Ho´opo Boletín de Octubre 2014

“El amor crea compasión; el amor mostrará el camino donde el odio sólo puede confundir”. SSB

 Seguramente has escuchado que estamos entrando a la quinta dimensión.

 ¿De qué se trata esta quinta dimensión?

 Es la dimensión del amor creador, en la quinta dimensión estaremos creando en todo momento, al elevarse nuestra vibración y vibrar en amor, la creación se dará espontáneamente.

 Estoy segura que ya estas experimentando algo de eso… Piensas en alguien y esa persona aparece o se comunica contigo, necesitas algo y de pronto alguien te lo da o lo encuentras en tu camino.

 ¿La sincronicidad cada vez es más y más común en tu vida?

 Bueno, esas son las primeras señales de la quinta dimensión.

 Es una dimensión sutil y armoniosa.

 Los conceptos rígidos, tal vez monolíticos, irán diluyéndose suavemente.

 Cada vez que permitimos que nuestros conceptos, parecidos a estatuas de piedra, abran alguna rendija por donde pueda entrar el aire fresco de nuevas ideas, iremos expandiéndonos a una dimensión más elevada.

 El Ho´oponopono es una herramienta de la quinta dimensión, no va en contra de nada, todo lo acepta con humildad y lo agradece por la enseñanza que brinda, para luego entregarlo, si es necesario, para su transmutación.

 Vuelvo a recordar “ a lo que me resisto, persiste, lo que acepto se transmuta”

 Para entrar de lleno en la quinta dimensión, la rabia será nuestro principal impedimento.

 La rabia se disfraza de miedo, culpa, sarcasmo, Intolerancia—cinismo—autocompasión—recelo– desdén  –esnobismo– tensión –desconfianza
- envidia—rigidez—sarcasmo—ansiedad-odio—descontento—malicia—celos.

 Los escondites de la rabia son extraordinarios, se esconde por los rincones de nuestra mente y va contaminando nuestra realidad sin que nos demos cuenta.

 Sin ir muy lejos la depresión, no es más que rabia congelada, es una rabieta a gran escala, que comienza como frustración y termina por bloquear la segregación de hormonas o químicos, necesarios para nuestro organismo.

 Alguna vez te he mencionado que, cuando comenzamos a tener más luz, gracias a la limpieza de memorias, podemos ver más claramente lo que aun nos falta limpiar.

 Es como tener un cuarto oscuro lleno de cosas en desuso y de pronto prendemos una luz y comenzamos a ver, el polvo que las cubre, el desorden en las que las hemos arrumado, etc.

Entonces ya con la luz encendida, podemos comenzar a ponerlas en orden y deshacernos de lo que ya no nos sirve.

 La luz que estamos recibiendo en este momento de nuestra vida, nos dejará ver cuanta rabia hay en nuestra vida.

 La rabia se acumula en las relaciones humanas, por más sublimes que parezcan, hay rabia entre padres e hijos, entre hermanos, amigos, socios y compañeros de trabajo.

 Y la razón siempre es la misma: El control, o lo que es lo mismo, la lucha de poder.

 El control es querer que las cosas siempre salgan como queremos, o que las personas piensen y hagan lo que nosotros pensamos o hacemos, y nuestra rabia proviene de la frustración, o incapacidad para aceptar que no sea así.

 Queremos tener hijos perfectos que llenen nuestras expectativas, Padres que no cometan errores, parejas que se comporten de acuerdo a nuestras expectativas, socios que nos den la razón, jefes que nos reconozcan.

 Si no lo conseguimos generamos rabia.

 ¿Y que hacer?

 La formula es simple: amar

 Amarnos a nosotros mismos, aceptarnos, somos seres humanos perfectamente imperfectos, ya que   el verdadero sentido de la vida, es avanzar espiritualmente corrigiendo nuestros errores con amor, hasta llegar al re-descubrimiento de nuestra propia divinidad.

 En el amor están contenidos el perdón y la gratitud.

 Con el Ho´oponopono, estamos aprendiendo cada día a amar, perdonar y agradecer.

 Que este mes de Octubre, sea un mes lleno de amor y que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

 Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno. Te entrego todas mis memorias equivocadas, para que Tú las transmutes en Luz.

 Enséñame a identificar, aceptar y corregir mis errores con amor.

 ¡Y así se ha hecho!

 Lo siento, por favor  perdóname


 Te amo,
 Gracias


 Ana María

 
Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


 

 

 

Amor , Perdón y Transmutación

Cuando hablamos de Ho´oponopono decimos que es una técnica de Amor, Perdón y Transmutación.

 

¿Qué significa esto?

 

El Ho´oponopono es una herramienta, es como tener una llave maestra que abrirá la puerta a todo lo que has aprendido hasta hoy.

 

Todos hemos estado activando memorias desde el momento del nacimiento y vivimos en función a esas memorias activadas, eso no quiere decir que el resto de infinitas memorias latentes no estén dispuestas a ser activadas.

 

Es con amor que activamos las memorias positivas, las memorias de alegría, paz, entrega, perdón, servicio, etc.

Al practicar el Ho´oponopono estamos en constante activación de esas memorias.

 

En el amor está implícito el perdón, el amor no puede coexistir con el odio y el rencor.

 

Cuando nos enteramos que, para practicar correctamente el Ho´oponopono es necesario tomar el cien por ciento de responsabilidad, la tendencia natural es resistirnos a este concepto ya que nuestra mente identifica el ser responsable, con ser culpable.

