niños en brazos de su madre, el miedo no tendría cabida en nuestra vida.

Y por consiguiente ya no tendríamos tampoco ningún conflicto con nuestros hermanos.

 

Hoy sólo te pido que analices qué es lo que está trayendo sufrimiento a tu vida; ¿no es acaso el miedo a perder la salud, el prestigio, la pareja, las comodidades, etc.?

 

Muchas veces nos enfrascamos en discusiones interminables con nuestros hijos, ya sea por horarios, salidas, permisos, y tal vez ellos comprendieran mejor si les decimos que tenemos miedo que les pase algo o que al equivocarse en sus elecciones ellos sufran.

Es inevitable que aquellos a quienes amamos pasen por momentos de prueba, pero lo que sí podemos evitar es de llenarnos de miedo.

 

El miedo créeme, es como una bola de nieve, va creciendo y creciendo y a su paso arrasa con tu fe, tu confianza y con tu buen criterio.

 

El miedo estará siempre presente en nuestra vida pero podemos aminorarlo poco a poco y el único ancla que tenemos para asegurar la nave de nuestra vida es Dios.

 

Alimentar, afinar, perfeccionar, afianzar nuestra comunicación con Dios es el camino.

¿Cómo lo hacemos?

 

Contactando con nuestra propia Divinidad. Tú y yo somos gotas de Dios.

 

Cuando a Sai Baba, mi Maestro, le preguntaban ¿Tú eres Dios?, Él contestaba:

“ Sí, pero tú también eres Dios, la diferencia entre tú y yo es que yo lo sé y tú todavía no lo sabes”…

 

“Tu visión, que ahora está enfocada en el universo fenoménico, debe ser orientada hacia adentro, hacia el Espíritu Interior. Debes manifestar la Consciencia Divina que es inherente en ti. Debes someterte a esa Consciencia, como una disciplina espiritual. Esto se llama «Percepción Consciente de la Divinidad Interior». La primera tarea es desarrollar el conocimiento de la Divinidad dentro de ti. La etapa siguiente es darse cuenta de esta verdad: que la Divinidad interior está igualmente presente en todos los demás. Debes reconocer que el velo o barrera que parece separarte de los demás nace de la ilusión, y que se deben hacer todos los esfuerzos necesarios para eliminarlo. Sólo entonces será posible experimentar la unidad de todos los seres vivos. Gradualmente comenzará en ti la comprensión «Yo soy ciertamente divino, y este mundo está contenido en mí”.                  Sai Baba

 

Febrero será un buen mes para comenzar a reencontrarnos con nuestra propia divinidad, y descubrir el verdadero AMOR.

 

Que tengamos paz más allá de todo entendimiento.

 

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como sólo UNO. Te entrego todos mis temores, mis rabias, mis conflictos para que Tú, los transmutes en luz.

Enséñame a confiar en Ti, como confía el recién nacido en brazos de su madre.

¡Y así se ha hecho!




Lo siento, por favor perdóname




Te Amo


Gracias
 



Ana María

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

RECUERDOS…

Revisando los primeros artículos que compartí contigo encontré este que me gustaría volver a enviarlo, al leerlo comprendí una vez más que la verdad es permanente, todo lo demás no lo es.

Los budistas hablan mucho sobre la impermanencia, la ilusión, porque lo que no es verdadero cambia o desaparece.

Nuestro cuerpo es impermanente pero el espíritu que lo habita es eterno…

Hoy, casi no queda rastro de aquello que fuimos en los primeros días de vida. Si bien es cierto que el cuerpo se va deteriorando, nuestra esencia verdadera se va mostrando con más belleza y brillantez.

 

Hemos emprendido juntos, este camino de no retorno, por alguna razón la Divinidad nos está alimentando y saciando, utilizando este medio.

 

Cada mensaje recibido y compartido nos insta a ponerlo en práctica. Con una vez, que hayamos sido tocados por la claridad bastará  para que quede grabada en nosotros.

 

 Si damos pasos en falso nuestra conciencia nos hace notar que pudimos hacerlo mejor.

 

Muchas veces he dudado si compartir o no mi trabajo personal, invariablemente la respuesta ha sido positiva.  ¿a qué le puedo temer?  a ser criticada: es inevitable, ¿a ser rechazada ¡por supuesto! es hasta un derecho de cada quien,  a lo que sí le temo es a no ser coherente, entonces estaría engañándome a mi misma, mientras sea coherente, seguiré trabajando y compartiendo contigo.