 

Esta confusión nos impide el aprendizaje, la responsabilidad es un aspecto del amor, en cambio la culpa lo es de su contrario: el rencor.

 

Una vez que tomamos esa responsabilidad, lo que en realidad estamos haciendo es entrando en un estado de aceptación.

 

Es entonces que quedamos aptos para hacer la entrega a la Divinidad o Ser Superior para que sea Él quien se encargue de hacer la transmutación, solo lo Divino es capaz de transmutar.

 En el Diccionario la transmutación esta explicada de la siguiente manera:

 “acción de cambiar o transformarse una persona o cosa”

 La transmutación es un cambio desde la esencia, y en caso del Ho´oponopono, lo que se transmuta es una memoria de dolor o sufrimiento, en Luz, es decir ILUMINACION.

 El Ho´oponopono, nos abre las puertas a un conocimiento tan extenso y maravilloso al que jamás hubiéramos podido alcanzar de manera intelectual.

 La iluminación es un estado de comprehensión, y comienza por comprehendernos a nosotros mismos, este término es muy poco usado, yo lo aprendí en el colegio, mi maestra de sicología, la Madre Teresa, nos explicó  la diferencia entre comprensión y comprehensión

 La Comprensión es con el intelecto y está limitada a lo que vemos, oímos o palpamos y la comprehensión es una forma de captar o entender las cosas de una forma completa: Holística.

 Cuando recibimos la luz que llega gracias a la transmutación, comenzamos a vivir en otro estado de consciencia.

 Lo importante es entender que el Ho´oponopono no es magia, la magia es hasta cierto punto un engaño, es algo que parece ser y que no lo es. un truco

 El ho´oponopono es real, es el resultado del amor verdadero, y si bien es cierto en un inicio nos lo presentan, como que, con solo cuatro frases podremos hacer un cambio contundente, pero la verdad es que, esas frases sólo mantienen su poder verdadero cuando estamos dispuestos a tomar el cien por ciento de responsabilidad.

 El ho´oponopono es dejar el control, cuando pedimos tenemos expectativas, y queremos controlar el resultado, en cambio cuando entregamos, dejamos de controlar lo entregado. No hay más expectativas.

 Para practicar de forma verdadera el ho´oponopono, es necesario haber llegado a aceptar en paz cualquier situación, ya que “a los que me resisto persiste, lo que acepto se transmuta”.

 Hoy nuestro tema es el amor y será necesario activar en nosotros al amor verdadero, a ese amor que se prodiga y no tiene apegos.

 Un ejemplo de amor verdadero es la luz y el calor del sol que se reparte para todos por igual sin hacer discriminaciones y sin condicionamiento alguno, simplemente se DA.

 Cuando estemos dispuestos a DAR sin recibir, a AMAR sin poseer, a entregar sin esperar nada a cambio. Entonces la paz será una constante en nuestra vida.

 Que tengamos paz, mas allá de todo entendimiento

 Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno. Te entrego todas mis memorias que el día de hoy ,me quitan la paz, para que Tú, las transmutes en luz

 

Enséñame a entregar, desapegarme y aceptar.

 ¡Y así se ha hecho!

 
Lo siento, por favor  perdóname


 Te amo,
 Gracias


 Ana María

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


 

La Herramienta de hoy es: Un Tratamiento de amor

 En lo profundo de mi ser hay una fuente infinita de amor. Ahora permito que este amor aflore a la superficie. Este amor llena mi corazón, mi mente, mi conciencia, mi ser, e irradia en todas las direcciones y retorna a mí multiplicado. Cuanto más amor utilizo y doy, más tengo para dar; la provisión es infinita. El empleo del amor me hace sentir bien, es una expresión de mi alegría interior.

Me amo, por lo tanto, cuido mi cuerpo amorosamente. Con amor lo sustento con alimentos y bebidas que lo nutren; con amor lo arreglo y lo visto y, mi cuerpo responde con amor, con salud y energía vibrantes.

Me amo, por lo tanto me procuro un hogar acogedor, un hogar placentero que llena todas mis necesidades. Lleno todas las habitaciones con las vibraciones del amor, para que todo el que entre, yo incluida, se inunde de amor y se nutra con él.

Me amo, por lo tanto realizo un trabajo que disfruto, un trabajo que utiliza todos mis dones y capacidades; trabajo con y para personas que amo y que me aman y, tengo buenos ingresos.

Me amo, por lo tanto pienso con amor y me comporto con amor con todas las personas, porque sé que lo que doy vuelve a mí multiplicado. Sólo atraigo a personas amables a mi mundo, porque ellas son un reflejo de lo que soy.

Me amo, por lo tanto perdono y libero el pasado y las experiencias pasadas y, soy libre.

Me amo, por lo tanto vivo totalmente en el presente, experimento cada momento como algo bueno y, sé que mi futuro es brillante, dichoso y seguro, porque soy una criatura amada del Universo y el Universo cuida de mí con amor, ahora y siempre.

de Louise Hay

 

 

DESAPRENDER

“Nan-in, un maestro japonés, recibió a un profesor universitario que venía a preguntar sobre el zen.

Nan-in sirvió té. Llenó la taza de su visitante, y continuó vertiendo té.

El profesor observaba cómo la taza rebosaba hasta que no pudo contenerse. «¿No ve que la taza está completamente llena? ¡Ya no cabe más!».

«Como esta taza —dijo Nan-in—, estás lleno de tus propias opiniones y especulaciones. ¿Cómo puedo enseñarte el zen a menos que primero vacíes tu taza?».

 Este cuento es conocido y muy antiguo y su enseñanza muy bella, pero si no tomo en cuenta lo que significa, no serán más que palabras almacenadas en mi base de datos, solo palabras.

 Desaprender significa dejar de llenarnos de información, por el solo hecho de “saber” para comenzar a SER, practicar y aunque nos equivoquemos, tras cada caída: avanzar.

 Desaprender significa “perder”, ¿qué es lo que vamos a perder?

 Vamos a perder nuestras creencias equivocadas, nuestras opiniones cerradas que no dan cabida a las opiniones de los demás, vamos a perder los limites que nos comprimen para dar rienda suelta a la expansión del espíritu.

 Y para hacer esto, comenzaré por no criticarme, porque cada vez que lo hago, emito cien criticas más sobre mis hermanos, dejaré de culparme y así dejaré de culparte a ti y al resto de la humanidad, dejaré de tratarme con dureza, pero si seré firme en la corrección de mis errores.

 Mahatma Gandhi, alguna vez dijo esta verdad:

“He tomado sobre mis espaldas el monopolio de mejorar sólo a una persona, y esa persona soy yo mismo, y sé cuán difícil es conseguirlo. ”

Asimismo, cuando Morrna Nalamaku Simeona, la mujer que le dio una nueva forma al Ho´oponopono y lo puso al alcance de todos, entendió que todo es reacción, reflejo y resonancia de lo que llevamos dentro, e hizo suya la frase “La Paz comienza conmigo”.

¿Cómo puedo pedir que haya paz en el mundo, si en mi cabeza hay una guerra constante?

¿Que hago hablando sobre la destrucción del medio ambiente, si no puedo mantener un estado de armonía en mi propia casa?.

Desaprender, significa ir haciendo lo mismo que hizo Morrnah, que tomo una practica externa y pública y la hizo individual, profunda y autentica.

Cuando desaprendemos, dejamos de vivir, en función del “que dirán”, la creencia de que yo soy este cuerpo con este nombre, cada vez se va haciendo mas débil para dejar paso a mi verdadero YO SOY, que es aquel que utiliza este cuerpo como vehículo pero que en realidad es parte del TODO.

Se puede producir una gran congestión en mi cabeza, si doy como verdadero todo lo que escucho, lo que leo, lo que “veo”.

De pronto me encuentro repitiendo como autómata, los juicios que repiten una y otra vez en los medios.

Hablo sobre la violencia y la carencia, sin darme cuenta que para poder re- conocerla, primero vive como una memoria en mi, y si esta en mi, no tengo autoridad moral para criticar.

Hace poco en uno de los talleres, comentábamos que cuando uno toma consciencia de la fuerza que tiene cada palabra, de la repercusión de su poder creador, entonces comenzamos a modificar nuestro lenguaje, ya que aquello que digo tarde o temprano será atraído a mi realidad.

Algo que también hemos tratado en los talleres de sincronización y que nos deja totalmente sorprendidos, es el re- descubrimiento de cuantos activadores bloqueadores tenemos con respecto a la abundancia en nuestra vida.

Hay mucho que desaprender sobre este tema, sin darnos cuenta repetimos patrones aprendidos que nos alejan cada vez más de esa energía maravillosa de la abundancia.

Desaprender es dejar espacio para ser sorprendidos una y otra vez por las maravillas que llegan a nosotros en su estado puro y sin la contaminación de memorias negativas.

En ho´oponopono se repite constantemente la idea de llegar al estado cero, que es aquel estado de absoluta limpieza, el vacío , que significa la ausencia de todo pero también la potencialidad de TODO.

Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

 Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno. Te entrego todas mis memorias de soberbia intelectual, para que Tú, las transmutes en luz de humildad.

 Enséñame a vivir en coherencia, con mi pensamiento, mi acción y mi palabra.

 ¡Y así se ha hecho!

 Lo siento, por favor  perdóname


 Te amo,
 Gracias


 Ana María 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


¿Qué estoy sintiendo?

“Cuando se abandona el engaño, la aflicción es destruida y se establece la alegría, las dos cosas ocurren al mismo tiempo”. SSB

 Cuando identificamos un sentimiento en toda su magnitud, estaremos capacitados para manejarlo, ya sea porque lo expresamos debidamente o decidimos entregarlo a Divinidad para que sea transmutado en luz.

 Este proceso nos dará paz.

 Las emociones llegan primero, son memorias que vienen desde nuestro cerebro primitivo, los sentimientos son derivados de las emociones y modificados por nuestras memorias adquiridas.

 En otras oportunidades he compartido contigo que las emociones son como rayos verticales que nos impactan sorpresivamente, son espontaneas y lo saludable es experimentarlas y soltarlas.

 En cambio los sentimientos son mas elaborados, de cada emoción derivamos sentimientos variados.

 Como ejemplo podemos ver que la tristeza como emoción, puede si no se suelta, convertirse en pena que a su vez es culpa, o en melancolía.

 La rabia, en cólera o mal humor, y cientos de sentimientos más, ya que la rabia es la emoción que mas variados sentimientos provoca: envidia, celos, critica, etc.

 Podría extenderme más en este tema, pero no es necesario congestionar nuestro cerebro con información que no nos sirve para nuestro desarrollo espiritual,

 La información es necesaria, si con ella vamos a desarrollar un trabajo o ejercer una profesión u oficio, pero llenarnos de información por el solo hecho de saber es alimentar el ego.