 

Esta forma de trabajar es nueva para mí, el trabajo espiritual es  desde hace tiempo fundamental en mi vida, desde que tomé este camino no lo he abandonado, la diferencia está  en mi forma de aplicar lo aprendido, y esa  me la dio el Ho´oponopono.

 

Quisiera de todo corazón que también hiciera la diferencia para ti.

El Ho´oponopono es una técnica simple, efectiva y directa, y si sólo me mantuviera repitiendo las cuatro frases de sanación, ésta se haría de forma constante.

Lo que hace que deje de hacerlo, son mis propios bloqueos y es por esta razón que profundizo hasta comprender.

 

Comprender significa suspender los defectos de carácter.

 

Los maestros como Morrnah Nalamaku, tal vez no necesitaban este análisis, ella era un alma realizada, pero tú y yo seguramente aún necesitamos encontrar poco a poco esa realización.

 

Cuando finalmente, veo  que es una memoria que se me está mostrando para ser transmutada, en ese momento puedo entregarla a la Divinidad y la transmutación sucede.

 

En toda enseñanza espiritual el fundamento es la fe y la confianza, acompañados por la autoaceptación y la humildad.

 

La fe es creer que existe un poder superior, sin importar que nombre tiene.

La confianza es la seguridad que ese poder superior siempre me acompaña.

La autoaceptación es saber que mi valor primordial es la existencia “valgo porque existo” , y la humildad es aceptar que soy falible, sujeta a  fallar y también a mejorar.

 

 “Cuando encuentres una gran fuerza, alegría y bondad en tu corazón, o cuando te sientas libre y sin contradicciones, inmediatamente agradece en tu interior.

Cuando te suceda lo contrario pide con fe y aquel agradecimiento que acumulaste volverá convertido y ampliado en beneficio”.

Extracto del libro “La Mirada Interna”, Silo.

 

Algunos años después de haber encontrado mi camino, comencé a viajar a la India, sedienta de iluminación, me quedaba en el ashram de mi Maestro, cada día llegaban miles de  peregrinos, en un día normal podríamos ser de diez a quince mil, ni que decir en los festivales que podían llegar al millón.

 

Desde la primera vez sentí que mi forma de trabajo podría estar en la cocina occidental.

 

Tímidamente me acerqué para pedir ser aceptada. Inmediatamente me dieron mi primera tarea: un contenedor enorme de lentejas, y las instrucciones fueron, ¡limpia todo lo que tú no comerías!, esa primera vez tuve la inspiración de aplicar el trabajo a mi interior, con  cada residuo, pajita o piedrita pensaba, ¿qué puedo limpiar en mí, para alcanzar la paz?, y allí comencé…

 

Durante los años siguientes regresaba al mismo lugar, cada vez el trabajo era más intenso, más profundo, combinando las charlas de los sabios del ashram con el trabajo en la cocina, trabajo que hacía generalmente en silencio.

 

Me sentía moldeada por manos invisibles, firmes, amorosas.

 

No  creas que siempre apliqué lo que aprendía, mi terquedad siempre ha sido muy grande, gracias a Dios ahora voy aprendiendo y practicando, poco a poco sin creer que ya estoy lista, uno nunca lo está, siempre hay un paso más que se puede dar, y siempre estar alerta para no volver a mis antiguas tendencias.

 

Más adelante compartiré contigo otras vivencias que nos pueden servir como estímulo para seguir andando. Ahora lo importante es poner en práctica lo que sabemos  aunque sea  uno solo de los principios, sinceramente,  sin desanimarnos.

 

Recuerdo lo que decía mi maestro: “No intentes: Haz”.

 

Esta es parte de mi experiencia, tal vez sólo hubiera sido necesario viajar hacia mi interior, autoindagarme, contrastarme y seguir las enseñanzas… la Divinidad tuvo algo diferente para mí y por ello, mi gratitud será eterna.

 

Iniciemos el momento del renacimiento, de reinventarnos, más lúcidos, más firmes y más llenos de amor.

 

Y que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

 

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como sólo UNO. Te entrego todas mis memorias de terquedad y soberbia para que Tú, las transmutes en luz.

Enséñame la docilidad de quien se deja guiar y confiar.

¡Y así se ha hecho!