 Y créeme, el ego es un carcelero implacable.

 En cambio aquello que aprendemos y practicamos y que nos guía en nuestro desarrollo espiritual, deja de ser información o conocimiento para convertirse en sabiduría.

 Comenzar a practicar lo que aprendemos es la mejor forma de llegar al estado de paz constante.

 Muchas veces tratamos una o dos veces y abandonamos, así no funciona. Hay que seguir, aunque las caídas sean constantes.

 Mi maestro siempre decía: “no lo intentes:!haz¡”

 Y eso hago, me caigo y me levanto y sigo adelante, es como una aventura, y experimentarla, siempre te mantiene sorprendido.

 Entonces la idea es identificar nuestro sentimiento, por ejemplo: puede que tu hijo llegue a las tres de la mañana, cuando quedó en llegar a las doce, y tu lo recibes furiosa, sin darte cuenta, que lo que se esconde detrás de esa furia es miedo.

Si identificas tu sentimiento estoy segura que el intercambio con tu hijo será diferente y desde todo punto de vista más saludable.

 Lo mismo sucede en las diversas situaciones de la vida, reaccionamos de una manera que nada tiene que ver con el verdadero sentimiento o la emoción que lo provoca.

 Cada vez que no expresamos una emoción debidamente, esa emoción regresa a almacenarse en algún lugar de nuestro cuerpo y forma un bloqueo o contractura que limita el paso de la energía en algún lugar , o la aumenta indebidamente en otro, y es eso a lo que llamamos enfermedad.

 Lo ideal es sincerar nuestras emociones. Eso no quiere decir que nos convirtamos en personas “brutalmente sinceras”, la sinceridad entregada con sentido común y amor trae paz a nuestras vidas.

 El ho´oponopono nos regresa al Yo, a comprendernos, amarnos y perdonarnos internamente, solo así podremos comprender, amar y perdonar a quienes están en nuestra realidad.

 Cuando practicamos la disciplina de la auto indagación, avanzamos a pasos agigantados en el camino espiritual.

 Al comienzo daremos pasos inseguros, seguidos una y otra vez por caídas y levantadas, pero como todo en la vida es la practica lo que hace la experto.

 Comencemos entonces.

 “El viaje de mil leguas comienza con un paso” Lao Tse

 

“Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

 Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno. Te entrego mis sentimientos de miedo y dolor, para que Tú, los transmutes en luz.

Enséñame a reconocerlos con claridad y expresarlos con sinceridad.

  ¡Y así se ha hecho!

 
Lo siento, por favor  perdóname


 Te amo,
 Gracias


 Ana María

 

Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


Las Decisiones

Hay una ley de la Física que dice: “A cada acción, corresponde una reacción igual y de sentido contrario”

 Eso es: causa y efecto.

 Cada decisión que tomamos en nuestra vida, es una acción que generará,  no una, sino cientos de reacciones iguales y de sentido contrario.

 La palabra sánscrita Karma, se usa mucho, pero no siempre se sabe su significado, karma, simplemente significa acción.

 El solo hecho de respirar, ya es una acción que genera una reacción: Karma

 Desde el enfoque del Ho´oponopono, que identifica tres estados de consciencia, hemos aprendido que el primer estado de consciencia,  el Uhane o la Madre, es la más rudimentaria de las tres consciencias, y es también la que ejerce el libre albedrío, es decir que está decidiendo constantemente.

 Nuestras decisiones van moldeando nuestra realidad y esas decisiones las podemos tomar de dos formas: pensando y razonando, o reaccionando.

 El Subconsciente, Unihipili,  o Niño Interior, es el otro estado de consciencia, y  es el encargado de guardar TODAS nuestras memorias, y que trabaja para nosotros cada instante de nuestra vida, sólo reacciona, no razona.

Si queremos razonar, será necesario educar a ese niño interior, es decir entendernos a nosotros mismos, aceptar que todo es una repetición de memorias y que cada uno de nosotros es perfectamente capaz de elegir qué memorias utilizar y cuales entregar a un poder superior, para que sean transmutadas en luz.

 Creer que solos o con la ayuda de otro ser humano, un terapeuta, una pastilla o un tratamiento  se pueden transmutar nuestras memorias, es equivocado. Las pueden suspender, esconder, desviar, pero siempre estarán en nuestro subconsciente.

 Es como enviar un documento a la papelera de reciclaje de una computadora, ya no estará a la vista,  pero la verdad, es que ¡sigue estando en el sistema!

 Solo Dios, Lo Divino, El Absoluto, El Poder Superior, o como sea que tú le llames a esa forma de existencia, constante y absoluta que nos perméa a todos y a todo, es el único capaz de transmutar, es decir tomar una memoria de dolor y devolvernos en su lugar, luz de iluminación.

 Cada memoria entregada, sincera y coherentemente, deja de ser una acción personal para convertirse en una ofrenda, que ya, no nos pertenece, y por lo tanto ya no genera reacción alguna para nosotros.

 En cambio, la luz que recibimos sólo puede generar más luz, la luz jamás creará oscuridad.

 Entonces hoy es el momento de decidir: aceptar el cien por ciento de responsabilidad y entregar, entregar y entregar, o vivir en nuestro pequeño mundo de gastadas memorias.

 Cuando uno vive en estado de constante entrega , vive también constantemente sorprendido, porque el Universo se acomoda y se armoniza con nosotros como instrumentos de la Divinidad.

 Es tan simple y tan efectivo que podemos preguntarnos ¿por qué entonces, vivimos en angustia y dolor?

 La respuesta es: Porque no terminamos de decidirnos.

 Es necesario aceptar el cien por ciento de responsabilidad y dejar de responsabilizar a otros de lo que es una repetición de nuestras propias memorias, y entregar.

 Para llegar a la entrega, lo primero es aceptar nuestra propia responsabilidad y una vez aceptada, recién podemos entregar.

 Cada decisión es un proceso,  en donde interviene nuestro intelecto, desde un marco de referencia dado por nuestras memorias, pero afectado o modificado por el conocimiento de nosotros mismos.

 Si estamos llenos de culpas, rabia y temores, nuestras decisiones serán el producto de una visión borrosa de la realidad.

 Hacen muchos años, aprendí algo que me ha ayudado mucho, y es hacerme la pregunta: ¿realmente, qué estoy sintiendo?

 Entonces, si mi sentimiento, mi pensamiento y mi acción están en armonía, haré las decisiones correctas y estaré cumpliendo mi Dharma.

 ¿Y que es Dharma?

 Dharma es una palabra sánscrita que significa rectitud.

 Pensamos que la rectitud es sólo, lo que nos es agradable, y no tomamos en cuenta que todo en la naturaleza tiene su propio Dharma o propósito.

 Por ejemplo, el Dharma de un virus es enfermar, es por eso que,  en la sabiduría del Ho´oponopono, no vamos nunca “en contra de” sino mas bien, primero aceptamos, luego agradecemos a la enfermedad y finalmente la entregamos y liberamos.

 Así también, el Dharma de la semilla es reproducir, el del sol calentar y alumbrar, del escorpión es picar, el de una fiera es atacar, como el dharma de un ave es cantar y volar.

 Sigamos nuestro propio Dharma, seamos fieles a nuestra naturaleza viviendo con nuestro sentimiento, pensamiento y acción en la misma dirección.

 Que tengamos paz más allá de todo entendimiento.

 

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno. Te entrego mis tres consciencias para que Tú, las llenes de luz.

 

Permíteme reconocer cual es mi verdadero Dharma y ayúdame a cumplirlo.

 ¡Y así se ha hecho!

 
Lo siento, por favor  perdóname


 Te amo,
 Gracias


 Ana María

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


Los deseos, Los apegos y los proyectos

 

Hoy me gustaría compartir contigo mi trabajo con estos tres temas, los deseos, los apegos y los proyectos, ya que es necesario aclararlos y armonizarlos.

Tu y yo sabemos,  que sea lo que sea que está en nuestra realidad, estará basado en nuestras memorias,  y todo depende de cómo empleamos esas memorias o cómo las entregamos para que sean transmutadas.

Comencemos por entender que son los deseos:

Los deseos comienzan con las memorias primitivas y la necesidad de mantener la supervivencia, tener agua , comida, vestido y vivienda.

Esos deseos son válidos y nos dan el impulso para abastecernos, podría ser el impulso que se dio en el inicio, y que heredamos como memorias creativas, cuando el hombre descubre en la naturaleza el sustento y desarrolla la agricultura, la caza, la forma de refugiarse en lugares seguros, esos deseos son para satisfacer las necesidades primordiales.

Pero hay otro tipo de deseos que no implican las necesidades básicas, y que no son esenciales para la vida, ellos, son la fuente de los apegos, ese tipo de deseos vienen muchas veces de la utilización de memorias que pueden no ser positivas.

¿Que son los apegos?

Los apegos son cadenas invisibles, pero muy poderosas que generamos con pensamientos, situaciones, personas, objetos y todo lo que es captado por nuestros sentidos y que creemos que nos pertenece o que deseamos poseer.

Nuestro apego puede ser tan grande que podríamos comportarnos como si estuviera en juego nuestra supervivencia.

Generalmente estos apegos tienen su fuente en memorias ancestrales de rabia y/o carencia.

Muchas veces me he cuestionado, si es cierto que en algún momento de mi vida tuve demasiados apegos o !si mis apegos me tuvieron a mí¡

Recuerdo haberme obsesionado tanto con algo, que todo a mi alrededor perdía importancia y sólo tenia mi mente fija en aquello que deseaba.

En ese estado, la paz es inexistente. Las memorias negativas son las que toman las riendas.

Los apegos más esclavizantes son con nuestras ideas rígidas, y estas a su vez son memorias extremas de control.

Cuantas veces nos aferramos a una idea y no dejamos espacio abierto para alguna modificación o cambio con respecto a ellas, esa rigidez puede traernos sufrimiento o desarmonía y sin embargo no queremos o lo que es más grave: NO PODEMOS soltarlas.

Si hablamos en términos de energía, podemos decir que esas cadenas corresponden a los llamados lazos AKA.

Los lazos Aka, son patrones energéticos que se establecen con todo lo que sentimos, tocamos o pensamos.

Si pudiéramos verlos, serian como cordones luminosos, elásticos, que nos conectan con todo lo que mencione anteriormente.

Según sea la magnitud del apego estos cordones pueden hacerse más y más gruesos.

Si hacemos un pequeño recuento, veremos que en el lenguaje cotidiano, estamos re-conociendo su existencia cuando nos referimos con términos como: “atar un lazo”, “cortando vínculos”, “los lazos que nos unen”, “vínculos familiares”, “hilos sueltos”.