Lo siento, por favor perdóname




Te Amo


Gracias
 



Ana María

RABIA Y PERDÓN

La rabia es una emoción parecida a un camaleón, se mimetiza, se disfraza y se oculta, puede que no podamos verla pero sus efectos los sentimos.

Muchas veces me han preguntado ¿cómo me libero de la rabia?, la respuesta es una sola: con aceptación.

Entrenándonos cada vez en aceptar que las cosas no siempre salen como queremos, a veces salen peor o mejor o simplemente no salen y que lo que nos conviene es estar siempre listos a recomenzar una y otra vez con lo que tenemos.

Nuestras ideas son fijas y el mundo está en constante movimiento, entonces no es raro que la mayor parte de las veces no sucedan las cosas como esperamos, eso no quiere decir que pueden salir mucho mejor y eso nos traerá alegría, pero si no es así, comienza la frustación y la rabia.
¿Qué hacemos con esa rabia?

Generamente no nos damos cuenta que la tenemos. ¡No la reconocemos!

El reconocimiento es un aprendizaje, pasamos por la vida experimentando una serie de emociones que simplemente suceden y no nos detenemos a preguntarnos ¿qué es lo que en realidad estoy sintiendo?…

Y así es como vamos acumulando, conflictos, resentimientos, etc.

De pronto me resiento con alguien porque no se acordó de saludarme en mi cumpleaños, o porque no me agradeció lo suficiente algún favor, o porque no me hizo un favor…

¿Alguna vez me he puesto a pensar que lo que siento es rabia?

¡NO! me víctimizo y no me doy cuenta que nadie es más rabioso que una víctima.

La rabia es motivadora del miedo, ira, celos, envidia, etc, etc, etc.
Sólo puede ser amansada, y eventualmente erradicada con la aceptación sin victimización. Sin esa palabra ambígüa que es la resignación, porque en la resignación puede haber mucha rabia oculta.

Aceptación, es “esto es lo que tengo, con esto trabajo”, tratar de mejorarlo sí, por supuesto pero con entusiasmo, con alegría, perseverancia, paciencia que son los frutos de amor verdadero.

Recuerda que todo resentimiento hacia los demás es sólo rabia en tu interior.

Entonces podemos hablar del perdón.
¿cómo perdonar si en realidad no sé qué es lo que tengo que perdonar?

¿ me ofendiste?
¿ me engañaste?
¿ no me quieres?

Hay un dicho antiguo que dice “Me puso el dedo en la llaga”, es decir justo te tocó en donde estaba herido.

¿Te das cuenta que la que tiene la llaga eres tú?, nadie puede ponerte el dedo en la llaga ¡si no hay llaga!

Primero es la rabia, la rabia genera la herida, y tengo rabia porque las cosas no salen como yo quiero.

Puedes preguntarte ¿ cuándo hay una traición?,
… la verdad es que lo que más duele de una traición es haber sido ingenuo, no habernos dado cuenta, entonces los cuestionamientos son con uno mismo, la rabia es hacia uno mismo, si me perdono, ya no hay a quien más perdonar.

La lección 5 de “Un curso en milagros“ dice:

“Nunca estoy disgustado por la razón que creo”

y en otra parte del libro dice:

“Si estoy molesta con una persona en el mundo: estoy molesta con todos”.

Entonces el secreto radica en estar bien conmigo misma, ¡nada más!, cuando conseguimos perdonarnos a nosotros mismos, podremos perdonar al mundo entero.

¿Por dónde comenzar?, si no estoy entrenada, si aún no sé reconocer, si no sé cómo hacer para no generar rabia, puedo comenzar por no juzgar y no criticar.

¿Sólo eso?, SÍ.

Tratemos de hacerlo y veamos cómo nos sentimos en los próximos días.

No trates de perdonar, es inútil, si no te perdonas a ti mismo. Pero si dejas de juzgar puede que el perdón llegue sin que lo esperes.

Comencemos esta semana sin críticas ni juzgamientos y dejemos que nuestras llagas internas vayan cicatrizando poco a poco.

Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como sólo UNO. Te entrego todas mis memorias de rabia para que Tú, las transmutes en luz.

Dame lucidez para observarme y detenerme antes de comenzar a criticar o a juzgar.

¡Y así se ha hecho!



Lo siento, por favor perdóname



Te Amo

Gracias
 



Ana María


Aloha Ke Akua


“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”