Estos lazos se están generando en todo momento, pero no siempre son positivos ya que pueden derivar en obsesiones, compulsiones y adicciones de todo tipo.

Lo contrario al apego es el desapego.

Equivocadamente confundimos desapego con renunciación, y no es así.

Desapegarse es: no condicionar nuestra paz, a una persona, objeto o situación.

Cuando vivimos en desapego, la paz en nosotros crece, podríamos estar rodeados de comodidades o en austeridad absoluta y seguir disfrutando de una paz estable.

El apego estará siempre ligado al egoísmo y el desapego al amor, la entrega y el sacrificio.

Yo se que muchas veces hemos escuchado el término “Sacrificio” e invariablemente lo ligamos a un estado doloroso, victimizador.

Sin embargo el sacrificio es un acto de amor, es la aceptación llena de paz, de una situación que puede no agradarnos.

Cuando en Ho´oponopono nos mantenemos aceptando el cien por ciento de nuestra responsabilidad, llegamos a entender lo que significa verdaderamente la aquello que los sabios de antigüedad, nombraron como sacrificio.

…Y finalmente veamos que es un proyecto.

Un proyecto es un plan de vida, de trabajo etc. que se vive en presente.

Es decir si yo tengo un proyecto, podría ser, tener una casa, construir un puente, hacer un viaje o comprarme un vestido nuevo.

Todos esos proyectos requieren una acción en el presente, no es necesario alimentar el apego, engrosar los lazos Aka, con pensamientos y divagaciones; las divagaciones son los famosos “castillos mentales “ , es anticipación imaginativa e irreal de un proyecto.

Todo pensamiento que sirve para el avance hacia un proyecto es creatividad y no divagación.

El ejemplo puede ser muy claro, si yo deseo caminar de mi casa al trabajo, cada paso que doy para llegar a la meta lo estoy haciendo en tiempo presente.

Pero si me siento en un café a pensar en como será mi caminata, estaré divagando, y seria posible que en esa divagación, se pase la hora y nunca me levante y comience a caminar.

Es por eso que si mi proyecto es construir un puente, caminar un kilometro o comprarme un vestido; requiero actuar aquí y ahora.

Si lleno mi cabeza de apegos y divagaciones, lo mas probable es que se queden así y nunca lleguen a ser un proyecto realizado.

Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

 

Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno. Te entrego todos mis deseos, mis apegos y mis proyectos para que Tú, los transmutes en luz.

Que mi mejor proyecto sea alcanzar la unidad con el YO SOY.

 

 

¡Y así se ha hecho!

 


Lo siento, por favor  perdóname


 

Te amo,
 Gracias


 

Ana María

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


 

EN LO PROFUNDO

Todo fiero león esconde en las profundidades el miedo.

 Alguna vez has oído decir que no hay nada mas peligroso que una fiera herida, y la razón es que la fiera se siente disminuída, y es por eso que al sentirse expuesta y en peligro, su ferocidad aumenta.

 Las personas iracundas, explosivas, autoritarias y controladoras, en realidad se sienten disminuidas y es por eso que guardan mucho temor en las profundidades de su mente.

 Todos, hemos sido o somos presas del miedo, pero cuando el trabajo que hacemos con nosotros mismos va mostrando sus avances, entonces hay aspectos de nuestra personalidad que se van modificando para mejorar, y al entendernos a nosotros mismos, también podremos entender a los demás.

 Puede ser que seamos sarcásticos, y las personas de nuestro entorno festejen nuestro negro sentido del humor, pero debajo de eso hay temor y mucha rabia escondida.

 El perfeccionismo y la critica constante también esconde temor.

 La observación de nosotros mismos es la mejor ayuda, detener la critica en el dialogo interno, nos llevara a no traerla a nuestra palabra.

 Dejamos de ver los bueno en general, para fijarnos en el detalle equivocado, es muy triste llevar una vida con nuestra atención fija en el detalle equivocado.

 Una vez más quiero recordar que “Allí donde va mi atención, va mi energía”

 Muchas cosas pueden estar fallando y podemos corregirlas sin perfeccionismo, pero que nuestra atención vaya siempre a lo bueno, y lo bueno se fortalecerá.

 En el caso de las personas iracundas; las explosivas y las silenciosas, ¡Si, las hay silenciosas!.

Porque, aunque una persona no haga grandes alardes de ira, no quiere decir que no sea iracunda, muchos de los malestares y enfermedades son causadas por la ira silenciosa: La depresión, gastritis, presión alta, dolores articulares etc.

 La depresión es ira congelada, la gastritis es ira no digerida, la presión alta es ira circulante, los dolores articulares son golpes contenidos.

 Pero invariablemente detrás de todos ellos hay un ser desvalido lleno de temor y en estado de victimización.

 Que te recuerdan frases como: “ya no puedo más”, “es que no te entiendo”, “Estoy tan tensa y preocupada”, “Tuve que contenerme para no responder”

 Creo que si que las reconozco y que también en gran parte de m vida sufrí sus consecuencias.

 La ira que se esconde en lo profundo, habla con cada uno de los síntomas y las molestias que se nos puedan presentar.

 La tradición hawaiana dice: “si estás molesto por más de tres días, la enfermedad vendrá”

 Siempre detrás de la ira, hay miedo a perder, perder el respeto, perder el control, perder la atención de los demás, etc.

 Y nuestro miedo escondido y pocas veces confesado, es el miedo a la muerte.

 Cuando creemos que somos el cuerpo y nos identificamos con el y sus cinco sentidos, el miedo a la muerte es un compañero silencioso.

 En cambio cuando la relación con nosotros mismos se hace mas profunda, nos damos cuenta que el cuerpo y sus sentidos son un instrumento y que nuestro verdadero SER, es eterno e inmutable, entonces ese miedo desaparece para dejar en su lugar al amor.

 Las memorias de ira son el detonador de muchas situaciones dolorosas, y la solución no está en controlar la ira, porque si lo hacemos, en lugar de explotar, tendremos una implosión.

 Lo ideal, sería no llegar a la ira, y para eso, el tomar el cien por ciento de responsabilidad es indispensable.

 El aprendizaje se hace poco a poco, y experimentando los resultados nos fortaleceremos para seguir en el camino.

 Gracias al ho´oponopono hemos aprendido, que sólo podemos reconocer aquello que esta en nuestra memoria, y es por eso que somos responsables de todo lo que está en nuestra realidad.

 Entonces, tomando en cuenta esa enseñanza, cuando nos encontramos con una persona iracunda, lo correcto es preguntarnos: ¿qué hay en mi, que está trayendo a mi realidad esta persona iracunda?.

 Solo podremos reconocer la ira, si la memoria está en nosotros.

 La única manera de apartarnos de esa situación es limpiando en nosotros toda memoria de odio, celos, ira y violencia.

 El lema de Morrnah siempre fue “La paz comienza conmigo”

 Entonces ya tenemos la clave, lejos de criticar y juzgar hacia fuera, comencemos por buscar dentro de nosotros mismos la serenidad.

 Que tengamos paz, más allá de todo entendimiento.

 Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno. Te entrego todas mis memorias de ira, para que Tú las transmutes en luz.

 Ayúdame a tomar la responsabilidad por la creación de cada una de mis experiencias.

 ¡Y así se ha hecho!

 
Lo siento, por favor  perdóname


 Te amo,
 Gracias


 Ana María

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


Limites

¿Alguna vez te has puesto a pensar cuales son tus verdaderos limites?

 Es cierto que nuestras memorias negativas nos limitan para muchas cosas, pero también hay limites que nos ayudan a crecer.

 Los limites que respetamos, nos mantienen en un armonía con nosotros mismos y por consiguiente, con los “demás”.

 Los niños nacen sin saber de limites, si dejamos a un niño pequeño en una cama se moverá hasta caerse porque no es consciente del limite.

 Puede llevarse a la boca lo que sea que encuentre cerca de él, meter el dedo en un enchufe, o recoger cualquier cosa que esté a su alcance, no distingue entre lo mío y lo tuyo, ¡todo es suyo¡…etc.

 No tiene limites, es cierto y es con la educación que vamos enseñándole cuales son sus limites, y eso es positivo.

 Hay todo tipo de limites, creo que podríamos hacer un recuento y selección de ellos.

 Los primeros limites son de seguridad, para evitar que el niño se lastime, que coma algo que le haga daño.

 Luego vienen los limites propios de la formación, “esto no es tuyo”, “es hora de acostarse o de levantarse”, o los modales para comer, que nos ponen un limite para no comer como pequeñas fieras hambrientas.

 Recuerdo los años en que nos sentábamos a la mesa mi esposo mis cuatro hijos y yo, mi hijo mayor siempre era el mas rebelde en cuanto a los modales, alguna vez me dijo ” lo importante es comer ¿no?”

Si, le contesté, siempre y cuando tu manera de comer no afecte a quienes comen contigo…

 Y creo que esa es la base de limitar:

 “ mis derechos terminan en donde comienzan los derechos de los demás”.

 “Trata a los demás como tu deseas ser tratado”

 Pero hay otro tipo de limite. El limite a los deseos.

 Muchas veces he compartido contigo que cuanto mayor deseos tenemos más frágiles somos ante el sufrimiento, porque estamos llenos de expectativas.

 Cuando nuestras expectativas no se cumplen nos llenamos de frustración.

 No se trata de vivir una vida de renuncia constante, todo lo contrario, se trata de disfrutar aplaciblemente lo que se nos presenta. Agradable o no.

“Recuerda que no conseguir lo que quieres es, a veces, un maravilloso” golpe de suerte.

Dalái Lama

 Y cuando nos encontramos con algo que no nos gusta o que nos trae dolor, tratemos de agradecer, porque se está mostrando una memoria negativa, y eso nos permitirá, identificarla como propia y entregarla para que la Divinidad la transmute en luz.

 Hay limites que contraen y limites que expanden.

 ¿Como puede ser?

 Los limites que nos ponemos desde el miedo, la ira, la envidia, la critica y los celos, nos contraen, no nos permiten avanzar, nos encadenan.

 En cambio los limites que nos ponemos desde el amor, nos expanden, nos dejan abiertos a recibir.

 Son los expansivos limites del amor, como la educación, la disciplina, el sacrificio sin manipulación y por supuesto la entrega.

 Cuando entrego, limito mi pequeña voluntad, pero me abro a la infinita voluntad de Lo Divino:

 “Que se haga Tu voluntad y no la mía”

 Esta semana estoy trabajando mis limites, los limites se ponen con amor, sin llegar a la rigidez y la intolerancia.

 Limito mis arranques de ego, mi tendencia a la exageración, limito mi carácter controlador y entrego, entrego y entrego.

 Al final del día, si mi entrega ha sido constante y verdadera, me doy cuenta que he quedado limpia, agradecida, llena de una sensación de contento, entonces puedo irme a la cama y dormir en paz.

 Que tengamos paz más allá de todo entendimiento.

 Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno. Te entrego todas mis fronteras para que tu las expandas y las transmutes en luz.

Enséñame la flexibilidad que solo Tu amor me puede dar.

 ¡Y así se ha hecho!

 
Lo siento, por favor  perdóname


 Te amo,
 Gracias


 

Ana María

 


Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”
 


YO, YO y yo

“Cuando suman uno más uno, resultan dos; cuando uno se coloca junto a otro uno, se lee once…Pero la base sigue siendo el uno”

 Yo, yo y yo, ¡cuanto miedo le tenemos a esta repetición!, la palabra egoísmo va unida al YO, si embargo es posible cambiar el temor por amor, y considerarnos parte del   YO único, al cual tú y yo pertenecemos.

 En Ho´oponopono, aprendemos que nada es afuera, todo es adentro, por consiguiente todo sucede en mi y vuelve a mi.

 Tradicionalmente se nos ha enseñado que pensar primero en uno mismo es egoísmo, y que el egoísmo es negativo , sin embargo la realidad nos demuestra que no podemos dar de lo que no tenemos, y si primero no nos damos a nosotros mismos, ¿de donde sacaremos para darle a nuestros semejantes?

 Seria bueno replantearnos ciertos conceptos, como por ejemplo, la idea que hacemos cosas por los demás, lo que sea que hagamos, siempre lo hacemos por nosotros mismos.

 Si lo que hago es para satisfacer a mis hijos, mis padres o a un amigo, finalmente lo hago por que su felicidad, me da felicidad: ¿entonces, por quién lo hago realmente?

 No le temamos a la palabra EGO, el ego no es más que confundir el vehículo con el conductor, es decir identificarnos con el cuerpo, las memorias   y los sentidos, cuando en realidad somos el conductor del cuerpo.

 Nacemos egoístas, dependientes, demandantes y temerosos.

 Recién nacidos sólo obedecemos a los impulsos de nuestras memorias primitivas, memorias que traemos en el subconsciente o Niño Interior, y que en el transcurso de la vida, serán ellas las que edifiquen la realidad que viviremos. Es por eso la importancia de mantener una comunicación constructiva con nuestro Niño.

 Al hacerlo, tomamos el camino del crecimiento y de la reparación definitiva de las memorias equivocadas que crean una realidad de dolor.

 A veces dar el primer paso cuesta mucho, ya que nos aferramos a nuestro estado infantil y en esos casos, lo que prima es el egoísmo. Creemos ser, únicos, separados del resto, orgullosos leones, reyes de la selva.

 O lo que es peor, nos quedamos en el rol del “Rey Bebé”

 En cambio, para una persona emocionalmente saludable, la relación consigo misma será lo primero, esa relación crece y se fortalece, a la vez que aceptamos que nuestro verdadero valor es existir y que somos seres humanos perfectamente imperfectos, ese conocimiento, aporta humildad y aceptación y finalmente nos conduce a la unidad y a la paz.

 Al tomar la responsabilidad y dejar el sendero del egoísmo, todos los caminos nos llevarán a la COMPASIÓN.

 La compasión bien entendida , es la unidad con el otro, el sentir como propios la alegría y el dolor ajeno.

 Quizá, hemos confundido la compasión con conmiseración.

 La compasión es expansión , es unidad con todos, la conmiseración es contracción, es ego puro, es lamentar la desgracia del otro desde un pedestal y a distancia.

La compasión trae paz, la conmiseración culpa y temor.

 Muchas veces no sabemos como comenzar, y es necesario aprender, dado que, el impulso infantil es muy fuerte, pues nuestro niño interior reacciona, no razona.

 Entonces es momento de comenzar a comunicarnos con el y enseñarle cuales son las memorias que entregaremos a la Divinidad para que las transmute.

 Eso se hace con la observación de nosotros mismos, sin criticarnos, pero si, dispuestos a corregir nuestros errores y en un estado de entrega constante.

 Este párrafo de la primera carta de San Pablo a los Corintios nos habla de esa forma de amor:

… “El amor, es paciente, es servicial; El amor no es envidioso, no es jactancioso, no se engríe; es decoroso; no busca su interés; no se irrita; no toma en cuenta el mal; no se alegra de la injusticia; se alegra con la verdad. Todo lo excusa. Todo lo cree. Todo lo espera. Todo lo soporta… ” El amor no dejará de existir”.” (1 Co 13, 4-8).

 Podemos activar nuestras memorias positivas, hacerlas crecer, fortalecerlas.

 Todo esta en comenzar y hacerlo con paciencia, tolerancia, clemencia y constancia.

 Que tengamos paz más allá de todo entendimiento.

 Divino Creador, Padre, Madre, Hijo, los tres unidos como solo Uno. Te entrego mi pequeña mente, junto con mi pequeño ego, para que Tú, los transmutes en luz.

 Enséñame a expandirme, identificándome contigo, como tu mejor obra, y no con mis limitados cinco sentidos .

 ¡Y así se ha hecho!

 Lo siento, por favor  perdóname


 Te amo,
 Gracias


 Ana María

 Aloha  Ke Akua



“Dios está dentro”, “Dios es Amor” “Dios Es YO SOY”